Solapas principales

El año cero de Michigan

  • Juwan Howard y sus cachorros están llevando a los Wolverines a una nueva dimensión de juego.

Michigan, año cero. Después de la salida del genio John Beilein todo hacía indicar que en Ann Arbor iban a pasar por un largo periodo de adaptación. La pérdida de una personalidad como es John Beilein nos hacía sospechar que les iba a costar mucho tiempo volver a ser importantes, pero Juwan Howard por el momento está dirigiendo con gran solvencia a un grupo de jugadores que, sin ser muy reconocidos están demostrando que son uno de los mejores equipos del país.

 

El juego de los Wolverines se basa en la actuación de 3 de sus jugadores: Isaiah Livers, Jon Teske y Zavier Simpson. los tres veteranos (un junior y dos seniors). Entre los tres jugadores sumaban casi 6300 minutos jugados en NCAA, esto es una pequeña muestra que nos dice que Juwan ha tomado el testigo de lo que le dejó Beilein y lo está aprovechando a la perfección. A estos tres jugadores hay que añadir el salto de calidad que ha producido la explosión del junior Eli Brooks, o los buenos minutos de juego que van a aportar jugadores como David DeJulius, sophomore sin apenas impacto la temporada pasada, y el alemán, Franz Wagner.

Isaiah livers, breaking out

Lo más sorprende de estos Wolverines tal vez sea el gran salto de rendimiento que está dando Isaiah Livers, cosa que ya apuntábamos desde Solobasket en este artículo (Top 6 Breakout seasons de la NCAA). Ya mencionamos que no sería una locura ver como Livers duplica su media de puntos del año pasado, cosa que está haciendo ahora mismo. Teniendo grandes actuaciones, como vs Gonzaga (rankeada la octava del país en ese momentos) donde metió 21 puntos con un 5 de 8 en triples, siendo estos tres triples fallados (y una falta personal) las únicas acciones negativas que tuvo en todo el partido.

 

Livers, como ya dijimos es un anotador que se puede amoldar al rol que su entrenador le pida, en esta temporada no estamos viendo al Livers más tirador, pero sí al Livers con el rol más importante que hemos visto hasta ahora, y le sienta muy bien. Cuando Livers tiene el balón, notamos que es una persona tremendamente inteligente y tiene, en todo momento, una idea de que va a hacer, esto le permite tener una gran eficiencia y, aunque sea la principal fuente de anotación de su equipo no necesitar tanto balón como las estrellas habituales, y eso, indirectamente hace que sus compañeros puedan brillar mucho más.

 

Tanta es su eficiencia que parece de videojuego, está en torno al 50 % de acierto desde el triple (con 6 triples por partido tirados a día 2 de diciembre) y un porcentaje de alrededor del 55% en tiros de campo, un escándalo. En los siete primeros partidos que han disputado los de Ann Arbor, ha tirado al menos 10 veces a canasta (el año pasado solo tiro 3 veces 10 tiros de campo) y siempre ha estado por encima de la treintena de minutos, quitando el trámite contra la modesta Houston Baptist, partido que ganaron por más de 40 puntos y muy inteligentemente, Juwan prefirió que descansará y así protegerlo de una posible lesión. 

la longitud de jon teske

¿Quién quiere tener a un señor de 2 metros y 16 centímetros para que proteja la zona en su equipo de college? La respuesta es sencilla a la par que obvia: todos. Y es que todo el mundo quiere, aunque sea un poco, a Jon Teske. Nadie se puede resistir a tener un gigante que se encarga de proteger el aro y de dominar el rebote. Teske con sus 2.16 y con sus brazos, extremadamente largos, dificulta mucho la anotación interior del rival, ocupando prácticamente la zona entera.

 

Es una continua modificación del juego ofensivo del rival, algo parecido, salvando las distancias, claro está, con el juego defensivo de Walter Tavares para el equipo de Pablo Laso. Esto permite que sus compañeros que defienden en el exterior no estén tan pendientes de las ayudas y así Howard ha conseguido un equipo al que rara vez le tiran liberado desde las esquinas o le ganan las espaldas a los defensores de lado débil. Como se ve en la imagen, no hace falta que sus compañeros estén tan pendientes de cerrar el aro ni de tener posiciones de ayuda, comunmente llamadas "último".

 

captura.png

Teske

 

Ofensivamente no podemos decir que Jon Teske sea un jugador extremadamente hábil, pero sí es lo suficientemente habilidoso para cumplir con lo que se le pide. Juega bien el bloqueo directo, cae con bastante velocidad y se hace muy grande y poderoso cuando recibe el balón tras la caída del bloqueo directo. Cuando le toca moverse sin balón le pondremos un progresa adecuadamente si estuviéramos en la escuela, no lo hace mal, pero con su gran tamaño dominar mejor ese aspecto ofensivo del juego le ayudaría mucho. También hay que mencionar que, como estamos en la era del lanzamiento de tres, Teske también se ha animado con ello durante esta temporada, tirando en torno a 2 triples por partido.

El director de orquesta perfecto, Zavier Simpson

Bien, vamos a recapitular, por ahora tenemos, un entrenador que ha aprovechado bien el cultivo del anterior, un anotador con gran eficiencia, y un gigante que domina la pintura… ¿Qué más nos hace falta para tener un bloque ganador? Exacto, un director de orquesta, y es aquí donde entra  Zavier Simpson. Zavier está llevando la batuta del equipo eligiendo él como juegan estos Wolverines.

 

Da mucho dinamismo al balón, aunque prefiere tenerlo bajo control no le cuesta darlo a un compañero para que sea el otro quien genera. También es un excelente pasador siendo el máximo asistente de la NCAA con 9.7 asistencias por partido, muchas de ellas son a Jon Teske tras bloqueo directo y Livers cuando éste está libre abierto. Fruto de su gran vocación como pasador/generador y no tanto de anotador no tira mucho a canasta, solo 8 veces por partido, pero lo hace de una manera muy inteligente y después de haber valorado muchas cosas.

 

Esto es lo que caracteriza a este equipo, la inteligencia. Simpson, Livers, Wagner o Eli Brooks son jugadores experimentados, y muy inteligentes, han luchado ya en mil batallas (algunos, incluso jugando por títulos profesionales) y como se suele decir, “se las saben todas”, lo que le ha venido muy bien a estos Wolverines de Juwan Howard, la experiencia. Esta experiencia le está haciendo mucho más al ex-NBA la llegada a un banquillo muy difícil y exigente, pero de momento está cumpliendo más que de sobra, luchando por todo sin nada que perder.

¿cuál es el futuro de este equipo?

¿Hasta dónde llegarán? Bueno, eso aún es algo pronto para decirlo, pero tienen, talento, hambre experiencia y nada que perder, podrán llegar tan lejos como ellos quieran.

michi.jpg

Michigan flag

Ahora nos queda responder otra pregunta, y es la siguiente, ¿Qué les depara el futuro a estos Wolverines?

 

Pues bien, este equipo tiene una base de jugadores veteranos, en la cual, Jon Teske y Zavier Simpson acaban su periplo universitario, y posiblemente Livers vaya a la NBA, dejando como jugadores importantes a Eli Brooks, David DeJulius, Franz Wagner y al prometedor Colin Castleton. Pero aquí es donde el efecto Juwan Howard empieza, ya que está consiguiendo que grandes jugadores de HS se interesen por los de Ann Arbor. Tienen cerrado ya a Isaiah Todd, uno de los dos mejores ala-pívots del país que estará bajo las órdenes de Juwan el año que viene, además, un reclutamiento de este nivel (es el número 12 del país) siempre atrae a más jugadores hacia allí.

 

Como vemos Michigan ha sabido sobreponerse a la baja del maestro, y no solo eso, sino que lo está haciendo muy bien, dando mucho de qué hablar estos Wolverines

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 meses 4 días
#contenidos: 
3
#Comentarios: 
0
Total lecturas: 
3,244