Solapas principales

El mejor jugador de la historia de los Philadelphia 76ers

  • Julius Erving es el mejor jugador de la historia de los 76ers
  • El anillo de 1983, su MVP, y 11 temporadas como All-Star le avalan
  • Chamberlain y Iverson cierran el podio

Elaborar una lista con los mejores jugadores de la historia es tarea ardua y, probablemente, muy polémica. Es muy complicado contar al 100% con una objetividad súper estricta, y nuestro subcosnciente siempre hará que nuestros gustos guíen nuestras elecciones, aunque tratemos de evitarlo. Pero como todo, cuanto más se reduce el campo a estudiar más se simplifica la hipótesis, y la posterior ejecución de la demostración

Esto nos ha llevado a analizar cada franquicia de manera individualizada, creando un serial con los 30 mejores jugadores de la historia, contando con un individuo por franquicia. Y hoy, es el turno de los Philadelphia 76ers, así que hablaremos de un jugador de sensacional pelo afro y que se convirtió en leyenda eterna de la franquicia: Julius Erving.

El resumen de su carrera

Tres campeonatos, cuatro MVPs, tres títulos de máximo anotador, el quinto máximo anotador de la historia del baloncesto… son varios de sus logros si combinamos su recorrido por la ABA (Virginia Squires, New York Nets) y en la NBA (Philadelphia 76ers)

Julius Erving solo tiene un problema en su contra y que le ha llevado a ser desplazado poco a poco de los puestos más altos: el paso del tiempo. Hay que desplazarse a las décadas de los 70 y 80 para verle jugar, y, al margen de no conservarse demasiado material, la calidad es la propia de la época. No suele ser un plan demasiado apetecible. Fue una estrella que marcó a varios jugadores de las generaciones posteriores, sí, pero al tener estos más medios, lograron alcanzar un mayor estatus, y su figura se diluyó con el paso de cada temporada.

24.2 puntos, 4.4 rebotes, 3.2 asistencias, 1.3 robos y 1.6 tapones son el promedio de toda su carrera. Mientras que en la ABA fue un anotador excelso que rondó casi todos los años los 30 puntos, en la NBA asumió el papel de hombre franquicia, y aunque bajó un poco su aportación, supo crecer en otros aspectos para dar los mejores años de su historia a una franquicia muy importante.

 

 

El joven universitario de 1.98m que promedió 20 puntos y 20 rebotes en sus dos años de College no defraudó cuando dio el salto al profesionalismo. All-Star todos y cada uno de los años que jugó, no necesitó demasiado tiempo para colarse entre los mejores jugadores de su época, siendo reconocido por cada uno de sus grandes rivales como uno de los mejores del mundo.

Protagonista de varias series increíbles de Playoffs, su figura no solo fue clave para el baloncesto, llevando a los 76ers a la gloria mientras que revivía rivalidades históricas como la que mantuvo ante los Celtics de Bird, sino que trascendió a otros planos como los videojuegos e incluso el cine. Antes de las grandes figuras como Jordan, él ya estuvo ahí, y facilitó que otros jugadores traspasasen la frontera que había entre esos mundos.

Para cuando se retiró, tras una larga gira de despedida en la que fue ovacionado en cada estadio que pisó, tanto los Nets como los 76ers hicieron grandes gestos a modo de homenaje. Así, es uno de los poquísimos jugadores que puede presumir de tener su camiseta retirada en varias franquicias. El 32 luce colgado en el Barclays Center de Brooklyn, mientras que su eterno 6 cuelga de las vigas del Wells Fargo Center de Philadelphia.

¿Por qué es el mejor jugador de la historia de la franquicia?

Hay una razón que supera al resto y con amplia diferencia: es el principal artífice del tercer y último anillo del equipo, en 1983. Eliminar a Julius de la historia de la franquicia de la ciudad del amor fraternal supondría borrar el periodo más exitoso de esta, y del que todavía hoy su base de aficionados se siente tremendamente orgullosa.

11 temporadas jugadas con la franquicia, 11 apariciones en el All-Star, un MVP (1981) y ese campeonato de 1983 es lo que dejó Erving en Philadelphia. Ya en su temporada de retiro, con 37 años, no bajó de los 15 puntos por encuentro, e incluso sus números abren el debate sobre si no mereció ganar algún MVP más, puesto que si hay una palabra que defina su producción es regularidad.

Incluso con un equipo que estaba muy por debajo de su talento, el Dr J. fue capaz de llegar a varias finales de conferencia con cierta facilidad. En pista era tan diferencial que, rodeado de forma pobre, plantó cara a los mejores equipos de una época que se recuerda por los grandísimos nombres que la ocuparon. Chocó con los Lakers de Magic y los Celtics de Bird,con un equipo que aspiraba a menores cotas de éxito, y que tenía mucha menos calidad que el de sus rivales.

sports_illustrated.jpg

Erving y Malone [Foto: Sports Illustrated]

Sería en la temporada 82-83 cuando llegaría el ansiado anillo. Tras perder un par de finales en los años previos frente a Portland y Lakers, los 76ers se hicieron con los servicios de Moses Malone, solucionando con un gran movimiento varios problemas de la franquicia. Y el resultado se vio inmediatamente: 65-17 (segundo mejor récord de la historia de la franquicia) y 12-1 en Playoffs, récord que solo se vería igualado por los Lakers de Kobe y Shaq.

Completamos el podio de leyendas del equipo

Solo hay un jugador que podría discutir el trono de mejor jugador en la franquicia de Pennsylvania: Wilt Chamberlain. La gran leyenda de la NBA, el jugador de los 100 puntos, los números de videojuego, los récords más salvajes habidos y (casi con total seguridad) por haber en la historia de la NBA. Y eso que varias estadísticas no se contabilizaban de manera oficial, pero también muestran que, de haber sucedido, sería todavía más inalcanzable.

¿Por qué debe conformarse con una medalla de plata? Su estancia en la franquicia, si bien intensa y gloriosa, fue demasiado breve. 3 temporadas en las que logró 3 MVPs, además de alcanzar dos veces las finales de conferencia (cayendo en 7 partidos frente a Boston en ambas) y el 2º anillo de campeones de la NBA.   

¿Qué dicen los números? Lo mismo que siempre: que fue un absoluto salvaje. 27.3 puntos, 24.2 rebotes, y 7.2 asistencias, siendo su última temporada en la franquicia en la que se desveló al mundo como uno de los primeros pívots pasadores de la historia, faceta poco tratada pero increíblemente interesante.

Chamberlain pudo marcar todavía más a Philadelphia, pero si no lo hizo fue por sus ganas de lograr éxitos tras estamparse varias veces con el mismo muro, y su salida hacia los Lakers impidió que su peso en la historia fuese mayor al que ya tiene.  

iverson_nba.jpg

Iverson, la figura de 2001 [Foto: NBA]

Erving y Wilt lograron alcanzar el máximo premio colectivo de la NBA con la camiseta de los 76ers. El jugador que cierra el podio desgraciadamente no, aunque estuvo muy cerca. Y, sin embargo, fue capaz de marcar y cambiar para siempre no solo a la franquicia, sino a toda la NBA. En la década de los 2000, Allen Iverson atrajo a una generación gigantesca de aficionados al baloncesto y a los 76ers.

El pequeño jugador está mucho más presente en la memoria de los aficionados que los dos anteriores. Con el hip-hop por bandera, no solo llevó el ritmo y las formas de las calles a la NBA, sino que elevó su estatus a otra categoría: esa en la que las leyendas se juntan y charlan sobre todo lo logrado.

2001 fue su año de mayor rendimiento, pasando la frontera de los 30 puntos y 2.5 robos, ganando el MVP, y llevando a su equipo a las finales NBA que perdería precisamente frente a los Lakers de Shaq y Kobe. Sin embargo, su recorrido no solo se limitó a estas hazañas, y logró otros méritos destacables

  • Rookie del año
  • 6 veces All-Star
  • 7 veces All-NBA

Su retiro no fue el mejor de todos (muy deteriorado físicamente, y tras pasar por varios equipos) pero su figura sigue siendo muy valorada por todos los fans no solo del equipo, sino de la NBA.  

Julius Erving - Dr. J

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 7 meses
#contenidos: 
18
#Comentarios: 
40
Total lecturas: 
39,929

Comentarios

Aquí el legado de Moses diría que como mínimo es igual al que dejó en Houston. Mítico su "fo,fo,fo". Maurice Cheeks, Bobby Jones jugadores clave también.