Solapas principales

Noche de contrastes en la jornada NBA con Harden, Marc y Oladipo de protagonistas

  • Career-high de La Barba (61) y triple-doble de Marc Gasol
  • Lesión con mala pinta de Víctor Oladipo

Noche intensa, activa y significativa en el cuarto día de la semana 15 de competición. Diez partidos disputados y tres noticias por encima del resto, aunque la negativa opaca a las demás, ya que Víctor Oladipo sufrió en el partido de sus Pacers frente a los Raptors (prestigiosa victoria de Indiana) lo que parece ser una lesión importante de rodilla: en el minuto seis del segundo cuarto, cuando Siakam intentaba completar un contraataque, el escolta de Maryland intentó frenarlo, y en el choque con el camerunés su rodilla hizo un feo gesto que, según las primeras impresiones, puede suponer una grave lesión por la que podría perderse lo que resta de temporada. Las pruebas a las que se someterá en las próximas horas deben confirmar o descartar estas previsiones. Oladipo apuntaba a su segundo All-Star tras debutar la temporada pasada en el partido de las estrellas, e Indiana (terceros del Este en una gran temporada), se queda sin su principal referencia ofensiva y uno de los reyes del clutch time por su fiabilidad en los finales apretados.

 

 

Centrándonos ya en las buenas noticias de la jornada, destaca una noche más una Barba con una mochila llena de puntos. James Harden, sumido en el mejor momento ofensivo de su carrera, superó su tope anotador personal y lo dejó en 61, una bestialidad que ha supuesto igualar o superar registros históricos:

  • Desde el año 2000, con un monstruo como Shaquille O’Neal, nadie hacía una marca de 60+ puntos y 15+ rebotes.
  • En sus últimos cinco partidos su racha registra una tarjeta de 52’2 puntos de media (!!), con 21 partidos consecutivos por encima de los 30.
  • Iguala con Kobe Bryant con la mejor marca anotadora como rival en el Madison Square Garden, hace ahora justo 10 años. Carmelo tiene el récord como local, con 62.
  • Máxima anotación de la historia de los Rockets.
  • Bate a Kemba (60) en la mejor marca de la temporada.
  • Primera vez en la NBA que un jugador lanza 20+ tiros libres y 20+ triples en un partido (22/25 y 5/20).

 

 

La segunda gran noticia de la noche tiene como protagonista a nuestro Marc Gasol, que dentro de la gran crisis de sus Grizzlies (7 derrotas seguidas y una victoria de los últimos diez partidos), y en medio de muchos rumores de traspaso, firmó la mejor actuación de la temporada con el quinto triple-doble de su carrera NBA: 22 puntos, 17 rebotes y 10 asistencias, en una nueva derrota de los de Tennessee, en casa, contra los Hornets.

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 4 meses
#contenidos: 
192
#Comentarios: 
693
Total lecturas: 
533,387

Comentarios

La verdad es que ver la mayoría de los partidos NBA salvo contadas excepciones (Warriors, Spurs, Jazz,…) es un horror, porque el juego colectivo simplemente no existe y se juega a aclarados hacia el exterior y el pick&pop (y cada vez menos el pick&roll). Decir (como hace poco Messina) que se defiende mucho en la NBA, y que es un problema de las nuevas normas es un insulto: la mayoría de los grandes jugadores de hoy no sabe defender, ni en enero ni en mayo.

Un dato: cuando casi todos los records se baten y/o igualan el mismo año, es que algo ha cambiado.
Segundo dato: si jugadores que hace 5-6 años eran troncos con patas (Los López, por ejemplo) y ahora son jugadores muy cotizados, es muy llamativo.
Último dato: que uno de los Lopez supere la decena de tiros de ‘3’ en un partido,… no hace falta comentar más.

Es cierto que la regular season es un engañabobos y sirve para bien poco, desde luego para conclusiones las justas... Que la numeritis es el sabermetrics que invade las percepciones de todo yanqui que se precie. Y que a la sazón la busqueda de records individuales prima sobre cualquier contingencia colectiva del juego, y que tiene a Fear the Beard como adalid sucesor del gran LeBron. Todo ello es tan cierto como que el basket de este lado del charco es insufrible a límites insospechados. Allí se protege a la estrella para que sume records que relancen la repercusión de la liga. Acá son en cierta forma más ecuánimes, salvo en lo de proteger el espectáculo por encima de todo. Cualquier roce falta, cualquier incidencia en cualquier momento motivo de revisión televisiva, vuelvo a decir que me cuesta creer que haya quien acuda a un pabellón y se divierta. Cuando da hasta pereza seguirlo por la tele y eso con un mando a distancia que te permita saltarte 3/4 de contenido intrascendente.

Ánimo Dipo, un currante nato a quién no le detendrá este duro percance. Una pena porque Indiana pintaba al rottweiler del Este.

He intentado ver el Knicks - Rockets pero el aburrimiento me ha podido.
Harden es un grandísimo jugador, está en una racha de acierto muy buena pero el juego suyo y de los Rockets es un peñazo de cuidado.

Si le entran los tiros ganan y si no pierden, ni táctica, ni estrategia, ni IQ ni espíritu del deporte ni nada. Estadísticas avanzadas que realmente son simples: juguemos a tirar el mayor número de triples y a ver si el porcentaje nos sale bueno.

Con este plan realmente a los Rockets les da igual que esté Paul o Capela lesionado. También me da que les dara igual tenerlos para los PO, el triplismo sin ton ni son creo que en ese escenario no rinde tanto.

Mención expresa para los pitamoides que si que aumentan el espectáculo.
Ya es bastante complicado defender a Harden como para que encima el menor contacto del defensor acarree falta personal.
Eso sí, en ataque Barbanegra no tiene menor problema en cargar con su hombro derecho y usar el mismo brazo para apartar al defensor.

En fin, veremos en PO si se mantiene la tónica y el criterio del gremio de los silbatos alegre.