Solapas principales

¿Es esta la mejor temporada en la NBA del siglo XXI?

La NBA ha evolucionado. La forma de jugar ha cambiado con respecto a otros años -jugadores como Stephen Curry tienen parte de culpa- y la anotación se ha apoderado de los estilos de juego de las diferentes franquicias que componen la competición. Además, se vive un muy buen momento competitivo en las clasificaciones de ambas Conferencias, destacando esto especialmente en el Oeste, donde una derrota puede hacer que pases de ocupar el 7º u 8º puesto a encontrarte, de la noche a la mañana, en ventaja de campo.

Centrándonos más en el tema estadístico de los equipos, pues dividiremos esto en dos partes, tocando en un primer lugar la rama colectiva y viendo después lo individual -que se encuentra en un nivel estratosférico- este curso lidera, o está en un lugar privilegiado, los rankings de la historia de la competición en muchas categorías.

Temporada históricamente insuperable

Desde el curso 84-85 no se lograba la anotación promedio de los equipos de este curso, 110 puntos, y se suma a la pasada campaña como las dos únicas veces en este siglo en lograr más de 105 puntos por encuentro, aunque deja atrás con un solo año de diferencia 4 tantos por conjunto, una diferencia considerable. Para estos rankings contaremos a partir de la temporada 1970-71, pues fue el inicio de la NBA tal y como la conocemos, con la primera temporada con distinción en Conferencias y Divisiones, y porque era la primera vez que se superaban los 15 equipos en competencia.

Este año ha habido un salto de más de 4 puntos en la anotación con respecto a su temporada predecesora, algo que no había pasado nunca hasta la temporada 1999-2000, y que se debió a un aumento de hasta 5 posesiones por cada 48 minutos, y casi 4 lanzamientos más intentados por encuentro. Y este año ha sucedido algo parecido. Si la pasada campaña se habían batido récords en intentos y aciertos de 3, en asistencias, en acierto en los lanzamientos, y en rating ofensivo, esta RS está pulverizando estos logros. Dos lanzamientos -y 1 acierto- más desde el exterior por encuentro, números en pases que acaban en canasta que no se veían desde el 94, primera vez en 30 años que se superan las 100 posesiones por 48 minutos -el conocido PACE-, y la clasificación en el Oeste más apretada que nunca.

 

 

Clasificación sin margen de error

Desde que la competición cuenta con 30 equipos, con un abanico que va de los 35 partidos disputados a los 40, solamente se ha logrado igualar lo que está sucediendo este año en la temporada 2005-06. Aquel año, al igual que este, 24 equipos contaban con más de 16 victorias en su haber -lo que supone un 40% de victorias-, dándose una situación prácticamente simétrica. Si en ese momento era la Conferencia Oste la que contaba con 13 equipos superando esta línea, hoy son 14 los que lo hacen. Aunque hay una gran diferencia que decanta la balanza directamente en favor de el presente ejercicio. Que este año todo está mucho más complicado.

20190102_154050.jpg

Clasificación del Este y Oeste a 2 de enero (ESPN)

Hay 13 equipos con más de 20 victorias, hay otros 11 con 15 o más -todos entre 16 y 19-, solamente 3 equipos cuentan con menos de 10 victorias y el margen de error se encuentra esparcido entre las nubes. Como decíamos antes, 2 victorias/derrotas te pueden llevar de estar en los últimos puestos del Oeste, como New Orleans o Minnesota -inesperadísimo cuanto menos-, a entrar en la pelea por los PlayOffs. Pero es que, como añadido, hay sólo 6 victorias de diferencia entre el líder de la Conferencia y el décimo de la tabla. Aquel año, San Antonio sacaba ya 6 victorias a los que estaban cuartos, Phoenix Suns. Y, aunque sea en menor medida, en la Costa Este se da una situación parecida. Si observamos la fluctuación de la clasificación, en 2 derrotas hay 5 equipos, entre la 6ª posición y la 10ª.

Los jugadores destacan más que nunca

Y si esto es lo que sucede a nivel colectivo, los datos abrumadoramente históricos también se repiten si analizamos las actuaciones de los jugadores. Si bien en la temporada 2016-17 hubo más jugadores con un promedio superior a 25 tantos por actuación, aquel año un jugador promedió los 30, cuando este año Harden lo está superando por 2 puntos cada noche. Además, sólo 15 jugadores habían conseguido más de 40 puntos en una misma noche antes de que acabara el año -todo diciembre incluido-. Este año, ya lo han hecho 21, en 56 ocasiones. Además, superan en jugadores con una media superior a 10 rebotes capturados, con 17, en robos conseguidos, con 6 en más de 2, y en asistentes superando las 8 por partido, con 7 en esta ocasión. Y si vamos a las tablas históricas de promedios, si la liga finalizara hoy, desde hace 41 años que no habría un top-10 reboteador superior a 11.5 por partido.

En definitiva, este año está siendo una auténtica locura por todas partes. En la era con mayor información disponible a nuestro alcance, y en la que los jugadores más opciones tienen de definir su futuro cercano y lejano, las historias con relevancia se suceden las unas a las otras. Los Warriors con momentos de peor récord que los Clippers o los Nuggets; Milwaukee y su revolución en el triple, pasando de estar de 25º en intentados y 27º en anotados a situarse 2º en ambos datos; los Indiana Pacers llegando al 3º lugar en el Este con ningún jugador por encima de 20 puntos de media; los Cleveland Cavaliers sufriendo una bajada de 17 victorias en el paso de apenas un año; o la histórica racha de James Harden, que lleva 400 puntos en 10 partidos o la mayor racha de 35 puntos y 5 asistencias desde 1983, que se tiene constancia de estas estadísticas.

James Harden drops 40 in 4th-straight game in Rockets' win vs. Grizzlies | NBA Highlights

Por ello, y con la mayor cantidad de robos y tapones en 16 y 15 años respectivamente, y lo que puede llegar a ser esta temporada en números históricos futuros, es probable que estemos ante una de las mejores temporadas del siglo XXI, sino la mejor.

 

*Números sacados de Basketball Reference

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 2 meses
#contenidos: 
76
#Comentarios: 
242
Total lecturas: 
170,988

Comentarios

El baloncesto en la NBA ha derivado en esto, en una búsqueda incesante de records estadísticos. Hoy día puedes promediar más de 2 robos por partido sin defender un pimiento, como son los casos de Harden, Bazemore o D'aaron Fox.
A eso hay que sumar que la ausencia total de sistemas de ataque complejos, fomenta la producción de asistencias a la vez que la de robos.
Todo esto, que algunos críticos asumen que es por la calidad inherente de los jugadores, de la cual no tengo la más mínima duda, está fomentada sin embargo por la reglamentación en pro del espectáculo. Lo cual está bien, pero en mi opinión, hasta cierto punto.
Ver a diario en las mejores jugadas, contragolpes sin ninguna defensa, mates de jugadores exteriores en los que los pivots ni hacen intención de molestar, defensas con la mirada de forma asidua, jugadores que llegan y tiran, sin ninguna preparación de jugada, ni interiores cubriedo un posible rebote, en mi opinión, minusvaloran un deporte que desde siempre se ha basado en una riqueza táctica y una riqueza técnica a partes iguales, y donde ahora, la táctica ha sido sustituida por el físico, y la técnica es indiscutiblemente individual, y muy poco colectiva.
Se que los seguidores NBA me denostarán, pero creo sinceramente que los excesos han llevado a la NBA por un camino cercano al espectáculo de los Harlem Globertrotters y mucho menos por el camino que andaban los Celtics de los 80, los Bulls o Jazz de los 90, o los Spurs de la primera década del presente siglo.
Señor Silver, si sigue así, va a tener una liga como la China, en USA.