Solapas principales

Luka Doncic y Trae Young: todos los jugones sonríen igual

  • Los competidores por el ROY del año pasado siguen al mismo ritmo
  • ¿Logrará alguno ser All-Star?

Una de las frases que más he escuchado a lo largo de mi vida es que no hay segundas oportunidades para una primera impresión. Me lo han dicho antes de mi primer dia de colegio, de mi primer entrevista laboral e incluso antes de la primera cita con esa persona tan especial. Todos sabemos que es así, excepto dos alumnos rebeldes. Dos chicos que ni siquiera se hacen eco de algo que es una evidencia, porque para ellos no lo es.

Luka Doncic y Trae Young son dos nombres que a todos nos suenan. Los dos novatos que lucharon por el ROY el curso pasado y que hicieron una temporada increíble en su estreno en la NBA. Finalmente fue Doncic el que el año pasado se llevó el galardón, con medias de 21 puntos, 7,8 rebotes y 6 asistencias, aunque Young lo siguió de cerca con 19 puntos, 3,7 rebotes y 8 asistencias. Una batalla reñida que mantuvo entretenidos a todos aquellos que disfrutamos de este deporte.

 

 

Con el inicio de este nuevo curso NBA, todas las miradas apuntaban a ellos. No solo por las impresiones que dejaron durante la primera temporada, sino por ver si eran capaces de derribar ese muro que es para muchos su 'año sophomore'. Una barrera psicológica que se ha implantado en la liga y en la cual muchos jugadores caen, cuajando un mal año tras haber destacado como Rookies.

Pero ellos no están para tonterías, porque a pesar de que todos sabíamos de lo que eran capaces, han logrado impresionarnos en su debút en esta temporada. A pesar de las altas expectativas , de ser parte de equipos que deben dar un paso al frente y, sobre todo, de ser ambos el jugador franquicia de su equipo, consiguieron que la gente saltara del sofá al ver el triple de Young desde el logo, o los movimientos de Doncic para acabar haciendo ese step-back tan característico del esloveno.

Son jugadores muy distintos, pero a la vez no. Estilos de juego que no parecen y que sin embargo tienen un punto común: ambos nacieron para esto. Young es el paradigma del jugador del futuro. Tirador letal con un rango espectacular y que además tiene capacidad de sobras para leer todo lo que pasa en la pista. Doncic es más físico, y a la vez más lento, pero la clase con la que se mueve nos recuerda a algunos de los jugadores más talentosos de la historia de la liga.

El esloveno comenzó el curso con 34 puntos, 9 rebotes y victoria para los suyos ante Wizards, mientras que Young se fue hasta los 38 puntos con 7 rebotes y 9 asistencias, también para liderar la victoria de su equipo ante los Pistons. Dos jugadores de la clase 18' que están llamados a marcar época y que de momento no decepcionan. Quién sabe si este año incluso llegan a colarse en el All-Star.

 

 

Quizás, eso de que no hay segundas oportunidades para una primera impresión no sea cierto. O quizás es que Doncic y Young están dispuestos a romper incluso con esos esquemas y seguir sorprendiéndonos en cada Opening Week de los siguientes años, quién sabe. Dos jugadores que nos transportan a miles de escenarios imaginarios en los que los vemos levantándo títulos y trofeos de MVP, aunque mejor no apresurarse. De momento, disfrutemos de ellos y de la rivalidad que tienen, que apunta a ser una las grandes marcas de la NBA en los próximos años.

Aprovechemos que los vimos desde el primer día. Que vimos a Luka Doncic callar a todos aquellos que decían que no iba a triunfar en la mejor liga del mundo y que también fuimos testigos de como Trae Young se redimió después de un mal comienzo en su primer año. Aprovechemos todo esto, porque estos dos no paran y, sobre todo, aprovechemos que ellos sí que pueden seguir impresionándonos como si fuera la primera vez.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 8 meses
#contenidos: 
120
#Comentarios: 
234
Total lecturas: 
230,010