Solapas principales

NBA, el resumen atípico (XVI): Sacramento vence e Indiana se pierde

Esta semana ha estado marcada por el fin del mercado de traspasos, los diferentes jugadores que han sido cortados y el último fin de semana antes del All-Star. Además, ha habido rachas que, de seguir así, pueden cambiar el curso de la NBA, y revolucionar por completo la carrera por el Draft o los PlayOffs, dependiendo de los intereses de cada equipo.

EQUIPOS Y RACHAS

-Rachas positivas:

  • Boston Celtics 4-0: (Atlanta Hawks, Orlando Magic, Atlanta Hawks, Oklahoma City Thunder)
  • Toronto Raptors 3-0: (Indiana Pacers, Indiana Pacers, Brooklyn Nets)
  • Denver Nuggets 3-0: (Portland Trail Blazers, Utah Jazz, Phoenix Suns)
  • Milwaukee Bucks 3-0: (New Orleans Pelicans, Philadelphia 76ers, Orlando Magic)
  • Sacramento Kings 3-0: (Minnesota Timberwolves, Miami Heat, San Antonio Spurs)

-Rachas negativas:

  • Indiana Pacers 0-4: (Dallas Mavericks, Toronto Raptors, Toronto Raptors, New Orleans Pelicans)
  • San Antonio Spurs 0-4: (Los Ángeles Clippers, Los Ángeles Lakers, Portland Trail Blazers, Sacramento Kings)
  • Charlotte Hornets 0-3: (Orlando Magic, Houston Rockets, Dallas Mavericks)
  • Cleveland Cavaliers 03: (New York Knicks, Oklahoma City Thunder, Los Ángeles Clippers)

BUENA DINÁMICA

Esta semana, a pesar de todos -y han sido muchos- los rumores de traspaso que han incluído a múltiples equipos, ha sido una semana muy productiva para un numeroso conjunto de equipos. Desde los ya mencionados, que han conseguido acabar invictos, hasta conjuntos como los Clippers, los Grizzlies -que se asientan en la 8ª posición del Oeste- o los Celtics, que llevan 7 victorias consecutivas y 10 en 11 encuentros. Pero no podemos hablar de todos los equipos que han destacado para bien, por lo que nos quedaremos con Sacramento, New York y Toronto. 3 equipos muy en forma.

Sacramento es el equipo que más tiempo lleva sin pisar siquiera una primera ronda de PlayOffs, de la que fue eliminado en 2006, su último año con actividad una vez acabaron los 82 partidos de Temporada Regular. Y a eso se le añade que en estos 13 años han superado el 40% de victorias en 4 ocasiones, siendo la última el año pasado, con casi un 48% y muy buenas sensaciones. Y este verano se hicieron apuestas que salieron mal en la FA -Dewayne Dedmon- y en el banquillo -Luke Walton ha sido una decepción muy grande- y parecía que volvían a tocar la misma melodía de todos los años. Pero con el 8º puesto de PO del Oeste tan barato como está, su 21-32 les deja a sólo 6 victorias de distancia. Sólo porque si siguen recuperando distancias, 6 victorias no es tan lejano. Tal y como han demostrado esta semana.

3 victorias en 5 partidos en febrero, dejando por el camino a Minnesota, Miami o San Antonio, supuesto rival este último por la post-temporada, y con buenas sensaciones. Y todo ello sin Marvin Bagley -muy cerca de convertirse en un hombre de cristal, pues padece muchos problemas físicos-. Pero con un Buddy Hield recuperado para la causa -24 puntos y 57% desde la línea de 3 con 9 intentos-, y con el siempre buen nivel de De'Aaron Fox y Bogdan Bogdanovic -37 puntos, 8 asistencias y 3 robos combinados-. Y algo en común de todo el equipo. Una defensa muy buena del triple, dejando a su rival en un 31% comparado con su 49%; y una economización muy eficiente de sus posesiones, con un 95 de Pace pero 113 puntos anotados por noche.

Al igual que los Knicks, otro equipo con un Pace muy bajo para la media de la liga -24º esta semana en la NBA- con 97, pero un acierto y una capacidad de decidir sus diferentes oportunidades en ataque de manera muy inteligente, yéndose hasta los 119 puntos por noche, superando los 130 en dos ocasiones -una de ellas fue la derrota-. Y cuando no anotan tanto, saben llevar a su contrincante a su terreno. Al barro. Bajarle las pulsaciones al encuentro y dejar que su rival sea el que tenga que decidir qué ritmo llevar. Así han ganado un encuentro con 57 lanzamientos anotados y otros dos con 43 y 38 respectivamente. Manteniendo siempre, eso sí, el reparto del balón y la asistencia correcto junto a una buena defensa del rebote.

Esto se ha visto, especialmente, ante Detroit y Cleveland, sacando 47 y 46 capturas en ambos encuentros, muy superior a los respectivos 28 y 34 de los de Michigan y Ohio. Además de su capacidad para no perder mucho balón -14 pérdidas- y repartir 28 asistencias, siendo el 4º equipo con más asistencias de la NBA estos últimos 7 días y de los 10 equipos con más de 27 pases acabados en canasta, son el 3º con menos pérdidas. Lo que habla muy bien de Elfrid Payton -14 puntos y 10 asistencias, 2 pérdidas- y Ellington y Bullock -suman 27 puntos juntos con menos de una pérdida combinada-.

Full Highlights of the Knicks Win Over the Pistons

Y de un equipo asistente, reboteador y poco perdedor, vamos a un equipo que a esas cualidades le añade la de la defensa incansable. Algo que representa a la perfección lo que es Toronto. Unos Raptors que han promediado esta semana 117 puntos, que han robado 9 balones, han perdido sólo 12 posesiones y han capturado 41 rechaces por noche. Todo eso, evidentemente, incluído en una racha de 15 victorias que de vencer a Brooklyn -último rival pre-All Star- les dejaría invictos durante 40 días (dato de Alejandro Gaitán).

Una racha que tiene nombres -estrellazas- propias. Aunque todo sea un meritazo enorme de Nick Nurse, que en dos años tiene ya 98 victorias y 38 derrotas, un anillo de la NBA, va a ser el entrenador del All-Star y tiene a su equipo 2º del Este sin Kawhi Leonard. Un entrenador que ha conseguido convertir a Siakam en All-Star, a Kyle Lowry en un base todoterreno al que no le pesan los años, a VanVleet en una auténtica ganga y a otros jugadores, como Nowell o Ibaka, en piezas clave en su engranaje. Por no hablar de la irrupción de Chris Boucher, Terance Davis o OG Anunoby.

EQUIPOS EN PROBLEMAS

Para que haya equipos invictos, también debe haber conjuntos que lo pasen mal. Que cuando acabe la semana, vean su hoja de resultados y haya un 0 en la zona de victorias. Pues en muchas ocasiones se enfrentan entre sí. Como ha sido el caso de Indiana, que ha sufrido dos derrotas ante los Toronto Raptors en cuestión de 3 días. Además de San Antonio, que ha perdido con la ciudad entera de Los Ángeles, y Miami, que ha quedado 1-3 estos últimos 7 días. 

Indiana se las prometía muy felices. 6º del Este, a 3 victorias del segundo puesto, y con una dinámica espectacular entre todos sus jugadores muy sorprendente. Todo el mundo sumaba. Y entonces llegó Victor Oladipo, que volvía a jugar esta temporada tras su lesión del pasado año, y que aun entre algodones parecía encajar como la pieza definitiva que necesitaba McMillan para explotar. Y ha acabado siendo todo lo contrario. Le falta ritmo, evidentemente, y un obvio y necesario proceso de adaptación. Que llegará en PO, sin duda alguna. Pero las cosas están de esta manera.

Desde su vuelta han ganado 1 encuentro en 8 noches, llevan una racha de 6 derrotas consecutivas, y además están en un momento muy malo de efectividad de cara al aro. 32% desde el triple, 3 partidos en -30%, anotando únicamente 10 por noche. Aunque este no es el único problema que tienen. Pues a esto se le suma -estos últimos 4 partidos- que cometen 20 personales por encuentro, estando su rival en un 87% desde el TL, y que les cogen 11 capturas ofensivas por partido, un mal endémico de toda la temporada, pues ellos solamente son capaces de llegar a 8. Y cuando el rival tiene un juego interior potente -Dallas cogió 12, New Orleans 16- sufren mucho en ese sentido, encajando una canasta de 2 con una frecuencia del 67%.

Y de un equipo que defiende mal y sufre en la zona, a un equipo que tanto por estilo de juego como por estructura le sucede lo mismo con la línea de 3. No le gusta en ataque, a pesar de contar supuestamente con buenos tiradores, y la padece en defensa. Los San Antonio Spurs. Que aunque lleguen a puntear, reciben un 38% de los triples que defienden, la 3ª cifra más alta del campeonato. Una cifra que, esta semana, se ha disparado hasta el 47%, inmersos en la racha de 5 derrotas consecutivas que acumulan. Y, a pesar de esto, han decidido no moverse en el Deadline Day a pesar de estar en una mediocridad decadente muy inusual en San Antonio, a 5 victorias del 8º puesto y a 1,5 del 13º. Es decir, en tierra de nadie.

San Antonio Spurs vs Sacramento Kings Full Game Highlights | February 8, 2019-20 NBA Season

Y es que esta semana ha sido dura para los Spurs, pues en 3 de las 4 derrotas han encajado más de 122 puntos, sólo han superado los 110 tantos en una ocasión, y además no han destacado en nada. Es decir, ni han perdido muchos balones, ni han cogido pocos balones, ni han tenido terribles porcentajes en sus lanzamientos. Y el porqué es muy sencillo. El otro equipo ha sido mejor, o ellos simplemente no han dado para más. Una realidad difícil de asumir, pero evidente si se ve al equipo jugar, sin ideas ni sangre, sin poner oposición. Dejando, mientras tanto, que fichajes como DeMarre Carrol se "pudra" en el banquillo. 

JUGADORES

Nos adentramos ahora en el nombre propio. Los jugadores más destacados de la semana y con menos estatus. Además repasaremos que jugadores no han estado al nivel y su equipo ha notado ese bajón en los partidos de la semana.

"LOS OTROS"

Llegar a un nuevo equipo es complicado. En medio de la temporada, las dinámicas y los roles están ya automatizados, y tú tienes que tratar de encajar en el engranaje lo mejor y más rápido posible, para no perjudicar a tu nueva familia, a tu nuevo hogar. Y hacerlo bien, y además brillar mientras se realiza, es muy complicado. Por eso, lo conseguido por Juancho Hernangomez y Malik Beasley -que jugaban con ventaja- es tan increíble. Al igual que lo de Terence Davis, que ha pasado de ser un undrafted a ser la próxima gran revelación de los Toronto Raptors, un equipo que no se cansa de producir diamante bruto de jugadores desconocidos.

Y comencemos con los Raptors. Un equipo que, como ya hemos dicho antes, domina cada pequeño  aspecto de las dinámicas de su equipo. Y que ha conseguido incluír en ellas a una de las grandes revelaciones -y revoluciones- de la temporada, el undrafted rookie Terance Davis. Que lleva, desde que ha comenzado el 2020, 10 puntos, 4 rebotes y un muy buen 45% desde el T3 en apenas 18 minutos. Y que esta semana ha conseguido hacer 4 partidos seguidos con +10 puntos, promediando casi 20 puntos, 6 rebotes, 1 robo, menos de una pérdida y media y un espectacular 61% en tiros de 3 en 7 intentos -una barbaridad-. Habiendo jugado 27 minutos por noche, sido titular en 1 ocasión y volviendo a demostrar la capacidad de los Raptors de producir diamantes de vibranium de carbón puro.

Diamantes que se han encontrado también en Minnesota con Juancho y Beasley, dos jugadores que tienen la suerte de haber llegado a la NBA de la mano, y haber formado una química muy buena, algo que se ha notado en sus dos encuentros con Minnesota Timberwolves.

Empezando por el español, que ha encontrado su lugar y momento para brillar. Y es que ha sido llegar, ser titular, y besar el santo. En dos noches 15 puntos convertidos, 3 rebotes, 1 robo, un 71% desde la línea de 3 y 26 minutos disputados. Siendo la primera vez que supera los 25 minutos disputados en dos noches seguidas desde el 28 de diciembre de 2018, hace ya casi 14 meses. Ryan Saunders está contento con él, y sabe lo mucho que le puede dar si le aporta confianza y regularidad, y no lo saca de la rotación de forma drástica después de una racha de buenos encuentros como hizo Mike Malone en Denver.

Un Malone que, eso sí, ha perdido a una de sus piezas de banquillo más importante, como es Malik Beasley. Ya que el ex de Florida State jugaba 20 minutos por noche, y aportaba con una regularidad consistente 8-10 puntos por noche. Algo que no ha sido suficiente para asegurarle el puesto, y le ha hecho hacer las maletas hacia el frío de Minneapolis. Un frío en el que ha entrado on fire, firmando dos encuentros espectaculares. En los que ha aportado de todas las formas posibles. 19 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias, 1 robo y un 47% en T3. Con un debut ante los Clippers -una victoria por 27 puntos- al más alto nivel. 23-10-4 y 7 triples. Un partido, el de su debut, muy importante en términos de dinámicas nuevas muy necesarias para el equipo.

 

 

ESPERAMOS MÁS DE ELLOS

Cuando eres una estrella, se espera mucho de ti. Que aparezcas en los momentos importantes, que mantengas una regularidad, que destaques aun cuando se supone que no lo deberías hacer, porque estás volviendo de una lesión o de una inactividad deportiva, o que te adaptes a cada rol que te desafían a ocupar. Por ello, lo que le ha pasado a Donovan Mitchell, Victor Oladipo y Kyle Kuzma esta semana es digno de mención. Porque uno ha bajado un poco el pistón, otro todavía no ha encontrado buenas sensaciones, y el tercero se diluye en las expectativas que se tenían de él.

El Spider-man de la NBA ha sufrido una pérdida momentánea de superpoderes esta semana, bajando de sus 24 puntos por partido habituales a 19 tantos, además de pasar de su notable 45% y 36% en tiros de campo y tiros de tres a los respectivos 36% y 28%, muy mal. Y si además se tiene en cuenta la semana de Utah -2 victorias y 1 derrota- mucho peor. Pues la derrota ha llegado ante Denver, que secó a Mitchell y le dejó maniatado y sin telearañas con las que defenderse, haciendo un decepcionante 2 de 9 en triples y un 0 de 1 en tiros libres. Aunque Utah -gracias, Clarkson- consiguió superar su bache particular.

Indiana, en cambio, no consiguió sobreponerse a la mala forma de Victor Oladipo. 25 minutos por noche, 12 puntos de media, y un 23% desde el perímetro, para un total de 5 triples encestados en 22 intentados. Un bajo acierto al que se adhiere su poca presencia defensiva -más faltas que robos o tapones- y su poca influencia en el juego del equipo, contando con un encuentro de 9 puntos, 0 rebotes, 2 asistencias y 1 tapón. Aunque parece que empieza a recuperarse, superando al menos los dobles dígitos en anotación y afinando un poco más su desacertada muñeca.

Y uno que no está en un pequeño bache, si no en una mala temporada general, es el que lo cierra todo. El que debería ser el tercer jugador con más peso de los Lakers, pero en cambio ha estado 3 meses en constantes rumores de traspaso. Y por el que han apostado para el final de temporada, admitiendo AD que creían que podía hacer grandes cosas, acabando con 4 puntos y un 2-8 en TC al siguiente encuentro. Y es que aquí nadie duda de la calidad que pueda tener Kyle Kuzma. Porque haberla, la hay. Y así se vio sus primeros dos años. Pero este curso es el jugador más irregular de toda la plantilla angelina. 18 partidos con +15 puntos, 25 con menos de 15. Y sólo 6 noches en las que ha superado los 30 minutos. Y, mientras tanto, una regresión de 6 puntos por noche con respecto al curso pasado, 1 rebote y 1 asistencia, y un bajón muy grande en cada apartado estadístico. Y esta semana, 11 puntos, un 25% desde la línea de 3 y 2 pérdidas.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 5 meses
#contenidos: 
167
#Comentarios: 
358
Total lecturas: 
449,317

Comentarios