Solapas principales

Teletovic intenta franar a LeBron (Foto: Kike Casanovas/solobasket.com).

Golpe en el pecho de LeBron (49 puntos); bocanada de aire para los Blazers

  • LeBron, con 49 puntos, pone en bandeja las finales de Conferencia
  • El trío Lillard, Aldridge y Batum se sobrepusieron al opaco partido de los Spurs
  • BROOKLYN NETS - MIAMI HEAT 96-102 (1-3)

LeBron James puso sobre la mesa sus credenciales como mejor jugador de la liga y reventó el cuarto partido ante los Nets para dar un golpe sobre la mesa y dejar a los Heat, 49 puntos mediante, a un paso de las finales de Conferencia. El partido requiso de lo mejor de LeBron, aunque también hubo demérito de los locales, incapaces de aprovechar las numerosas oportunidades que tuvieron para igualar la eliminatoria.

Lebron Sets a Heat Franchise Playoff Record with 49 Points!

Ya desde el primer momento se vio la falta de inspiración en los Nets, con demasiadas pérdidas e imprecisiones en los lanzamientos, lo que le lastraría a lo largo del choque. LeBron comenzó a marcar las pautas desde el inicio, anotando 8 de los primeros 15 puntos de Miami, que ya se alzaba con algunas rentas de 8 puntos, no aprovechadas pese a que terminaba por delante el primer acto (22-27). Los Nets, casi como productos de un mal rebujo, proponían una mala selección de tiro, abusando de ese lanzamiento de tres que tanto les salvó en el tercer partido. Hoy no hubo redentor desde el perímetro. Sin embargo, el talento de las largas trayectorias de sus jugadores salía a relucir, Kirilenko se marcaba un 2+1 que ponía por delante a los neoyorquinos, que veían factible causar estragos en unos Heat que, sin James activo, estaban lejos de dominar el choque (31-29, minuto 15).

Los Heat estaban desorientados, con un golpe en la cabeza, por primera vez en el partido. La pista del Barclays Center comenzaba a dar vueltas. Entre tanta resaca provocada por el trabado planteamiento de los Nets, la única mirada nítida la tuvo LeBron James. De nuevo emergió para sacar las castañas de ese fuego agotador. Los buenos minutos de Kirilenko se vieron empañados por la gran defensa de Miami, sufrida en gran parte por Andray Blatche, que pese a sus números, no leía bien las partituras que diseñaba el choque. Miami Heat amagó con reventar el choque antes del descanso (49-56).

Tras la reanudación, LeBron James continuó demoledor para los intereses locales. Imparable, se desfogaba en una y otra zona, y ante ese veneno la única opción era la garra, la casta, esos intangibles que, a veces, igualan y se elevan por encima del talento. Los Nets se colocaban a dos (63-65, minuto 29). Tras un intercambio de fallos, de errores en unas muñecas que comenzaban a notar el sudor del cansancio, LeBron sobresalió para mantener a unos Heat que se aprovecharon del desaprovechamiento, por jugar con las palabras, de las oportunidades que tuvo Brooklyn para ponerse por delante antes del final del tercer cuarto (76-79).

Lo logró en el inicio del último cuarto tras la tremenda empanada de Miami Heat, que se perdía en lanzamientos ineficientes desde la línea de tres puntos. El partido se trabó, y eso era sinónimo académica de sufrimiento para Miami. Brooklyn dominaba el tempo del partido pero no ejecutaba la sentencia. Fue el momento en el que apareció LeBron, una vez más, para alzarse con el indulto de su equipo. Cuando los límites estaban tan prietos y cerrados, con un marcador de guarismos casi idénticos, el ‘6’ de los Heat finiquitó un choque y quien sabe si la eliminatoria. Fue partido de MVP. Fue partido, otro partido, de LeBron James (96-102).

Heat vs. Nets: Game 4 Highlights

  • PORTLAND TRAIL BLAZERS - SAN ANTONIO SPURS 103-92 (1-3)

Un tercer cuarto demoledor de los Blazers dieron la primera victoria en una serie que parece irremontable a los Aldridge, Lillard y compañía. Los Spurs no lograron sobreponerse al planteamiento físico de Portland, que podrá respirar durante un par de noches más el hilo de sus sueños. Brillantes Lillard (25 puntos) y Batum (14+14+8).

Duncan y Tony Parker fueron los encargados de asumir el juego de los Spurs en los primeros compases del cronómetro ante unos irregulares Blazers, que parecían sufrir las mismas carencias que en partidos anteriores. Sin embargo, San Antonio no tuvo la chispa ni la frescura de otros días, tampoco en defensa, lo que permitía a Portland respirar y ponerse por delante. La experiencia es un grado y contando años y batallitas los Spurs lograron retener a unos Blazers que impotentes eran incapaces de lograr una mayor distancia en el marcador. Parker, desacertado, y los demasiados errores de Portland mantenían el partido en una fase lánguida sin entretenimiento. Poco a poco fueron in crescendo los Spurs, y tras triple de Mills se lograron poner por delante, lo que sirvió para que los locales reaccionaran con un último arreón y se fueran venciendo al banquillo para el intermedio entre primer y segundo cuarto (29-24).

El segundo acto trajo un intercambio de golpes en el que sobresalía el papel de Belinelli, demostrando su perfecto acoplamiento a un rol secundario en la NBA. Portland seguía sufriendo demasiados errores, heridas que se les iban clavando en la piel. El partido era un largo cantar sin ritmo, trabado y somnoliento. Tanto, que parecía un pacto de no agresión en el que ambos se intercambiaban canastas sin hacerse daño alguno. Pero hubo una clave, y es que los Spurs siempre estaban a remolque. Portland, sin escaparse, mantenía la iniciativa mientras Lillard y Parker gozaban de los mejores minutos de su duelo particular en el choque (50-48).

Llegó el tercer cuarto y Portland cambió su planteamiento. Había que ganar desde el físico. Buscaron el interior, hacerse fuertes por dentro y hasta Robin Lopez sacaba tajada anotando puntos. Duncan no encontraba su hueco en el partido, y apenas conseguía réditos de su sobrada inteligencia para jugar a eso por lo que compiten. Pero no, las cosas no iban bien. No. Un 3+1 de Batum lo denotó perfectamente. Un triple justo posterior del francés terminó de confirmarlo. Portland se marchaba por encima de la decena, Robinson se colgaba del aro y Lillard anotaba otro lanzamiento de tres. Los Blazers sacaron la luz que brilla en su uniforme (77-63, miunto 33).

Poco pudo hacer San Antonio, que quedó mermado y sin demasiadas fuerzas como para hacer algo. Popovich, quizás buscando el efecto de su segunda unidad, quizás reservando a sus mejores hombres, sacó a sus estrellas del parqué. El partido estaba prácticamente concluido al final del tercer cuarto (85-68). Poco más hubo en el choque. No quiso dormirse Portland y mantuvo a sus mejores hombres sobre la cancha, pero el encuentro estaba más que muerto. Portland respiró. Consiguió obtener una bocanada de aire. ¿La última? Tendrá nueva oportunidad de respirar en Texas. Por lo pronto, ha vuelto a sentir el aire tras emerger del mar en el que San Antonio les había ahogado (103-92).

Spurs vs. Trail Blazers: Game 4 Highlights

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 años 8 meses
#contenidos: 
126
#Comentarios: 
407
Total lecturas: 
360,691

Comentarios

El mayor error del Barça en esta época de Creus al mando ha sido no renovar al amigo Anderson. Mucho más util para el FCB que no Eidson, se podría haber combinado bien con Mickael y Navarro.

Defiende y ataca, como se está fajando en estas series con los "morlacos" de Miami. Cuando salió del Barça creo que estaba en buen momento y bastante maduro, ahora sería el "Anthony Parker" del momento.

A destacar no solo la bestial anotación y domino de LBJ, si su saber estar ante las provocaciones o intentos de descentrarle por parte de BRO, Alan Anderson en particular. Hasta en eso mejora el de Akron (aprendio de la lección de humildad que le dio Jordan en el anterior cruce?).
Ningún jugador de SAS superó los 28 min. Nunca ví un regalo tan descarado.