Solapas principales

Millonarias extensiones de contrato en la NBA

  • Muchos jugadores del draft de 2017 han extendido sus contratos, cuyos sueldos se empezarán a cobrar a partir de la temporada que viene
  • Otros jugadores como Lonzo Ball, Lauri Markkanen, Jarrett Allen o John Collins serán agentes libres restringidos el verano que viene

Ayer era el día límite para ampliar los contratos que cumplían ciertas condiciones y terminaban en 2021. A pesar de la congelación del convenio colectivo para esta temporada y las pérdidas provocadas por la pandemia, parece que la NBA sigue gozado de una envidiable salud económica, dado que se han concedido generosas renovaciones a jugadores a los que todavía les queda mucho por demostrar. Analizamos cada caso.

Rudy Gobert, el ancla defensiva de Utah para el siguiente lustro

Rudy Gobert será jugador de Utah para las siguientes seis temporadas. Tras una burbuja en la que pudo dar más y los rumores de la mala relación con Donovan Mitchell (también renovado este verano), el pívot de 28 años termina renovando este verano por 5 años y 205 millones de dólares. Es una cantidad que no se ha quedado muy lejos del contrato supermáximo al que podía optar Gobert, pero aún así las cifras parecen muy elevadas.

Nadie duda de que Gobert es quizá (¿Anthony Davis?) el mejor protector del aro de la NBA, un jugador que ya ha ganado el premio al Defensor del Año, en 2018 y 2019, pero que sufre más cuando tiene que cambiar de asignación defensiva y debe salir a defender al perímetro. Además, en ataque sigue siendo un jugador limitado. Es un buen finalizador cerca del aro, pero le cuesta crearse sus tiros y carece de un tiro fiable a media distancia. Del triple ni hablamos.

No hay duda de que Gobert es un gran jugador, pero un contrato tan cercano al supermáximo es para un jugador realmente decisivo, un top-10 como mínimo. Con esta renovación, Utah se queda sin espacio salarial para mejorar la plantilla y no parece que la actual les llegue para ser aspirantes al anillo.

 

Renuevan algunos de la camada de 2017

Si en su momento renovaron los jugadores más destacados del draft de 2017, como Jayson Tatum, Donovan Mitchell, Bam Adebayo o De’Aron Fox, ahora han pasado por caja otros jugadores elegidos el mismo año, pero que no forman parte de la élite de la promoción.

Los campeones han anunciado otra renovación. Tras ser carne de rumorología, al final Kyle Kuzma no solo no ha sido traspasado, sino que le han renovado. El acuerdo es por 3 años y 40 millones, un precio bastante adecuado para un jugador que aporta anotación desde el banquillo y que es de prever que vaya mejorando su rendimiento temporada a temporada.

En Los Ángeles también ha habido otra renovación. Los Clippers extienden el contrato de Luke Kennard por 4 años y 64 millones. Llegado este verano, parece que el rol de Kennard va a ser de gran importancia, a tenor del sueldo que va a percibir. Los Clippers son otro equipo que se queda atado de pies y manos para futuras incorporaciones, pero su plantilla sí parece de nivel para intentar el asalto al título.

Los Spurs también también se movieron ayer y le firmaron 4 años y 73 millones a Derrick White. Parece demasiado dinero para un jugador que ha promediado 11,3 puntos y 3,5 asistencias, pero los Spurs van a tener mucho espacio salarial a partir de 2021, año en el que terminan los contratos de LaMarcus Aldridge, DeMar DeRozan y Rudy Gay.

Toronto ha renovado a OG Anunoby por 4 temporadas y 72 millones. Un gran jugador defensivo, que todavía debe mejorar mucho en ataque (10,6 puntos por partido en 30 minutos) para ser una amenaza ofensiva. De todos modos, si sigue con buenos porcentajes desde el triple (39%) tiene potencial para ser uno de los mejores 3&D de la NBA.

En Orlando han anunciado dos renovaciones, bastante arriesgadas por el estado físico de los firmantes. Markelle Fultz ha firmado por 3 años y 50 millones de dólares. Aunque no ha terminado de romper, el año pasado se le vio una cierta consistencia y promedió 12,1 puntos y 5,1 asistencias en, lo más importante, 72 partidos jugados. Veremos si este año logra dar otro salto y acercarse al gran jugador que vimos en su época universitaria. También ha renovado Jonathan Isaac por 4 años y 80 millones. Un riesgo tremendo si tenemos en cuenta que no jugará en toda esta temporada por una rotura del ligamento cruzado anterior durante la burbuja. Además, si bien mostró un buen potencial para ser un gran defensor, en ataque todavía es un jugador que no marca diferencias.

 

Los no renovados

Algunos de los jugadores del draft de 2017 no fueron renovados, con lo que serán agentes libres restringidos el verano que viene. El más destacado es John Collins, que ha promediado 21,6 puntos y 10 rebotes la pasada temporada en los Hawks. Los rumores apuntaban a que había pedido el máximo, que por lo visto la gerencia de Atlanta no ha ofrecido. Veremos qué pasa con Collins, porque la elección de Okongwu puede ir encaminada a sustituirle, con lo que quizá Atlanta le busque un traspaso con la temporada empezada.

Lonzo Ball tampoco ha renovado en Nueva Orleans. Su temporada no ha estado mal, pero tampoco ha sido para tirar cohetes (11,8 puntos, 7 asistencias) y quizá los Pelicans quieran ver su encaje con un Zion que (esperemos) jugará más partidos este año. Otro jugador que tampoco ha dado el salto que se esperaba ha sido Lauri Markkanen, que tampoco ha renovado. El finlandés tiene potencial para explotar este año, veremos qué tal lo utiliza Billy Donovan tras su mala experiencia con Jim Boylen. Por último, tampoco ha renovado Jarrett Allen, jugador que podría incrementar su rendimiento este año y ganar más dinero.

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 años 11 meses
#Contenidos: 
251
#Comentarios: 
619
Total lecturas: 
757,915

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar