Solapas principales

One-on-One: Boston Celtics, ¿ahora o nunca?

Boston Celtics están en un momento en el que podrían dar un salto de calidad. Se abre un debate entre si deberian apostar por ese refuerzo de primer nivel ahora o si esperar a la confección del siguiente proyecto. Muchos factores aparecen en el listado de pros y contras de cada opción. Nuestros colaboradores Simón Ruiz y Jose Navas defienden diferentes posturas sobre la situación y aportan sus argumentos.

Simón Ruiz

Vs.

Jose Navas

   

Tras unos años de una transición que Danny Ainge ha manejado con maestría, los Celtics vuelven a estar entre los equipos del segundo escalón de la Conferencia Este. Sin embargo, les hace falta una pieza de gran calibre para poder dar ese pasito y mirar a la cara a los Cleveland Cavaliers.

Los Celtics tienen un escenario inimaginable para fichar a la pieza más difícil del mercado de la NBA: una estrella. Tienen futuras elecciones del draft muy altas, jugadores con contratos por debajo de su rendimiento (Crowder, Bradley), jóvenes promesas que pueden explotar (Smart y Jaylen Brown) y expirings (Jerebko, Amir Johnson). En definitiva, pueden ofrecer lo que pidan los equipos que poseen a los jugadores que les ayudarán a dar el salto, y deben hacerlo ahora.

Nadie lamentará la marcha de ninguno de los jugadores nombrados en caso de que llegue un All-Star. Todos ellos son jugadores de rol que han dado un buen rendimiento en el sistema de Stevens, pero fácilmente sustituibles por veteranos que ansíen un anillo en caso de que los Celtics entren en la pugna por el título. Los únicos jugadores a los que no traspasaría serían Isaiah Thomas y Al Horford.

Las elecciones del draft de Brooklyn serían lo más duro de traspasar, pero no debería temblarle el pulso a Danny Ainge si a cambio llega uno de los dos nombres con los todo aficionado céltico se relame: DeMarcus Cousins o Jimmy Butler. El primero de ellos es simplemente el mejor pívot de la liga. Un jugador que pondría a los Celtics inmediatamente en la pugna por el anillo y junto con Horford estaríamos hablando del mejor juego interior de toda la NBA. Muchísima anotación, poderío reboteador y una motivación extraordinaria, que nunca ha tenido antes. Si ficharan a Butler juntarían un juego exterior de ensueño, con Thomas y algún superviviente del hipotético traspaso entre Smart, Bradley o Crowder.

Sé que muchos aficionados de los Celtics se tirarían de los pelos si traspasaran las rondas de Brooklyn e incluso alguna de ellas, pero existen varias razones por las cuales no les debería preocupar tanto. En primer lugar, los dos jugadores de los que hemos hablado son tan buenos que es difícil pensar que las elecciones que hagan en el draft vayan a igualarles. Podemos poner un ejemplo. ¿Será la carrera de Jaylen Brown superior a la de Butler? El rookie es aún muy joven, pero todo hace pensar que no. En el mejor de los casos, tendrán a tres jugadores referenciales que alcanzarán su máximo esplendor cuando la estrella de Horford y Thomas se vaya apagando. Si no sale todo bien, habrán perdido la oportunidad de aspirar al anillo y además tampoco lo harán en el futuro.

En segundo lugar, una franquicia con altas aspiraciones no es el lugar ideal para desarrollar jóvenes. Las plantillas suelen ser largas y las estrellas actuales prefieren veteranos curtidos que les ayuden a ganar partidos en playoffs. Además, una promesa con mucho potencial necesita un equipo que se adecúe a sus características, pero una franquicia que esté clasificada en las primeras posiciones de su Conferencia no lo va a hacer. Podemos verlo este año en los propios Celtics. Jaylen Brown, número 3 del draft, juega 15 minutos por partido. Otros jugadores como Marcus Smart o Rozier no pasan de ser simples complementos, con lo que es muy difícil que den el salto adelante que se espera de ellos.

Tenemos ejemplos recientes para ilustrar que el traspaso de jóvenes promesas o picks altos no es un drama. Ya nadie se acuerda de que Wiggins fue seleccionado en el número uno del draft por los Cavs. Su traspaso por Love puso inmediatamente a Cleveland en la carrera por el anillo y los resultados hablan por sí solos.

Un último dato. Ni Butler ni Cousins disfrutan de situaciones cómodas en sus equipos. El alero ha protagonizado un escándalo que le ha llevado a ser suplente en su último partido. Su relación con el entrenador y resto de compañeros es muy tirante, con declaraciones en contra de su labor. En el caso de Cousins, termina contrato en 2018 y los Kings podrían perderle por nada. Está en un equipo a la deriva y no parece que en la capital de California vaya a aspirar a algo a corto plazo. Danny Ainge debe pesar en río revuelto, que quizá el fichaje de una superestrella, o las dos, no le salga tan caro como pueda parecer.

Ainge debe apurar todas las opciones posibles y quitarse el tradicional miedo a LeBron que ha habido en la Conferencia Este durante estos últimos años.

 

 

Los Boston Celtics están en la actualidad de moda, muchas son las voces que dicen que este es el momento de conseguir antes del día tope de traspasos, una pieza, o dos, para dar el salto de calidad que le falta al equipo para poder luchar por todo. 

Es cierto que los Celtics actuales adolecen de un "center" defensivo, un tipo capaz de cerrar el rebote, pero sobre todo, un "center" capaz de intimidar, algo que, los actuales hombres altos de Boston no tienen como una de sus virtudes.

Pero, no nos volvamos locos, Boston, tiene asegurados los picks de Brooklyn en primera ronda (pueden ser números 1) para este 2017 y el próximo 2018, eso hay que tenerlo muy en cuenta y a buen seguro Danny Ainge no los va a soltar salvo oferta irrechazable.

Yo soy de la teoría de que si las cosas van bien, este es el caso, no me volvería loco desmantelando un equipo para traer un buen center, digamos DeMarcus Cousins. Defiendo a ultranza la continuidad del núcleo duro del equipo, este es el compuesto por Isaiah Thomas, Avery Bradley, Jae Crowder, Al Horford, Marcus Smart, Jaylen Brown y Terry Rozier, para mi estos 7 jugadores son intocables, son el presente y el futuro del actual equipo, todo lo que llegue tiene que ser para complementar y mejorar a este grupo de jugadores. Vería con muy malos ojos, que cualquiera de estos siete jugadores saliera de Boston, más aún, teniendo jugadores como Amir Johnson o Jonas Jerebko, ambos terminan contrato, y podrían ser perfectas monedas de cambio para equipos que buscan aumentar su límite salarial la próxima campaña, Johnson, dejaría la nada despreciable cifra de 12 millones de dólares en las arcas de la franquicia que lo quisiera en un traspaso, mientras que Jerebko dejaría 5 millones. 

Otros dos jugadores interesantes para incluir en un traspaso serían para mi Kelly Olynyk, estancado y muy blando para este equipo y Tyler Zeller, escaso de minutos, siendo el único 5 puro que tienen estos Celtics.

No me olvido del mercado de agentes libres del próximo verano, donde Boston, tendría el dinero suficiente para traerse dos agentes libres de cierto nivel, uno de ellos, con el que sueño todos los días sería el alero de los Jazz de Utah Gordon Hayward, jugador que tiene la decisión de seguir en los Jazz el próximo curso, pero que como ex-pupilo de Brad Stevens en la Universidad de Butler, sería un extraordinario fichaje para el estilo de estos Celtics. Por último no me olvido de lo que tienen los Celtics en Europa, Ante Zizic, actual jugador del Darussafaka de Euroliga, y que está rindiendo a gran nivel, Zizic, fue elegido por los Celtics en el pasado draft en el número 23, es un 2.13 con un futuro brillante. 

Como brillante puede ser, y aquí echo la imaginación a trabajar, el poder hacerse con los servicios en el draft de 2018 con la perla del Real Madrid, Luka Doncic, por esto, los Celtics deben de seguir como están, sin volverse locos, la base del equipo es muy buena, el futuro brillante, esperar un año para hacer un equipo mucho más fuerte creo que a día de hoy es mucho más sensato que destruir el equipo en busca de dos estrellas.

 

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 6 meses
#contenidos: 
1,182
#Comentarios: 
3,903
Total lecturas: 
7,668,391

Comentarios

Personalmente, yo no me volvería loco en estos Celtics por traer a Cousins, y no porque no sea bueno y dominante, sino porque no creo que sea lo que el equipo necesita. Cousins es dominador en ataque, pero no es un intimidador en defensa, no es un stopper. Yo creo que este equipo necesita más un par de jugadores que puedan subir el nivel, sin tener que ser estrellas.
A día de hoy, yo me movería para traer a Okafor de los Sixers, me da la impresión que es un jugador que no han sabido llevarlo para que evolucione, y que Stevens si sacaría partido de él, a parte de darle una exigencia que actualmente no tiene en Philadelphia.

Sería posible corregir el "hecho la imaginación a trabajar" por un "echo la imaginación a trabajar. Porque imagino que el autor está echando, y no haciendo la imaginación.

Si Doncic es listo esperará al draft del 2018 para acabar en los Celtics. Pero en Boston no se si tendrán esa paciencia para esperarle, o gastar ya ese posible pick one, por un Cousins, o un Carmelo Anthony?

Muy buen futuro se augura en Boston, con el mas que probable fichaje de Hayward como agente libre sumado al numero 1 del draft (me imagino que elegirán a Fultz ya que Ball es un 1 puro) el único movimiento que deberían realizar seria conseguir un 5, en cuyo caso yo apuntaría a Okafor, que tras el boom de Embild ha quedado relegado a un segundo plano y por el que Philadelphia no tendría reparos en cambiarlo por Jaylen Brown y Amir Johnson.
Dicho esto quedaría un equipo con aspiraciones reales al anillo: Thomas/Smart Fultz/Bradley Hayward/Crowder Horford/Olynyk Okafor/Zizic