Solapas principales

El mejor jugador de la historia de los Detroit Pistons

  • Los dos anillos de finales de los 80 resumen la mejor época de la franquicia
  • Isiah Thomas, Joe Dumars y Bill Laimbeer lideran el top-3 histórico

Elaborar una lista con los mejores jugadores de la historia es tarea ardua y, probablemente, muy polémica. Es muy complicado contar al 100% con una objetividad súper estricta, y nuestro subconsciente siempre hará que nuestros gustos guíen nuestras elecciones, aunque tratemos de evitarlo. Pero como con todo, cuanto más se reduce el campo a estudiar más se simplifica la hipótesis y la posterior ejecución de la demostración. Lo que nos ha llevado a analizar cada franquicia de manera individualizada, creando un serial con los 30 mejores jugadores de la historia... contando con un individuo por franquicia. Y hoy, es el turno de los Detroit Pistons, hoy es el turno del líder de los "Bad Boys", Isiah Thomas. Uno de los mejores bases de la historia.

EL RESUMEN DE SU CARRERA

Isiah Thomas nació en Chicaco (Illinois) el 30 de abril de 1961, una ciudad que marcaría su vida tanto en lo personal como en lo deportivo. Su infancia no fue nada sencilla, ya que sufrió el abandono de su padre, quién dejó de lado a su familia al no poder mantenerla económicamente. La familia Thomas, con 6 hijos y únicamente su madre aportando económicamente, estaba inmersa en una gran pobreza. Isiah afirmaba caminar horas y horas por las calles buscando en el suelo alguna moneda o alguna persona a la que poder limpiar sus zapatos siempre huyendo de los jóvenes pandilleros que por aquellos años inundaban las calles de Chicago dedicándose al robo. "Mis sueños de infancia no eran como podría imaginar, jugando al baloncesto profesionalmente. Mis sueños, más que nada, se relacionaban con abundantes platos de comida". 

Pasaron los años y las aptitudes baloncestísticas de Thomas eran más que notables, por lo que se unió al equipo de baloncesto del instituto Saint Joseph High School. Allí fue campeón estatal y fue nombrado como el mejor base del país. Posteriormente acudiría a la Universidad de Indiana donde estaría 2 años y promediaría 15.4 puntos y 5.7 asistencias, lo que le valdría una llamada para acudir a los JJOO de Moscú en el año 1980. Finalmente EEUU no participaría en las olimpiadas aquel año debido al "boicot" estadounidense, pero Isiah Thomas se perfilaba como uno de los grandes nombres en el panorama del baloncesto americano. 

isiah_indiana.jpg

Isiah Thomas en su etapa en U.Indiana (@bleacherreport)

Sería seleccionado en segunda posición del draft de 1981 por los Detroit Pistons. Mark Aguirre fue la primera selección, llamado a las filas de los Dallas Mavericks; pero quién a la postre, terminaría compartiendo equipo con el bueno de Thomas en los mayores éxitos de la historia de la franquicia de Detroit. Isiah Thomas fue nombrado rookie del año (promediando 17 puntos, 7.8 asistencias, 2.1 robos) y además fue seleccionado para el All-Star game en su primer año en la NBA, algo que ocurriría de forma ininterrumpida hasta el año 1993, un año antes de su retirada como profesional. Isiah Thomas llegó con la determinación de lograr con los Pistons el ansiado anillo de campeón, anillo que ya se les había escapado en dos ocasiones a los, por aquel entonces, Fort Wayne Pistons en 1955 y 1956 respectivamente. 

isiah-thomas-1989-nba-finals-the-palace-of-auburn-hills.jpg

Pistons vs Lakers NBA Finals 1988 (@espn)

Detroit venía de encarrilar 4 temporadas consecutivas de balances de victorias negativos en el momento que se drafteó a Thomas. Dos temporadas después, los Pistons estaban obteniendo grandes balances de victorias disputando playoffs y 7 temporadas después, los Detroit Pistons estaban de nuevo en unas finales de la NBA. En 1988 reinaban en la NBA los Boston Celtics de Larry Bird (ya eliminados) y Lós Ángeles Lakers de un consagrado Magic Johnson y un ya veterano Kareem Abdul-Jabbar, pero un equipo joven y aguerrido como los Detroit Pistons se propusieron plantarles cara.

Lo consiguieron, llevando a los Lakers al séptimo partido y poniendo a los Pistons en el rádar como gran alternativa para futuros años. Tras estas finales, los Pistons de Chuck Daly con su más que criticado baloncesto físico llevado al extremo y con Isiah Thomas como máximo exponente en la cancha consiguieron dos títulos de campeones consecutivos. En 1989 se vengaron de Lós Ángeles Lakers (4-0) y en 1990 pasaron por encima de los Portland Trail Blazers (4-1).

Isiah Thomas: Career Mixtape

No fue un camino nada fácil. Isiah Thomas con su baloncesto eléctrico y potente lideró a los Pistons en la ardua tarea de destronar a los Boston Celtics de Larry Bird y los Lakers de Magic Johnson. Su increíble salto vertical, su grandiosa entrada a canasta y sus asistencias mágicas guiaron e hicieron posible que un equipo "inferior" a nivel de talento se proclamara como campeón de la mejor liga del mundo.  El pico estadístico de Thomas tuvo lugar en sus 3 o 4 primeros años, donde llegó a promediar 21.3 puntos, 13.9 asistencias y 2.3 robos. En el momento álgido de los "Bad Boys", sus números fueron algo más bajos en detrimento de los de Joe Dumars y Bill Laimbeer entre otros, pero podemos afirmar que Thomas fue un grandísimo capitán para el barco de la Motown hasta que en 1994 decidiera retirarse con 32 años tras 13 temporadas en los Pistons.

¿POR QUÉ ES EL MEJOR JUGADOR DE LA HISTORIA DE LA FRANQUICIA?

Líder histórico en puntos, asistencias, robos y minutos disputados, Isiah Thomas es y será (al parecer durante muchos años) la gran cara de la franquicia de Detroit. 18.822 puntos, 9.061 asistencias, 1.861 robos y 35.516 minutos disputados son números más que dignos de hacer de Thomas una leyenda, algo que no para todos parece ser así. Thomas fue y será odiado por muchos y respetado por pocos debido a su afán de ganar y extrema competitividad. Similar a la de Michael Jordan sí; pero quizás con otros valores distintos cuando se sentaba en la acera perdedora.

La realidad es que Thomas siempre fue con todo y a por todo, sin importar quién se le pusiera delante, al igual que a su equipo. Este hecho levantó ascuas en el final de los 80 y principios de los 90 ya que cuando los Pistons tuvieron que bajar del trono, no supieron hacerlo. La famosa "huída" sin felicitación al rival en las finales de conferencia de 1991 frente a los Chicago Bulls pudo valerle su ausencia en los JJOO de Barcelona 92, ya que Thomas fue quién ordenó a los suyos abandonar la cancha sin dar la mano al rival. Thomas alargaba así su lista de enemigos, añadiendo al pez más gordo de todos a ella. Michael Jordan odió a los Pistons y en parte, el resto del mundo también lo hizo. 

thomas-jordan_p7zdq52m2ju61m7w74v9u5ncm.jpg

Michael Jordan e Isiah Thomas, una rivalidad legendaria (@nba.com)

A pesar de argumentar que eran otros tiempos, que por aquel entonces la rivalidad era así y que los Boston Celtics hicieron los propio con ellos anteriormente, es cierto que los Pistons no obraron con deportividad. Pero no por ello se debe ensuciar y ni mucho menos olvidar los logros colectivos e individuales de sus jugadores. No muchos jugadores pueden presumir de haber sido 12 veces All-Star (en 13 años en la NBA), MVP de las finales (1990), 2 veces campeón de la NBA, 3 veces All-NBA y miembro del Hall of fame (2000) como sí lo puede hacer Isiah Thomas, el mejor jugador de la historia de los Detroit Pistons. 

COMPLETAMOS EL PODIO DE LEYENDAS DEL EQUIPO

La medalla de plata es para Joe Dumars. 14 temporadas en los Detroit Pistons, 6 veces All-Star, 2 anillos de campeón y un MVP de las finales (1989) que le sirvieron para ser el líder histórico en partidos disputados (1.018), máximo triplista (990 triples conseguidos), segundo máximo anotador (16.401 puntos) y segundo máximo asistente (4.612 asistencias). Al igual que Isiah Thomas, desarrolló toda su carrera en Detroit, donde se erigió como un grandísimo two-way player, siendo un anotador infalible y un perro de presa. Dumars logró alcanzar en la temporada 92/93 los 23.5 puntos y superó en 7 temporadas el 40% de acierto desde el triple. Por si fuera poco, terminó su carrera con 4 apariciones en el mejor quinteto defensivo del año, y ostenta el récord de ser el jugador con más puntos anotados (40) sin encestar ningun tiro de 2 puntos (10 triples y 10 tiros libres). Como no podría ser de otra forma, Dumars fue nombrado miembro del Hall of fame en el año 2006.

i.jpeg

Dumars y Thomas, campeones y MVP's

La medalla de bronce es para Bill Laimbeer,  uno de los primeros jugadores interiores que se "atrevieron" con el tiro de tres. Líder histórico de la franquicia en rebotes (9.430), tercer jugador con más partidos en la franquicia (937) y quinto máximo anotador (12.665 puntos). Fue seleccionado por los Cleveland Cavaliers en el puesto 65 de la tercera ronda del draft de 1979, por lo que tuvo uno inicios complicados en la NBA hasta que fuera traspasado en 1982 a los Detroit Pistons. Era el encargado de dar "cera" sin cesar además de ser un gran jugador fuera de la zona, dando cantidad de oportunidades y alternativas a su compañeros. Podríamos afirmar que junto a Dennis Rodman, era el protagonista y la cara visible de la faceta más "agresiva" de los "Bad Boys" pero ello no le eximía de atesorar una gran calidad y valía dentro del plantel. Durante 6 temporadas consecutivas promedió doble-doble llegando a máximos en puntos de 17.5 y en rebotes de 13.1. Sin él, los Pistons no habrían sido capaces de lograr ninguno de sus anillos. 

bill-laimbeer-larry-bird.jpg

Laimbeer defiende el rebote frente a Bird (@bleacherreport)

Como mención especial. no debemos olvidar a Bob Lanier, pick número 1 del draft de 1970 , el cual seleccionaron y desarrollaron los Detroit Pistons. Fue el predecesor de Isiah Thomas y el encargado de dejar sobre sus manos el legado de los Pistons. Estuvo 10 temporadas en Detroit, dejó unos promedios asombrosos de 22.7 puntos, 11.8 rebotes además de 2 tapones por encuentro y es el tercer máximo anotador histórico (15.488 puntos) y el tercer máximo reboteador (8.063). Uno de los pívots más dominantes de la década de los 70 que también dejó una huella imborrable en la memoria de los aficionados de los Pistons. Su número 16 cuelga del techo del Little Caesars Arena. 

bob-lanier-pistons-iso-archive.jpg

Bob Lanier (@nba.com)

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 10 meses
#contenidos: 
45
#Comentarios: 
75
Total lecturas: 
117,703

Comentarios

Jordan dijó en Last Dance, que Thomas era el 2º mejor base de la historia, después de Magic. Entonces tendría que ir a las Olimpiadas en vez de Stonton. Cae antes un mentiroso que un cojo.

Me acuerdo de una final con los Lakers. Green dando codazos, pero no podía con ellos. Eran los mejores jugando duro, je, je
Riley de estos aprendió para aplicarlo después en sus New York

Yo no odiaba a los Pistons, de hecho me pase a ser fan de Thomas-Dumars. En aquellos años muchos sacudan y solo ellos se llevaron la fama. En los reportajes de 2 min. que se ven ahora solo sacan golpes pero eso lo pueden sacar de cualquier equipo. Cierto que en años posteriores cambió el criterio arbitral de FP y F.Intencionadas y en parte fue por los Bad Boys. Je je.

Es imposible que entren en el podium pero hay que mencionar ese quinteto campeón de 2004: Billups, Rip Hamilton, Prince, Rasheed y Ben Wallace. Muchos años dieron guerra en playoffs pero ese año arrollaron 4-1 en la final a los Lakers de Shaq, Kobe, Malone, Payton y Fisher. Una franquicia siempre luchando como equipo contra el establishment, con dos cojones.

Por lo menos se les podía mencionar. Y podría Raseed en vez de Lampier.
El equipo del tercer anillo para mí era mejor y me gustaba más como jugaba.

Merecido primer puesto, pero me quedo con Laimbeer; el aprovechamiento al máximo de los recursos, marrullero, pendenciero, pero muy peculiar para su época y con un rendimiento justo por debajo de los grandísimos pivots de finales de los 80s y principios de los 90s. Con Mahorn, Salley y Rodman hacían de la zona de Detroit un territorio salvaje y prohibido.