Solapas principales

One-on-One #NBAFinals: Cavaliers vs Warriors

  • Nuestros colaboradores analizan las claves y dan su visión personal sobre la final de la NBA

Vuelven nuestros ya clásicos One on One, esta vez en versión #NBAPlayoff, en la que nuestros colaboradores analizan las claves de la serie final entre Cavaliers y Warriors.

Samuel Subiela

Vs.

Simón Ruiz

 

 
 

Pensar en la victoria de Cleveland en las finales de este año es quizás un acto de fe más que un creencia objetiva basada en los números y en las sensaciones. Pero también lo era la temporada pasada, más todavía tras el cuarto partido de la serie y todos sabemos como terminó el cuento al final. El mismo acto de fe que tuvieron LeBron James y Kyrie Irving para liderar a un equipo que remontó al equipo del mejor récord de la historia un 3-1 cuando nadie lo había hecho hasta entonces. 

 

Los Cavs campeones han añadido piezas importantes a la ecuación: Deron Williams y Kyle Korver sumarán todavía más artillería pesada a un grupo que en estos playoffs no sólo ha contado con dos de los mejores y más decisivos jugadores de la actualidad, sino que además, ha visto como el mejor Kevin Love ha llegado para quedarse. Su serie ante Boston ha sido magnífica, elevando su nivel exponencialmente, y siendo, por momentos, el mejor jugador de Cleveland. Algo que ya parece complicado teniendo a LeBron en tu equipo, imagínense teniendo al ’23’ y a Irving al lado. El año pasado quedó en un segundo plano, y este, quiere resarcirse y reforzar su categoría de All Star. En cuanto a Irving, por cierto, no hay mucho más que decir. El base no ha parado de evolucionar desde su explosión en la fase final de la temporada pasada y ya es quizás, el mejor jugador que existe en cuanto a técnica individual. Además, sigue siendo tan decisivo como siempre. 

 

Los de Ohio, por otra parte, llegan reforzados tras su serie contra Boston Celtics, y la derrota en The Q, no es sólo un aviso que les hará llegar todavía más concentrados a la batalla final ante los Warriors. Y aunque no son favoritos ya saben lo que es ganar a los californianos esta temporada tras ir por debajo en el marcador. Tampoco tienen el factor cancha a su favor, pero todos sus partidos como visitantes los han saldado con victorias. No les importa tener a su gente a su lado, y disfrutan sembrando el pánico en los pabellones rivales.

 

Y es que, al fin y a la postre, por primera vez en la carrera de LeBron James, la presión la tiene el rival, un factor que puede ser clave a la hora de la verdad. Con Kevin Durant en sus filas, los Warriors están obligados a ganar para no pasar a la historia de manera negativa. Cada partido de más que consiga aguantar Cleveland será más duro, psicológicamente hablando, para sus rivales, que ya vieron, el año pasado, que los de Ohio nunca se dan por muertos. De hecho, si los Warriors han pecado de algo en las Finales ha sido de no ser un equipo que lleve demasiado bien la presión añadida, sobre todo, un Stephen Curry que no ha cuajado grandes actuaciones en la lucha por el anillo. 

 

Un año más maduros, un año más con el bloque funcionado, con Tyronn Lue al frente de un barco del que ya ha demostrado ser perfecto patrón. Y sobre todo, un año más de experiencia para un LeBron James que es el mayor factor X de la serie. Cada día está un pasito más cerca de “ese fantasma de Chicago”, y ese hambre voraz es el síntoma más grande de éxito que existe en la actual NBA. Su dominio ha llegado a cotas históricas, y parece que como el buen vino, cada año que pasa es mejor. Y es que, con LeBron James en pista, todo puede pasar. Si un jugador puede volver a doblegar a uno de los mejores equipos de la historia, ese es, uno de los mejores jugadores de la historia. 

 

 

A pesar de que los Cavs han hecho unos playoffs fantásticos, cuesta pensar que puedan plantar cara a unos Warriors que, pase lo que pase en estas Finales, ya están en el imaginario colectivo como uno de los mejores equipos de la historia y uno de los conjuntos que más ha hecho disfrutar a los aficionados de la NBA, tanto en ataque como en defensa.

Todos recordamos la inesperada victoria de los Cavs en las pasadas Finales, pero si lo analizamos en profundidad es muy improbable que esas circunstancias se vuelvan a repetir. El año pasado vimos a Thompson desacertadísimo, Curry sufrió dos lesiones en playoffs, Barnes demostrando que era un jugador complementario y un banquillo que no dio la cara cuando se le necesitó. Con todos esos factores Cleveland necesitó heroicidades de sus dos estrellas para poder ganar in extremis a un equipo que no fue ni la sombra del que batió el récord de victorias en la temporada regular.

Este año las circunstancias son muy distintas. Los Warriors no vienen de ganar una eliminatoria a cara de perro, como el año pasado contra los Thunder. Curry llega en plena forma y el banquillo está respondiendo. Pero lo que decanta esta eliminatoria es la presencia de Kevin Durant, uno de los mejores anotadores de la historia que se ha unido al equipo más anotador de lo que llevamos de siglo. Lo único que puede preocupar es la falta de confianza de Klay Thompson, pero con un arsenal ofensivo de este calibre se puede suplir la falta de acierto de un miembro del equipo sin problemas.

Sé que los Cavs llegan mejor que el año pasado. LeBron James y Kyrie Irving están en el Top 10 de jugadores de la NBA y estamos viendo al mejor Kevin Love como Cavalier. Además, la plantilla de Cleveland se ha reforzado y tiene más hombres para aguantar el fuerte ritmo de los Warriors y sus rachas que decantan partidos. Sin embargo, algunos de estos jugadores no parecen estar en un momento de su carrera en el que el físico pueda permitirles estar a la altura en estas Finales. Deron Williams no defiende a nadie y los Warriors deben atacarle en cada minuto que esté en pista. Otros veteranos como Kyle Korver y Channing Frye tampoco tienen piernas para seguir los cortes y las penetraciones de los jugadores de los Warriors. Love nunca ha destacado en defensa. La solución de la zona es inviable, puesto que los espacios pueden ser enormes y los Warriors pueden hartarse a triples si Tyronn Lue se atreve con esa defensa.

Así las cosas, es probable que la rotación de Cleveland se acorte muchísimo y sus únicas opciones se reduzcan a la inspiración de sus estrellas. Por último, los Warriors llegan avisados tras la derrota del pasado año. La relajación no se va a producir e irán a machacar a los Cavs en cada partido, como han hecho en todos los partidos de playoffs.

La unión de Curry, Durant, Green y Thompson, junto a complementos tan útiles como Iguodala, Livingston, Clark, West, McGee e incluso el polémico Pachulia han hecho de los Warriors una sinfonía bellísima de baloncesto. Si además pueden contar en el banquillo con el compositor de la obra, Steve Kerr, no habrá héroes que puedan silenciar esta oda al baloncesto. Ni siquiera el máximo anotador de la historia de los playoffs y un equipo hecho a su medida aguantarán las embestidas de un equipo de leyenda.

 

Best NBA Finals Access: Cleveland Cavaliers and Golden State Warriors

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
9 años 5 meses
#Contenidos: 
1,194
#Comentarios: 
4,016
Total lecturas: 
8,045,758

Comentarios

Me hace gracia la caricatura, todos con la boca abierta cuan tarzanes. Se ve que les ha exigido mucho el camino hacia la final...

Tirarte a la piscina por vaticinar el MVP a Deron??? También te vas a tirar a la piscina por decir que el sol sale por el este?

Si se lleva Deron Williams el MVP, el que se tira a la piscina soy yo, voy a ir comprando bañador, por si acaso...

pelolovic y su mundo paralelo de medias verdades... hablas poco de lo que ha hecho Pachulia contra Kawhi Leonard, decantando un partido primero, y después toda la serie, como también hablas poco del atraco a los Thunder la temporada pasada con las no descalificaciones a Draymond Green, que después le costaron en la final, una final en la que por cierto los Cavs ganaron a los Warriors 3 partidos con Green en pista, muy clave su baja en uno de ellos si... en fin, a seguir rezando para que Lebron no gane el anillo.

Si me hubieras leído todo lo que escribo, hubieras visto que ya critiqué sobrádamente la acción de Pachulia, a propósito y con ánimo de hacer daño, y el año pasado también las de Green frente a los Thunder.
E igual de sancionable que las acciones que el año pasado proliferaron en la final con un Curry renqueante, y aquí se dice que no dió la talla, efectivamente, no la dió, pero ni siquiera Tom Brady con toda la defensa de los Patriots hubiera dado la talla, es inmensamente difícil hacer carretón tras carretón, recibir entre 4 y 6 golpes por jugada, que no se pitan, y luego cuando recibes con mínima ventaja o ninguna, meter el triple.
Y se convierte en indignante cuando en el aro contrario, hay algún que otro jugador que embiste contra su defensor y todos admiráis que léctura de juego tiene, pero el problema es que yo vivo en un mundo paralelo donde me parecen igual de sancionables las acciones de un equipo que de otro.
Yo no tengo simpatía por ninguno de los dos equipos, en la NBA solo soy aficionado de un equipo NBA (Lakers) y tengo simpatía por otro (Hawks, que tiempos aquellos de Spud Webb y Dominique Wilkins), y no están aquí, me gusta el espectáculo y me indignan los tratos de favor y las injusticias, y si las veo, opino sobre ellas, aunque a algunos les parezca que veo un mundo paralelo.
No se las veces que lo habré repetido, Lebron es bueno, muy bueno, puede llegar a ser un grande de esto, y no necesita ni la protección que se le da, ni las reverencias que le hacen al pasar, es más, no habría tanta gente como yo, que opina que le falta aún mucho para codearse con leyendas, que no alcanzarlas, si no fuera el niño mimado de la NBA.

Cuando en cada noticia de los Warriors pongas lo de Pachulia y Draymond Green, o la defensa de taekwondo de Iguodala vs Lebron que le valió un Mvp, al igual que siempre pones lo mismo de Lebron cada vez que hay alguna noticia de los Cavs, entonces creeremos en tu imparcialidad y tu simpatía solo por Lakers y Hawks.

Yo podré lo que me parezca en cada noticia que me apetezca opinar, no necesito un registro de parcialidad e imparcialidad de nadie para saber que mis opiniones son opiniones.
Aquí se está juzgando al mensajero en lugar de juzgar las acciones, yo soy capaz de reconocer lo que veo, de los Warriors, de los Cavs, de los Lakers, del Real Madrid, o del Basket Navarra, veo los partidos, y me guste o no, si es falta es falta, y si es agresión es agresión.
El problema que tenéis algunos es el contrario, habéis asumido que lo que se permite a unos, es sancionable, y lo que le han permitido a otros, es la compensación.
¿La defensa de Iguodala supera lo legal? claro, ¿supera lo legal la defensa de Dellavedova en esa final? también; ¿la defensa de Curry en las finales siguientes supera lo legal? ampliamente si, ¿el ataque de Lebron cuando choca con sus defensores es sancionable? si, aunque no se pite casi nunca (y cuando lo hacen los arbitros pone cara de sorprendido, como el día de la única derrota ante Boston).
Dicho esto, veremos en estas finales cuanto de lo que se pitó el año pasado, no se pita este año y viceversa, tanto para un lado como para otro.

Para mí, a igualdad de criterio arbitral, hay igualdad en esta final, y dependerá de detalles, del banquillo de los Cavs, de la producción de Thompson sobre Pachulia o de la capacidad de los Warriors de sortear las diferentes defensas que le harán los Cavs a los exteriores.
No creo que a Durant le defienda directamente Lebron, pero tengo mis dudas de la capacidad de Love de defenderle.
Me gustaría una final sin cosas raras, como el año pasado, y que las faltas se piten igual en ambas zonas, no como el año pasado y también el anterior, pero esto es un mercado, y si no esta igualado, para llegar a seis o siete se hará lo que haga falta.
Eso si, que Curry se lleve un camión al pabellón, se va a sacar un sobresueldo como le den la misma leña que el año pasado.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar