Solapas principales

Wade-LeBron-Bosh frente a Carmelo-Amare-Billups. ¿Y tú, con quién te quedas?
  • Aprovechando el duelo que ha enfrentado a Miami Heat y NY Knicks en Florida, con victoria para los visitantes por 91 - 86, analizamos el presente y futuro de cada franquicia, observando las semejanzas y diferencias de cada proyecto

Ha habido muchos grandes equipos que han hecho historia en la NBA por su excelente confección del equipo, mezclando las dosis necesarias de talento, carácter y entrega, y por eso han pasado a los anales de la historia del baloncesto mundial. Sí, quién no recuerda los Bulls de Jordan, Pippen, Rodman... o los Celtics de Bird, McHale... o los Lakers de Magic y Kareem... Estos serían algunos de los ejemplos más claros de elegir correctamente una serie de jugadores y complementos destinados para el éxito. Pero no todos los proyectos parecidos han tenido el mismo resultado, y, para eso, sólo hay que fijarse en los más recientes Lakers de Payton, Malone, Bryant y O'Neal...

Tras el trade deadline, los Knicks de Nueva York han conseguido otra súperestrella a la que que añadir en un proyecto ambicioso que arrancó con la contratación de un muy codiciado Amar´e Stoudemire. En esa misma costa Este, otro gran proyecto arrancó con mimbres e ideas parecidas, desde la nada, en Miami. Tres de los mejores jugadores de la NBA se juntaban para un mismo objetivo, conseguir el preciado título que tan sólo uno de ellos (Wade) había conseguido. Para eso, los Heat han tenido que callar muchas bocas, especialmente la de los grandes analistas que comentaban que el ego entre las tres estrellas haría estallar en pedazitos un proyecto estelar. Se equivocaban, o, al menos, nos están demostrando en estos momentos que se equivocan.

Y ése es el gran espejo sobre el que los Knicks quieren mirar. Sí, no tienen la calidad de este tremendo Big Three, no han conseguido tampoco el banquillo que ha conseguido reunir estos Heat, bien es cierto, pero el proyecto de Dolan, por lo menos, tiene un esperanzador futuro y un ambicioso presente. Casualmente, ambos equipos se encontraron en la misma cancha esta pasada madrugada de domingo a lunes. Momento ideal para descubrir las semejanzas y diferencias de dos proyectos con un objetivo común: el anillo de la NBA.

Desde el primer momento de partido, los Heat demostraron ser un equipo más completo y, sobretodo, más conjuntado que unos recientes Knicks. Claro reflejo es una de las primeras jugadas del encuentro, en la que Dampier recibe un tapón de Stoudamire, el mismo ala-pívot Knick intenta lanzar el contraataque, pero LeBron James roba el balón, y, en menos de un segundo, suelta un mágico pase de espaldas, sin mirar, a un Dampier que machaca completamente solo. ¿Sabía James que ahí estaba su compañero? Posiblemente sí, pero tanto uno como otro sabían dónde debían estar para completar con éxito esa jugada. En cambio, los Knicks, en transición aún después de la llegada de Melo a la gran manzana, demostraban un juego más individual. Sí, Carmelo y Amare no conectan... aún. Aunque, con la participación de Billups, nos dejan una triangulación sensacionalmente completada por Anthony en un gran mate a una mano. Pero, como en todo, los números no engañan, y los Heat conseguían dominar con tranquilidad durante los doce primeros minutos (23-34)

Curiosamente, sin Carmelo en pista, los Knicks vuelven a su mejor juego de la etapa "preMelo", con Amare como claro referente en la pista y tomando total responsabilidad en el juego ofensivo de los de NY. Es también el momento de un apagado Toney Douglas, que no consigue anotar aunque sí que se juega varios tiros abiertos. Este es el segundo punto en el que nos queremos fijar: el liderazgo. En Miami, el gran líder, a nivel espiritual, sigue siendo Dwyane Wade. Y, en la pista, no hay un líder definido, aunque LeBron muchas veces pueda ejercer como tal. Wade y James comparten galones a partes iguales, buscando siempre el mejor para el equipo. Y si alguno de ellos no está fino en el partido, no tiene ningún reparo en cederle dicha responsabilidad a Bosh, Miller o otro jugador. En los Knicks, en cambio, existen dos equipos. El primero, con Amare y Melo en pista a la vez, con Anthony ejerciendo como líder definido ante un Amare que se resigna a perder dichos galones. Y es que, bien es cierto, este equipo aún no está conjuntado, pero es que la ayuda mútua entre Amare y Carmelo, de momento, es demasiado puntual. El segundo equipo es el que se crea cuando uno de los dos está en el banquillo. Stoudemire y Carmelo se convierten en el epicentro del juego Knick, siempre en estático, y, a partir de esa posición se crea el juego. Pese a la mayor completitud del juego Heat, un parcial final, con el gran trío neoyorquino como referente, de 16-0 para los Knicks, con un triple espectacular de Bill Walker como colofón, permitía a los Knicks irse, después de muchos minutos, por delante al descanso (52-51)

La segunda mitad del segundo periodo seguramente quedará marcada para muchos aficionados de New York. Todos a una, todos dando el máximo para un mismo objetivo, sin egos, sin dictaduras... y una defensa agresiva, prácticamente nunca vista. La seña de identidad de lo que quieren ser estos Knicks... aunque pocos minutos, ya que Miami volvía a salir muy sólido tras la reanudación, dominando de nuevo el encuentro desde las pérdidas de los Knicks (54-61; min.29). Pocos puntos, tiros bien defendidos... momento para analizar la actividad defensiva de ambos equipos. Los Heat tienen una idea muy clara: provocar, mediante su presión sobre las líneas de pase, pérdidas en el otro equipo, que muchas veces, además, se convierten en robos para anotar en contraataque, la arma más mortífera de Miami. New York, en cambio, dispone de una defensa más individual, con jugadores marcando constantemente a las grandes estrellas rivales. Por ejemplo, en el gran parcial final de la primera mitad, la defensa de Bill Walker sobre LeBron James, sin dejarle pensar, impidió la creación de ideas efectivas en las ofensivas locales. Esto, por una parte, puede ser beneficioso si se consigue tener en el equipo a jugadores con gran capacidad de trabajo atrás. Pero también, contra un equipo como Miami, un peligro, ya que las ayudas constantes que necesita la defensa de un LeBron o un Wade, abren espacios para los francotiradores de los de Spoelstra. Y es aquí dónde llegamos al cuarto punto: la amenaza exterior de ambos conjuntos. Y lo hacemos con los Heat manteniéndose por delante en un cuarto realmente defensivo (parcial de 13-15 para el 65-66 favorable a los locales con Carmelo realmente inspirado, en 25 puntos)

Ser un equipo tan completo en todas las líneas no hace más que confirmar la gran confección de la plantilla de los Heat. Y es que el talento ofensivo aparece en todas las partes de la cancha. LeBron, Wade e incluso Bosh son capaces de anotar desde cualquier sitio, pero contar con jugadores especializados en explotar durante unos minutos puntuales anotando tiros exteriores, como House, Miller o incluso Jones o Chalmers, les hace superiores. Eso es lo que no tienen estos Knicks. Con la salida de Gallinari y Chandler del equipo, la anotación exterior realmente viene de los lanzamientos que pueda efectuar Billups y la inspiración de un Toney Douglas demasiado irregular. Pese a la buena temporada de Fields, no es un anotador fiable, como tampoco lo son ni Anthony Carter, ni Bill Walker ni Renaldo Balkman. Quizás ése debería ser el rol de un Kelenna Azubuike demasiado martilleado por las lesiones o en la muñeca de un Rautins en la que no confía D'Antoni. Y es que aquí, aprovechando el último cuarto del partido, entra otro punto clave en la creación de un proyecto ganador: la combinación entre la frescura de la juventud y la inteligencia de la experiencia.

Ejemplo de lo segundo sería un Anthony Carter que abría los últimos doce minutos con un robo a Wade y canasta posterior. Y ejemplo de lo anterior serían los siguientes tres movimientos del escolta de los Heat, penetrando con mucho talento y fuerza. La experiencia también la demostraba un Billups que aparecía en el momento más importante, cuando los Knicks no conseguían encontrar canasta, para mantener a los suyos en el marcador con un par de suspensiones. Y, es que la gran acumulación de partidos y retos que tiene Billups (recuerden, MVP y campeón de unas Finales) es realmente lo mejor que puede ofrecer a los Knicks este genial director. Los Knicks, quizás, igualan más en este aspecto a unos Heat que cuentan con un LeBron y un Wade que ya han vivido toda situación posible, además de un experimentado banquillo en el que Eddie House pone la chispa. Pero, hoy, con el banquillo apagado en Miami, los Knicks se mantenían cerca de los Heat al entrar los últimos cinco minutos de partido (76-80). Momento del último aspecto: la determinación.

LeBron no rechaza el tiro y anota, los Knicks buscan a Stoudamire, que acaba rechazando el tiro dándole una bola caliente a Bill Walker, que no anota. Pero el líder de los Knicks recoge el rebote ofensivo y, tras apoyarse en Williams, anota tras un gran rectificado en el aire. Carmelo lo intenta, pero, ahora a la gran estrella, no le entran los tiros... como a un desacertado Wade, que busca en la penetración la forma de conseguir anotar. Una vez más, toca experiencia... así que Billups coloca el 82-84 con un tiro en carrera sensacional... justo antes que Wade marrara su intento 15 de lanzamiento. ¡Y otra vez Billups, esta vez de tres, colocaba por delante, a 1:01 para el final, a los Knicks... y robo tras anticipación en la siguiente jugada!. Determinación es Billups, el gran tapado del traspaso en Nueva York. Y también lo es LeBron, desde su llegada a la Liga con los jóvenes Cavs. El alero toma la responsabilidad, sacando falta en una penetración y yendo al tiro libre, dónde coloca a su equipo a sólo un tanto (87-86) con 33 segundos por jugarse. Los Knicks, con posesión para anotar y llevarse el partido... moviendo el balón, que acaba llegando a las manos de Williams, que está a punto de perderlo. 3 segundos de posesión, 13 de partido. ¿Querían determinación? Momento clave para Knicks. Saca Billups de banda... que juega con Walker... que ¡pierde el balón! sin que el tiempo casi ni se mueva. Turno para Miami: matar o morir.

Miller saca desde el lateral, varios bloqueos buscando a LeBron, que la pide, penetra ante Carmelo, ¡pero aparece Stoudamire de la nada para taponar su tiro!. Compenetración defensiva perfecta y el balón que acaba en las manos de Shawne Williams, que es objeto de falta y anota los dos con mucha tranquilidad. 6.7 para el bocinazo. Un triple manda el partido a una prórroga... Miller saca de nuevo, recibe LeBron, que finta el salto de Anthony, se levanta de tres... ¡pero el balón golpea el aro! dejando el triunfo final para unos muy trabajadores Knicks (91-86) Ahora mismo, los Heat son mejores a nivel de clasificación, pero los nuevos Knicks de Carmelo (29 puntos con 10/22 en tiros), Amar´e (16 puntos y 10 rebotes) y Billups (16 tantos) acaban de demostrar a la NBA de lo que son capaces. Cuidado, rivales. Ha nacido otro opositor al título... Ahora, a demostrar en Orlando que esto no ha sido flor de un día.

Resumen del encuentro:


Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
12 años 7 meses
#Contenidos: 
246
Visitas: 
2,366,651
Comentarios: 
3,230

Comentarios

Si ganaran en Orlando darían un buen susto a los gallitos del Este. Que determinante sigue siendo Billups, impresionante. Espero que en PlayOff no se topen con los Bulls porque creo que ambos pueden eliminar a algún favorito

Billups es un veteranazo curtido en mil batallas, se habló mucho de Melo, pero Chancey va a ayudar y mucho.

Billups es un crak, siempre me a parecio que es el 2º mejor base de la NBA(detras de D-Will) pero con muxa menos prensa y reconocimiento q otros, sabe llevar los partidos al ritmo que el quiere, y en el momento importante, mata el partido, pero como no da pases por detras de la espalda...MR. BIG SHOT!!!!!!!!!!!!!!!

la diferencia entre Miami y NY es que un equipo tiene base y el otro no, aparte de que Amare es 30 veces mejor que Bosh...

Mira que se debatía por aqui si los Knicks habían acertado o no con el costoso fichaje de Melo... bien la respuesta empieza a estar clara y es que aunque se les haya vaciado el banquillo si los tres estan en forma va a ser muy dificil parar a estos knicks, creo que en play off pueden llegar a ser incluso finalistas de conferencia, Billups es un base que no se va a arrugar ni a esconder ante nadie y menos despues de viejo, por otra parte no me parece tan mal jugador Ronnie Turiaff para acompañar en la pintura a studemire siempre que le respeten las lesiones

Ni al principio eran tan malos ni ahora viendo tres partidos van a llegar a final de conferencia. A 7 partidos contra unos Celtics o Bulls no tienen nada que hacer.

por supuesto que los Knicks no tienen ninguna opción de hacer nada serio con la vergonzosa plantilla que actualmente tienen, nada que hacer contra unos Bulls, Celtics, Spurs, Lakers, Mavs...

soy fan de los knicks y me alegro de haber obtenido a Anthony(a pesar de haber tenido que sacrificar a mi querido chandler) pero estos knicks como muxisimo podrian pasar la primera ronda de play offs y ya seria un puntazo eso.con clasificarnos y acer una digna eliminatoria es podemos darnos por contentos

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar