Solapas principales

Guía NBA 2021-22: Utah Jazz, buscando el último peldaño a la élite

  • Pocos cambios en una plantilla reforzada en cantidad más que en calidad
  • Mitchell y Gobert, a liderar un proyecto que necesita resultados para no derrumbarse
  • VOLVER A LA GUÍA

Utah Jazz tiene ante sí una temporada decisiva para concretar cuáles son sus aspiraciones como franquicia en un ciclo que puede estar en el culmen o bien haberlo superado ya. Sería extraño que, de no obtener buenos resultados, el proyecto tuviera mucha más continuidad, pese a tener garantizados varios años más a sus dos pilares. Tras una brillante temporada regular en la 20-21, en la que fueron el mejor de los 30 equipos con un balance 52-20, se encontraron con un abrupto final en 2ª ronda de playoff cayendo (4-2) contra unos Clippers mermados sin Kawhi pero con Terrence Mann en plan verdugo sorpresa. Una vez más, las finales de Conferencia vistas desde casa. Entre la maldicion y el sueño inalcanzable.

Así pues, habiendo demostrado su potencial como equipo, y con una plantilla con pocas novedades pero algo más profunda, deben ser guiados por el All-Star Donovan Mitchell quien, en su quinta temporada –habiendo renovado ya hace casi un año por el máximo-, está obligado al menos a mantenerse en el nivel que demostró la temporada pasada, y a seguir aumentando su protagonismo, bien acompañado por un jugador determinante desde la defensa como es Rudy Gobert, que querrá seguir demostrando el porqué de su multimillonaria extensión. Pocas novedades en un plantel bien compensado, con veteranos importantes (Conley o Rudy Gay), un banquillo de mucho peso (Clarckson e Ingles, entre los mejores como 6º hombre), y con un rookie que puede llamar la atención atendiendo a su tardía elección (Jared Butler). Todo ello conducido por el que fue elegido tercer mejor entrenador de la temporada pasada, Quin Snyder, que quiere dar su salto definitivo a la élite con unos Jazz muy “de autor” que querrán confirmar que su primera posición de la última regular season no fue una casualidad, aunque el tiempo y el crédito se les agota.

PLANTILLA

Jugador

Posición

Equipo 20-21

Mike Conley #11B/ESUtah Jazz
Donovan Mitchell #45ESUtah Jazz
Royce O'Neal #23AUtah Jazz
Bojan Bogdanovic #44APUtah Jazz
Rudy Gobert #27PUtah Jazz
Jared Butler #13BBaylor (NCAA)
Trent Forrest #3B/ESUtah Jazz -dual-
Jordan Clarkson #00ESUtah Jazz
Miye Oni #81ESUtah Jazz
Joe Ingles #2AUtah Jazz
Elijah Hugues #33A Utah Jazz
Rudy Gay #8A/APSan Antonio Spurs
Eric Paschal #0APGS Warriors
Malik FittsAPLA Clippers
Hassan Whiteside #21PSacramento Kings
Udoka Azubuike #20PUtah Jazz

NOVEDADES

Utah Jazz ha tenido un mercado bastante tranquilo en el que lo más importante ha sido la continuidad del bloque principal, con la renovación (quién sabe si algo sobrevalorada) de Mike Conley, además de la llegada de varias piezas que completarán una plantilla de por sí potente, que logró ser el mejor equipo de la temporada regular, y que este año contará con un mejor fondo de armario con el que rodear al ¿big3? del equipo, especialmente a Donovan Mitchell y Rudy Gobert. 

Las llegadas han sido cuatro: Rudy Gay, Hassan Whiteside, Eric Paschal y el rookie Jared Butler. Y las salidas a cargo de Derrick Favors (a OKC) y George Niang (a Phila). Sobre los primeros, comentar la importancia que puede tener un alero fuerte, veterano y muy experimentado como Rudy Gay, para completar esa lista de “3-4" con Royce O’Neal, Bojan Bogdanovic y Joe Ingles. Whiteside aterriza en S-L City como relevo (ni mucho menos al nivel, pero sí con mismo rol defensivo) de Rudy Gobert, mientras que Paschal, tras dos decentes temporadas en Warriors, se reencontrará con su amigo de la infancia Donovan Mitchell y reforzará la segunda unidad de los Jazz, a la que puede aportar especialmente capacidad ofensiva desde la línea exterior. Por último, habrá que estar pendiente del rookie Butler, quien muchos apuntan como posible robo del draft (nº 40), tras unos problemas cardíacos que hicieron caer en las previsiones iniciales.

jared_butler_baylor.jpg

Jared Butler (Kyle Terada-USA TODAY Sports)

ESTRELLA Y SEGUNDA ESPADA

Donovan Mitchell

Pocos equipos tienen más definidos estos roles: Mitchell y Gobert, Batman y Robin, son el alma y los dientes de un equipo construido desde la coralidad, pero que necesita que destaquen estas dos estrellas de la liga para pasar de ser un gran equipo a un equipo aspirante. Ya se sabe que como bloque pueden jugar muy bien, pero hay cantidad de partidos importantes que se deciden por la aportación de las estrellas, y ahí Mitchell tiene mucho que decir, como demostró en el memorable duelo contra Jamal Murray en los playoff de la burbuja de Disney en 2020

La relación entre ambos se puso en duda con el triste episodio que comenzó con el positivo por covid del francés, pero aquello ya se arregló y juntos deben liderar al equipo a cotas más altas que no parecen tan lejanas. Mitchell ha ido incrementando sus números año a año hasta alcanzar los 26’4 puntos, 4’4 rebotes y 5’2 asistencias, con un 38’6% en triples. En estos cuatro apartados alcanzó su máximo histórico, pese a ser el curso con menor número de minutos (33’4). Es ya una estrella consolidada de la liga y querrá seguir aumentando su caché. 

gobert_mitchell_forbescom.jpg

Mitchell & Gobert (Forbes.com)

Rudy Gobert

Por su parte, Gobert, es más bien una estrella atípica, con no se sabe bien si más fans o haters, pero cuyo impacto en el juego de su equipo y en el del rival está fuera de toda duda: 3 veces DEPOY, 2 veces All-Star y un contrato firmado de 205 millones en 5 temporadas, sitúan al francés entre los pivots más importantes de la NBA y, como sucede por ejemplo con Walter Tavares en Europa, es probablemente el jugador que más condiciona las ofensivas rivales, y cuya presencia es el eje y argumento principal de la defensa de su equipo, que trata de encauzar a los oponentes hacia su imponente figura y tremenda envergadura que emerge en el centro de la zona.

COACH Y ESTILO DE JUEGO

Ya hemos comentado que Utah fue el mejor equipo de la temporada pasada en RS con 52-20 y un hito así no puede darse por casualidad. Durante varios momentos del curso, los Jazz fueron uno de los equipos más vistosos y atractivos gracias, sobre todo, a un juego coral, un gran uso de los espacios (spacing) y a la buena utilización del extra-pass para encontrar siempre una mejor opción de lanzamiento. 
Los de Salt Lake City fueron, a la postre, el 4º mejor equipo en rating ofensivo (116’5), el 3º en rating defensivo, y esto les llevo a tener el mejor net rating de toda la liga (9’0). Todo ello apoyado en una gran defensa (fijada -cómo no- por Gobert), en un gran balance ofensivo para usar la contra como arma, y a un gran porcentaje de lanzamiento exterior, siendo 4º con un 38’9%

A todo esto hay que sumarle una muy buena utilización del pick & roll, tanto con la caída del bloqueador (2º mejor conjunto con 1’27 ppp en este apartado) como en el ataque del bloqueado, con la que también fueron de los mejores, especialmente gracias a las aportaciones de Mitchell, Clarkson o Ingles). 
Por último, su capacidad reboteadora está fuera de toda duda (la sombra de Gobert presente en casi todos los aspectos) siendo también el mejor equipo NBA durante la temporada regular con un 52’9% entre ofensivos y ofensivos. 

En definitiva, un conjunto muy bien trabajado, con conceptos y automatismos muy definidos, y que conoce bien sus armas: defensa, velocidad, espacio y pase extra. Lo demás debe ser talento natural que salga a flote para desequilibrar la balanza cuando las cosas estén ajustadas y el bloque no sea suficiente para decantarla. Donovan Mitchell tendrá la última palabra.

OBJETIVOS Y PREVISIÓN

Un año más el objetivo de la franquicia está claro: derribar por fin el muro de las semifinales de conferencia. Un proyecto consolidado, con dos estrellas como las ya mencionadas, no puede esperar más y necesita sentir que puede competir por cosas grandes. La temporada regular está bien, pero el aficionado Jazz y hasta el aficionado medio NBA quiere ver a este equipo madurar y ser más competitivo en las rondas eliminatorias. Ha habido confianza y paciencia, y este debe ser el curso en el que den ese paso para plantar cara a los “monstruos” angelinos, a Denver, a Warriors o a los sorprendentes Suns.

El listón de los Jazz lo van a marcar probablemente el nivel de sus rivales. Utah tiene claro su estilo y conoce –salvo sorpresa- sus límites. Pero va a depender más de cómo estén los potentes rivales de conferencia que tiene. Si Lakers y Clippers están al nivel que se espera de esas superplantillas, si Denver sigue en lo alto guiados por Jokic, y si los Warriors vuelven a asomar la cabeza liderados por los splash brothers, parece complicado que Utah logre el objetivo. Sin embargo, una temporada irregular de estos puede hacer que, por fin, la estabilidad, regularidad y confianza de este proyecto al fin sus frutos y consigan, conducidos por Mitchell, asomarse por fin a sus primeras finales de conferencia desde hace 15 años

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 años 7 meses
#contenidos: 
270
#Comentarios: 
837
Total lecturas: 
1,035,217

Comentarios

Si tuvieran un base suplente de garantías.... Mitchell no me convence verle tantos minutos en ese rol. Pero muy capaces de plantarse en la final, por supuesto

Las incorporaciones no son como para tirar cohetes así que toca redundar en el estilo y que sobre todo no te desarmen con un ultra small-ball para el que no encuentres antídoto, para lo que no es la mejor idea sustituir con Whiteside a Favors.