Solapas principales

Aquellos maravillosos 90: ¿Quién fue... Glen Rice?

  • Recordamos la trayectoria de uno de los jugadores más destacados de la década de los 90, a la sombra de las megaestrellas de la Liga

La NBA, como cualquier gran competición deportiva, vive del espectáculo que generan sus jugadores. El espectáculo, al mismo tiempo, es aquello que disfrutan los aficionados viendo a los jugadores practicar su deporte. Es algo subjetivo, porque cada aficionado goza a su manera con las habilidades de los que están en la pista, y esto es inherente a la época que le toca vivir, porque cada aficionado hace suyos los momentos que disfruta, durante su época, ya sea en directo, en televisión, por redes sociales, o mediante cualquier soporte que tenga a su disposición.

A lo largo de la Historia, cientos o miles de jugadores han quedado grabados en la memoria de cada uno de los insignificantes espectadores que se han acercado a la ventana de la mejor liga del mundo, desde Wilt Chamberlain a LeBron James, pasando por Erving, Kareem, Magic, Bird, Jordan o Kobe Bryant, por citar sólo unos pocos de los super elegidos entre los grandes elegidos. El tiempo pasa inexorable, cruel, siempre a la misma velocidad, y devora recuerdos igual que se lleva vidas, pero cada usuario que ha disfrutado del baloncesto se guarda para sí, sin pretenderlo a veces, los jugadores con los que ha disfrutado el tiempo que le ha correspondido, y esta magia no hay quien la borre, porque forma parte de su trayectoria, de su experiencia vital.

Según en qué época hayas nacido, habrás podido disfrutar más de unos o de otros: desde los Celtics de Bird y Parish, el show time liderado por Magic, los Bad boys de Detroit, los Bulls de Su Majestad del Aire, los Kings de Webber, Stojakovic y Chocolate Blanco, o más recientemente, si damos un salto, de los Lakers de Kobe, los Celtics de KG, los Heat de James y Wade, o los Warriors de Curry y compañía. Cada cual tiene sus gustos, pero todos acotados por los años que te ha regalado la vida para poder disfrutar del baloncesto.

lakers_celtics_getty.jpg

Lakers-Celtics 80s (Getty)

A menudo se habla de qué época fue la mejor, y aquí no hay consenso posible. Por no remontarnos más, los 80 fueron fantásticos, los 90, sin duda, fundamentales para que este deporte sea como es hoy en día. Los 2000, una orgía de talento al amparo del crecimiento televisivo y de las nuevas tecnologías. Los 10’, qué decir, con la maxi-mega-profesionalización de cada metro cuadrado que forma parte de la NBA, unido a otro torrente de talento probablemente sin igual, al menos para quienes han comenzado a disfrutarla con pleno conocimiento. Es imposible escoger objetivamente una, porque cada uno se queda con la que, bajo su prisma particular, ha podido disfrutar más y mejor siempre bajo el embrujo del balón naranja y las redes blancas.

A este que escribe, que tuvo la suerte (o no) de nacer en los 80, la década de los 90 fue la que le tocó vivir al tiempo que comenzaba a ser consciente y enamorarse de este bendito deporte, por lo que tuvo, esta vez sí, la enorme suerte de disfrutar día a día, noche a noche, resumen a resumen o revista a revista, del mayúsculo derroche de talento que ofrecían en las canchas norteamericanas algunos de los mejores jugadores de la historia de la NBA. Hablamos, obvio, de Jordan, pero también de Ewing, de Barkley, de Pippen, de Drexler, Malone, Stockton, Payton, Kemp, Olajuwon, O’Neal, Robinson, Miller… jugadores Hall of Fame que todos conocen, aunque hayan pasado más de 20 años de sus plenitudes baloncestísicas. Sin embargo, no hemos venido aquí a presentárselos ni a recordarles a nadie todos estos jugadores, porque su recuerdo sigue muy vivo entre quienes los vimos en directo, y quienes no, han tenido opción de conocerlos dada la magnitud de sus figuras. Hemos venido aquí a recordar, o presentar, a otros grandes jugadores que destacaron (en mayor o menos medida) en los años 90’, pero que su proyección quizá no fue tan grande, y sin embargo, en mi ya repleto disco duro mental, se hicieron un hueco por unas u otras razones, y fueron actores principales en esta película que se viene rodando desde entonces, y que a día de hoy todavía tiene muchas escenas por interpretar, amén de grandes actores por aparecer en pantalla.

nba_90s.jpg

90s players (NBAcom)

Iniciamos hoy un serial de recuerdo de estos jugadores con los que un servidor, como muchos otros aficionados, pudo disfrutar y que, habiendo pasado ya tanto tiempo, consideramos que merecen una porción de protagonismo para que sus carreras no sean olvidadas, y para que los más jóvenes puedan situar a la altura que merecieron. Huelga decir que, siendo tan subjetiva como lo personal que es, quedarán fuera de la lista otros muchos enormes jugadores que merecerían esta misma suerte, pero que, por lo que fuera, no marcaron tanto el recuerdo de quien escribe. Como decía al principio, cada aficionado goza a su manera con los que están sobre la pista.

¿quién fue glen rice?

bb6f8eb58ae41532f422c606b0c83b61.jpg

Glen Rice en acción (NBA.com)

Glen Anthony Rice (Jacksonville, 1967), fue un alero de 2’01 que jugó 15 temporadas en la NBA, en seis equipos diferentes, y que destacó especialmente en sus años en los Heat de Miami y los Hornets de Charlotte, franquicia con la que fue tres veces All Star. Logró el anillo de campeón con los Lakers (2000), siendo parte importante del éxito en el equipo dirigido por Phil Jackson y liderado por Shaquille O’Neal y Kobe Bryant. Se retiró en los Clippers en 2004, habiendo disputado la cifra redonda de 1000 partidos, y anotados más de 18.300 puntos.

trayectoria

Rice fue elegido por los Miami Heat en el nº 4 del draft de 1989, tras una muy exitosa carrera universitaria, siempre en las filas de la Universidad de Michigan, donde logró el campeonato NCAA, siendo MVP, y obteniendo el todavía hoy vigente récord de anotación en una fase final en 1989, en la que sumó 184 puntos en seis partidos. Ese mismo año promedió más de 30 durante todo el curso, inscribiendo para siempre su nombre en los registros de su universidad, donde continúa siendo un referente, y de donde cuelga su camiseta con el número 41.

72555677.jpg.0.jpg

Glen Rice en Michigan (Maizenbrew.com)

Sus seis primeros años profesionales los disputó en Florida, a las órdenes de Ron Rothstein primero y Kevin Loughery después, hasta que en 1995 un recién llegado Pat Riley lo traspasó a Charlotte, donde Rice disputó sin duda sus mejores temporadas como profesional, aunque ni de rojo-heat ni de azul-hornet llegó a pasar de primera ronda de Playoff.

Si bien en Miami ya demostró la calase de jugador que era, con tres cursos por encima de los 20 puntos de media, fue en Carolina del Norte donde encontró su tope como jugador y logró asomarse a la élite de la liga, siendo tres veces consecutivas All-Star (incluyendo un MVP del mismo), y llegando a ser el tercer máximo anotador del campeonato en la temporada 96-97, con 26’8 puntos por encuentro, liderando además la lista de triplistas (47%), y de minutos disputados.

glen-rice-and-muggsy-bogues-nba-photos.jpg

Glen Rice & M.Bogues (NBAcom)

En 1999, el año del lockout y diez temporadas después de aterrizar en la NBA, Rice fue traspasado a los Lakers en un trade que envió a Eddie Jones y Elden Campbell a Charlotte, y fue el origen, el año 0, de la gloriosa época angelina de Shaq & Kobe, que contó con Rice como tercer espada para lograr el anillo un año después, el primero del Maestro Zen en el banquillo californiano. Sin embargo, la cosa no acabó bien entre Rice y los Lakers, pese a ser íntimo amigo de Shaq, y los 12’4 puntos por encuentro en los Playoff del año 2000 no fueron suficiente, ni los 11’5 de las Finales de ese mismo año, con porcentajes superiores al 40% en el triple. El triángulo West-Jackson-O’Neal no se puso de acuerdo y Rice fue enviado a New York en la 2000-01, en el que podríamos decir fue el inicio del ocaso de su carrera.

En los Knicks adoptó un nuevo rol, el de sexto hombre, y contribuyó a alcanzar los Playoff a los de la Gran Manzana con 12 puntos por encuentro, aunque cayeron 4-1 frente a los Raptors de Vince Carter en primera ronda, y Glen fue traspasado a Houston. En los Rockets disputó dos cursos más, donde coincidió con Steve Francis y Yao Ming, perdiendo cada vez más peso en el juego debido a su edad y sobre todo a las lesiones. Para la 03-04 fue enviado a Utah, donde nunca llegó a jugar, ya que fue traspasado de vuelta a Los Ángeles, pero esta vez a los Clippers, para disputar sus últimos 18 partidos antes de retirarse con la preciosa cifra de 1.000 partidos en la mejor liga del mundo.

glen_rice_clippers.jpg

Rice con Clippers (BleacherReport))

logros

Muchas conquistas obtuvo el alero de Florida a lo largo de su dilatada trayectoria, especialmente si incluimos su periplo universitario. Algunas de ellas ya han sido citadas en el repaso a su carrera, pero no está de más volver a enumerarlas en la composición de un currículum más que interesante:

Universidad:

  • Título NCAA (1989), siendo máximo anotador del torneo, rompiendo un récord de 24 años al sumar 184 puntos en los 6 encuentros disputados.
  • Único jugador en anotar +30 puntos y al menos 5 triples en una Final de NCAA (hasta Donte DiVIncenzo en 2018)
  • Jugador con más triples anotados (27) hasta la fecha en el torneo universitario de marzo.
  • Máximo anotador histórico de la Universidad de Michigan con 2442 puntos en 4 temporadas.
  • Dorsal 41 retirado en dicha universidad.

NBA

  • Anillo de campeón con LA Lakers (2000)
  • Tres veces All-Star (1995-98).
  • MVP del All-Star de 1997 en Cleveland, con el récord anotador (20 puntos) en un solo cuarto, y en una sola mitad (24 puntos), superando en este último apartado a Wilt Chamberlain.
  • Campeón del concurso de triples del All-Star de 1995 (ganando en la final a Reggie Miller).
  • 2 veces incluido en el All-NBA Team (2º equipo en 1997 y 3º en 1998)
  • Carrer hight con 56 puntos frente a Orlando Magic en 1995, máxima anotación individual de la temporada.

cómo jugaba

Glen Rice era un small-forward medianamente alto (2’01), potente, con buena zancada para atacar el aro, pero sobre todo, con una muñeca derecha prodigiosa. Puede decirse que hizo carrera gracias a su fantástico lanzamiento exterior, que le permitió ser siempre un gran anotador, incluso para codearse entre los más productivos de la NBA varias temporadas (especialmente en su inicio con Miami -21’2 puntos en las 4 últimas temporadas en Florida-, y más aún en Charlotte, donde promedió 23’5 y tuvo su culmen en la 96-97, con 26’8 por partido, tercer máximo anotador de la liga).

Su principal arma era el lanzamiento de tres, siempre fue un especialista, como demuestra el 40% con el que finalizó su carrera, con casi 4.000 lanzamientos intentados (3896). Su pico, cómo no, fue en las tres temporadas vestido de “abeja”, con unos magníficos 42’4, 47 y 43’3%. Su catch&shoot era de máximas garantías, pero no era la única forma en la que se prodigaba. De hecho, utilizaba también mucho el lanzamiento tras bote, siendo, en cualquier caso, el tiro en suspensión la mecánica más utilizada a lo largo de su carrera, como muestra esta shot type detail de la temporada 1996-97.

grice_shooting.jpg

GRice stats (NBAcom)

Estos porcentajes tan altos obedecen a una razón que hoy en día es conocida por todos: en la NBA “antigua” se tiraba mucho menos de tres, por lo que especialistas tan depurados como Glen ajustaban mucho su acierto desde detrás de la línea, mientras que intentaba también muchos lanzamientos desde zonas intermedias, como era habitual por entonces. Rice promedió (siendo uno de los mejores lanzadores de la liga) únicamente 3’9 intentos triples por encuentro en su carrera, y el año de su techo anotador, llegó hasta los 5’6 triples lanzados por partido. En los Lakers, su tope anotador fueron 40 puntos, con un enorme 8/10 en triples, su mejor registro vestido de amarillo. No cuesta mucho imaginar que, hoy en día, Rice sería un arma mucho más mortífera en cualquier equipo, y su impacto hubiera sido mucho mayor de haber podido disfrutar de la “Era del Triple” en la que os encontramos. Como no podía ser de otra forma, ha declarado su admiración por Steph Curry y “su otro yo”, Klay Thompson.

curry-rice-thompson_nbacom.jpg

Curry, Rice, Thompson (NBA.com)

POST-NBA Y ANECDOTARIO

Glen Rice sigue ligado a la NBA. Tras su retirada y hasta día de hoy, ejerce como embajador y ojeador de los Miami Heat, aunque también pasó una temporada como coach-trainer personal, y de alguna institución para jóvenes en Arkansas (según publicó el Saline Courier). Actualmente reside en Miami.

Al mismo tiempo, ha promovido algunos actos benéficos, como uno contra el acoso escolar en escuelas de Miami arropado por los Heat, o su propio torneo benéfico de golf para recaudar fondos para niños desfavorecidos, también en condado de Miami.

Es padre del también jugador Glen Rice Jr., actualmente en la liga mexicana, y quien logró debutar tras varios intentos fallidos en la NBA, enrolado en las filas de Washington Wizards, aunque sólo llegó a disputar 16 encuentros entre las temporadas 2013-14, y 14-15. Desgraciadamente para él y para su padre, el joven Glen ha sido más noticia por turbios asuntos extradeportivos y judiciales (entre los que se encuentran tiroteos, robos, posesión de marihuana, y agresión a un compañero) que por sus andanzas sobre el parqué. Toda una joya que no ha seguido, para nada, los pasos de su padre. Ni dentro ni fuera de las pistas.

glen_rice_jr.jpg

Glen Rice e hijo (Sports Retriever)
Bibliografía:

NBA.com

www.cbssports.com

www.nytimes.com

encyclopediaofarkansas.net

sportsnaut.com

Wikipedia

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 4 semanas
#contenidos: 
220
#Comentarios: 
727
Total lecturas: 
683,546

Comentarios

Pues muy cierto lo de los Spurs, Uriz, Usted me disculpe... Son tantos equipos, tantos años, que siempre puede quedar alguno en el tintero...

Lo del contexto del fichaje, también podría haber entrado, pero no es fácil "reconstruir los hechos" 25 años después... Pero muchas gracias por los apuntes y por comentar! ;)

Un saludo y mucha salud!

No te iba a perdonar Rubén el olvido de los Spurs como equipo legendario y dinástico :-(

Ahora fuera bromas, echo en falta contextualizar el fichaje de Rice por los Lakers precedido de un movimiento clave como fue el traspaso también desde Charlotte de los derechos de Kobe por Divac unos años antes. Sin él, Glen nunca hubiera fichado por los de oro y púrpura.

Eso sí su valor incalculable como secundario está en que dieron a cambio a Eddie Jones, jugador de nivel ya contrastado en la liga. pero con un porcentaje de 3 por debajo del 40%.

Y sin duda a destacar ese numero de intentos triples por partido para poner en valor su prodigiosa muñeca.