Solapas principales

Los Lakers aguantan la embestida de Miami y ponen el 3-1 en las Finales

  • La vuelta de Adebayo no fue suficiente para que Miami empatara la eliminatoria
  • Los angelinos se colocan a una victoria de su anillo número 17

Sin Goran Dragic, pero con Bam Adebayo de vuelta en el quinteto titular. Así afrontaron los Heat un cuarto partido de las Finales que, al igual que el tercero, se decidió en los últimos minutos. Con la capa de superhéroe de Jimmy Butler olvidada en el vestuario, esta vez el fuego ofensivo de Miami no sirvió para empatar la eliminatoria y los Lakers tienen ante sí un camino sin demasiadas curvas hacia su anillo número 17: victoria por 102-96, 3-1 en el marcador y tres oportunidades para cerrar la serie - y para clausurar la burbuja de Disney. 

MIAMI HEAT 96-102 LOS ANGELES LAKERS

Miami jugó por encima de sus posibilidades en el tercer partido, controlando a un Anthony Davis limitado por problemas de faltas y arrancando una victoria para la que necesitaron una actuación antológica de Butler.  Una de las principales incógnitas de cara a este game 4 era si Erik Spoelstra emplearía su defensa en zona o si volvería a confiar en el sistema hombre a hombre que tan buenos resultados dio contra los interiores de los Lakers en el encuentro anterior. No hubo misterio: los Heat no emplearon su defensa en zona 2-3, que tan efectiva fue en las Finales de Conferencia contra Boston, ni en una sola posesión ante Los Angeles. 

Esa decisión de limitarse a emplear una defensa tradicional fue posible gracias a la tenacidad de los jugadores de los Heat, que durante todo el partido usaron piernas, brazos y uñas para hacer la vida imposible a Dwight Howard -8 minutos disputados partiendo como titular, se sentó en el primer cuarto y no volvió a aparecer en pista- y a un Anthony Davis que acabó la noche con 22 puntos en su cuenta particular y buenos porcentajes, pero que no pudo aprovechar su superioridad al poste en casi ningún momento del encuentro. Markieff Morris fue el principal beneficiado de la decisión de Vogel de no colocar en pista a pívots puros, no tanto por su producción bruta -9 puntos- como por el spacing ofensivo que ofrece y por su capacidad para cambiar emparejamientos en defensa. 

Este game 4 no ha sido el duelo más bonito de la serie, pero raramente los partidos decisivos lo son. Con ningún equipo llegando a la barrera de los 30 puntos en un cuarto y pocas oportunidades para anotar en transición, la lucha bajo los aros y la contundencia protegiendo el aro propio han marcado el ritmo del partido: igualdad en los tableros (42-39 para LAL, aunque con 10 rebotes ofensivos de los angelinos, algunos de ellos cruciales en el último cuarto) y menos anotación en la pintura - Miami consiguió 52 puntos ahí en el tercer partido, solo 32 en este.

HEAT vs LAKERS GAME 4 - Full Highlights | 2020 NBA Finals

Jimmy Butler, que anotó cinco de sus ocho lanzamientos en los primeros minutos, volvió a ser el mejor jugador de su equipo, quedándose al borde de otro triple-doble con 22 puntos, 10 rebotes y 9 asistencias. Tyler Herro y Duncan Robinson sumaron 38 puntos entre los dos y Bam Adebayo, que disputó más de 33 minutos tras perderse los últimos dos partidos por lesión, estuvo algo tímido en ataque -15 puntos con solo 8 lanzamientos intentados-, pero su capacidad para aguantar en defensa a jugadores perimetrales, algo que demostró plantándose ante LeBron en varias posesiones, dio una nueva dimensión a su equipo. El propio James volvió a estar fallón en el primer tiempo, con poca fortuna de cara al aro y descuidado con el balón en las manos (6 pérdidas en total), para terminar el partido con una línea estadística de 28 puntos, 12 rebotes y 8 asistencias.

Las dos batallas que los Lakers ganaron anoche fueron la de los jugadores secundarios y la de la aportación desde el banquillo. Durante toda la temporada hemos estado rumiando acerca de qué jugador podría adoptar el rol de tercera espada en Los Angeles Lakers; descartadas las candidaturas de Kyle Kuzma (demasiado irregular) y Danny Green (muy por debajo del nivel que mostró en Toronto), el tercero en discordia de los Lakers finalmente han sido... todos. En este cuarto partido el mono de trabajo lo ha llevado Kentavious Caldwell-Pope, con 10 puntos en el primer cuarto y 5 consecutivos en el clutch timepero los angelinos han llegado hasta aquí, dejando de lado el tándem Davis-James, por ser el aspirante al título con las ideas más claras. Los jugadores se conocen, los roles están definidos y cualquiera puede dar un paso al frente. 

Rajon Rondo solo anotó dos puntos y falló 6 de sus 7 tiros, pero la vista no miente: si le perdonamos un par de lanzamientos horriblemente seleccionados, varias de sus pequeñas jugadas -un rebote ofensivo por aquí, un robo bajo canasta rival por allí- fueron decisivas para su equipo. Lo mismo sucede con la labor sin balón de Alex Caruso, que no tuvo una actuación espectacular pero sí ayudó en labores de trabajo sucio. Los Heat, por su parte, no obtuvieron buena respuesta de un banquillo que solo aportó 13 puntos. Kendrick Nunn se quedó en 6 puntos con 2-11 en el tiro y Kelly Olynyk no pasó de 4 tantos en 12 minutos después de ser fundamental en los dos últimos partidos. 

Enterramos a los Heat después de la clara derrota en el game 1 y del varapalo de las lesiones y se insuflaron vida a sí mismos rascando un triunfo sin contar con dos de sus tres mejores jugadores. ¿Qué hacemos ahora? ¿Nos rendimos a la lógica que dicta que los Lakers son mejores y que tienen tres rounds por delante para adjudicarse el título o damos otra oportunidad a unos Miami Heat que durante todos los PlayOffs han sido el paradigma de la resiliencia? Puede que la eliminatoria se resuelva este viernes por la vía rápida o que los Heat alarguen la serie unos días más, pero independientemente de lo que pase ambos se llevarán el aplauso de toda la comunidad NBA, tanto su recorrido durante la temporada como por habernos regalado, al fin, algo de competitividad en estas FinalesGame on.

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 2 meses
#contenidos: 
60
#Comentarios: 
134
Total lecturas: 
146,549

Comentarios

Partido ganado desde la defensa. Los exteriores de Lakers no son muy finos en ataque pero son de lo mejor atrás de toda la NBA. El trío Pope-Green-Caruso son soldados al servicio del equipo sin ningún tipo de ego. En esta serie el equipo mejora mucho cuando juega con Davis de 5 y Morris de 4 y Vogel ha vuelto a acertar con el ajuste. Increíble el salto de calidad que le ha dado Davis a este equipo. Han pasado de ser un equipo justito para llegar a Playoff a más que posible futuro campeón.

Por los Heat Butler demasiado solo. Solo Herro le ayuda con cierta regularidad.

Si me lo dicen a principio de temporada no me lo creo, los lakers casi campeones