Solapas principales

Guía NBA 2020/21: los Philadelphia 76ers tienen una segunda oportunidad

  • Un quinteto más lógico, y una rotación nueva y saneada.

VOLVER A MENÚ DE EQUIPOS

Los Philadelphia 76ers tuvieron una temporada tremendamente decepcionante. Mientras en casa eran el mejor equipo de la liga -31 victorias y 4 derrotas-, cuando salían del perímetro del Liberty Bell pasaban a estar a la altura de los Knicks o los Timberwolves, o debajo de Hornets y Kings. Es decir, cambiaban el elitismo de su vestimenta por la mediocridad absoluta de su ser. Y cuando les tocó hacer las maletas para dos meses, para estar encerrados en la burbuja más lujosa de la historia -ya les habría gustado a los Simpsons-, sufrieron demasiado. En los ocho "seeding games" ganaron 4 partidos y perdieron otros 4. Quedando clasificados en PO ante los Celtics. Que llegaron, arrasaron en 4 partidos, y siguieron a otra cosa. Lo que supuso cambios.

Se fue Brett Brown. Elton Brand ha dado un paso al lado en la práctica. Y han refrescado una franquicia ávida de aire fresco, de caras nuevas. Lo que son, básicamente, Daryl Morey y Doc Rivers. Que vienen a darle a Philadelphia ese paso adelante que llevan reclamando ya dos temporadas.

NOVEDADES

Una de las grandes tareas de Daryl Morey nada más llegar a los Sixers era re-estructurar la plantilla salarialmente. Y otra, darle a Simmons y Embiid la amplitud necesaria que parecía que tenían con Redick y que Josh Richardson y Al Horford no había sabido mostrar. Un Al Horford, por cierto, al que le dieron 109 millones a repartir en 4 años. Un contrato inamovible, como un buen muro de hierro anclado al suelo con titanio. Y Morey lo consiguió. Sobrepagando, es cierto, pero trayendo piezas -tanto vía traspaso como vía Draft o Free Agency- que se acoplan más a lo que necesitan Simmons y Embiid, a lo que quiere Doc Rivers, y a lo que tranquiliza a los aficionados de los Sixers.

A OKC se fue Al Horford. Y de allí llegaron Terrance Ferguson -ojo a su rol en la segunda unidad- y Danny Green, que vendrá a ser titular como 2/3 y a espaciar el campo. Ha dejado dudas en los Lakers, y también en Toronto, pero si recuperan un nivel medianamente notable tienen un 3+D muy bueno con el que abrir el campo. A los Mavs se fueron Josh Richardson y los derechos de traspaso de Tyler Bey a cambio de Seth Curry. Un fichaje tremendo, ya que llega uno de los diez mejores tiradores de la competición, y aunque puede parecer un movimiento sin mucha importancia, puede llegar a ser lo que lleve a los Sixers a recuperarse de esta mala campaña. Liberan a Richardson, que no funcionaba en el quinteto, se hacen con Seth Curry y consiguen un jugador que se va a aprovechar mucho de la presencia de Ben Simmons y Joel Embiid para estar liberado preparado para apretar el gatillo.

 

 

Además, en la noche del Draft llegaron Tyrese Maxey, un posible robo de draft a futuro si sale bien, y que saldrá desde la segunda unidad pero podría tener minutos al lado de Ben Simmons al disponer de una buena capacidad para jugar sin balón, e Isaiah Joe y Paul Reed, dos jugadores de media-baja segunda ronda para incluso la tercera unidad. Pero cuidado con el potencial de Joe para convertirse en un arma exterior a medio-largo plazo de los Sixers. Hay que prestar atención a su evolución.

En otros movimientos está el intercambio de Zhaire Smith con los Pistons por Tony Bradley, para apuntalar la pintura, el fichaje en la Agencia Libre de Dwight Howard, para apuntalar la pintura, y la incorporación de Vincent Poirer en el traspaso por Horford, para apuntalar la pintura. No me sorprendería que alguno de los tres, sobre todo el último, acabara siendo cortado y acabara volviendo a Europa. Se ha quejado de la falta de minutos en los Celtics, y en Philadelphia lo tendrá incluso más difícil.

ESTRELLA Y SEGUNDA ESPADA

El pasado curso, en este mismo artículo de previa, analizando a los Philadelphia 76ers, me aventuré a decir que Ben Simmons quizá tenía más importancia en el futuro de los Sixers que Embiid. Y aunque ellos lo vean así -se agarran a él como si fuera El Elegido-, y el resto de la NBA cambiaría a Harden por Ben sin dudarlo, está más que claro que las cosas han cambiado un poco. Es cierto que Ben Simmons es un jugador diferencial, que puede defender a cualquiera de las 5 posiciones y tiene una visión de juego extraordinaria, su absoluta falta de evolución en el tiro -incluso en la media distancia- le castiga. A pesar de la temporada de Joel Embiid. Digna de Caravaggio. Llena de claros -pocos- y oscuros -muchos-.

 

 

Después de tres temporadas de continuo crecimiento, la 19/20 de Embiid supuso un descenso en su promedio de puntos -de 28 a 23-, rebotes -de 14 a 12-, asistencias -de 4 a 3-, tapones -de 2 a 1-, y partidos y minutos. Todo esto, por supuesto, con claros trazos de incomodidad. Sin verse a gusto al lado de Horford. Bajo las órdenes de Brown. Haciendo que salga a tirar de 3 con asiduidad como recurso -algo que trató de evitar-. Pero eso, este año cambiará. Rivers potenciará su juego al poste y su asociación con Simmons, y le liberará más. Un Simmons que este año dará un paso adelante seguro -si no le traspasan por Harden, que es una opción-, y del que ya ha dicho Doc Rivers que su tarea no será tirar, que para eso ya hay otros, por lo que seguro que estará menos presionado en ese sentido.

Coach y ESTILO DE JUEGO

Algo que ha caracterizado a los Sixers estos últimos años ha sido su potencial defensivo. Con Simmons -top 10 defensores de perímetro de la liga- y Embiid -top 10 defensores interiores de la liga- esto está asegurado. Y con Danny Green, que si llega bien y recupera su mejor nivel puede ayudar también por esa vía, ya sumarían prácticamente 3 especialistas defensivos. A falta de ver lo que puedan dar Harris o Curry en el quinteto inicial. Y contando con Matisse Thybulle -ojito a su esfuerzo y sus aptitudes defensivas- o Dwight Howard -3 veces Defensor del Año- en el banquillo.

Además, tendrán que tener en cuenta también el aspecto del triple. No de manera enfermiza, pues ya se ha visto a Doc Rivers estar en desacuerdo con la dinámica de replicar el modelo de los Warriors de tirar cantidades astronómicas de lanzamientos de tres, pero teniendo a Ben y a Joel de estrellas, tienes que optar en muchas ocasiones por esa vía. Y Curry y Green van a potenciar ese aspecto. Phila fue la 22ª franquicia en intentos desde la larga distancia la pasada temporada, y el jugador que más triples tiraba por partido fue Tobias Harris -5 por noche, con un acierto del 37%. Seth Curry, por la parte que le toca, tuvo un acierto del 45% con los mismos intentos que Harris. Los roles se intercambian. Al igual que el de Korkmaz -4.9 intentos, 40%- le dejará su sitio a Green -4.8 intentos, un 37%-. Los que llegan por los que ya están.

Otro ámbito en el que destacarán, seguro, será el uso del poste, y de la cercanía de la zona. Teniendo a Simmons, Harris y Embiid en el quinteto, es algo que se debe explotar. Los Sixers ya fueron el equipo con mayor frecuencia de jugadas de ese estilo el pasado año, y todo parece indicar que este curso se repetirá la fórmula. Los Clippers, que al tener como estrella principal a Kawhi también debían utilizar en bastantes ocasiones ese recurso, fueron el 7º conjunto de la liga en esas acciones, y Doc Rivers apostará seguro por potenciar esta vía. Además, utilizar a Embiid en un lado de la zona puede ayudar a atraer a defensores del lado débil, dejando así liberados a Curry, Green, o Harris, para que tiren o hagan un extra-pass que se generen incluso más "missmatch's".

 

 

Esta jugada es de la temporada 2018/19 pero jugadas así podrían ser habituales este año. Con Simmons en el poste, Joel y Harris -en vez de Butler- bloqueando al tirador, Curry o Green, que recibiría a la vez un "hand-off" y un bloqueo de Ben para tirar.

OBJETIVOS Y PREVISIÓN

Los Sixers deben pelear por la Final de Conferencia. Por acabar en los primeros cuatro puestos del Este en la Temporada Regular. Y, si puede ser, por al menos no ser humillados en PlayOff un año más. Y aunque a 7 partidos el primer y el tercer objetivo son posibles, el segundo en RS es más complicado. Pues el primer puesto está ya repartido. A no ser que Giannis se rompa toda la temporada -toco madera metafórica y literalmente-, los Bucks serán primeros con bastante comodidad y distancia del resto. Todo lo contrario sería una sorpresa mayúscula. Y quedan 3 posiciones de factor cancha para Miami, Boston, Toronto, Philadelphia y Brooklyn. 5 equipos para 3 puestos.

En mi opinión, Philadelphia no conseguirá alcanzar sus primeros dos objetivos. Caerán en Semifinal de Conferencia, ya que son un grupo re-hecho prácticamente de cero, y con un libreto táctico distinto al de Brown que aun debe ser pulido y trabajado, y algunos rivales como Bucks, Celtics o Heat llegan más hechos. Y después anda Kevin Durant por Brooklyn, que puede ser un escollo. Pero pelear de tú a tú con todos ellos en PlayOff me parece lo lógico. Un descalabro igual al del año pasado, que no se puede descartar -pues son los Sixers-, debería implicar el traspaso de una de tus dos estrellas jóvenes. Y yo me inclinaría por Ben. Aunque ya sabemos todos que ni por todo el oro del mundo, LeBron James incluído, le dejarían marchar. Este año, luego, será un punto de inflexión en Philadelphia. Habrá que volver aquí a final de temporada a ver cómo se dio.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 5 meses
#contenidos: 
171
#Comentarios: 
366
Total lecturas: 
559,300

Comentarios