Solapas principales

Luka Doncic, los records y el aburrimiento

  • El esloveno sigue impresionando, batiendo registros y abriendo distancias en la carrera por el MVP. Repasamos algunos de sus logros.

Nadie escapa al embrujo de Luka. Nadie. Es una de las joyas de la NBA y su status de estrella ya (casi) nadie lo discute. Quedan cuatro que sí y están en España, pero el mal de los colores no lo puede remediar Luka, ni Adam Silver ni un humilde periodista.

Lo que está logrando el genio de Ljubjana nadie, ni el más optimista en el mundo de los optimistas, podría imaginarlo. En Europa ya fue batiendo marcas, fue campeón de todo (incluido Euroliga y Eurobasket) y su salto a América fue un cuento de hadas desde el día 1. Desde Rookie del Año hasta formar parte del mejor quinteto de la temporada, en sus cuatro primeros cursos. Los récords han ido de la mano de Luka siempre.

Ya en Dallas, en su segundo partido en la NBA, se convirtió en el jugador más joven de la franquicia en sumar 20 puntos. En su segunda temporada pulverizó varios récords. Entre ellos, un registro en poder de Michael Jordan. Fue el primer jugador que encadenó 19 partidos con 20 o más puntos, cinco rebotes y cinco asistencias, superando así la marca de Su Majestad. Otro de sus registros imposibles fue el año pasado: Tras quedarse fuera de los diez titulares del All-Star, sus 30 puntos ante Indiana Pacers le encumbraron como el jugador que menos partidos necesitó (234) para superar la cifra de 6.000 puntos.

Este año, el quinto en la NBA, desde el primero momento se vio que había dado, si es que era posible, un pasito más. Una marcha más en ambición, en hambre, en convertirse en un anotador compulsivo gracias a su inacabable catálogo de recursos, cada vez mejor explotado: su step back, el fade away, la capacidad para ralentizar sus penetraciones y absorber el impacto, o su lectura de los espacios, incluyendo las asistencias a las esquinas o el lado débil, aparentemente sin mirar. Una capacidad innata para jugar al baloncesto como muy pocos lo han hecho en la Historia.

Esto le hizo continuar batiendo registros de otro nivel, de los que lo ponen a la altura del Dios del basket. Por ejemplo, mejoró la marca de 1986 de Michael Jordan de comenzar la temporada con 6 encuentros seguidos superando los 30 puntos. Nadie había superado ese registro desde la temporada 62-63 (Wilt Chamberlain). Luka se quedó en 9 (que se dice pronto), y siguió a lo suyo, sumando y sumando, situándolo en solitario como líder anotador de toda la liga, con 33’1 puntos de media a finales de noviembre.

Anoche, ante los Warriors, tuvo lugar otra actuación de esas épicas que hacen eco en toda la liga, y que conllevan, además, seguir batiendo registros que estaban llenos de polvo en los libros de historia. Sus 41 puntos, 12 rebotes, 12 asistencias y 4 robos para vencer a los vigentes campeones acapararon todos los focos y lo ensalzaron todavía más a los altares de la mejor liga del mundo. Con el de anoche sumó su vigésimo partido de al menos 40 puntos, cifra que le iguala con Dirk Nowitzki en la segunda plaza de la franquicia texana, siendo únicamente superado por Mark Aguirre. Respecto a los triples-dobles, es el cuarto de la historia que más tiene con al menos 35 puntos, con un total de 13. Solo quedan por delante Oscar Robertson (59), Russell Westbrook (29) y James Harden (24).

Compañeros, rivales y entrenadores se frotan los ojos y tiran de imaginación para describir lo que supone Doncic. Su entrenador, en tono irónico, expresó tras el partido lo siguiente: "Hasta aburre, queremos ver algo distinto. Que juegue con la zurda o algo (…) Es uno de los mejores jugadores del mundo y esto es lo que hace. Algunos hasta lo damos por hecho", confesaba el Jason Kidd. Stepehn Curry, por su parte, se deshizo en elogios de una forma más seria: "Su tamaño y habilidad con el balón te sitúan al límite durante todo el partido, y además es un gran triplista, por lo que debes preocuparte por todo. Su visión sobre la pista es de fantasía, es un paquete de ataque de generador y anotador, y cuando las mete como hoy, es difícil. Quieres quitarle alguna cosa, pero él siempre puede completar jugada tras jugada".

Si dos genios como Jason Kidd y Stephen Curry hablan así de él, poco más queda añadir. Si acaso, recordar su propia opinión tras el espectacular partido de anoche: “Participé en todo, lo di todo. Estaba muy cansado al final, pero necesitábamos ganar este partido”, para acabar haciendo un ejercicio de autocrítica haciendo alusión a sus tiros libres fallados, comentando que era algo que debía mejorar y que no podía permitirse errar 6 lanzamientos en un partido tan importante como hoy. Palabra de Luka.

16486177712291.jpg

Luka Doncic y Westbrook (foto AP)

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
5 años 9 meses
#contenidos: 
432
#Comentarios: 
850
Total lecturas: 
1,285,308