Solapas principales

NBA 2019, el baile de parejas más lujoso de la Historia

  • A menos de una semana del inicio, analizamos los mejores duetos de la liga, muchos de ellos formados este verano

La FA (Free Agency) 2019 nos está dejando el mercado más bestia cualitativa y cuantitativamente hablando de la Historia de la NBA. Sólo en el primer día de mercado se firmaron, entre fichajes y renovaciones, nuevos contratos por un valor cercano a los 3000 M$, que aumentaron sustancialmente con los grandiosos movimientos posteriores, principalmente entre Clippers, Thunder, Lakers y Rockets. 

La más bestia también se puede considerar por ser el verano con mayor movimiento de All-Stars y top20-25 de la Liga. Así a bote pronto, cabe recordar los viajes emprendidos por el siguiente elenco de estrellas de la liga, un suceso sin precedentes: Anthony Davis, Kawhi Leonard, Kevin Durant, Paul George, Russell Westbrook, Kyrie Irving, Chris Paul, Kemba Walker, Al Horford, D’Lo Russell, Jimmy Butler, Mike Conley, DeMarcus Cousins, Hassan Whiteside y JJ Redick , por cerrar la lista en 15. 

Para poner en situación, podemos situar en el otro lado de la balanza otra lista de 15 jugadores top que no hayan cambiado de equipo, aunque sí haya habido alguna renovación entre ellos (casos de Klay, Middleton o Lillard, mayor contrato firmado en esta FA): Antetokounmpo, LeBron, Curry, Lillard, Embiid, Harden, Jokic, Klay, KAT, Oladipo, DeRozan, Aldridge, Middleton, o la pareja de Wizards, Beal & Wall. ¿Qué “Selección” sería más potente de las dos? Da cuanto menos para pensárselo. 

fichajes_2020.jpg

NBA 2020 (Clutchpoints)

Pero otra de las cosas más llamativas que nos ha deparado esta Agencia Libre ha sido el emparejamiento de varias de estas estrellas a raíz de los movimientos de los despachos. Unas cuantas franquicias han tratado de organizar sus plantillas a partir de dos jugadores lo más top posibles, pero sin hipotecar la composición final de la misma con una tercera estrella (el famoso big-three que tantos éxitos y fracasos ha tenido en las últimas décadas), de manera que les quedara mayor masa salarial para una plantilla más “compensada”. Pero como decíamos, la formación de estas súper-parejas nos ha dejado un escenario fantástico en el que nos encontramos con varios duetos de jugadores fabulosos y que pueden, si resultan como se espera y el ecosistema acompaña, voltear por completo una liga que, ya tras el mercado de fichajes, ha quedado completamente patas arriba

Vamos a tratar de analizar las mejores parejas de la NBA, muchas creadas a partir de estos últimos movimientos, y algunas que todavía permanecen de temporadas anteriores, aunque son en menor número tras tanto baile de fichas. Los organizaremos en tres escalones de “categorías”. Comenzaremos por los “3 estrellas”, los “low cost” de entre las parejas estelares de la liga, seguiremos por las parejas “4 estrellas”, que vendrían a ser las “primeras marcas”, y concluiremos por las “premium”, las parejas de baile gourmet de la NBA y que han situado a sus equipos como los máximos aspirantes a alzarse con el/los próximos anillos. 

En el primer escalón situaríamos a los siguientes dúos, a quienes no entraremos a analizar a fondo por no hacer interminable este artículo:  

nivel * * * 

Los celtics Kemba Walker y Jayson Tatum. Los pistons Griffin & Drummond. La joven pareja Booker-Ayton de Suns. Tras el anillo, Toronto se quedaría con una pareja muy inferior a lo que tenían con Kyle Lowry y Paskal Siakam, pero nada desdeñable. A Indiana ha llegado Brogdon para ser la pareja de baile de Víctor Oladipo cuando este se recupere de su maltrecha rodilla. Por último, una por estrenar en Pelicans con Jrue Holiday y la nueva sensación de la NBA, el nº1 del draft Zion Williamson. Y muchas otras que podrían sumarse, ya que el abanico es amplio y muy subjetivo, pero ahora subamos el nivel y vayamos al segundo escalón de las mejores parejas de baile de la liga: 

NIVEL * * * *

EMBIID-HORFORD 

Phila ya tenía una buena dupla vigente formada por Embiid y Simmons, pero nos hemos decantado por la que a partir de este octubre formarán el camerunés y el fichaje más sonado de los de Pensylvania en esta FA, Al Horford. El dominicano, 5 veces All Star, deja el ajetreado mar de Boston para mudarse a Philadelphia, donde aspira a reinar en el Este en una prometedora pelea que se avecina para la próxima temporada, en la que son los máximos favoritos junto a los Bucks de Anteto & Middleton (hablando de parejas). De la química que tengan estos dos pívots dependen gran parte de las aspiraciones de los Sixers, que siguen en el camino del Proceso que les debe llevar, según los planes trazados, a la conquista del anillo en los próximos años. De Joel Embbid hay muy poco que decir. Es, junto a La Ceja, el pívot más dominante de la liga. Promedió el pasado curso 27’5 puntos (4º máximo anotador) y 13’6 rebotes por partido (sólo superado por Drummond), y de su mano, los Sixers estuvieron a punto de meterse en la final del Este, de no ser por aquel triple ya mítico de Kawhi. Con las bajas de Butler y Redick, y la llegada de Horford, veremos hasta dónde son capaces de llegar en la próxima temporada. 

horford_embiid_nbacom.jpg

Horford & Embiid (NBA.com)

CURRY-D'LO RUSSELL 

Temporada nueva, vida nueva en San Francisco. Los Warriors no sólo van a estrenar flamante nuevo pabellón. Van a estrenar un nuevo horizonte, con nuevas perspectivas y nueva condición: ya no son los Reyes ni tampoco los grandes favoritos. Se marchó Durant, y Klay Thompson estará toda o casi toda la temporada fuera, y puestos a estrenar, también van a estrenar una nueva pareja de estrellas, con Don Stephen Curry como estilete y D’Angelo Russell como fiel y poderoso escudero. El ex de los Lakers ha firmado con Golden State por las próximas cuatro temporadas por un total de 117 millones, tras disputar su mejor temporada en la NBA con los Nets, donde estrenó condición de All-Star y firmó unas grandes estadísticas, con 21 puntos, 7 asistencias y 4 rebotes por encuentro. Curry hizo una magnífica temporada liderando a su equipo ofensivamente, pero la lesión de noviembre (11 partidos KO) cortó su fantástico estado de forma y pese a ello, cerró el curso con la segunda mejor marca anotadora de su carrera (27’3), además de 5’3 rebotes y 5’2 asistencias. Sin Durant ni Klay, Steve Kerr deberá reinventarse, y a buen seguro que pondrá en las manos de su nueva pareja estelar el futuro de un equipo cuyas expectativas, pese a todo, siguen siendo altas. 

curry-dangelo-russell_clutchpoints.jpg

Curry & D'Angelo (clutchpoints.com)

DONCIC-PORZINGIS 

Es uno de los dúos cogidos con pinzas antes de comenzar la temporada. Hablamos de un jugador de segundo año, y otro que llega a este inicio de curso tras un año entero sin jugar. Sin embargo, se trata de dos jugadores con proyección All-Star (Doncic ya estuvo a punto de ir el año pasado), y Porzingis, antes de la fatídica lesión, estaba realizando sus mejores meses desde que aterrizara en la NBA en 2015 (22’7 puntos, 6’6 rebotes, 2’4 tapones y un 40% en T3), y se estaba haciendo un hueco en la élite de la liga a base de grandiosas actuaciones que tenían encandilados a los aficionados knickerbockers. De Luka hay poco más que añadir a su etiqueta de “Rookie of the Year”: con 19 años ha maravillado a toda la NBA (21’2+7’8+6 asistencias), ha convencido a los escépticos, y ahora sólo hay que sentarse a disfrutar y comprobar hasta dónde puede llegar un jugador generacional al cual no se le conoce techo. Ambos se entienden de maravilla dentro y fuera de la cancha, disfrutan juntos, sonríen y confían en que una vez se han cruzado sus caminos, el destino puede ser maravilloso. En la pretemporada ya han demostrado de qué son capaces vistiendo la camiseta azul del equipo texano, y en Dallas se están frotando las manos, puesto que el ocaso que se vaticinaba tras la gloriosa “Era Nowitzki” puede que no llegue a ser tal, y de hecho, sueñan con volver a disfrutar de las mieles del éxito, de las manos de dos jóvenes blancos europeos con unas condiciones fabulosas y una sonrisa que contagia.

Kristaps Porzingis CRAZY Highlights With Luka Doncic! Thunder vs Mavericks 2019 NBA Preseason

 

JOKIC-MURRAY  (by Iván Rodríguez)

La clase de pareja que puede marcar la diferencia. Un equipo que durante años sólo ha conocido la derrota, y ellos, han devuelto la esperanza.Ninguno de los dos lleva siquiera cinco años en la mejor liga de baloncesto del mundo. Pero son un ejemplo más de la joven explosión de talentos que vivimos en estos últimos años. Un escolta de 22 años y un gigante serbio que ha entrado por la puerta grande esta última temporada. Un dúo que al principio puede resultar extraño, hasta  que los ves juntos en la pista. Murray es el clásico jugador dinámico cuando entra en cancha, veloz y con un toque de locura a la hora de crear tiros de larga distancia. Jokic, el recién miembro All Star, es la potencia y versatilidad unidas, para formar un pívot de 2,13m casi inexpugnable. Porque desde 1980 ninguna pareja de compañeros había encadenado un cóctel de 30 puntos (uno de ellos) y triple-doble (el otro) durante dos partidos seguidos de playoffs. 18 puntos por encuentro para Murray y 20 pts para Jokic en la temporada 2019. Una que jamás vamos a olvidar, el regreso esperado a playoffs desde la temporada 2013. Puede que todo el éxito sea del equipo en conjunto, pero esta pareja tiene algo que hace volver a creer. Un ejemplo claro de la reconstrucción a fuego lento.

jokic_murray_denver_stiffs.jpg

Jokic & Murray (vía Denver Stiffs)

LILLARD-McCOLLUM  (by Iván Rodríguez)

Podriamos llamarla la pareja de la esperanza. El dúo dinámico que se mantiene en la NBA, como uno de los más valorados y trabajados de los últimos años. Damian Lillard, el jugador franquicia y la mirada hacia el presente-futuro del equipo. La clase de líder que puede levantar una ofensiva hacia la cima de la liga sin un elenco de apoyo y de alto nivel. Con 25'8 puntos, 5'9 asistencias en 2019, ésta será su octava temporada consecutiva en la franquicia de Oregón. Todo un referente y jugador franquicia, que hace tan sólo unos meses hizo creer a más de uno que era capaz de todo. Con McCollum tenemos la eficacia por excelencia. Un jugador que le gusta lucirse y conseguir sus objetivos con cada partido. La rapidez, agilidad y buena visión de juego que posee con Lillard, la hacen una pareja digna de entrar en las mejores del Oeste. Después de un par de  temporadas compartiendo la cancha como titulares, Lillard y McCollum han sabido mostrar una actitud reveladora, que mostró a los fanáticos lo buenos que pueden ser si continúan jugando juntos muchos años. Son el dúo soñado de unos Portland Trail Blazers con 49 años de experiencia. Con ambos recién renovados, quién sabe a qué altura elevarán a este equipo, si se les da 4-5 años más juntos para demostrar todo lo que pueden aportar.

lillard_mccollum.jpg

Lillard & McCollum (NBA.com)

DEROZAN-ALDRIDGE  (by Joaquín Bacigalupo):

Una pareja que siempre está bajo la lupa, quizás por el hueco que tuvieron que cubrir cada uno en su momento. Aldridge llegó bajo la sombra de Tim Duncan y para DeRozan es imposible huir de las comparaciones con Kawhi Leonard, puesto que fue la ficha de cambió que permitió a Leonard recalar en los Raptors. Aldridge ha sido el jugador más regular de los últimos años de los Spurs, de hecho, en la última temporada acabó con grandes números: 21 puntos de media con 9 rebotes y un 51% en tiros de campo. El caso de DeRozan es similar, aunque también tuvo que adaptar su juego al estilo de Popovich. Aumentó su número de asistencias por partido (de 5.2 a 6.2) y disminuyó su anotación (de 23 puntos de media a 21). En la última campaña tuvo problemas de irregularidad, aunque eso no opaca la calidad que tiene. Tras un año de transición, las expectativas son altas con este dúo. Son los dos grandes pilares que tiene Pops (junto al recuperado Murray) sobre los que tendrá que construir, una vez más, un equipo de playoffs. Si bien nunca es fácil lograr adaptarse al estilo de Popovich, y menos aún para jugadores acostumbrados a tener a su equipo jugando para ellos, tanto Aldridge como DeRozan tienen talento suficiente para adaptarse a su sistema y ser los ejes de un equipo aspirante al título.

DeMar DeRozan & LaMarcus Aldridge 69 Pts, 19 Asts 2018.10.22 Spurs vs Lakers | FreeDawkins

ANTETOKOUNMPO-MIDDLETON  (by Simón Ruiz).

Si alguna pareja destacó y dominó en la liga regular del pasado año fue precisamente esta. El griego, sensación absoluta de la última temporada, se llevó el MVP, pero estuvo acompañado por uno de los jugadores más infravalorados de la liga, que renovó por cuatro temporadas este verano. En la próxima, sin el factor sorpresa y la ayuda de un jugadorazo como Brogdon, podrían incluso aumentar las prestaciones de ambos. Con la marcha de Kawhi a los Clippers, la lesión de Durant y la descomposición de los Celtics, los Bucks son favoritos a llegar a las Finales, donde todo puede suceder, como ya vimos el año pasado. Además, la relación entre los miembros de la plantilla es excelente y el sistema de cuatro jugadores abiertos y pintura libre para Anteto mostró ser imparable para la mayoría de los rivales. Para hacerlo imbatible, el griego debe dar el paso definitivo y meter los triples (25,6% la temporada pasada) y Middleton tiene generar más en ataque (24,6% de uso ofensivo para 18,3 puntos). En defensa el sistema Buck también funcionó muy bien, llevando al rival al tiro desde media distancia, lo que puede verse favorecido con la llegada de un experto jugador en ese lado del campo como Wesley Matthews. Los Bucks llegaron para quedarse y la pareja Antetokounmpo-Middleton les puede llevar, esta vez sí, a la gloria. 

Giannis Antetokounmpo & Khris Middleton 54 2018 ECR1 Game 7 Celtics vs Milwaukee Bucks | FreeDawkins

MITCHELL-GOBERT  (by Simón Ruiz)

Los Utah Jazz han pasado desapercibidos este verano, pero han hecho un par de fichajes que les pueden llevar a pelear de tú a tú en las series que se van a encontrar en la durísima Conferencia Oeste. Sin embargo, a pesar de la llegada de Mike Conley y Bojan Bogdanovic, los jugadores más importantes del equipo seguirán siendo Donovan Mitchell y Rudy Gobert. Mitchell puede estar ante la temporada de su definitiva consagración como una de las superestrellas ofensivas de la liga. El pasado año promedió 23,8 puntos por partido y este año podría aumentarlo dado que tendrá más espacios disponibles por la amenaza que supondrán Conley y Bogdanovic. Gobert también mejoró en ataque (15,9 puntos por partido) y puede aumentar su influencia porque estará rodeado de grandes generadores de balón que pueden facilitarle más canastas fáciles. Será en defensa donde el pívot debe seguir demostrando su condición de protector del aro para propiciar el colapso en el ataque del rival. Con más opciones en ataque, los Jazz deben seguir compartiendo el balón (310,7 pases por partido, 6.º de la NBA) para aumentar el número de ventajas que les permitan incrementar su eficiencia ofensiva, que estaba en cifras de élite (109,5 de ratio ofensivo, 6.º de la liga). Para ello, el rendimiento de Mitchell y Gobert será clave para hacer de Utah una alternativa al título.

gobert_mitchell_forbescom.jpg

Mitchell & Gobert (Forbes.com)

NIVEL * * * * *

Y por último, damos un pasito más arriba para llegar a la cima del podio, donde aparecen cuatro parejas del máximo nivel de la liga, con ocho de los jugadores probablemente top 10 o top 12 de la NBA, según opiniones de cada aficionado o analista, pero con la incertidumbre de cómo funcionarán juntas, puesto que son duetos de nuevo cuño, tras las operaciones de este frenético mercado estival: 

KAWHI-PAUL GEORGE 

La primera es probablemente la más sorprendente de las que se han formado en esta FA. Kawhi deshojó la margarita y, entre Los Ángeles y Toronto, se decantó por la ciudad californiana, pero no para vestir de amarillo y púrpura, sino del rojo y azul de los Clippers. Michael Winger (GM de LAC) convenció a Leonard con el gran proyecto que tenían entre manos (el plan pasaba por Paul George), y junto al 13 de los Thunder, forma una de las parejas más poderosas del campeonato, y sin ninguna duda, la mejor en el combo ataque-defensa probablemente en décadas. El potencial de ambos jugadores es bestial: Kawhi (2 veces MVP de las Finales, con sendos anillos, además de una vez elegido en el mejor quinteto de la temporada, y dos en el mejor quinteto defensivo) viene de hacer campeón a los Raptors por primera vez en su historia, firmando una temporada para enmarcar, con la mejor tarjeta estadística de su carrera: 26’6 puntos, 7’3 rebotes y 3’3 asistencias, récord personal en los dos primeros apartados. 

Por su parte, Paul George (dos veces en el mejor quinteto y otras dos también en el mejor defensivo) también llega en el mejor momento de forma de su carrera, tras firmar su mejor temporada en el segundo año en Oklahoma. Batió sus topes de puntos, rebotes y asistencias con 28, 8’2 y 4’1, siendo finalista en la carrera por el MVP, que se llevó Antetokounmpo. Los movimientos de los Clippers en la Agencia Libre han revolucionado el panorama de la NBA y las casas de apuestas los sitúan como principales favoritos al anillo para 2020, y esto no tiene otra razón que la llegada de su pareja estelar al “segundo” equipo de Los Ángeles, quienes deberán saber conjugar la potente química de dos jugadores de tal calibre, y apoyarse en una plantilla corta pero compensada, que a priori les convierte en el enemigo a batir. 

A favor: Lo dicho, dos jugadores Top en el mejor momento de su carrera, y que además pasan por ser dos de los mejores two-way players de todo el campeonato. 

En contra: La presión de ser profeta en su tierra. Ambos regresan a California a liderar un proyecto con aspiraciones máximas. Hasta ahora, nunca habían sentido el rol de ser los favoritos número uno. 

kawhi_pg_clutchpoints.jpg

PG & Kawhi (Clutchpoints.com)

LEBRON-A. DAVIS 

Probablemente, una de las mayores combinaciones de talento y capacidad física que ha conocido la liga. Hablamos del mejor jugador de los últimos 20 años junto a uno de los pívots más determinantes desde la era Shaquille. Son también los dos número uno del draft más claros de lo que llevamos de siglo, y que, a falta de que Davis logre el anillo, sus méritos en la liga no han desmerecido tal posición. LeBron tomó hace un año la decisión más arriesgada de su carrera marchando a LA en busca del más difícil todavía, pero su primer año no cumplió las expectativas (colectivamente). Los Lakers quedaron fuera de Playoffs truncando una racha de 14 temporadas de James jugando la postemporada, y además el de Akron se quedó fuera del mejor quinteto de la liga tras 11 cursos dentro (desde su año rookie, 12 en el primero y dos en el segundo mejor quinteto). Fue también la temporada de menos partidos de King J (55, por 62 de la 11-12), pero sus números en plato frío no estaban lejos de sus mejores registros: 27’4 puntos, 8’5 rebotes y 8’3 asistencias en unos Lakers desalmados que no encontraron la química necesaria entre su potencial de jóvenes y la veteranía de James, Rondo o McGee. 

Anthony Davis deshojó pronto la margarita y cumplió su sueño/secretoavoces de jugar con El Rey. Este año tendrá la ocasión de mostrar de nuevo todo su potencial tras su amarga temporada de despedida en los Pelicans. La Ceja, como LeBron, viene del curso con menor número de partidos de su carrera (56), quedándose también fuera de Playoffs y del mejor quinteto de la temporada tras tres consecutivas en él. Sus estadísticas finales fueron de 25’9 puntos y 12 rebotes, pero el año estuvo partido en dos, los que separaron la primera parte del curso hasta su lesión en enero (31’2 puntos) y los 16’6 que promedió en los 15 partidos que jugó después, con una participación mucho menor tras conocerse su decisión de abandonar New Olrleans. Su química con James parece indudable, al menos fuera de la pista, y si consiguen trasladarla dentro, juntando los dos tremendos potenciales que atesoran, pueden ser (y optan, de hecho) una de las franquicias a batir en la 2019-20, donde las casas de apuestas sitúan a los angelinos como segundos aspirantes, por detrás de sus vecinos de ciudad. 

A favor: El Rey no falla dos veces. LeBron tiene ente ceja y ceja el anillo en oro y púrpura, y quién mejor que el unicejo más famoso del mundo para lograrlo. Son dos de los cinco jugadores más determinantes de la liga, y existe el feeling entre ellos, lo cual es suficiente para convertirlos en favoritos. 

En contra: los años pasan para ambos, tanto en lo físico para James (hará 35 en diciembre), como en lo emocional para Davis, que tras siete temporadas en la NBA tan sólo ha llegado a disputar la segunda ronda de Playoffs. Ambos llegan tras una mala última temporada. 

LeBron James and Anthony Davis put on a show in Lakers' win vs. the Warriors | 2019 NBA Highlights

HARDEN-WESTBROOK  

Combinación explosiva la que se ha vuelto a formar en Houston. La Barba ha cambiado de acompañante para reencontrarse con un viejo amigo. Del “malcarado” Chris Paul, al histriónico Russell Westbrook, con quien compartió vestuario en sus tres primeras temporadas en la NBA. Ninguno de los dos, obviamente, tenían nada que ver con lo que son ahora en la liga.  El cóctel puede ser explosivo, pero tanto para bien como para mal. El talento de ambos es incuestionable. Sus cualidades, devastadoras: anotación, rebotes, asistencias, ritmo de juego, velocidad, mates, incendio en la pista… Pero los dos tienen algo en común: uno, ambos necesitan la bola para producir, y dos, psicológicamente son caracteres de extraño encaje.

Pero centrémonos en el desbordante talento de ambos. La Barba viene de hacer una temporada sencillamente histórica. Ha aumentado sus prestaciones anotadoras de manera asombrosa: su progresión año a año hasta el curso pasado era ascendente pero paulatina (25’4, 27’4, 29, 29’1, 30’4), pero en la 18-19 saltó la banca con ¡36’1 ppp!. Agárrense para asimilar los siguientes datos: Harden disputó 78 partidos en liga regular, de los cuales, anotó en 29 partidos entre 30 y 39 puntos; sumó 19 más entre 40 y 49, 8 entre 50 y 59, y 2 por encima de los 60 (58 de los 78 por encima de 30, casi el 75% de los partidos…). Simplemente, de otra época. Especialmente escandalosa fue su racha entre el 13 de diciembre y el 26 de febrero, con 32 partidos consecutivos por encima de los 30 puntos, promediando 41’2. Historia viva de la NBA.

Y a esta arma de destrucción masiva se suma el huracán Westbrook. El único hombre en la historia capaz de finalizar una temporada completa promediando un triple-doble. Pero el amigo Russ lo hizo en dos consecutivas, para no dejar margen a la casualidad. El jugador californiano abandonó este verano Oklahoma, su única franquicia desde que llegara a la liga en 2008, para formar tándem con el barbudo Harden en Texas, en busca de dar ese salto que le falta colectivamente para poder disputar anillos. Russell tendrá que dejar de lado su “obsesión” por las estadísticas, y centrar en canalizar todo su potencial, que es mucho, en pro del equipo y de acompañar de la mejor forma posible a Harden, aportando ritmo y defensa, abriendo espacios, y asumiendo el protagonismo cuando su líder no esté o esté bien defendido.

Juntos, aseguran espectáculo, y si la compleja fórmula funciona, pueden resultar una dupla mortal defensiva y ofensivamente, situando a los Rockets en la rampa de despegue hacia un objetivo que no puede ser otro más que el anillo.

A favor: Son máquinas de producir. Harden anota compulsivamente y está obsesionado con lograr el anillo. Russ suma estadísticas hasta durmiendo. La ambición de ambos puede ser determinante si la canalizan positivamente.

En contra: los porcentajes de tiro. Harden depende en exceso de su muñeca izquierda (aunque amenaza igualmente cuando va para dentro), y Westbrook no es un tirador consistente. Las pérdidas de balón son otro de sus puntos débiles, especialmente del recién llegado.

Russell Westbrook & James Harden EPIC Full Highlights vs Raptors (2019.10.10) - 44 Pts Combined!

DURANT-IRVING  

Será el dueto que más tardemos en ver juntos, desgraciadamente. Kevin Durant se rompió el Aquiles en su heroico esfuerzo por contribuir a la remontada de los Warriors, que buscaban el three-peat desde que Durántula llegara a la bahía de San Francisco. Tras aquello, y para confirmar aquel refrán de “las desgracias nunca vienen solas”, llegó la fatídica lesión de Klay, y los de Kerr ya no pudieron levantar la cabeza, cayendo con honor ante los Raptors de Kawhi y Marc. KD tomó una arriesgada decisión, rechazó a los Knicks y firmó por los Nets, que también contrataban a Kyrie tras su improductivo paso por Boston. Ahora, en Brooklyn, formarán una de las parejas de mayor talento de la liga, siempre y cuando Durant se recupere bien de tan complicada lesión. Barato desde luego no les ha salido la jugada a los “man in black”: 164 M$ por cuatro años a Durant (31 años) y 141 por otros cuatro a Irving (27), pero sin duda se trata de dos jugadores absolutamente top en la NBA y completamente desequilibrantes. Durant lleva más de una década (12 años) promediando más de 20 puntos y cinco rebotes por partido (se dice pronto), y en los tres años en California, al lado de Curry, sus estadísticas arrojan unos impresionantes 25’8, 7’1 y 5’4 asistencias. Es, probablemente, junto a LeBron, el jugador de mayor dominio en la última década, y quiere comenzar en Nueva York un nuevo episodio en su camino hacia la leyenda.

Por su parte, el “tierraplanista” Kyrie abandonó el barco celtic tras dos temporadas agridulces a las órdenes de Brad Stevens. Su primer año fue muy bueno, y los vedes llegaron a las Finales del Este, poniendo contra las cuerdas a los Cavs, que necesitaron a un superlativo LeBeon para superarles en el séptimo partido de la serie. Parecían haber sentado las bases de un proyecto ganador, pero todo se desmoronó el pasado curso. Relajación, confianza, inexperiencia…y la falta de liderazgo, llevaron a los Celtics a caer con estrépito en segunda ronda y confirmar las malas sensaciones de la temporada regular. Irving no supo liderar al equipo, y acabó marchándose con KD a Brooklyn. El base es, probablemente, el jugador de mejor dribbling de la liga, y uno de los que mejor manejo de balón tiene de toda la historia. Su 1x1 es prácticamente indefendible, y ofrece cada partido varios highlights a base de un bote eléctrico que cuesta seguir con la mirada. Además, es uno de los jugadores catalogados como “clutch”: cuanto más quema la bola, más a gusto se siente y mejores decisiones toma. Su mítico triple a los Warriors jugando en los Cavs es historia de la liga. En las 8 temporadas que lleva disputadas promedia nada menos que 24’1 puntos y 6’1 asistencias, por lo que se trata de una garantía ofensiva juegue donde juegue. Ahora lo hará en Brooklyn, tratando de abrir una nueva vía hacia la gloria que ya saboreó en Cleveland y que tanto anhela. En su primer año tendrá que afrontar “solo” el reto, pero cuando su nuevo y flamante compañero se recupere, muy pocos podrán detenerles. KI + KD = The Key Ring.

A favor: el desequilibrio de ambos. Su capacidad para el cluth time. Su amplia experiencia y haber disputado (y ganado) varias finales.

En contra: obviamente, el estado de Durant cuando regrese. El liderazgo de Irving sin él. La paciencia en ambos hasta que estén al 100% juntos.

[Imágenes portada y cierre vía Clutchpoints.com]

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 6 meses
#contenidos: 
199
#Comentarios: 
697
Total lecturas: 
571,339