Solapas principales

Free Agency (I): Análisis de la Conferencia Este

  • ¿Se acaba la era de Miami? New York y Brooklyn, estancados
  • Momento crítico para proyectos como el de Indiana
  • Toronto Raptors, Washington Wizards y Atlanta Hawks, en busca de un paso más
  • Tabla de Mercado NBA 2014-15

Llegó el verano, y con ello el calor, la playa, las vacaciones, los helados, los bañadores, las noticias para rellenar, las bajadas en las cifras del paro, etcétera. Pero también llega un clásico, el mercado de agentes libres de la NBA, y con ello, uno de los periodos estivales más movidos de los últimos años desde que en 2010 se diera un vuelco a la liga. Ante esta situación, los equipos optan por diferentes terapias: la cordura y la sensatez, la locura y las improvisaciones, los errores de antemano y un amplio abanico de posibilidades que trazarán sus rumbos próximos.

La lista es amplísima y de renombre, mucho renombre. LeBron James, Carmelo Anthony, Dirk Nowitzki, Pau Gasol, Chris Bosh, Dwyane Wade, etcétera. Pero, desde el punto de vista de los equipos, ¿qué necesitan? ¿dónde pueden equivocarse? ¿qué objetivos se plantean?

La Conferencia Este, en un momento de gran devaluación como el que sufre, puede vivir importantes vuelcos. El primero, con la posible desmantelación del Big-Three de Miami, que daría con el fin a un reinado y que plantearía nuevas alternativas. Los destinos que escojan decidirán el devenir de la conferencia, que difícilmente limará diferencias con su vecina pues el trasvase de figuras es más probable que se dé hacia el Oeste. Los Knicks y los Nets parecen estancados, e Indiana quiere evitar meterse en ese bucle. El nombre de Carmelo Anthony podría reforzar también algunas franquicias, y a la espera están, por ejemplo, Chicago Bulls. Equipos como Washington Wizards, Toronto Raptors, Atlanta Hawks y Charlotte Bobcats quieren dar un paso al frente, mientras que Milwaukee Bucks, Orlando Magic y Philadelphia 76ers apelarán a la paciencia.

·         Atlanta Hawks: Tras ir perdiendo el núcleo que les devolvió el estatus de equipo ganador, el año pasado sorprendieron al clasificarse de nuevo para los Playoffs en una Conferencia Este en horas muy bajas.  Su último movimiento ha sido traspasar a Lou Williams y los derechos de Lucas Nogueira a los Raptors a cambio de John Salmons y un contrato que de ser cortado es una gran rebaja en el límite salarial. Parece claro que los Hawks están carentes de un líder que vuelva a hacerles un equipo potente y eso es lo que buscarán en el mercado. Sin embargo, no parece que presenten un plantel del todo apetitoso para una gran estrella. He ahí su gran déficit. Un buen juego interior con Al Horford y Paul Millsap, parece claro que Atlanta debe reforzar su juego de perímetro, muy descompensado. Jugadores de perfil medio que pueden rendir a nivel All-Star como Michael Beasley, Danny Granger o Lance Stephenson son factibles y quién sabe si un buen reclamo para objetivos de fichaje más altos.

·         Boston Celtics: El año ha sido fatídico, y un equipo de tanto prestigio tiene la obligación de volver cuanto antes a la élite. El primer paso ha sido la renovación de Avery Bradley por un más que suculento contrato para un jugador que rindió a buen nivel. El segundo, declarar intransferible a Rajon Rondo, pieza sobre la que construir el nuevo proyecto. ¿Puede ser el jugador franquicia? Es una incógnita, pero sería un error desprenderse de uno de los tres mejores bases del campeonato. Gran fondo de armario (Jeff Green, Jared Sullinger, el propio Bradley) que a falta de un referente anotador permanecerá en tierra de nadie. Jugar en el TD Garden siempre es un buen reto para cualquier jugador, así que puede ser un buen gancho para un interior, principal objetivo de los Celtics. Salarialmente están comprometidos, de ahí que el margen de maniobra no sea el que quisieran.

·         Charlotte Hornets: El primer fichaje ha sido el cambio de denominación, quizás para volver a lo que un día fueron. Una gran temporada después de pasar a la historia como el peor equipo habido jamás en la NBA. Al Jefferson y Kemba Walker son los referentes de un equipo que no requiere de una gran superestrella aunque tiene margen salarial para conseguirlo. Estar a las órdenes de Jordan puede ser un aliciente, aunque quizás les iría mejor firmando a un par de buenos hombres complementos para convertirse, de forma fija, en un equipo de Playoffs con alguna aspiración más. Eso sí, tendrán que afrontar algunas renovaciones que se antojan prioritarias como Josh McRoberts o Jannero Pargo, hombres de rotación importantes en la dinámica colectiva. Están en un momento clave, acertar en sus movimientos les garantiza un futuro prometedor. Errar, condenarles a vagar sin rumbo durante varios años.

·         Chicago Bulls: El proyecto está sustento en torno a Derrick Rose, una estrella cogida por alfileres. Es toda una incógnita, por eso ir al mercado es toda una incertidumbre. Ante eso, buscar lo que más garantía ofrezca. Esto es, una estrella. Carlos Boozer tiene los días contados en la ciudad de los vientos, y con la liberación en el margen salarial de su contrato, hay espacio para ir por Carmelo Anthony, el principal deseado. Con Noah, tienen un buen juego interior garantizado, por lo que la estrategia no es tanto como conseguir un acompañante (han hecho intentos por Love y podrían estar interesados en Pau Gasol, aunque tienen en la recámara a Mirotic), como conseguir un ‘3’ que complete un buen trío. Si éste llega, Rose está sano y Noah sigue al nivel en el que ha estado, Chicago volverá a ser un contender. Como alternativas, fichar dos buenos jugadores por un precio medio que hagan un quinteto más completo. A renovar, Kirk Hinrich y Jimmer Fredette, que por un contrato bajo puede ser un gran fichaje si da el salto de calidad que se le presupone desde la NCAA.

derrick-rose-return-2012-chicago-bulls.jpg

Derrick Rose, listo para volver a la élite (Foto: thesportsfanjournal.com)

·         Cleveland Cavaliers: Revolución para por fin volver a ser un candidato al anillo. Importantes movimientos con la contratación de David Blatt, conceptos europeos como riesgo, pero que de salir bien, podría ser una de las jugadas del verano. Además, Kyrie Irving ha renovado por un contratazo de estrella, lo que demuestra que es el jugador sobre el que sostener este ambicioso proyecto. El número 1 del draft, Andrew Wiggins, una nueva gran pieza a añadir. Por tanto, tenemos un equipo joven con mucho talento al que le falta crecer y algo de madurez, factor por el que han sucumbido este año. LeBron es la eterna aspiración, pero parece muy difícil que vuelva. Con él, sería candidatos a todo. Error, por otra parte, no mantener un bloque que aunque no ha cuajado tiene mucho potencial. CJ Miles se marcha a Indiana, y Luol Deng no parece tener muy claro seguir en los Cavaliers. Así pues, sería un gran movimiento prolongar el contrato de Spencer Hawes para continuar con un juego interior muy variado (Tristan Thompson y Anderson Varejao). Otra vía es traspasar al controvertido Dion Waiters, que podría ser una gran moneda de cambio para hacerse con jugadores de nivel. La llegada de Andrew Wiggins parece dejarle sin sitio.

·         Detroit Pistons: ¿Alguien tiene constancia de ellos desde 2004? Los Pistons han vagado por la decadencia de un proyecto que fue ganador en su momento y una reconstrucción que ha fracasado una y otra vez. El verano pasado se movieron, a priori, muy bien, pero el resultado ha sido un plantel tan desequilibrado que no ha devuelto el equipo a Playoffs. Su gran dilema en este mercado es afrontar la renovación de Greg Monroe, sobre el que caerán muchas ofertas que Detroit tendrá que igualar… si puede. Brandon Jennings, Josh Smith, André Drummond, Rodney Stuckey… Por nombres, tienen un plantel de muchos quilates, pero que ha caído en excesos individualistas. No tienen demasiado margen salarial, así que no aspiran más que a veteranos que firmen por el mínimo, o a alguna excepción. Y no, no se nos olvida. Pero lo dejamos para el final para dejar un buen sabor de boca. Stan Van Gundy, nuevo entrenador y jefe de operaciones. Puede ser el pegamento que le faltaba a este proyecto enfrascado en la desidia de la falta de cohesión.

·         Indiana Pacers: Finalistas de conferencia, sí, pero con un maremágnum interno más que preocupante. Va a ser un verano movido en Indianapolis, y podría acabar con la ruptura de un proyecto que ha devuelto a los Pacers a las altas esferas de la liga. Frank Vogel ha sido ratificado, pese a que no ha sabido mantener la compostura de sus pupilos esta temporada. A partir de ahí, todo son dudas. Tienen estructura de equipo para ganar el anillo, aunque quizás les falte algo para realmente aspirar a ello. Tienen más que sobrepasado el límite salarial, por lo que sus movimientos se ven reducidos a mínimos, excepciones y traspasos. Roy Hibbert está en entredicho, y podría ser la moneda de cambio para dar frescura a un proyecto sobre el que existe el miedo de estancamiento. El pívot no ha tenido su mejor temporada y está lejos de ser algo más que un buen center. No va a ser fácil colocarle. George Hill, Paul George y David West más un rol más importante para Scola es la columna vertebral de este equipo, al que se ha unido CJ Miles para la rotación. Sin embargo, parece que la otra gran pérdida será Lance Stephenson, agente libre sin restricciones que no seguirá en los Pacers porque pedirá bastante más de lo que percibe actualmente. Además, sus controvertidas finales de conferencia y salidas de tono han creado un aura sobre él que hace desconfiar. Evan Turner y Andrew Bynum no seguirán. Escenario difícil para unos Pacers atados.

·         Miami Heat: ¿Se acabó un ciclo? En 2010 firmaron el Big-Three, y ahora se acaban los respectivos contratos. Las informaciones que han ido saliendo parecen desconcertantes. Ni LeBron James, ni Dwyane Wade, ni Chris Bosh han ejercido su extensión de contrato, lo que hacía suponer que se bajarían el sueldo en busca de reforzar un equipo herido tras perder las Finales. Wade y Bosh puede que renueven con un salario menor (de 12 y 11 millones respectivamente), pero LeBron James podría haber pedido el máximo, lo que no se entiende demasiado bien si lo que se busca es abrir espacio salarial. Ante esta tesitura, es imposible adivinar qué harán los Heat. Lo único cierto es que hay dos escenarios, uno con LeBron y otro sin él. Si LeBron continúa, no les hará falta retocar mucho más salvo un fondo de armario que necesita ser renovado. Si no continúa, podrían buscar hacerse con un buen jugador al que añadir a Wade y Bosh, que parece que seguirán. En esta situación, renovar a Michael Beasley podría ser una gran opción. Otros que acaban contrato son Ray Allen, que buscará un equipo candidato al anillo, Toney Douglas, prácticamente indiferente lo que decida o se decida, James Jones, especialista que siempre es útil en un aspirante, Rashard Lewis, que decidirá en función del bloque que consiga Miami, Udonis Haslem, con el corazón en la franquicia, Greg Oden y Chris Andersen, el segundo con más posibilidades que el primero. Mario Chalmers parecía tener las horas contadas, pero la renovación de Lowry con los Raptors le vuelve a abrir la puerta.  También suena Pau Gasol como nueva pieza si el Big-Three se rompe. LeBron tiene la manija. De lo que haga él dependerá el porcentaje para acertar o errar.

·         Milwaukee Bucks: Un año para olvidar que puede devolverles a los Playoffs en un futuro cercano. Los Bucks, tras la marcha de Jennings y Ellis, han comenzado un nuevo proyecto y este año parece tomar más forma. Principales cambios, Jason Kidd al banquillo y Jabari Parker como nuevo jugador franquicia tras ser elegido en el número 2 del draft. Mientras Parker crece, podrían acompañarle de buenos complementos para ser secundarios de lujo en un futuro. Sin embargo, habrá que ver qué agente libre quiere tener paciencia para un proyecto al que le quedan entre cuatro y cinco años para despuntar realmente. Brandon Knight, John Henson, Ersan Ilyasova, O.J. Mayo y Larry Sanders deben ser piezas importantes, pero insuficientes para ser un gran equipo. Renovar a Ramon Sessions no es vital, pero sería conservar una pieza importante a añadir. El jugador, encantado. Proyecto complejo pero con potencial. Sería fácil errar si se pierde la paciencia.

·         Brooklyn Nets: Fracaso importante la pasada temporada. No cuajaron en ningún momento y realmente la segunda ronda de Playoffs es un resultado engañoso para un proyecto que estuvo lejos de ser un contender importante. Un mal año que se ha cobrado víctimas. Jason Kidd ha sido sustituido por Lionel Hollins, un entrenador de mayores garantías y que conforma un intento por intentar retener jugadores y atraer otros en el segundo intento por hacerse con el anillo de verdad. Kevin Garnett aún no sabe si continuar (no acaba contrato, pero tiene en mente una posible retirada), aunque podría quedarse un año más. Paul Pierce no ha cuajado su mejor temporada, pero tiene nombre como para continuar. Firmaría por un salario más reducido. Kirilenko ya ha confirmado que continuará. Entre las piezas perdidas se encuentra Shaun Livingston, importante este curso que ha puesto rumbo a Golden State. Andray Blatche y Alan Anderson, buenos jugadores de rotación aunque demasiado inestables, tienen opciones de jugador.  Salarialmente no tienen opción alguna, y parece difícil que vayan a tocar alguno de sus buques. Su principal objetivo son jugadores veteranos por salario mínimo. Podría volver Richard Jefferson. Un error mantener una plantilla tan veterana, pero no tienen opción de dar un golpe de efecto en busca del anillo. Están en un bucle que probablemente acabará mal.

·         New York Knicks: Si sus vecinos están en un bucle, New York vive en él desde tiempos inmemoriales. Ha llegado Phil Jackson como jefe de operaciones, lo que supone un atractivo enorme para cualquier agente libre. No estará en el banquillo, pero sí un buen pupilo suyo, Derek Fisher, por lo que a buen seguro, desde la sombra, Jackson estará presente. Su gran deseo es que continúe Carmelo Anthony, y podrían darle el máximo. Sin embargo, parece que ‘Melo’ está un poco cansado de las idas y venidas de los Knicks y empieza a preocuparse porque se le pasa el arroz sin conseguir el ansiado anillo. Stoudamire tiene un contratazo brutal para un nivel, que salvo sorpresa, será muy inferior, algo muy dado en New York. De momento, el primer gran movimiento ha sido adquirir a José Manuel Calderón y Samuel Dalembert, entre otros, por Raymond Felton y Tyson Chandler. Se desprenden de uno de los pívots más sólidos para hacerse con un center fiable aunque veterano y un gran director de juego. Este movimiento abre las puertas a una posible llegada de Pau Gasol para acompañar a Amaré y convencer a Carmelo Anthony, al que no le habrá gustado la marcha de Chandler. Si Anthony se marcha, tendrán problemas para confeccionar un equipo competitivo. Al borde del abismo, una vez más.

carmelo.jpg

armelo Anthony, rascacielos en el solar.
Carmelo Anthony, rascacielos en el solar.

·         Orlando Magic: Se fue Dwight Howard y han caído al ostracismo. Recuperarse es el objetivo, pero va a ser un proceso lento porque tampoco tienen demasiadas garantías que ofrecer. Han mandado a Afflalo a Denver y no han obtenido demasiado a cambio, además Nelson no seguirá tras ser cortado. Poco a poco, los rastros de aquel equipo que llegó a las Finales en 2009 son retales ya olvidados. Nikola Vucevic, Victor Oladipo y Tobias Harris son sus mejores activos, jóvenes por hacer pero aún verdes. Tienen muchísimo margen salarial, pero será difícil que puedan convencer a grandes nombres. Despacito y con buena letra. Una buena opción es firmar jugadores de un perfil medio venidos a menos o tras una mala racha que pretendan resucitar. Orlando es un buen lugar hoy día para reinventarse.

·         Philadelphia 76ers: Hace no mucho estuvieron en segunda ronda de Playoffs. Hoy vagan por los suburbios de la liga. Los Sixers han pasado un año duro, pero siempre con la mira puesta en rehacer un proyecto que parecía haber tocado techo. Tienen mucho margen salarial y pueden pujar por grandes agentes libres o montar un muy buen equipo, pero no pueden ofrecer buenos complementos. La otra opción es confiar en que sus jóvenes promesas serán los pilares de la franquicia y sólo hay que ir atrayendo buenas piezas para cuando coincidan los próximos años. El juego interior es una incógnita, con Noel lesionado toda la temporada pasada y ahora Embiid. Sería un error apostar por un gran agente libre en el juego interior. En el perímetro, Carter-Williams ha sido Rookie del año y parece de los mejores proyectos para el futuro. Firmar un escolta debe ser su prioridad, pero quizás ningún jugador se quiera arriesgar salvo un contrato muy suculento, algo en lo que se puede perder fácilmente Philadelphia. Si continúa Thaddeus Young, el puesto de ‘3’ está más que cubierto. Multitud de posibilidades en el mercado. Pero un futuro hipotecado por las lesiones. El proyecto pende de un hilo, que será quien decida si los Sixers el día de mañana son un contender, o se enfrascan en una de tantas reconstrucciones que destruyen más que edificar.

·         Toronto Raptors: Se aprovecharon de una Conferencia Este que hace un homenaje a la mediocridad. Les faltó experiencia en los Playoffs y sucumbieron, pero van por el buen camino y parecen un equipo capacitado para estar en los puestos altos de la conferencia los próximos años. Partían de una premisa clara en el mercado de agentes libres, renovar a Kyle Lowry. Lo han conseguido, y no ha sido nada fácil. Sobre él se construye un proyecto que tiene buenas piezas como DeRozan, Jonas Valanciunas, Amir Johnson o Grevis Vasquez (al que tendrán que igualar las ofertas que hagan como a Patrick Patterson, si pueden) entre otros. A eso le han añadido Lou Williams. El gran problema es que parece que les falta un referente en el juego interior que aporte más capacidad ofensiva y no cuentan con margen para hacer apuesta por alguien. Quizás vía traspaso, pero puede ser un error eliminar una columna vertebral que ha devuelto a los Raptors a un buen lugar. Se puede desmoronar fácilmente.

·         Washington Wizards: De los grandes triunfadores de la pasada temporada. Un equipo llamado a hacer grandes cosas en el futuro, pero al que le queda un último empujón que podría conseguirse con algunos pequeños refuerzos y, sobre todo, con experiencia. Error tremebundo tocar lo esencial del bloque, por lo que deben descartar traspasos por buscar un gran nombre. John Wall es el líder, pero necesita buenas piezas a su alrededor. Marcin Gortat ha renovado en un claro ejemplo de que en los Wizards están muy metidos en este proyecto ilusionante. Su otra gran preocupación es mantener a Trevor Ariza, pero no va a ser fácil. Él ya tiene un anillo y puede buscar una gran oferta económica ahora que ha vuelto a despuntar. En caso de irse, será un sensible baja. Firmar mediante excepciones y veteranos por un mínimo es el camino de unos Wizards que con el mencionado Wall, además también de Gortat, y con Bradley Beal y Nené, pueden ofrecer un equipo con el que plantar cara, sobre todo si empieza a romperse la moda contemporánea de los ‘Big-Three’.

Sobre el autor

Antiguedad: 
6 años 10 meses
#contenidos: 
126
#Comentarios: 
407
Total lecturas: 
431,703