Solapas principales

Los hombros de Paul George...¿un freno en su carrera?

  • Analizamos las lesiones de George desde el punto de vista de la Fisioterapia
  • Ha tenido que pasar por el quirófano por ambos hombros
  • La temporada pasada vio claramente mermadas sus opciones de MVP por esta lesión
  • El reciente fichaje de los Clippers comenzará la temporada lesionado

Paul George es uno de los mejores jugadores de la liga, de hecho, es un claro candidato a pelear o conseguir el MVP de la temporada regular. La pasada campaña fue la mejor de su carrera baloncestística, con unos números de 28 puntos, 8.2 rebotes, 4.1 asistencias y 2.2 robos, con unos porcentajes de tiro de 43% en TC y 38% en T3. 

Tras el All-Star, su gran nivel bajó considerablemente debido a molestias y dolores en su hombro derecho. Se ausentó una semana y a su vuelta a las pistas, se evidenció que Paul George continuaba "renqueante". A pesar de que sus números se mantuvieron, sus porcentajes bajaron notablemente. Para que esto ocurriera, George tuvo que aumentar el volumen de tiros; algo que más que a él, afectó a su equipo en aquel entonces, Oklahoma City Thunder. El equipo se resintió, en gran medida al calvario que estaba pasando su estrella con el hombro. El escolta afirmó a los medios faltando 4 días para el debut en playoffs frente a los Portland Trail Blazers: "No podía levantar el brazo. El día del partido fue el primero donde pude lanzar una pelota al aro". 

george_en_okc.jpg

Paul George forzó demasiado en OKC

 

EL QUIRÓFANO, ÚNICA SOLUCIÓN

George jugó toda la serie mermado físicamente y tras su eliminación de la postemporada en mayo, pasó inmediatamente por el quirófano. Según los informes médicos sufría un desgarro parcial en el tendón del manguito rotador de su hombro derecho. Esto es una lesión bastante importante y condicionante, sobre todo a la hora de la práctica de un deporte como el baloncesto. El manguito rotador es un conjunto de músculos y tendones que envuelven a la articulación del hombro; además la protegen y la mantienen firme en su cavidad articular. Para llegar a producirse un desgarro, ya sea parcial o total, primero se debe haber producido una inflamación bastante elevada y prolongada en el tiempo (tendinitis). Esta inflamación es producida, entre otras cosas, por movimientos repetitivos por encima de la cabeza.

Cada tapón, cada rebote, cada lanzamiento, era un suplicio para George. Paul padecía esta inflamación de su tendón pero confió en que el dolor remitiría, por lo que no cesó su actividad. Cuando quiso darse cuenta, la temporada estaba en su punto álgido y las exigencias eran más grandes que los peligros que su hombro podía correr. Una mala decisión que le llevó a sufrir mucho dolor, a jugar a un nivel muy por debajo del suyo, y como todos sabemos, a la eliminación de su equipo. 

Pero la historia de Paul George con el hombro no terminaría aquí, ya que también sufrió molestias en el hombro izquierdo, aunque mucho menores que las que tenía en el derecho, ahora recién operado. George tomó una decisión acertada y trató su lesión en el hombro izquierdo, pasando de nuevo por el quirófano en junio. En este hombro no sería una lesión en el manguito rotador, sino en el labrum, pieza de cartílago con forma de anillo que cumple una función similar a la del manguito rotador, mantener el hueso del brazo dentro de la cavidad del hombro. También aquí se encontró un pequeño desgarro debido a los movimientos repetitivos que todo jugador de baloncesto realiza por encima de la cabeza. Esta lesión es menos dolorosa y menos peligrosa que la del manguito rotador, ya que el labrum está rodeado por la musculatura del manguito rotador y si algo le ocurriera, la musculatura podría proteger a la articulación. No obstante Paul George ya puede descansar tranquilo.

Son tan importantes las intervenciones quirúrgicas como la rehabilitación y los trabajos posteriores. Es evidente que todos los jugadores de la NBA realizan la misma actividad física que Paul George y no todos padecen su misma lesión. Sus hombros no estaban sanos y por ello fueron una articulación "diana" para sus males. Problemas de la postura o bien algún desajuste articular o muscular pudieron ser la causa de las lesiones en sus hombros. Casi con total seguridad, Paul George tuvo que variar algo en su mecánica o procedimiento de tiro para subsanar su dolor. Esto es algo clave para explicar la aparición de más de una lesión ya que, si algo no funciona bien, el cuerpo humano tiende a suplir o reforzar el movimiento con otros grupos musculares diferentes.

 

NO VOLVERÁ SI NO ESTA AL 100%

Se espera que el flamante y reciente fichaje de Los Ángeles Clippers debute esta temporada a mediados de Noviembre, aunque podría ser más tarde. El presidente de operaciones de la franquicia Lawrence Frank afirmó que se le ha cuidado muy bien tras su llegada a California: "Ha trabajado mucho, ha sido excelente. Hemos puesto un gran empeño e involucrado a un gran número de personal de salud y bienestar y lo hemos puesto en sus manos". 

A pesar de arrastrar problemas en los hombros durante su carrera, ambas son lesiones que en principio no deberían volver a darle problemas, más allá de algún episodio de dolor puntualmente. Esto será así siempre y cuando el jugador pare si su cuerpo lo necesita. Todo podría haber quedado en una simple inflamación de un tendón si se hubiera pausado la actividad cuando la ocasión lo requería. Tenemos el ejemplo reciente de Kevin Durant y su espeluznante lesión tras volver a las canchas antes de lo debido. El deporte de élite vive de exigencias, pero el cuerpo humano en muchas ocasiones no entiende de ellas.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 2 meses
#contenidos: 
31
#Comentarios: 
34
Total lecturas: 
64,434

Comentarios

Es como si se juntaran el hambre con las ganas de comer, dos estrellas lastradas físicamente con la franquicia pupas por excelencia. A ver qué resulta de todo esto.