El primer anillo de los Spurs de Duncan, y la nueva NBA de LeBron James y Stephen Curry

  • San Antonio Spurs se convertía en el primer y único equipo de la ABA en ganar un anillo
  • ¿Alguien puede apartar de la final a Cavaliers y Warriors?
  • Stephen Curry, Kevin Durant, Russell Westbrook y LeBron James, póker de nuevas estrellas NBA

Al final de la temporada 75-76 se puso punto y final a la convivencia de dos maneras de ver el baloncesto. El pez gordo, la NBA, se comía al chico, la ABA. Cuatro de las seis franquicias que sobrevivieron pasaron a formar parte de la liga más antigua. La NBA contaba con una tradición que se iniciaba a mitad de los años 40 (como BBA nacería en 1946) y, lo más importante, con el soporte de la televisión. La ABA era una competición pensadada para los fans, con un baloncesto vistoso, innovador en muchos sentidos tanto en el juego como en la organización. Contaba, además, de un selecto grupo de  excelentes jugadores, objeto de deseo para la liga mayor: Julius Erving, George Gervin, Artis Gilmore, Dan Issel, David Thompson, Moses Malone, Mo Lucas... La NBA siempre tuvo claro que era necesaria una fusión, aunque ésta fuera entendida en términos económicos.La coexistencia de ambas competiciones permitía una oferta y demanda que favorecía en lo monetario a los jugadores.

La última edición sería para los New York Nets que se impusieron a Nuggets (4-2). La segunda fase la disputaron cinco equipos y cuatro se quedaron fuera (sólo sobrevivieron de inicio nueve equipos). En una primera ronda insólita Kentucky Colonels se impusieron a Indiana Pacers (que se había quedado sin su gran estrella George McGinnis, fichado por los Sixers).En semifinales New York eliminó a San Antonio y Denver a Kentucky. La máxima estrella de la metrópolis era Julius Erving, que acabó como MVP y máximo anotador (29.3ppp). Michael Thompson (Denver) promedió 26p y 6.3r) imponiéndose en la carrera por el mejor rookie; el rey de los rebotes era el 'Colonel' Artis Gilmore (15.5) mientras que el mejor taponador fue Billy 'The Whooper' Paultz, de los Spurs, con 3 bloqueos por partido. Don Buse (Pacers) acabaría como mejor pasador (8.5) y el más experto entre los ladrones (4).

 

 

Los cuatro equipos del merge serían Denver Nuggets, New York Nets (que acabaría en New Jersey tras una primera temporada en NY), Indiana Pacers y los San Antonio Spurs. Uno de los históricos de un estado puramente baloncestístico, los Kentucky Colonels, fueron vetados en su fusión con los Chicago Bulls, que tenían los derechos de su estrella Artis Gilmore. Por otro lado, los Spirits de Sant Louis se quedaron fuera del pastel. Los jugadores de ambas franquicias serían sorteados entre las franquicias NBA mientras que los propietarios obtuvieron suculentos beneficios. De hecho, recientemente la NBA pagó 500 millones de dólares como parte la renuncia de los derechos televisivos de los Spirits, recalndo este montante sobre los hermanos Ozzie y Daniel Silna. Hay quien afirma que en la temporada 75-76 moría la vieja NBA y florecía la ABA encurtida en el traje remozado de un tirano Emperador.

UN VISTAZO AL CURSO 1998-99

Más de dos décadas después, concretamente en 1999, uno de los cuatro equipos que procedían de innovadora y extinta competición se proclamaban campeones de la NBA. Los San Antonio Spurs (Texas Chaparrals, Dallas Chaparrals), en la segunda temporada completa en el banquillo para Gregg Popovich, conseguían su primer anillo de campeón al imponerse con claridad a los New York Knicks (4-1). Empezaba a imponerse una nueva concepción de interpretar el baloncesto que se transformaría en cinco títulos y seis finales disputadas. Una temporadas después, otro equipo ABA, los Indiana Pacers, disputarían -y perderían- su primera y única final ante los Lakers.

George Gervin, en la ABA.
George Gervin, en la ABA.
En aquellos Spurs del 76 empezaba a brillar George Gervin, que con 23 años promediaba casi 22 puntos y 7 rebotes. El máximo anotador era James Silas (23.8ppp) mientras que los reyes de los dobles dobles eran Larry Kenon (18.7ppp y 11.1rpp) y Bill Paultz (16.5ppp y 10.4rpp). El roster contaba con dos futuros entrenadores NBA, Allan Bristow y George Karl

En 1998 la plantilla estaba encabezada por Tim Duncan y David Robinson, segundados por Avery Johnson, Sean Elliott, Mario Elie, Jaren Jackson, Steve Kerr o Jerome Keresey. La nota 'exótica' la ponía el cañonero australiano formado en Setton Hall, Andrew Gaze.

El lockout

La andadura de Solobasket.com se iniciaba en una temporada difícil para el baloncesto. Los primeros pasos de estos locos por el basket se encontraban con un golpe inesperado. El deporte de la canasta podía quedarse huérfano en la temporada 98-99. La NBA suspendía la competición al no formalizarse un acuerdo entre propietarios (que buscaban cambios en el tope salarial de la liga así como en el sueldo individual de los jugadores) y jugadores (quienes pretendían mejorar el salario mínimo). Se llegaba al tercer de los cuatro lockouts que ha tenido la competición. El 6 de enero de 1999 se llegó a un acuerdo y David Stern anunciaba el fin del bloqueo. Se disputarían 2 encuentros de pretemporada y 50 de una regular season en la que algunos equipos no se enfrenteraon entre ellos.

La competición retomaba el pulso a principios de febrero 'tocada'. En lo deportivo porque la liga se quedaba sin su máxima estrella, Michael Jordan, quien colgaba definitivamente -en teoría- las botas después de volver a ganar el (sexto) anillo. Los Jazz mordían el polvo dos veces de manera consecutiva. A nivel de popularidad también se pulsó cierta pérdida de confianza en la fidelización del aficionado. Se redujo la venta de tickets y la asistencia a las arenas, y también disminuyeron los índices de audiencia televisiva.

No hubo All Star Game, cada franquicia disputó sólo dos encuentros de pretemporada y sólo 50 partidos de temporada regular (464 partidos menos en el global).

Algunos jugadores NBA decidieron 'entrenarse' en Europa. No fueron muchos en comparación con el último cierre. La mayoría fueron rookies y entre ellos el nombre más llamativo, el del sorprendente número 1 del draft, Michael Olowokandi. El pívot nigeriano firmó por la Buckler de Bologna (Virtus) y se embolsó un millón de dólares jugando hasta principios de febrero y dejando unos miserables números que provocarían más de un dolor de cabeza entre los que propusieron y materializaron su fichaje: 4.7 puntos, 5.7 rebotes y 2 tapones en 3 partidos. Vinnie del Negro -con experiencia grata anterior en la Benetton- fichaba por el rival, la Fortitudo, pero la experiencia se redujo a 4 partidos para volver a hacer las maletas rumbo EE.UU. Entre los europeos, Vlade Divac jugó unos pocos partidos con la Estrella Roja mientras que Sabonis fichó por el Zalgiris aunque no llegó a jugar por miedo a no arriesgar el físico. Zan Tabak y Marco Milic se quedarían, al menos, una temporada en Europa. Entre los rookies procedentes del viejo continente, Dirk Nowitzki optó por jugar en el Würzburg alemán hasta que empezó la liga, pero otros elegidos se quedaban en Europa. Así, Rasho Nesterovic, campeón de la Euroleague y Lega la temporada anterior, decidió permanecer una temporada más. El esloveno, compañero de Olowokandi, promedió 14 puntos, 6 rebotes y 1.3 tapones.

Tampoco se pudo conformar una selección 'pro' para el Mundial de Grecia'98. Acudió un combinado de circunstancias cuyos nombres más reconocibles para el aficionado USA eran los novatos Trajan Langdon y Brad Miller (no drafteado). Ambos compartían roster con un equipo de guerreros procedentes de diferentes competiciones como la CBA (Ashraf Amaya, Jimmy King, Kiwane Garris), ACB (David Wood, Jason Sasser, Jimmy Oliver), Grecia (Michael Hawkins), Italia (Gerard King, Bill Edwards) y Alemania (Wendell Alexis). Bajo la batuta de Rudy Tomjanovich alcanzarían la medalla de bronce al imponerse a Grecia (84-61), tras perder en semifinales ante Rusia por un ajustado 66-64.

Los grandes nombres

La carrera por el trono dejado por Michael Jordan dejaba a unos herederos sólidos, pero un peldaño por abajo. Entre los que compartieron muchas temporadas, Karl Malone seguía apurando sus últimos partidos y en esta temporada conseguiría su segundo MVP, pero sin el premio del anillo de campeón. Este sueño que también persiguieron Clyde Drexler o Charles Barkley con suerte diversa. Shaquille O'Neal, alguien con quien compartió algunos años, se situaba ya como el center más poderoso, dando el relevo a Hakeem Olajuwon y David Robinson, siempre por delante de Patrick Elwing, tercero en discordia hasta la irrupción de Shaq.

Entre los que iban a dar mucho que hablar durante unas cuantas temporadas, tres nombres propios: Allen Iverson (Sixers), Kobe Bryant (Lakers) y Tim Duncan (Spurs). La estrella de los 76ers lideraría la tabla de anotación en el curso 98-99 con 26.8ppp. Los rebotes fueron comandados por Chris Webber (Kings, 13rpp) y Jason Kidd (Suns) dominó el terreno de las asistencias (10.8). El MVP fuer para Karl Malone mientras que el mejor jugador defensivo fue Alonzo Mourning (Miami).

Otros jugadores destacados en aquella NBA de final de milenio eran Kevin Garnett, Alonzo Mourning, Dikembe Mutombo, Scottie Pippen, Gary Payton, Charles Barkley, Shawn Kemp -pese a sus problemas de peso y adiciones-, Chris Webber, Reggie Miller, Latrell Sprewell, Abdur-Rahim, Antonio McDyess, Jason Kidd, aguantaba John Stockton, Tim Hardaway, Ray Allen, Stephon Marbury o Grant Hill, entre otros muchos que aseguraban un nivel altísimo. Tim Duncan entraría en el mejor quinteto de la NBA en su segundo año como jugador además de ser elegido MVP de las finales. El legado de Kobe Bryant en Lakers estaba cogiendo carrerilla como se vería a partir de la temporada siguiente.

Gerald Wilkins y Dominique Wilkins.
Gerald Wilkins y Dominique Wilkins.
Una curiosidad, en esta temporada los hermanos Wilkins jugarían su última temporada en la NBA. Concretamente en Orlando Magic. Era la primera vez que jugaban juntos. Dominique (39 años) fichó como agente libre. La temporada anterior la disputó en Italia, siendo uno de los principales refuerzos de la Fortitudo de Bolonga, un equipazo que contaba con David Rivers, Carlton Myers, Giacomo Galanda, Gregor Fucka, Roberto Chiacig o Dan Gay, entre otros. Sus promedios fueron de 17.8 puntos y 7.3 rebotes. Su hermano Gerald Wilkins también llegó como free agent, pero dos temporadas antes, después de ser despedido por los Vancouver Grizzlies en el verano del 96. Dominique disputó 27 partidos a razón de 5 puntos y 2.6 rebotes mientras que su hermano pequeño sólo 3 (lesiones), promediando 2.3 puntos. Ambos hermanos ponían fin a unas buenas carreras NBA, excelente en el caso de Nique.

¿Quién llegó en el draft?

La regeneración constante tiene su principal abastecimiento vía draft. De hecho fue la única durante muchos años. De recientísima llegada la NBA contaba con los tres grandes nombres antes citados a los que se les iba a unir el alemán Dirk Nowitzki, novena elección que los Milwaukee Bucks enviaron a Dallas junto a Pat Garrity a cambio del fallecido Robert Traylor. Alucinante ¿verdad? En aquel justo momento nadie hacía presagiar un desastre tan grande en la figura del ex LEB ni un impacto tan desmesurado, en la del alemán. Nowitzki acabaría uniéndose a la pléyade de estrellas en muy pocas temporadas y sin duda, de eleborarse de nuevo la mítica lista, entraría dentro de los 50 mejores NBAs de la historia. Nombres importantes en aquel draft: Mike Bibby (2), Antawn Jamison (4), Vince Carter (5), Jason Williams (7), Paul Pierce (10), y ya en segunda ronda Rashard Lewis (32) y Cuttino Mobley (41). Presencia de europeos además de Nowitzki (Nesterovic, Turkcan, Stepania, Sundov y Betts) y auténticos desastres encabezados por la primera elección que recayó en el anteriormente mencionado Michael Olowokandi. Elgin Baylor, GM de los Clippers, seguía sin levantar cabeza. Otros decepciones llegaron representadas en las figuras de Raef Lafrentz, Robert Traylor, Michael Doleac o Luis Felipe López, a quien muchos veían reflejos de Michael Jordan en sus primeros años en Saint John's.

Primero de cinco para los Spurs

Con David Robinson con suficiente batería para competir a buen nivel más la adición del fenómeno Tim Duncan (sophomore), y un conjunto compacto (Sean Elliott, Avery Johnson, Mario Elie, Antonio Daniels, Steve Kerr...) los Spurs ya avisaban en temporada (i)rregular con 37 victorias (las mismas que Utah). Era el curso idóneo para intentar dar el golpe definitivo y regalar un MVP a David Robinson, el jugador que devolvió la ilusión -no consumada-a El Alamo. Gregg Popovich sentó las bases de un estilo que iría perfeccionando con la incorporación de sucesivos e importantísimos jugadores que el lector tendrá en mente. Un estilo que buscaba el éxito a base de táctica, sacrificio, solidaridad y ausencia de personalismos. Un modelo 'a la europea' que tantos éxitos le ha reportado y quién sabe si en un plazo corto volverá a redundar en otro título a poco que se vaya completando exitosamente el cambio generacional.

El paso a la final fue ciclónico. Una derrota únicamente ante los Timberwolves en la primera ronda (3-1) y dos limpios y contundentes 4-0 contra Lakers (futuros campeones) y Trail Blazers, en semifinales y finales de Conferencia, respectivamente.

Un pequeño paréntesis, si se nos permite, para los Sacramento Kings. Rick Adelman, otro entrenador gurú de finales de siglo dio a los Kings un alma propia, un estilo de juego que trascendió mundialmente. Tal fue su impacto e influjo que se puede afirmar que todos (o la mayoría de) aficionados internacionales de los Kings llegaron como consecuencia de aquel estilo formulado por Pete Carril en Princeton. La Princeton offense se fundamentaba esencialmente en la creación de espacios mediante la circulación rápida de balón, con cuatro jugadores exteriores y un interior. Chris Webber, Jason Williams, Vlade Divac y Pedja Stojakovic serían cuatro de los pilares a los que se unirían a posteriori otros jugadores como Turkoglu, Christie, Bobby Jackon o Mike Bibby. Los Kings no pasarían de primera ronda, cayendo por 3-2 ante los Jazz, pero sería el inicio de jornadas gloriosas que lastimosamente no tuvieron el premio de un anillo.

En la final los Spurs se encontraron a unos Knicks muy sólidos, comandados por el espíritu guerrero de Latrell Sprewell. El millonario Allan Houston, Larry Johnson, Marcus Camby o Kurt Thomas formaban el núcleo duro -Pat Ewing se lesionó en semifinales-. El principal debe residía sobre todo en la dirección, donde Charlie Ward y Chris Childs no estuvieron a la altura de un equipo de zona alta de Playoffs. Los Knicks sufrieron de lo lindo ante Miami Heat en primera ronda. No en vano la franquicia dirigida por Pat Riley eran una continuación de aquellos Knicks que el engominado coach puso de nuevo en el mapa de la competitividad. En semifinales vendrían unos apacibles Hawks (4-0) y más guerra dieron los Pacers de Reggie Miller (4-2) en lo que ya era un clásico en el Este durante la década de los 90.

La final fue una exhibición constante para Tim Duncan (27.4ppp, 14rpp, 2.4app y 2.2tpp) que no reultó imparable para Camby, para Dudley, para Thomas...David Robinson fue el complemento perfecto con 16pp, 12.8rpp y 3tpp mientras que el resto de jugadores se dedicaron a ejecutar con precisión el entramado diseñado por Popovich. La cara visible de los Knicks fue Latrell Sprewell quien fue el hilo conductor de la intensidad de los de Jeff Van Gundy. El mercurial jugador tuvo un nivel muy por encima del mostrado en regular season y se erigió en el líder del equipo por delante de Houston y Ewing, ambos faltos a lo largo de su carrera de ese espíritu. Avery Johnson resolvería un 4-1 para los tejanos, en terreno neoyorkino, con un fulminante lanzamiento escorado que frustró todos los esfuerzos de un enorme Sprewell.

Empezaba una nueva era en la NBA donde sólo la contundencia del binomio O'Neal-Bryant impidió que vieramos a los Spurs como una réplica -pero diferente e imposible- de los abusones Celtics de los 60.

DIECIOCHO AÑOS DESPUÉS...

El mundo gira, pasan los años y todo evoluciona.

El firmamento de estrellas se había huérfano de todos los grandes nombres anteriormente citados (más alguno que llegó después como Steve Nash). Dos de los últimos, Tim Duncan y Kobe Bryant, nos decían adiós -con distinto modus operandi- y junto a ellos otros grandes jugadores como son Kevin Garnett y Ray Allen.

Las nuevas estrellas

Cuatro grandes nombres se nos vienen a la cabeza: LeBron James, Stephen Curry, Kevin Durant y Russell Westbrook. El primero, 'The Chosen one', viene dominando la la liga como ningún otro jugador. Más allá de los logros individuales concebió que no hay nada como ser un ganador, algo que logró, primero, con Miami y, después, en su casa, con los Cavs, el equipo que lo eligió en el draft. El legado de Stephen Curry fue construyéndose poco a poco hasta convertirse en el jugador que ha revuelto los cimientos del baloncesto. Durant y Russell parecían encaminados a dominar la liga, pero ahora Durant -uno de los mejores anotadores de las últimas décadas- se ha unido a Curry en un pacto por el anillo. Russell tiene el camino libre para ser uno de los dominadores. Junto a este póker podemos añadir otros nombres que vienen pisando fuerte como son Kawhi Leonard y Anthony Davis, sin descuidarnos de, por ejemplo, Dame Lillard o James Harden (sus estratosféricos números merecen tenerlo en cuenta).

* A nivel estadístico, hay una lucha feroz por ser el máximo anotador (Anthony Davis, Russell Westbrook, DeMar DeRozar, James Harden, Damian Lillard, Kevin Durant) mientras que en los rebotes Hassan Whiteside (15.4 rpp) ve como poco a poco Andre Drummond (14) le va limando distancias. Grandes medias para Dwight Howard (13.3) y Marcin Gortat (12.5). Al mismo -sorprendente- nivel se comporta James Harden en asistencias (12.5), seguido de Russell Westbrook (10.4), los dos únicos en dobles figuras, y LeBron James (9.3). Chris Paul lleva la delantera en balones robados (3) a  también especialistas como Sefolosha (2.3), Leonard (2.2) y D.Green (2.1). Anthony Davis (2.8tpp) supera momentánemanete al mejor especialista de la liga, Whiteside (2.6), seguido por tres jóvenes con mucha hambre: Myles Turner (2.3), Rudy Gobert (2.3) y Giannis Antetokounmpo (2.1). Tres europeos entre los mejores cinco porcentajes de tiro de campo. Encabeza la lista Rudy Gobert (63%). También están Clint Capela y Marcin Gortat, expertos en el jake-mate. El ex ACB Mike Muscala es el mejor en T2 (66%); en el triple lo es Mike Conley (47%) y muy acertado se manifiesta JJ Barea desde la línea de tiros libres (96%).

Los más jóvenes

En lo que se refiere a los más jóvenes, el draft del 2014 fue bautizado como uno de los más prolijos en calidad de la historia. Sobre los hombres de muchos de aquellos nombres recayó la responsabilidad de seguir añadiendo calidad a este baloncesto: Andrew Wiggins, Joel Embiid, Jabari Parker, Julius Randle, Marcus Smart, Dante Exum, Elfrid Payton, Aaron Gordon, Darius Saric...Algunos como Wiggins ya están entre los mejores anotadores y otros como Embiid y Parker están demostrando lo buen jugadores que son tras superar gravísimas lesiones (el camerunés justo empieza a rodar con los Sixers tras dos años en blanco). La temporada pasada también llegaron jugadores llamados a continuar con esa regeneración exitosa. Nos quedamos, de momento, con lo que están aportando Kristaps Porzingis (el gran triunfador tapado), Karl-Anthony Towns, Jahlil Okafor, Myles Turner, D'Angelo Russell o Devin Booker. Florecerán más.

Por otro lado, es muy pronto todavía para poder evaluar la calidad de la recién llegada nueva camada. Si es verdad que no contamos con los impactos de Towns, Okafor o Porzingis, no hay que descuidar de seguir las evoluciones de Ben Simmons (cuando regrese de la lesión), Brandon Ingram, Dragan Bender, Jamal Murray, Buddy Hield o Domantas Sabonis, entre otros. Pobres números, de momento, en comparación con algunos de los grandes guarismos del curso anterior.

En una NBA cada vez más global los jugadores no estadounidenses tienen roles cada vez más destacados. Por lo que respecta a los europeos, es de justicia acordarse de los grandes pioneros que consiguieron triunfar como Rik Smits, Detlef Schrempf, Sarunas Marciulionis, Drazen Petrovic, Vlade Divac, quienes no lo tuvieron fácil y que abrieron el camino para los Stojakovic, Nowitzki, Turkoglu, Kirilenko,Parker, Gasol(s)...Ahora mismo hay una grandísima representación europea con nombres muy importantes como los hermanos Gasol, Dirk Nowitzki, que todavía sigue siendo vital, Marcin Gortat, Giannis Antetokounmpo (futuro all star), Evan Fournier, Jonas Valanciunas, Enes Kanter, Sergio Rodríguez, Clint Capela, Dennis Schroder, Nico Batum, Rudy Gobert, Alex Len, Jusuf Nurkic, Ricky Rubio, Nikola Mirotic, Danilo Gallinari, Thabo Sefolosha, Bojan Bogdanovic, Joakim Noah, Tony Parker, Zaza Pachulia, Kristaps Porzingis...

¿Cómo se presenta la nueva temporada?

Si hace dieciocho años hablábamos de que casi nos quedamos sin el mejor baloncesto del mundo, ahora es la bonanza económica la que ha marcado la nueva temporada. El hecho de gastar los excedentes de los ingresos por los derechos televisivos ha originado multitud de cambios de cromos y contratos astronómicos -y sobrevalorados en su mayoría- que no sabemos si acabarán pasando factura.

El movimiento por excelencia fue la llegada de Kevin Durant a los Warriors, firmando un contrato por dos años (54 millones), guardándose una player option de renovación al finalizar el primero. Un adiós a Oklahoma en busca del anillo. Como LeBron con Miami y quién sabe si con retorno a casa si se consuma el primer campeonato para KD.

Esta alianza con Golden State convierte a la franquicia de la Bahía Blanca como candidata al título, pero también lo era el curso pasado y fueron los Cavs los que se llevaron el gato al agua. Los Warriors seguramente pagaron la osadía de superar el récord de victorias de los Bulls en liga regular, mérito que no computa. Pensamos que -salvo catástrofe- ambos son candidatos a volverse ver las caras en las series finales. Golden State va recuperándose de un inicio irregular y poco a poco sus piezas van ajustándose. El hecho de incorporar a un jugador de la dimensión de Durant en un juego con unas características y unos protagonistas tan definidos no es fácil.

El Big Three de los Warriors.
El Big Three de los Warriors.
Ansiedad tal vez en Klay Thompson (¿nos ponían sobre la pista los pasados JJ.OO?), menos producción anotadora para Green...pero lo cierto es que paso a paso son de nuevo geniales y ya están de nuevo peleando por la primera plaza del Oeste contra los muy sólidos Clipers. La plaza de Bogut ha sido ocupada por Zaza Pachulia y llegan un par de refuerzos con experiencia de semblante y actitud distinta: David West y JaVale McGee. En Cleveland LeBron James sigue siendo el jugador total y jugadores como Kyrie Irving o Kevin Love - ¡bendita salvajada contra Blazers!- están todavía mejores que el curso pasado. El bloque se mantiene. No está Dellavelova, pero incorporan al polivalente Dunleavy.  Sólidos líderes del Este. Veremos si pueden contar con serios contendientes en sus respectivas conferencias.

La amenaza del Este

 

  • Cleveland Cavaliers sólo perdió dos partidos en Playoffs el curso pasado y las dos llegaron vía Toronto Raptors en la final de Conferencia. Son los canadienses unos de los que pueden hacerle sudar. Han empezado de forma magnífica la temporada, con DeMar DeRozan uno de los máximos cañoneros de la liga (+30ppp) y con el bloque funcionando muy bien. No está Biyombo, quien ayudó mucho en el rebote, pero llegará en breve Sullinger, menos aplicado, pero mucho más ofensivo.
  • Un equipo bastante incómodo en las últimas temporadas han sido los Hawks. Buzenholder les ha devuelto al camino de la competitividad y aunque han perdido a Teague y Horford, siguen ofreciendo mucha batalla. Schroder ha dado un paso adelante y Millsap es el líder silencioso. La adaptación de Dwight Howard ha sido mejor de la esperada y la progresión de Muscala y Tim Hardaway jr., más que interesante.
  • Chicago Bulls ha renovado protagonistas en las figuras de Rajon Rondo y Dwyane Wade. Correcto el primero y muy notable el segundo, siendo el principal apoyo de Jimmy Butler, termómetro del equipo. Taj Gibson ha vuelto al baloncesto con su mejor media en rebotes (8) y su segunda mejor anotación de siempre (11.5). Mirotic y McDermott deben encontrar la regularidad. Además, estaremos antentos en ver en qué se queda la progresión de Portis. La llegada de Carter-Williams no se nota de momento. Están ahí.
  • En Boston se espera un mayor impacto de Al Horford, quien lleva muy pocos partidos todavía, pero que poco a poco va incrementando el nivel.
    Isaiah Thomas y Avery Bradley.
    Isaiah Thomas y Avery Bradley.
    Para ser un equipo coral, también se desearía la no excesiva dependencia en Isaiah Thomas (26ppp) y Avery Bradley, y que ese 37% de acierto en T2 de Marcus Smart deje de ser un lastre. Por cierto, mejor media de puntos de siempre para Bradley (casi 18ppp) y excelente incremento de 5 rebotes más por partido que los computados en el curso anterior (8 rechaces por encuentro en total). Hemos comparado varias estadísticas y no es un error. Estos Celtics de Stevens siguen creciendo.
  • Unos que van saliendo de la mediocridad son los Charlotte Hornets. Kemba Walker es su líder y presentan un trío de pívots blancos muy versátil e intersante formado por Hawes, Zeller y Kaminsky. Tienen la polivalencia de Batum y la ayuda en el rebote de Williams y Kidd-Gilchrist, aunque tal vez les falte un poco de mala leche por dentro.
  • Indiana Pacers no está como se esperaba dados los cambios -para bien- . Todo su poderío  se ha manifestado en este inicio en Paul George y la fortaleza de Myles Turner. A tener en cuenta la integración de los refuerzos de  Jeff Teague, Thaddeus Young y Al Jefferson. Costó que fluyera la química pero parece que el ex base de Atlanta empieza a carburar. Se espera que mejoren Detroit y Bucks, equipos que generan sensaciones opuestas. En Detroit hay esperanzas de Playoffs sobre todo cuando llegue su mejor jugador, Reggie Jackson (se le espera a principios de diciembre). Antetoukounmpo es la repera y Jabari va a mejorar mucho más. Esperemos a que vuelva Middleton para pensar que pueden entrar en Playoffs. Tal vez traspasen a Monroe, que está aún peor que el curso anterior. Por cierto, se auguraba menos fortuna de los nuevos Magic de Ibaka, Payton, Fournier y Vucevic -y algún que otro partido bueno de Gordon- y tal vez están mejor de lo previsto, pero son un auténtico Guadiana. Tampoco sabemos si fiarnos de los Knicks donde Kristaps Porzingis es la verdadera estrella, quien marca la diferencia. Carmelo y Rose son (fueron) muy buenos, pero más allá del trío, -sinceramente- no hay gran cosa donde rascar. La octava plaza por el Este tiene muchas novias de momento.

¿Alguien dispuesto en el Oeste?

 

  • Oklahoma City Thunder puso en serios apuros a los Warriors en las Finales del Oeste. Claro está, contaban con Serge Ibaka y, sobre todo, Kevin Durant. Sin ambos y con Victor Oladipo como principal incorporación, el poder convicción desciende.No obstante, visto el nivel ofrecido por Russell Westbrook no vamos a eliminar ninguna de las opciones, al menos, de volverse a plantar en la final de conferencia. Esperanzadores números, por cierto, para Domantas Sabonis.
  • Da miedo atreverse con los Clippers. Nos desconciertan cada temporada. El curso pasado fueron barridos por unos Trail Blazers sin complejos en primera ronda. A la hora de redactar estas líneas encabeza la clasificación del Oeste con siete jugadores (Paul, Griffin, Jordan, Speights, Crawford y Redick, Mbah a Moute) a un muy buen nivel ¿Última oportunidad para Doc Rivers?
  • Pau Gasol llega a San Antonio con la más difícil de las misiones, intentar cubrir con mucha dignidad el hueco dejado por Tim Duncan. No va tan mal la cosa. La principal fuerza de los de Popovich sigue siendo Kawhi Leonard, una de las grandes estrellas de la liga, bien apoyado por el frío pero técnico LaMarcus Aldridge. El nivel de Mills ya ha alcanzado al de Parker -cosas de la edad- y bienvenida será toda la ayuda que llegue de Green, Ginobili (que todavía tiene aguante), Simmons y Lee. Roster muy amplio y con mucho que decir.
  • Su hermano Marc es un tipo serio y talentoso. Con ambos signos definitorios lidera junto a Mike Conley un grupo de efectivos muy amplio que sigue manteniéndose entre los mejores del Oeste. Se espera más, sin embargo, del base. Zach Randolph sigue manteniendo buenos números y nos gustaría ver al Chandler Parsons de los Rockets ya que fue uno de sus principales refuerzos este verano junto a la renovación de Conley. Buenos guarismos y juego para el casi cuarentón Vince Carter. Como el vino.
  • Se va Dwight Howard dejando el juego interior en manos del joven Clint Capela...y los Rockets están mucho mejor. Bueno, hay más.
    James Harden.
    James Harden.
    La mano de D'Antoni se nota en la manera en la que, por ejemplo, los nuevos Eric Gordon y Ryan Anderson (fundamental en este estilo) están rindiendo; de cómo mantiene el nivel Trevor Ariza o la eclosión en todos los campos estadísticos de James Harden: es el  segundo máximo reboteador del equipo (7.8rpp) y lleva 8 asistencias de media repartidas más que el base del equipo (mejor pasador de la liga con 12.5). Sus medias en rebotes y asistencias el curso pasado era de 6.1 y 7.5, respectivamente. Les gusta el ataque. Si tienen continuidad y llegan calientes en ataque al tramo final pueden escalar rondas en PO, donde se defiende de valiente.
  • Un equipo que nos cae de maravilla son los Trail Blazers de Lillard y McCollum (51 puntos de media). Pelearán por las últimas plazas de Playoff junto con Lakers y Jazz. En Oregon, Interesante mejora en Harkless -bajón de Crabbe y Aminu- y pendientes de la evolución en todas las estadísticas de Evan Turner. Leonard y Plumlee son carne de espectáculo, pero se necesita de ellos un plus. Muy irregulares todavía. Por cierto, da pena ver el nivel que ofrece Noah Vonleh, su apuesta en el 'draft de los jugones'. Una postada: no es necesario que Lillard quiera parecerse tanto a Curry. Los jóvenes Lakers mejoran respecto al curso anterior gracias al crecimiento de Russell y Randle, máximos anotadores y reboteadores de la franquicia. Lou Williams, Clarkson y Young colideran junto con D'Angelo la parcela ofensiva. Interiormente hay mucho que rascar -y con lo que reforzarse- todavía. Es un lujo ver machacar a Larry Nance jr., pero es puro highlight. Por último los Jazz vienen comandados este año por un George Hill que dijo no estar demasiado contento con las consideraciones recibidas en Pacers. El líder natural, Hayward, Favors, Gobert (doble doble de media) y un excelente Rodney Hood completan el bloque principal al que el añadido de Joe Johnson le ha venido muy bien. Descenso de minutos y números en Favors.

El resto de franquicias de ambas conferencias tienen poco que ofrecer por ahora salvo detalles individuales de algunos jugadores llamados a recibir un montón de buenas críticas.

A nivel de promoción y difusión no habrá nada mejor esta temporada que un duelo en la final entre Warriors y Cavaliers, porque son los mejores equipos y por el aliciente extra de la vendetta. Estén ustedes bien atentos por si hay alguien más dispuesto a animar la función.

*Estadísticas y datos referentes al momento de redactarse el artículo.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 10 meses
#contenidos: 
1,129
#Comentarios: 
11,666
Total lecturas: 
7,958,399