Solapas principales

Guía NBA 2020-21: Chicago Bulls pisa el acelerador para volver a la senda del triunfo

  • La renovación en los despachos y en el banquillo es fundamental para este nuevo proyecto
  • Los jóvenes deberán demostrar que son válidos para liderar a la franquicia

VOLVER A MENÚ DE EQUIPOS

La NBA se ha equilibrado mucho más por segundo año consecutivo y la gloria se vende a precio de oro. Los Chicago Bulls no deben pensar en ello ya que, aunque la clasificación para los Playoffs se antoje complicada, su progreso debe ser inmediato esta temporada. Este es el cuarto año que llevan acompañados de la reconstrucción y, por primera vez, se vislumbran algunos rayos de luz entre tanta oscuridad. Cuentan con un talento joven que, a priori, posee un gran potencial, además de contar con un entrenador de garantías por primera vez desde la marcha de Tom Thibodeau. Todos estos ingredientes dan para preparar un buen plato, ahora solo falta conocer si los pasos a seguir se cumplen.

NOVEDADES

En este caso, estamos ante un equipo que ha tocado muy poco su plantilla tanto en llegadas como en salidas. Como bien hemos dicho anteriormente, las principales caras nuevas son la gerencia y el entrenador. La adquisición de Arturas Karnisovas como director de operaciones, ha traído consigo un nuevo mánager general, Marc Eversley, así como a Billy Donovan para dirigir a la plantilla. Esto se traduce en una inyección de ilusión para los aficionados de los Bulls. Una ilusión que estaba perdida desde hace un tiempo.

 

 

Por la parte de la plantilla, los Bulls han contratado a Garrett Temple como única firma de la agencia libre. Se trata de un jugador veterano que puede jugar en las posiciones de base y escolta. Su llegada puede ser positiva a la hora de añadir tiro exterior y solidez al equipo. Eso sí, sólo ha firmado por una temporada. A él se le unen los rookies Devon Dotson, base no drafteado y que ha firmado un contrato two way, y Patrick Williams, escogido en la cuarta elección de este Draft. En el caso de este último, se trata de una gran apuesta de la franquicia, ya que apenas tiene 19 años y sus condiciones pueden ser idóneas para ocupar un puesto de alero todavía deficitario.
 

joe08584.jpg

Arturas Karnisovas (izquierda) y Patrick Williams (derecha) en la firma del contrato del novato. | NBA
 
En cuanto a las bajas se refiere, los Bulls han dejado marchar a dos bases de perfil defensivo: Shaquille Harrison y Kris Dunn. En el caso del segundo ha sido un tanto sorprendente, ya que parece haber un consenso en que se trata de un defensor perimetral que puede estar al nivel de un equipo de Playoffs. De hecho, los Atlanta Hawks no tardaron en hacerse con sus servicios. 
 

ESTRELLA Y SEGUNDA ESPADA

Si bien el talento está presente en la plantilla, el nivel de estrella no abunda -o al menos por ahora- entre sus jugadores. Sin embargo, Zach LaVine parece haberse eregido como la referencia principal de la ciudad del viento. El escolta llegó después de aquel traspaso que envió a Jimmy Butler a Minnesota Timberwolves y en medio de un proceso de recuperación de su lesión de ligamento cruzado anterior. Desde entonces, su capacidad ofensiva ha sido de lo poco rescatable del desierto que ha sido Chicago en las últimas temporadas. De tal manera que uno de los logros que indicarían su progreso, así como el de la franquicia, sería su primera elección para el All Star.
 
 
Por otra parte, para la segunda estrella del equipo encontramos dos candidatos claros: Coby White y Lauri Markkanen. El base terminó bien la temporada anterior con minutos de titular en los últimos partidos que disputó la franquicia allá por el mes de marzo. Un rol que va a repetir con toda seguridad bajo las órdenes de Billy Donovan. Su potencial ofensivo se complementa muy bien con Zach LaVine en ese backcourt, además de que se espera una progresión en el que será su segunda temporada en la liga.
 
En el caso de Lauri Markkanen las cosas se complican algo más. El finlandés está en su último año de contrato y las sensaciones que deja son dispares. Se denota una capacidad para ser un buen titular en la NBA, pero su irregularidad hace cuestionarse si realmente puede llegar a ser un All Star en esta liga. Las circunstancias para esta temporada son buenas para que pueda explotar y demostrar que puede ganarse un sitio entre los mejores.
 

ESTILO DE JUEGO

Por lo poco que se ha podido contemplar en los partidos de pretemporada, se observa un cambio en la manera de fluir en el apartado ofensivo. Billy Donovan ha dotado de una mayor movilidad al sistema, donde los jugadores se comunican más que en años anteriores y los espacios parecen generarse con mayor facilidad. El tiro exterior será fundamental a partir de ahora -como viene siendo habitual en el resto de la liga- y jugadores como Wendell Carter Jr., Denzel Valentine o Lauri Markkanen deberán dar un paso adelante para poder generar puntos para el equipo.
 
Si hablamos del apartado defensivo es probable que no sea igual de eficiente que la pasada temporada -acabaron entre las quince mejores defensas de la liga-. No obstante, con la llegada de Patrick Williams cuentan con un activo muy versátil que puede aportar mejores ajustes en este aspecto. Aun así, podemos decir que los Bulls no van a brillar por su defensa.

OBJETIVOS Y PREVISIÓN

El objetivo principal de la franquicia para esta temporada no es otro que conocer exactamente qué nivel tiene la plantilla. Reiteramos que tanto Arturas Karnisovas como Billy Donovan han llegado hace apenas unos meses, y si acompañas esto con que este año la NBA cuenta con una pretemporada extremadamente corta -así como el training camp-, es complejo conocer a la perfección de qué materia prima dispones. De hecho, muchos de los contratos que poseen terminan esta misma temporada, por lo que no será descabellado ver algún traspaso durante la temporada. Además, esto indica que, para la próxima temporada tendrán espacio salarial para comenzar a componer una plantilla que se ajuste más al talento restante y al estilo del entrenador.
 
Como previsión personal, me cuesta ver a unos Chicago Bulls que alcancen los ocho primeros puestos de la Conferencia Este. Las franquicias se han reforzado durante estos meses, ya sea por contrataciones o por el regreso de jugadores lesionados. Aun teniendo fe en que la franquicia está mobiéndose en la dirección correcta y que los resultados ya empiezan a ser visibles, no puedo confiar en que si todos los equipos están en plenas condiciones, Chicago se haga con un billete para la postemporada.
 
Sí tienen nivel para poder alcanzar un puesto para el play-in -noveno o décimo puesto-, en donde podrían dar la sorpresa. Con todo, si las bajas por lesión o por coronavirus se suceden entre sus rivales de conferencia y los Bulls se mantienen sanos, sí podría darse una situación idónea para volver a jugar Playoffs. De igual manera, dudo que alcancen una cifra más alta que las 35 victorias y un décimo puesto, que no es poco.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 10 meses
#contenidos: 
11
#Comentarios: 
8
Total lecturas: 
20,653

Comentarios