Solapas principales

Cuatro notas sobre el Thunder-Grizzlies

  • Algunas claves de la victoria de Memphis en Oklahoma City

 

Llevamos toda la temporada deseando que empiecen los Playoffs. Llevamos meses queriendo ver qué enfrentamiento de primera ronda en el Oeste podría ser una final de conferencia adelantada (respuesta: los cuatro). Y llevamos semanas salivando con una serie como este Thunder-Grizzlies. Hoy podemos salivar un poco más, porque Memphis ha conseguido alargar la serie, al ganar el Game 2 a los Thunder 105-111 en la prórroga y poner el 1-1 en la eliminatoria.

AMAZING OT Ending Between the Grizzlies and Thunder

La crónica del partido se puede leer aquí. Lo que sigue son algunas notas al margen sobre el desarrollo de uno de los mejores partidos de Playoffs hasta la fecha.

1) Tony Allen sin balón.

Tony Allen no es un gran atacante. Su tiro es desastroso, su dribbling torpe y, si bien es mejor pasador de lo que parece, en realidad parece un pasador bastante malo. Ahora bien, sin balón, Tony Allen es uno de los mejores jugadores de la NBA. En defensa es excelente en todos los aspectos: defiende el uno contra uno, realiza grandes rotaciones defensivas, roba balones sin arriesgar, pasa los bloqueos, etc. Y en ataque, Allen es fantástico a la hora de elegir el momento justo para cortar hacia el aro y obtener una canasta fácil o una buena posición para el rebote ofensivo. En un partido como este, con tantas jugadas decisivas, quizás la mayor de todas fue la asistencia de Allen a Zach Randolph que ponía a Memphis 2 arriba a 26 segundos del final de la prórroga. Una jugada donde Allen hizo lo de siempre: moverse sin balón en el momento justo para desatascar una posesión no pensada para él.

No se habla lo suficiente de Tony Allen.

2) Cómo entender a Westbrook

Russell Westbrook tiene dos modos de jugar al baloncesto: el modo "ataque” y el modo “masacre”. No hay término medio, lo cual no es necesariamente malo. El problema con Westbrook es que nos obliga a replantearnos constantemente qué es un mal tiro y qué no. En cada partido hay no menos de 10 posesiones donde Westbrook sube la bola, coge velocidad y, o bien se lanza a tumba abierta hacia el aro, o bien se para de repente a 5-6 metros y tira en suspensión. Todo esto con más de 15 segundos en el reloj de posesión y la defensa frente a él.

La teoría dice que esos son malos tiros. ¿La práctica? Para la defensa es casi imposible defender esa acción. Westbrook es buenísimo sacando personales, tanto en sus penetraciones como en sus tiros en suspensión, por lo que la defensa tiene tan solo unas décimas de segundo para estorbar su tiro sin hacer falta. Esto es complicadísimo, y es la razón principal por la que Westbrook es tan determinante. Ahora bien, cuando Russ falla, queda una sensación en el aire de que el base se ha jugado un tiro que no debía. Que ha hecho un tiro malo.

Esta es la cosa con Westbrook: hay veces que hará tiros buenos, otras que hará tiros malos, y otras que hará tiros “Westbrook” como los descritos anteriormente. No son tiros ni buenos ni malos, aunque tendamos a pensar que son buenos si los mete y malos si los falla. Son simplemente tiros tan poco amoldados a etiquetas preconcebidas como el propio jugador.

Kevin Durant fallaway three-pointer for 4-point play: Grizzlies at Thunder, Game 2

3) ¿Hay un problema con el ataque de Oklahoma City?

Cuando el quinteto titular de Oklahoma está en pista, sobre todo en los momentos finales de partido, su ataque es uno de los más predecibles de la NBA. La razón es que básicamente juegan 3 atacantes contra 5 defensores. La defensa de Memphis sólo hace caso marginal a Sefolosha, y se olvida de él en el momento en que Durant o Westbrook deciden atacar. Perkins es poco más que un obstáculo al que sortear en los bloqueos para la defensa. A esto se añade que la mayor debilidad ofensiva de Durant (recibir el balón en posiciones de ventaja) se acopla fatal con el talento de Tony Allen para negar la recepción del balón. De este modo el ataque de Oklahoma se estanca una y otra vez contra la defensa de Memphis.

En los últimos 4 minutos y medio de partido, hasta la canasta sobre la bocina tras rebote ofensivo de Perkins, entre Durant y Westbrook se jugaron todas y cada una de las posesiones de Oklahoma. En esta ocasión fueron enormemente efectivos (18 puntos entre ambos en esos 4 minutos y medio), pero el patrón no parece sostenible, sobre todo a la vista de lo que ocurrió en los últimos Playoffs entre ambos equipos .

Scott Brooks debe plantear sistemas ofensivos un poco más dinámicos para conseguir que Durant reciba el balón donde realmente puede hacer daño, y para que Westbrook encuentre esos pasillos hacia canasta que necesita.

4) La dureza mental de los ositos

Si bien se habla mucho de su defensa, lo que realmente les salvó anoche fue el ataque. Un ataque que tuvo una efectividad de 120 puntos por 100 posesiones ante una defensa de élite como la de Oklahoma City. Por ponerlo en contexto, el mejor ataque de la NBA (el de los Clippers) promedia 110 puntos por 100 posesiones.

Tres veces se fue Memphis en el marcador hasta diferencias de 6-7 puntos o más. Tres veces remontó Oklahoma, incluyendo el milagro del 3+1 de Durant y la que probablemente sea la canasta más importante de las siete u ocho que Kendrick Perkins ha metido en su carrera NBA. Los Grizzlies no se vinieron abajo, y se volvieron a ir una cuarta vez para cerrar el partido.

Los Grizzlies son duros. Mucho. Esto no ha hecho más que empezar.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 2 meses
#contenidos: 
31
#Comentarios: 
244
Total lecturas: 
282,370

Comentarios

Cuando superan los 115 puntos por cada 100 posesiones tienen record 13-0. 66% de Grizz en la pintura y eso que recibieron 10 tapones. 20 lanzamiento más "inside" que Thunder (37 de los que habría que restar los referentes a " in transition" que se cuentan como "in the paint"). Sinceramente si cae OKC, Scary habrá perdido todo el crédito que le pudiera quedar en la Liga.

Es que lo ideal para los ataques de Oklahoma sería sentar a Perkins, poner a Ibaka de 5, a Durant de 4 y meter un exterior más, ya sea Reggie Jackson, Caron Butler, Fisher o Lamb, pero tienen un gran problema, y es la pareja Marc Gasol - Randolph que de esta forma le harían un agujero por dentro en ataque, defensa y rebote.... ya dije que Memphis celebró la victoria en el último partido de liga regular contra los Mavs como un título porque es un equipo que complica mucho a los Thunder.

Yo creo que la clave de Memphis es conseguir algo de anotación regular desde el perímetro y que Conley lleve la batuta de la eliminatoria. Para anotar supongo que ficharon al amigo Courtney ya que veo difícil que Miller y Prince aporten mucho, se les ve muy en las últimas.

Los Thunder creo que pagan - y pagarán - la millonada invertida en Perkins. Vale que es últil tener hormigón en la zona, pero pagarlo a precio de oro no lo veo tan claro. Les veo cojos de calidad y profundidad para conseguir el anillo aunque darán guerra en el Salvaje Oeste.