Solapas principales

NBA, el resumen atípico (I): Wiggins y Beal son las dos caras de la misma moneda

  • NBAweek. Los Otros: Beal, Vucevic y Conley defraudan; Wiggins, Forbes, Scott y los Nuggets triunfan.
  • Los New Orleans Pelicans no saben cómo salir de esta situación.

Los primeros días de competición han pasado ya y nos han dejado múltiples recuerdos, y récords, que han pasado ya a los Anales de la Historia de la NBA. La batalla -eterna- de Luka y Trae, el debut de Vince Carter, la racha negativa de los Golden State Warriors, o el preocupante nivel de estrellas de la liga -que este año han conseguido un nuevo contrato-. Además de narrativas como la evolución de los Suns o de los Timberwolves, o el inicio de un retroceso con Walton en Sacramento. Todo esto, y más, desde un punto de vista distinto y “justo”, en nuestro resumen semanal de la NBA.

equipos y rachas

-Rachas positivas:


  • Minnesota Timberwolves: 3-0 (Brooklyn Nets, Charlotte Hornets, Miami Heat)

  • Atlanta Hawks: 2-0 (Detroit Pistons, Orlando Magic)

  • San Antonio Spurs: 2-0 (New York Knicks, Washington Wizards)

  • Philadelphia 76ers: 2-0 (Boston Celtics, Detroit Pistons)

  • Denver Nuggets: 2-0 (Portland Trail Blazers, Phoenix Suns)


También cabe destacar la semana de Clippers, Jazz, Suns -estos dejando esperanza e ilusión en todos los hogares de Arizona-, Dallas, Toronto, Miami, Lakers, y Portland, que cosecharon todos 2 victorias y 1 derrota.


-Rachas negativas:


  • Indiana Pacers: 0-2 (Detroit Pistons, Cleveland Cavaliers)

  • New York Knicks: 0-2 (Brooklyn Nets, Boston Celtics)

  • Golden State Warriors: 0-2 (Los Angeles Clippers, Oklahoma City Thunder)

  • New Orleans Pelicans: 0-3 (Toronto Raptors, Dallas Mavericks, Houston Rockets)

  • Sacramento Kings: 0-3 (Phoenix Suns, Portland Trail Blazers, Utah Jazz)


El caso de los Pelicans es paradigmático, pues han dejado buenas muestras de su juego y de lo que pueden llegar a hacer, pero aún así han caído en los 3 encuentros que han disputado. Indiana, sin Oladipo, y los Warriors, sin Klay, sufren a costa de las lesiones, y los Knicks y los Kings están teniendo problemas para hacer que todos los engranajes funcionen y para encontrar la tecla perdida del equipo.

buena dinámica

Ante la cantidad de equipos que han destacado -para bien- estos primeros días de NBA hay dos que destacan entre la sorpresa y la curiosidad de los aficionados: Atlanta Hawks y Minnesota Timberwolves. Y, por ello, arrancaremos con los de Georgia primero y los de Minnesota después, para acabar de hablar de equipos que están en buena forma mencionando el caso de los Sixers, pues es una contradicción en sí mismo.

 

Que Atlanta tenía talento lo sabíamos todos. Que tenía el suficiente para arrancar 2-0, por todo lo alto y con victorias abusivas ante equipos que, presuntamente, iban a pelear los PlayOffs -Detroit y Orlando- quizá ya era algo que se escapaba del conocimiento popular. Pero Trae Young, que se encuentra en otra órbita completamente distinta al resto de mortales que jugamos a este deporte, y Collins, Jabari Parker y De’Andre Hunter en menor medida han hecho que cambiemos de opinión a la fuerza. Ante Detroit, primer partido del curso, acabaron con 117 puntos anotados y únicamente 100 recibidos, y a Orlando los dejaron por debajo de 100, en 99, anotando ellos 103. Y si indagamos a fondo en ambos encuentros, encontraremos ciertos paralelismos en su juego. En ambas noches superaron a su rival en el primer y/o en el tercer cuarto, repartieron 5 asistencias más que sus contrincantes y superaron el 30% de acierto en el lanzamiento desde el exterior. Además de dejar tanto a Detroit como a Orlando en un pobre 28% y 16% respectivamente desde el tiro de 3.

 

 

 

 

Y de Trae Young, de Georgia, del área natal de Greg Popovich, nos movemos hacia el norte, hacia el frío de los Grandes Lagos, hacia el origen de los Lakers. Y es que Minneapolis ha resurgido entre las manos del hijo de aquel con el que un día fueron felices, Flip Saunders, ya que su vástago Ryan ha reforzado el juego alrededor de Towns, potenciándolo a él y potenciando el funcionar de los que le rodean. Eso explica que hayan empezado el curso con 127, 121 y 116 puntos anotados en cada uno de los 3 partidos que han jugado, logrando algo que no habían conseguido jamás en su historia. Y es que el anotar +120 los dos primeros partidos de su temporada es un hecho “primerizo”, y que ya lo sitúa como uno de los mejores inicios que han tenido. Y, además, no sólo es resultado, si no sensaciones. Con un estilo triplista muy marcado -segundo equipo en intentos por noche-, basado en el movimiento de balón y en la anotación y transición tras pérdida -3º equipo en robos y 5º en pérdidas provocadas al rival- y en recuperar rebotes ofensivos y anotar en segundas posesiones -primeros de la NBA en estas situaciones-.

 

Y ya por finalizar con equipos en racha, un conjunto que no lo parece tanto. Y es que este verano los Sixers han perdido a su mejor tirador, y a uno de los defensores más clutch’s que existen en el panorama baloncestístico mundial, como son Redick y Butler, y se han reforzado para paliar estas pérdidas a la vez que han superado el nivel de su banquillo con respecto a años anteriores. Y, aún así, parece que hay elementos que no terminan de encajar. Falta tiro de tres -25º equipo en intentos por noche- y, por tanto, apertura del campo -sólo 8 tiros de 63 totales vinieron desde las esquinas-, lo que provoca que Ben Simmons solamente pueda brillar en transición, o no haya espacio suficiente en la pintura para Joel Embiid y Al Horford. Y, a pesar de todo, ganan y siguen ganando. Y con solvencia, además. A Boston le ganaron de 14 puntos, y ante Detroit se fueron 6 arriba sin la participación de Embiid. Y todo esto es por talento. Porque Harris está jugando, cuando quiere, bien. Al Horford empieza a entrar en el sistema de Brown, con un 20-5-4, y Simmons empieza a convertirse en el unicornio definitivo. Veremos cuanto aguanta Embiid -baja en un encuentro- siendo el segundo, tercero o cuarto en intentos por noche.

equipos en problemas

El encabezado de este título encaja perfectamente en los tres principales equipos a tratar, más allá de Indiana o Nueva York. Y es que de Golden State, Sacramento o New Orleans se esperaba más que un 0 en su casillero de derrotas tras las primeras jornadas de NBA, y necesitan mejorar si no quieren decepcionarse a sí mismos, a su afición y a la NBA en general. Por ello, empecemos por New Orleans. Que quizá tenga una solución o respuesta más sencilla. Zion Williamson está lesionado. El jugador que iba a ser el centro del plan no está, y su puesto ha sido absorbido por un Ingram que fuera de los focos de Los Ángeles está brillando con luz propia. Pero aún así no llega a ocupar toda su sombra o figura. Pero, a pesar de esto, Josh Hart y Lonzo Ball encajan, y sus tres derrotas han venido por 8. 7 y 3 puntos respectivamente. Partidos que fueron liderando toda la noche hasta que en el último cuarto -ante Toronto fue en la prórroga- dejaron escapar. Aún así, Gentry tiene un plan, y este pasa por tirar, tirar y tirar, además de repartir bien el balón -29 asistencias- y de cargar el rebote ofensivo -4º en capturas por noche-.
 
Continuamos, ahora, en el Oeste, moviéndonos ahora hacia California, llegando a la ciudad de los reyes y de la monarquía. Y es que los Sacramento Kings, que se las prometían felices con un Luke Walton que venía a evolucionar a sus jóvenes lejos del mundanal ruído del Staples Center, llevan en 3 partidos más decepciones que las sufridas en los últimos años con Dave Joerger. Y es que más allá de sus diferencias con miembros importantes de la plantilla o con la directiva, Joerger había conseguido imprimir un estilo y llevar a cabo una evolución en sus jugadores, hasta acabar peleando por el último puesto de los PlayOffs la pasada temporada. Y este año, que debería ser la confirmación de un proyecto en el que se va a desembolsar mucho dinero -Fox renueva el año que viene, Hield y Barnes lo acaban de hacer- están empezando con mal pie. Y es que si el año pasado tenían un 21% de frecuencia en transiciones, este año están en 17%. Si el año pasado se encontraban en x puntos anotados al contraataque, este curso son el 3º peor conjunto con solamente 8 anotados por partido. Y si el curso pasado eran los terceros, por arriba, en deflections con 15 cada noche, este inicio de RS han subido hasta sobrepasar los 16 pero siendo superados por 8 equipos en la clasificación. Mucho que mejorar, y mucho tiene que ajustar Walton para hacer que sus jugadores carburen definitivamente.
 
Y de la ciudad de los reyes, al rey derrotado y vencido en su propio territorio. Y es que la temporada en la Bahía empezó como acabó; con un equipo de Kawhi Leonard arruinando el estreno, en este caso, del nuevo pabellón. Al igual que pasó con el último encuentro jugado en el Oracle, que acabó con victoria de los Toronto Raptors en las Finales de la NBA. Y la mala racha se alargó hasta llegar al Cheesapeake, donde una Oklahoma que no debería hacerles sufrir los llevó a la más absoluta agonía y desesperación. En total, la suma de ambos partidos da un tanteo a favor de 214 puntos ante los 261 de sus contrincantes. Pero más dramático es aún el resultado al descanso, y es que mientras los Clippers los llevaron a su merced a un “apretado” 65 a 54, los de OKC llegaron a vestuarios con una renta de 70 a 37. Y la respuesta a la pregunta de “¿Qué le pasa a los Warriors?” es muy sencilla.
 

Golden State Warriors vs OKC Thunder Full Game Highlights | October 27, 2019 | FreeDawkins

No tienen talento alguno, más allá de un Curry muy sólo y muy cubierto cada minuto del juego y un D’Lo que está todavía intentando entrar en dinámica Warrior’. ¿El resto? Perdición. Draymond Green atraviesa una muy mala -terrorífica- fase, y los 3º, 5º y 6º jugadores en minutos por partido son Eric Paschall, Glenn Robinson III y Jordan Poole. Dos rookies, por un lado, y por el otro alguien que el año pasado en Detroit promedió 4 puntos en 13 minutos. Kerr tiene ante sí el mayor reto de su carrera profesional, y Curry se enfrentará a comentarios muy negativos que nada tienen que ver con él pues, cuando tu alrededor no llega a bronce, ni el más brillante oro puede destacar.
 

jugadores

Nos adentramos ahora en los nombres propios. Aquí tendremos otros dos apartados: en el primero trataremos de poner el foco en aquellos jugadores con menor visibilidad mediática pero cuyas actuaciones, a la sombra de las estrellas, ha resultado importante para el buen hacer de sus equipos durante la última semana. Por otro lado, alumbraremos a los jugadores de perfil alto cuyas prestaciones no estén siendo las esperadas para sus estatus. 

"los otros"

Cada semana, esta sección del artículo estará orientada a ver aquellos jugadores que, sin ser la primera espada de su franquicia, han ayudado a que esta logre alzarse en la clasificación o vencer todos sus enfrentamientos de la semana. Y, por eso, hoy hablaremos de Mike Scott, de Andrew Wiggins, de Bryn Forbes y del trío que forman en Denver Barton-Beasley-Grant. Empezando por el sexto hombre de Philadephia.
 
Y es que Scott, a pesar de ser el 7º jugador en minutos, es el 6º en puntos, el 5º en rebotes y el 2º en tiros de tres anotados. Además de ser el tercero de la plantilla en eFG%; el tercero en ratio de puntos por minuto, con 0,58; y el séptimo porcentaje en tiros de tres de toda la NBA con al menos 4 intentos desde el perímetro por noche -tiene un 56%-. Y si hay que destacar un encuentro, ese debe ser su debut ante los Pistons. 17 tantos, 5-6 en el triple, 0 pérdidas y un total de 22 minutos disputados. Una pieza de banquillo determinante para “parchear” los momentos de bajón que los Harris, Richardson o Simmons puedan sufrir a lo largo del partido.
 
El siguiente nombre en la lista de “agraciados” por su racha recibida esta semana es Andrew Wiggins, un jugador que debería ser lo que ha sido este inicio de RS pero no ha tenido lugar hasta ahora, y por eso sorprende. Más aún cuando en un mismo partido es capaz de lo mejor y lo peor, ya que ante Brooklyn anotó los últimos 4 puntos de la prórroga pero cosechó en general un 10 de 27 en tiros de campo. Y en el siguiente encuentro, contra Charlotte, bajó a 16 puntos pero mantuvo un porcentaje de acierto superior al 40%. Y finalmente, Miami fue testigo de su buen momento de forma. Y es que de los 25 puntos finales con los que terminó el partido, 16 fueron en una racha de 4 minutos en el 4º cuarto, y acabaron asegurando la victoria de su conjunto. Un conjunto que, además, ha tenido a Karl Anthony Towns como Jugador de la Semana del Oeste.
 
 
Había miedo en el entorno Spur' que Bryn Forbes fuera un "one-year wonder", tras destacar la temporada pasada ante la ausencia de Dejounte Murray -y en menor medida Lonnie Walker- y presumiblemente contar con menos balón esta temporada. Pero se ha adaptado a ese rol de escolta tirador y defensor que tanto gusta, o apasiona, a Greg Popovich, y está haciendo historia en la franquicia de las espuelas. Y es que más allá de sus 19 puntos en sus dos partidos disputados la pasada semana, lo destacable es ese 7 de 15 desde la línea de tres. Y es que es la primera vez que alguien anota al menos 7 triples en 15 o menos intentos en sus dos primeros encuentros del curso en la historia de los Spurs, y el segundo jugador en hacer 7 o más en 20 tiros o menos, tras Manu Ginóbili. Un ejemplo, el argentino, en el que Forbes debe mirarse y pulirse a su manera pero con la personalidad y aceptación del rol que Manudona tuvo siempre en la ciudad de San Antonio. Triple, defensa, y equipo, un 3 por 1 muy barato para la franquicia texana.
 
Y para finalizar con jugadores en forma, en racha, y que desde la sombra aúpan a su equipo en la clasificación, debemos hablar de los Denver Nuggets. Y, en concreto, de tres nombres que destacan detrás de Murray y Jokic: Jerami Grant, Will Barton y Malik Beasley, que como un segundo Big-3 de los de Colorado combinaron un total de 35 puntos, 10 rebotes, 3 robos, y un 50% en tiros de tres en no más de 26 minutos. Se han convertido en el "sexto hombre" ideal para Mike Malone, y en una auténtica máquina de cambiar tendencias y partidos.

esperamos más de ellos

El primero de ellos es Bradley Beal, que parece haber sufrido el síndrome "new contract", que suele afectar a aquellas estrellas que se desinflan tras recibir un gran y cuantioso, además de duradero, contrato. A él se le suman Khris Middleton, o Nikola Vucevic, un montenegrino que no está siendo la pieza que necesitan en Florida y del que hablaremos a continuación. Pero Beal es un caso curioso e interesante. Y es que aunque Washington adolezca de no tener estrellas portentosas o una gran rotación de jugadores de nivel, tienen equipo y líder suficiente como para alcanzar los PlayOffs. Siempre que Brad' ponga de su parte. Pues a pesar de encontrarse en una línea estadística de 20-5-7 que, a priori, resulta aceptable, promedia un 31% en tiros de campo con un absurdo 2 de 10 también de media desde la línea de tres. Por no hablar de su récord de carrera de pérdidas, o su mínimo en sus años en la NBA desde la línea de personal. Los Wizards necesitan más de él, especialmente en ataque, si quieren asentarse en la post-temporada esta Regular Season.
 
Tras Beal, como decíamos antes, tenemos a Nikola Vucevic. Otro jugador al que los millones empiezan a pesar en los hombros y que le ralentizan en su juego, provocando que se vaya hasta los 18 puntos, los 9 rebotes y un acierto desde el perímetro del 16%, con 0,7 aciertos en 4 intentos por noche. Además, se está mostrando muy blando, haciendo una falta y media menos por partido respecto a su carrera, y además cuando no está en pista defienden mucho mejor -el OffRtg del rival baja de 104 a 83-. Y se han enfrentado a Toronto, a Hawks y a los Cavaliers, que salvo Marc Gasol e Ibaka no cuentan con grandes amenazas o presencias interiores en su plantilla. Y en los próximos partidos se enfrentará a Giannis, a Jokic, a Steven Adams y a Kristaps Porzingis. Qué puede pasar con su temporada sólo lo sabe él, pero debe despertar pronto del "sueño de verano" en el que todavía está inducido.
 

brad_beal.jpg

Brad Beal, sin pasar de segunda marcha en el motor. (Foto: NBC Sports)
Y, para acabar, otro que tras una situación nueva está muy perdido, aunque en este caso es al haber llegado nuevo a un vestuario. Hablamos de Mike Conley, que llegaba con ilusión a una plantilla que, en condiciones normales y como está mostrando ahora, debería ser top-4 del Oeste con él a los mandos del quinteto más potente, pero en realidad es el quinteto el que le está llevando, o arrastrando, a él. Menos de 8 puntos, 4 asistencias, 2 rebotes, casi 3 pérdidas y un triste 2 de 11 y 0.8 de 5 en Tiros de Campo y Tiros de 3 respectivamente. Por no hablar de que, a pesar de todo, Quin Snyder lo tiene en pista solamente 25 minutos -es el 6º en minutos- pero supera en lanzamientos intentados a Royce O'Neal, Rudy Gobert o Joe Ingles. Y que tiene el cuarto peor +/- defensivo y el tercer peor DefRtg de toda la plantilla. 
 
 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 5 meses
#contenidos: 
99
#Comentarios: 
265
Total lecturas: 
228,651