Solapas principales

Adidas Crazy Explosive 2017 Low PK

  • Ponemos a prueba la versión Low de uno de los modelos más solventes del mercado.
  • Adidas no ha escatimado a la hora de echar mano de la tecnología más avanzada de la marca: Primeknit y Boost

Consiga las Adidas Crazy Explosive 2017 Low AQUÍ

 

Esta versión de las Crazy Explosive se consolida como uno de los modelos de caña baja más solventes que se pueden encontrar en el mercado. Las Crazy Explosive 2017 Low tienen mucho Boost en la mediasuela, debidamente reforzado con un clip en forma de ocho unido a la suela para darle estabilidad. El upper está construido íntegramente en Primeknit y, aunque existe una versión de estas zapatillas en malla y material textil, dudo que supere la ligereza y comodidad del Primeknit.

25991212_10159945795000492_28790249_o.jpg

Adidas Crazy Explosive 2017 Primeknit
 
A primera vista, la versión Low de las Crazy Explosive 2017 no se diferencia demasiado de su predecesora, como si se hubieran limitado a reducir su altura en unos centímetros y poco más. Sin embargo, al calzarlas sí que se nota la diferencia, al menos en lo que a comodidad y estabilidad se refiere.
 
Al ser tan altas, en las Crazy Explosive originales el relleno de espuma de la parte trasera recubre completamente el tobillo, proporcionando una grata sensación de seguridad que, sobre la cancha, se traduce en una impresión de seguridad muy tangible. En la versión Low, al haber menos espuma, el tobillo está más libre, menos afianzado. Se reduce la sensación de seguridad, pero aumenta de forma proporcional la impresión de ligereza y rapidez tan importante en posiciones exteriores. Se trata de unas zapatillas muy versátiles, aptas para el juego interior y exterior, pero es en el juego de los bases y los escoltas rápidos donde pueden exprimirse al máximo sus cualidades.
 

26026819_10159945795500492_962042822_o.jpg

El hilo Primeknit forma algunas vetas en el upper que aportan rigidez y durabilidad.
 
El hilo Primeknit forma algunos refuerzos en forma de vetas a lo largo y ancho del upper que lo hacen más rígido y, por tanto, más duradero. En el interior, un botín de espuma hace que, al calzarlas, la comodidad se sienta desde el primer momento. Sin embargo, es durante los primeros minutos de juego cuando este botín da más de sí, ya que al calentarse se moldea y adapta a la forma del pie, haciendo que se sienta tan cómodo como si fuera de neopreno. La ligereza de los materiales incrementa esta sensación.
 

25993183_10159945795065492_2058817899_o.jpg

El diseño agresivo ya es una de los aspectos más característicos de la línea Crazy Explosive.
 
El collar y la zona de la lengüeta son elásticos y, después de un par de meses de uso, no han cedido ni un milímetro, lo que le augura un desempeño muy duradero. La parte del talón está apuntalada por una pieza de TPU que le aporta estabilidad y, al diferencia de la versión Mid, las Crazy Explosive 2017 Low cuentan con cuatro puntos de anclaje de la cordada en lugar de cinco. El resultado viene a ser el mismo, ya que al apretar los cordones el upper termina de pegarse al pie, convirtiendo la comodidad en uno de los puntos fuertes de esta zapatilla.
 

25991412_10159945794955492_2021287950_o.jpg

Una serie de celdas dejan a la vista el Boost en la cara externa de la zapatilla.
 
El otro punto clave, como no podía ser de otra manera, es la amortiguación. El Boost permite una gran capacidad de absorción de impactos y una rápida respuesta de cara a segundas oportunidades. Es más denso en las zonas delantera y trasera, y apenas una fina capa en el centro de la suela, como una manera de diferenciar y coordinar ambas zonas para que el material no se dilate en exceso y el jugador conserve en todo momento el control de cada movimiento. La pisada es mullida y muy suave, pero es al trotar y al acelerar donde se nota la eficacia del Boost. Sigue siendo el sistema de amortiguación a batir, por lo que desde Adidas se limitan a jugar con los diseños y los diferentes tipos de construcciones para conseguir sacar el máximo partodo a sus propiedades. Un clip interno en forma de ocho, más rígido en el centro que en los extremos, sirve de tope para evitar que este material se desmande. En la parte exterior de la zapatilla, el Boost está contenido por un refuerzo de goma que lo deja a la vista en la zona trasera, a través de esa especie de «celdas». En la cara interna del modelo, el Boost campa a sus anchas, proporcionando una gran eficacia en los cambios de dirección y arrancadas rápidas
 

25855918_10159945795195492_1412896690_o.jpg

Existe menor cantidad de Boost en la zona central de la mediasuela.
 
El sistema de amortiguación está complementado por una suela con un buen agarre. No en vano es la misma que ya se utilizaba en las Crazy Explosive 2016. Si algo funciona, ¿para qué tocarlo? Un par de hendiduras en el centro del «ocho» reducen la cantidad de material en contacto con la cancha, pero no limitan en exceso su rendimiento. Hay que decir que esta suela funciona mucho mejor en pistas interiores que en exteriores, donde la abrasión puede acabar rápidamente con ella. Sin una buena capacidad de tracción, el Boost iría a su aire, así que se puede decir que el agarre es bastante correcto y funciona como tiene que funcionar.
 

25855586_10159945795085492_1812094749_o.jpg

El dibujo de la suela no ha cambiado desde las Crazy Explosive 2016.
 
Si busca una buena zapatilla de caña baja, pruébelas. La eficacia de la linea Crazy Explosive está fuera de toda duda y ya son muchos los jugadores de todo el mundo que han convertido este modelo en su preferido. Adidas no ha escatimado a la hora de echar mano de la tecnología más avanzada de la marca: Primeknit y Boost.  Si se decide a darles una oportunidad, no dude en hacerme llegar sus impresiones.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Más reviews:
 
 

 

 

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 3 semanas
#contenidos: 
72
#Comentarios: 
39
Total lecturas: 
228,109