Solapas principales

El 1998 de Jordan: el tiro, el anillo, la historia

  • El tiro que muchos trataron de imitar durante casi dos décadas

TODOS LOS ARTÍCULOS DE LA SERIE #SOLOBASKET19AÑOS

SoloBasket.com cumple 19 años y hemos querido compartir con vosotros un serial de artículos del año en que nació la web, 1998, para celebrar las casi dos décadas en las que compartimos con vosotros nuestras experiencias con el baloncesto. En esta ocasión nos centramos en el campeonato de la NBA de 1998. que terminó con el sexto anillo de campeón para Michael Jordan y su segunda retirada tras un tiro que pasó a la historia de este maravilloso deporte por diversas razones.

LA HISTORIA

- 86-85 en el marcador. 34, 33, 32 segundos... Balón para John Stockton, Stockton, balón para Karl Malone, Karl Malone.

- ¡Jordan! Ha sido Jordan.

- La ha robado Jordan, la ha robado Jordan, la ha robado Jordan, la ha robado Jordan, ¡Jordan! Bienvenidos al vuelo número 23, Aerolíneas Jordan. Balón para Jordan, Jordan... ¡¡¡Jordan!!! ¡¡¡¡Jordan!!!! Canasta, canasta, canasta, canasta de Michael. Me llamo Michael, Michael Jordan, como James, James Bond.

- Este Jordan me suena.

[...]

- ¡¡Chicago, campeón!! El sexto.

- Dios ha vuelto a disfrazarse de jugador de baloncesto.

Es la de transcripción de una parte de la retransmisión de Canal+ España en aquella noche del 14 de junio de 1998. Son las voces de Andrés Montes y Antoni Daimiel las que allí se juntaron una noche más, pero no era una noche cualquiera. Esta idolatrada pareja protagonizaría su narración más famosa, uno de los incunables en la historia del deporte en la televisión española, gracias al que probablemente es el final más recordado en la NBA.

El post

Después de aquello aún quedaría la segunda retirada (y la tercera, años después). Este tiro fue el epílogo de Michael Jordan como figura magnánima de la liga. Tras el comunicado que leyó el 13 de enero de 1999, no hubo más anillos de ganador ni partidos con los Bulls, aunque Jordan se quedó unos años más para batir récords de longevidad e ilusionar en una última etapa más emotiva.

Con este tiro, y lo que conllevó, se puso final a la dinastía que mejor concentró la excelencia en tan pocos años. Los Bulls de Jordan son, por definición histórica, uno de los mejores equipos que hayamos visto. Pero todo tiene un final y el suyo llegó en Salt Lake City con un lanzamiento que salta de retina en retina como si fuera el propio Jordan el que se lo vaya recordando personalmente a cada aficionado.

En la gerencia, Reinsdorf y Krause ya daban palos de ciego. Phil Jackson había deslizado que no quería seguir, El Maestro Zen quería un descanso. Jordan se vio entre la espada y la pared, ante el mejor momento para dajarlo definitivamente tras haber removido el mundo una vez más y llegado a lo alto por sexta vez. Aquel tiro, aquel final, supuso que Chicago Bulls se desvaneciera como un azucarillo tras las salidas de su principales protagonistas.

El pre

Los Jazz llegaban a las Finales de nuevo. Era su segundo año consecutivo en ellas. Los Bulls fueron su contrario otra vez, ya que ambos se habían enfrentado en 1997. El resultado terminaría siendo idéntico en resultado (4-2), pero con más pinceladas de heroica que la ocasión anterior.

Jerry Sloan había construido unos Jazz muy al estilo de la época. Los 90 habían empezado con los Bad Boys de Detroit clavados en la memoria de todos los aficionados... y de Michael Jordan, y ese juego más preocupado por los intangibles que por las canastas tuvo un nuevo episodio con este equipo de Utah. La NBA sólo tenía a Jordan como oasis, como reclamo para huir de una tendencia menos lúcida que se estaba imponiendo.

Los Bulls llegaron a la final tras estrenar eliminatoria contra los Pacers. Era la primera vez que se enfrentaron a ellos y Reggie Miller les hizo sudar tinta china para llegar a lo más alto de la Conferencia Este una vez más, tanto que esa serie se decidió en el 7º partido. Jordan y sus compañeros iniciaban el último vuelo por las alturas, y se esperaba movido.

El tiro

Por aquel entonces las Finales se celebraban bajo el formato 2-3-2. Y la ventaja de campo, en aquel caso, era para los Jazz por empezar y terminar en casa. Los de SLC había arrancado una victoria en el United Center de Chicago (en el 5º, 81-83). Los Bulls iban a tener que ganarlo en territorio enemigo, y el Delta Center era de los peores destinos para intentarlo.

Jordan ya había traspasado, una vez más, la barrera de los cuarenta (puntos). En aquel sexto encuentro, el del sexto Anillo, los Bulls llegaron desde abajo. A falta de un minuto, 83-81. Jordan igualaba con dos tiros libres. En la jugada siguiente, la pareja mejor avenida se cambiaba los papeles: Malone distribuyó y dobló para que Stockton asestara el golpe. Un triple del base dejaba 86-83 la contienda a falta de cuarenta segundos. Jordan contestó tras tiempo muerto con una bandeja rápida y bajó a defender. Malone quiso repetir la jugada al poste, pero se encontró con el Jordan más ladrón. Le estaba quitando la pelota y el sueño. El '23' se quedaba con el balón en propiedad para el ataque de los Bulls, que coronaría él mismo con el tiro ganador. Jordan se quedó en el flanco izquierdo del ataque, avanzó hacia la canasta a falta de diez segundos y, con una finta magistral en la bombilla, dejó casi por los suelos a Bryon Russell para lanzar y anotar. Se quedó esperando de puntillas hasta que la bola entró en el cesto en otro gesto para la historia jordanesca. Estaba hecho.

michael-jordan-shot.jpg

The Shot, by Michael Jordan (NBA)

45 puntos anotó el bueno de Michael. Independientemente del final del partido, donde se demostró que tenía un temple fuera de todo límite conocido por sus demás congéneres, fue otro encuentro sublime para él.

Phil Jackson no se lo podía creer: "Pensaba que no iba a poder mejorar lo que hizo en 'The Flu Game' (partido que Jordan jugó con fiebre), pero lo ha hecho hoy. Creo que ésta ha sido la mejor actuación de Michael Jordan para ganar un partido. Era una situación crítica, un momento crítico de la serie, y lo vuelve a probar como ya ha hecho muchas otras veces. Cuando llega el momento caliente, al que le tienes que dar el balón es a Michael. Es un héroe real".

'The Shot', como se conoció popularmente ese lanzamiento a partir de aquel partido, fue el último baile de fin de curso de Michael Jordan. Y lo hizo con la más guapa.

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 8 meses
#Contenidos: 
240
#Comentarios: 
1,374
Total lecturas: 
927,503

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar