Solapas principales

Guía NBA 2021-22: Charlotte Hornets seguirá divirtiendo en un año de transición

  • El equipo afronta la nueva temporada dispuesto a seguir creciendo con vistas al futuro
  • El desarrollo de LaMelo Ball es la prioridad número 1
  • VOLVER A LA GUÍA

Al seleccionar a LaMelo Ball con la tercera posición del Draft hace algo menos de un año los Hornets lograron cumplir con la parte más difícil de cualquier reconstrucción: encontrar la piedra angular sobre la que se sustente el proyecto. La primera temporada con el base en el equipo, la 2020/21, se puede calificar como un éxito. Acabaron con un balance de victorias y derrotas negativo, pero supieron sobreponerse a numerosas lesiones y acabaron colándose en el torneo Play-In por disputar la postemporada. Y algo importante: lo hicieron dando espectáculo.

 

Con las bases sentadas, ¿cuál es el siguiente paso? Crecer como equipo, establecer roles y seguir forjando una identidad. Resumiendo: aprovechar este año de transición. El plantel dirigido por James Borrego no va a convertirse de la noche a la mañana en un candidato al anillo, pero todos los equipos con aspiraciones (al menos los de mercados pequeños) tienen un comienzo humilde. Con una plantilla esencialmente similar a la del año pasado, los Hornets afrontan este nuevo curso como una franquicia en crecimiento lista para seguir construyendo su proyecto.

PLANTILLA

Jugador

Posición

Equipo 20-21

LaMelo Ball

B

Charlotte Hornets

James Bouknight (R)

ES

Rookie

Miles Bridges

A/AP

Charlotte Hornets

Vernon Carey Jr.

P

Charlotte Hornets

Jalen Crutcher (R)

B

Rookie

Gordon Hayward

A

Charlotte Hornets

Wes Iwundu

A

New Orleans Pelicans

Kai Jones

P

Rookie

Arnoldas Kulboka

AP

Bilbao Basket (ACB)

Scottie Lewis

ES

Rookie

Cody Martin

A

Charlotte Hornets

Jalen McDaniels

AP

Charlotte Hornets

Cameron McGriff

A

Okapi Aalstar (Bélgica)

Kelly Oubre

A

Golden State Warriors

Mason Plumlee

P

Detroit Pistons

Nick Richards

P

Charlotte Hornets

Terry Rozier

B/E

Charlotte Hornets

Ish Smith

B

Washington Wizards

JT Thor

AP

Rookie

P.J. Washington

A/AP

Charlotte Hornets

 

NOVEDADES

Los cambios en la plantilla de los Hornets no han sido especialmente significativos, aunque en su balance veraniego figuran varias altas y bajas. Devonte’ Graham, Malik Monk, Cody Zeller y Bismack Biyombo han abandonado Charlotte, dejando un hueco en la posición de base suplente y otro en el juego interior. Después de explotar de cara al aro hace dos años, Graham bajó ligeramente su producción en esta pasada temporada afianzándose como uno de los anotadores menos eficientes de la competición, mientras que Monk, salvo rachas aisladas, nunca acabó de encontrar su lugar en la franquicia. 

Para suplir la baja de Graham llega procedente de Washington Ish Smith, jugador muy diferente que debería poder asumir sin problemas el mando de la segunda unidad. La incorporación más importante sobre el papel es la de Mason Plumlee, que ejercerá como pívot titular para un equipo que ha estado abonado durante muchos años a la dupla Zeller-Biyombo en el juego interior. Plumlee tiene ciertas dotes pasadoras y puede actuar como generador -repartió 3.6 asistencias en casi 27 minutos por partido en el último curso-, por lo que ofrecerá nuevas variantes al ataque de unos Hornets que puede que no tengan más jugadores de garantías en la posición de ‘5’. 

La incorporación con el fit menos claro es la de Kelly Oubre. El alero llega a Charlotte tras un año difícil en los Warriors y tendrá, en principio, funciones similares a las de Miles Bridges, quien desarrolló una química especial con Ball el curso pasado y dejó varios destellos del jugador en el que se puede convertir. Oubre sumará en su nuevo equipo si consigue encontrar la puntería desde el perímetro (31.6% de acierto en triples en su único año en Golden State) y aportar defensivamente en un conjunto que se espera que recurra con bastante frecuencia al small ball. Por último, procedentes del Draft llegan jugadores como Kai Jones (pívot, elegido en la 19ª posición) y el guard James Bouknight (11ª posición). Será interesante ver cómo Borrego distribuye los minutos de sus jugadores más jóvenes en un equipo que aún se encuentra en plena etapa de desarrollo.

ESTRELLA Y SEGUNDA ESPADA

LaMelo Ball

LaMelo Ball (por su creación de juego), Terry Rozier (por su habilidad anotadora) y Gordon Hayward (por lo que puede elevar el techo del equipo cuando está sano) son, sin duda, los tres jugadores más importantes de los Hornets. Ball es la piedra sobre la que se sustenta el proyecto y a pesar de su lesión en la muñeca cumplió con creces en su año rookie: 15.7 puntos, 5.9 rebotes y 6.1 asistencias por partido en algo menos de media hora de juego. Ball tiene una visión de juego fuera de lo normal: puede lanzar él solo un contraataque (al estilo de su hermano Lonzo), organizar los sistemas ofensivos en estático e hilar pases milimétricos con una precisión que muy pocos jugadores en la NBA tienen en su arsenal. Posee todas las capacidades innatas para convertirse en un All-Star, pero de momento esta nueva temporada tiene la oportunidad de seguir mejorando en cada aspecto de su juego en un contexto sin presión alguna. 

Terry Rozier

Terry Rozier fue el jugador más regular y consistente de los Hornets en la campaña 2019/20, además del máximo anotador del equipo con más de 20 puntos por partido y un respetable 38.9% de acierto desde la línea de tres. Funciona mejor cuando puede dedicarse casi en exclusividad a amenazar la canasta rival, por lo que encaja a la perfección al lado de Ball, y su reciente extensión por cuatro temporadas a razón de casi 25 millones por curso garantiza estabilidad en el backcourt de la franquicia. Gordon Hayward es de nuevo una incógnita; no por su producción, que siempre es positiva cuando está disponible, sino por las lesiones que le impiden vestirse de corto con regularidad. Es uno de los pocos veteranos de la plantilla y su presencia es fundamental si los Hornets tienen intención de pelear por los Playoffs esta temporada.

COACH Y ESTILO DE JUEGO

James Borrego afronta su cuarta temporada al frente de unos Hornets que en el curso 2020/21 fueron uno de los equipos más atractivos de ver de toda la competición. Ese atractivo se debe en gran parte a la labor de LaMelo Ball, quien demostró en los 51 partidos que disputó una facilidad innata para forjar sintonías con sus compañeros y potenciar el juego de todos los que le rodean. A su ritmo, Charlotte fue el quinto conjunto que más asistencias repartió por partido (26.8) y entró entre los diez equipos que más puntos al contraataque anotaron por partido, a pesar de que no jugaron con un pace muy alto (99.0, 18º en la liga). 

211004_vsokc_06_1.jpeg

LaMelo Ball es el motor de los Hornets / NBA.com

Prácticamente todo el peso ofensivo recayó sobre jugadores exteriores, especialmente Ball, Rozier y Hayward, y no parece que esta filosofía (o necesidad) vaya a cambiar esta temporada. Los Hornets tienen un equipo muy atlético y Miles Bridges, Kelly Oubre o P.J. Washington son mejores finalizadores que creadores. Una de las mayores incógnitas que presenta Charlotte es su juego interior: a menos que el rookie Kai Jones se convierta desde el principio en un jugador fiable de rotación, Mason Plumlee es el único ‘5’ de garantías con el que cuenta Borrego. Los Hornets fueron el décimo equipo que menos puntos por partido recibió en la pintura el curso pasado (47.2) y mantener un registro similar será todo un reto para un conjunto que deberá emplear muchos quintetos pequeños. 

objetivos y previsión

El objetivo es sencillo: crecer. Los Hornets no cuentan de momento con desequilibrios individuales que puedan decidir partidos por sí solos, por lo que necesitarán un esfuerzo colectivo para poder competir cada noche. Un apartado ofensivo en el que pueden sufrir es en el lanzamiento de tres puntos: los dos jugadores que más se asemejaban a tiradores puros de la plantilla del año pasado (Graham y Monk) han hecho las maletas. Ante la falta de francotiradores se hace indispensable que nombres como Rozier (38.9%) y Miles Bridges (40%) mantengan su acierto de la última temporada. 

Bridges también será fundamental, al igual que P.J. Washington e incluso Oubre, en la labor defensiva del equipo. Si en ataque los Hornets necesitan un juego coral para ser efectivos, en defensa quizás más aún, pues no cuentan con protectores de aro de primer nivel ni con especialistas en ahogar al rival en uno contra uno. La nota positiva es que el equipo no tiene ninguna prisa: LaMelo Ball está en su segundo año en la NBA, tener bajo contrato a Hayward y Roziers garantiza, al menos, poder competir y jugadores como Bridges o los rookies Jones y Bouknight pueden desarrollarse en un ambiente en el que no se exigen resultados inmediatos. Siendo este un año de transición, y teniendo en cuenta que los Hornets consiguieron colarse en el play-in la temporada pasada, todo lo que sea acabar entre las posiciones 8º y 12º en este nuevo curso entrará dentro de lo normal. 




 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 3 meses
#contenidos: 
66
#Comentarios: 
146
Total lecturas: 
197,832

Comentarios

PJ Washington es el center de este equipo porque es claro y meridiano que jugarán small ball teniendo a Wings como Hayward, Bridges y Oubre. Y su recambio Kai, sexto hombre de la Big 12, apunta al juego de Plumlee por su capacidad de pase. Mason huele a traspaso. Y en la línea del año pasado backcourt de posiciones intercambiables. Bouknight no es peor que Graham, y añaden a un Ish que siempre cumple. Coincido en el pronóstico, por encima de Cavs y a la par Knicks o Bulls.

De acuerdo con Fede en casi todo, y en desacuerdo con las posiciones en las que acabarán...no les dará para play-in...solo Orlando son claramente inferiores a ellos, bueno a todos