Solapas principales

Kristaps Porzingis, un tapado con grandes posibilidades en el draft

  • El letón es un jugador completo en ambos lados de la cancha
  • Sus defectos son asequibles para una futura corrección

Es un tapado. Bastante alto, pero tapado. Sus 215 centímetros son casi proporcionales a la expectación que empieza a levantar al otro lado del charco. Sí, allí donde habitan mucho de los sueños del baloncesto. Kristaps Porzingis cumplió la mayoría de edad no hace mucho, aunque conserva el rostro imberbe de niño. De niño gigante. Sus largas piernas y su enorme envergadura trazan un techo que, aún difuso, se aventura alto. Letonia posee un buen embajador.

Algunos medios de comunicación estadounidenses se han hecho eco de la evolución presentada por Porzingis esta temporada, como es el caso de Bleacherreport. Sus números no son un prodigio (6’4 puntos, 2’7 rebotes y 1 tapón en 30 partidos ACB), pero resultan más que productivos teniendo en cuenta sus minutos de juego (15 de promedio). No son las estadísticas ni las matemáticas lo que más ilusión despierta en el de Ventspils. El talento no entiende de tangibles. No es sino sus capacidades, habilidades y las sensaciones que su estela deja sobre la cancha. Porzingis tiene madera. De roble. Resina excelsa. El futuro será o no será, pero el presente pone renglones para escribir párrafos próximos de elegante caligrafía.

Pero, ¿de dónde viene todo esto? El joven jugador de Cajasol ha decidido apuntarse a la prelista para el Draft ’14. Puede retirarse, pero su nombre sube como sus largos brazos cuando tapona. Las previsiones han pasado de colocarle en una borrosa segunda ronda, a empezar a colocarle en los puestos finales de la primera ronda. Draftexpress le sitúa en el número 23, seleccionado por Utah Jazz, y Bleacherreport también avanza esta posibilidad. Su cartel empieza a sellarse.

Lo cierto es que Porzingis tiene credenciales para convertirse en una apuesta interesante. Posee una gran versatilidad que le convierte en un multiusos que puede tapar varias carencias en un mismo equipo a la vez. Ésa es su principal virtud. Su altura le otorga una zancada con la que atacar el aro con facilidad, además de tener un primer paso que le permite obtener ventaja. En las transiciones, dado el estilo de juego impuesto por Aíto García Reneses en el club sevillano, ha sobresalido. Su facilidad para recorrer metros en pocos pasos le permite desplazarse por la cancha como pez en el agua, pudiendo finalizar con mate contundente lo que empezó con un tapón contra el tablero con su nombre por encima del dorsal como protagonista. Prólogo y epílogo, y por el camino, una novela veloz.

Si el desequilibrio le empareja con un jugador pequeño, puede amenazar con su tiro exterior, que aunque inconstante, no es digno de subestimación. Tiene recursos para amagar y salir rápido igualando la carencia de velocidad con su largo avance. Su posición natural es la de ‘4’ abierto, aunque puede desempeñar labores de ‘3’ alto o ‘5’, aunque peca de falta de físico. Para la NBA tendrá que fortalecer musculatura para ganar volumen corporal si quiere hacer frente a un baloncesto más físico. Perderá algo de agilidad, pero no sufrirá tanto en el contacto directo contra jugadores más atléticos. Sin embargo, su casta y, siendo políticamente incorrecto que se dice en esto del periodismo, su “mala leche”, le permiten no arrugarse ante nadie. Forma parte de la madera mencionada anteriormente.

Sin embargo, en ataque precisa mejorar sus movimientos en el poste, aún bastante básicos y que le hace predecible. En estático sufre cerca del aro, y ése es un territorio que debe mejorar. Su gran especialidad es tiro tras bote, prácticamente indefendible dada la altura desde que lanza el balón. Quizás, sus todavía deficiencias físicas, le hacen tener debilidad en la pintura a la hora de atacar.

Otro de sus grandes destacados es la inteligencia y la visión de juego que atesora. Ello le permite adelantarse a los movimientos de los adversarios e incluso a los fallos de sus propios compañeros. Como reconoce el artículo estadounidense, “Porzingis exhibe un estado de alerta que le permite cubrir la ayuda en el lado débil entre 15-20 metros con apenas un par de zancadas, llevándose por delante cualquier intento de bandeja”. No sólo eso, sino que cuando se desempareja de su hombre, su gran coordinación le permite anular jugadores pequeños que no encuentran espacios ante sus largos brazos y sus piernas de idéntico calificativo. Está lejos de ser un jugador vulnerable. Por último, su gran timing le hace ser un gran taponador, de lo que dio muestra en el pasado Europeo U18, con 4’9 bloqueos por choque en el campeonato.

Sin embargo, la vida son polaridades. Donde está la virtud, está el defecto. El letón no es menos. Dada su edad, es un jugador inconsistente, al que le hace falta algo de regularidad para evitar sondearse siempre por extremos. Peca de la precipitación que aporta la propia juventud. Su mayor déficit es, sin duda, su facilidad para cargarse con faltas personales. Ha de aprender oficio, saber contenerse y regular bien esa torpeza. Por último, su delgadez –llegó a Sevilla con anemia hace ya algunas temporadas – le hace ser frágil físicamente, algo que en la NBA pasará factura pues le ocasionará numerosas desventajas que no siempre podrá solventar con su inteligencia.

Pero, citando de nuevo a Bleacherreport, estos defectos son perfectamente asequibles para ser pulidos en un periodo de tiempo no muy grande. La madurez le debe aportar, junto con consejos técnicos, esa mesura que le desquite de la precipitación. Con entrenamiento especializado, logrará tener mayor consistencia y solidez en el tiro exterior, así como mejorar movimientos en el poste para obtener nuevos recursos en su repertorio. Por último, el físico es lo más fácil de solucionar, aunque no por ello deja de ser delicado, pues descuidar demasiado las proporciones podría acabar con esa movilidad y agilidad que tantas buenas situaciones le aporta.

Solobasket.com: Kristaps Porzingis, la perla cajista en el Europeo U18

Borja de Diego, compañero nuestro en Solobasket que cubre al Cajasol, lo tiene claro. “Aptitudes le veo, porque tiene buena pinta y parece que será lo que se dijo que podía ser. Le falta algo de regularidad, pero se le ve hacer de todo y bien. Creo que, los que hayan venido a ver a Satoranski, habrán apuntado su nombre”, afirma. Concluye que “si no hubiera sido por Porzingis, los cambios que ha tenido que hacer Cajasol en la pintura habrían saltado por los aires”.

Para la web estadounidense el hecho de no tener defectos con demasiados obstáculos para limarlos a priori le hace ser una apuesta “relativamente no arriesgada pese a ser un enigma europeo”. Es por eso que es un pick con más pluses que cargas negativas. Obviamente, siempre que su situación esté en torno a las últimas elecciones de la primera ronda, con equipos que, en teoría, no están carentes o necesitados de un revulsivo inmediato y que pueden ganar una pieza muy válida forjada para el futuro.

El abanico de opciones para Porzingis es muy amplio. Coger un avión destino Estados Unidos ahora mismo sería un error. No está preparado. Ante esto, no podía tener mejor mentor para asesorarle. Aíto García Reneses es el mejor amigo para un joven baloncestista. “Está dotado técnicamente, pero lo cierto es que aún no está jugando como él debería”, reconoció el entrenador madrileño hace no mucho. Por eso, Porzingis no es presente NBA. Sino un futuro quizás no lejano en años, pero sí en crecimiento. Son dos situaciones temporales muy diferentes. El letón podría ser seleccionado ya en este Draft 2014, pero podría quedarse en Europa un par de temporadas más o tres. Algunas de ellas, en Cajasol, a las órdenes de Aíto para crecer notablemente con el mejor maestro que pudiera tener. Hay quien opina que presentarse ya pudiera resultar arriesgado, pero en caso de salir en una posición más alta en otros drafts, podría ser una atadura contractual para sus primeros años NBA. Una segunda ronda es incluso hasta más beneficiosa en ese sentido, al no estar tan sujeto a estas jurisdicciones. A cualquier equipo que no precise de una estrella ahora mismo, le conviene mantener en formación al espigado jugador cajista.

Quizás, dentro de algunos años, este artículo sea reliquia. Quizás papel mojado sobre el que despotricar. Queda sendero para esos bastos pies letones, así como canchas que pisar, cruzar y sobre las que caer derramando gotas de sudor. El niño ha de hacerse hombre. Ése al que, cuando debutó contra UCAM Murcia la temporada pasada, los periodistas bromeábamos en San Pablo recetando algún que otro puchero, empieza a sonar con el eco de su voz en las puertas del monte NBA. Sólo entrará bajo la siguiente máxima: el talento sin esfuerzo no obtiene recompensa.

Sobre el autor

Antiguedad: 
4 años 10 meses
#contenidos: 
126
#Comentarios: 
407
Total lecturas: 
368,798

Comentarios

Yo le veo muchísimo futuro. ¿Defectos? claro es su primer año en profesionales y desde mi punto de vista viendo sus números me parece un jugadorazo siendo su primer año senior y en un equipo de playoffs. Como todo joven hay que pulirlo y parece que puede romperlo en esto del baloncesto muy pronto

ya la temporada pasada se le vieron cosas que no puede hacer nadie más, y esta, con más minutos, sigue por el mismo camino.
Una planta espectacular, fundamentos técnicos de primer nivel para su edad. Hay que recordar que los grandes siempre maduran un poquito más tarde, que Raúl o Navarro fueron ACB antes que Pau o que a Marc le costó un mundo encontrar su sitio.
Que se presente al draft o no me da igual, pero por favor que siga jugando ACB y evolucionando a lo que puede llegar a ser

Pinta muy bien, pero aun no está hecho. Si tiene la cabeza en condiciones y buenos consejeros...no se presentará al draft (salir al final de primera ronda sería nefasto para él)