Solapas principales

Paul Pierce, el último adiós del capitán perfecto

  • Pierce fue apuñalado 11 veces con un arma blanca a la salida de un club nocturno en el 2000.

La historia que ocupa estas líneas no es otra que la de un chico que se crio en un barrio problemático, uno de tantos lugares, duros e implacables, que asolan todo Estados Unidos. Para ser exactos, lo hizo  en la ciudad de Inglewood (California), considerada históricamente como un suburbio de la clase obrera negra. La lógica geográfica no falló y el niño creció siendo fan incondicional de los Lakers y admirador acérrimo de Magic Johnson, pero nada está escrito en esta vida y su propio camino le llevó a ser la última figura en el panteón de los dioses verdes. Su nombre es Paul Pierce y este es el relato de su andanza en las canchas.

El joven Paul nunca fue un prodigio físico pero eso le llevó a perfeccionar una técnica y fortalecer una mentalidad que a la postre le elevarían a la más alta de las glorias. Pierce tenía dos hermanos mayores, los cuales se lo llevaban a los playgrounds del barrio para hacer que el pequeño se hiciera mayor, poniéndole a prueba constantemente. Paul daba la talla, siempre la daría, ya fuese en la cancha más mísera del estado o en las mismas finales de la NBA.

Una anécdota poco explotada pero no por ello menos jugosa es la de sus piques con Magic Johnson en las pistas de la universidad de UCLA, el base angelino le increpaba constantemente diciéndole que él aún no era nadie. Nada motivó más a Paul que enfrentarse a su ídolo, aunque fuese a modo de pachanga.

pierce_llego_a_boston_procedente_de_la_universidad_de_kansas.jpg

Pierce llegó a los Celtics procediente de la universidad de Kansas

El nacimiento de una gran amistad

Ese mismo verano fue su elección de draft por los Boston Celtics -su primer pensamiento fue No, los Celtics no- algo que también le motivaría en extremo, ya que cayó hasta la décima posición - la mayoría de los mocks lo situaban como Top 3-. La misma noche del draft de 1998 nacería una amistad entre el protagonista de esta historia y el empleado de los verdes enviado por la franquicia para representarlos en el evento: John Connor.  

El hombre, conocido como Johnny Joe en el ambiente de la franquicia, tuvo un vínculo especial con Pierce desde el principio y supo ver la joya que los verdes tenían entre manos, no tan solo como jugador, sino también como persona. En sus propias palabras: “Desde el inicio, supe que tenía un gran sentido del humor. Estábamos los dos riéndonos y pensé: Tenemos a un gran chico aquí. A partir de ahí, simplemente fui viéndole crecer.

Para la estrella bostoniana, el despacho de Joe era una especie de templo. Desde el primer día hasta el último, Pierce iba a reunirse con su amigo en las horas previas a los partidos, ahí conversaban, bromeaban e incluso se metían el uno con el otro. Connor ayudaba mucho mentalmente al alero de Boston. En ocasiones, cuando las cosas no iban bien o la situación para Pierce era especialmente ardua, incluso Johnny abandonaba su propio despacho para que la estrella se calmase en su lugar favorito.

El propio alero diría que “Era una forma de escapar antes del partido”, “Para mantener mi mente en el camino correcto”. Pierce siempre fue muy querido en la organización, sobre todo por Joe, la amistad que forjaron dura hasta hoy en día. En el último partido que Pierce jugó en el TD Garden, con la camiseta de los Clippers, el veterano volvió a la oficina de su amigo antes del partido, justo como hizo durante sus 15 temporadas en Boston, y es que hay cosas que nunca cambian.

Entre la vida y la muerte

Ni siquiera en la NBA Paul podría llevar una vida de rosas. Una fatídica noche de setiembre del año 2000 pudo cambiarlo todo. Pierce fue apuñalado 11 veces con un arma blanca a la salida de un club nocturno. Tony Battie, su compañero en Boston, fue el encargado de llevarle al hospital para que le salvasen la vida. Efectivamente, el luchador salió adelante, como siempre había hecho, aunque esta vez la línea que separa la vida de la muerte había sido demasiado corta. Parte de la prensa era escéptica respecto a su regreso, haciendo referencia a que una experiencia tan traumática podría mermar su juego irreparablemente, pero Pierce volvió más fuerte que nunca y no se perdió ni un solo partido de la temporada.

La “jodida” verdad

Seis meses después del triste episodio que casi acaba con la vida de nuestro protagonista, el alero de Boston iba a ser bendecido con un nuevo apodo: “The Truth”. El encargado de bautizarlo sería uno de los más grandes de siempre, Shaquille O’Neal. El zagal verde les endosó 42 puntos a los Lakers en el Staples y pese a la derrota de su equipo, causó una gran impresión en los rivales. Las declaraciones post-partido  de Shaq, que ya forman parte de la historia, fueron las siguientes: ‘Take this down. My name is Shaquille O’Neal, and Paul Pierce is the motherfucking truth. Quote me on that, and don’t take nothing out. I knew he could play, but I didn’t know he could play like this. Paul Pierce is the truth.’  (Apunta esto. Mi nombre es Shaquille O’neal y Paul Pierce es la jodida verdad. Pon que he dicho eso y no borres nada. Sabía que podía jugar pero no a tal nivel. Paul  Pierce es la verdad).

El camino al estrellato del joven alero seguía vigente y su obra culmen como titán de la liga se produciría en las finales de conferencia de 2002, las cuales Boston perdió contra New Jersey 4-2. Aun así, el capitán hizo historia en un partido de la eliminatoria y es que comandó la mayor remontada en el último cuarto de la historia de playoffs. Esta  hazaña ocurrió en el tercer encuentro, en el que Pierce consiguió anotar  21 de sus 28 puntos en la 2.ª parte, con 19 en el último cuarto. El verde reconoció que tras tres primeros cuartos espantosos, su mente y cuerpo se revelaron para los 12 minutos que quedaban, elevándole a un estado de flujo ( flow, como dicen los estadounidenses ) que le haría ver el aro como una piscina.

Boston Celtics' amazing 26 point comeback vs Nets (2002 ECF GM3) (2002.05.02)

Un mar de dudas

Pero no todo fueron noches mágicas. Después de un cúmulo de temporadas sin conseguir nada, la franquicia de Boston intentó mover a su estrella, como resultado, Paul Pierce vetó un traspaso a Portland a cambio de una elección de draft (Ainge quería elegir a Chris Paul). El compromiso del alero estaba fuera de toda duda, pero él siempre fue un ganador y llegó un momento en que ya estaba harto de acumular derrotas.

El mismo Pierce reconoce que tuvo sus dudas sobre seguir en Boston, sobre todo en la última temporada antes del  Big Three, en esa campaña encadenaron 18 derrotas seguidas (aunque él no jugó 16 de esos partidos por lesión) y Paul se preguntaba si ese equipo tenía futuro, además de no tener muy claro si Ainge sabía lo que hacía.

La creación de un equipo legendario

El verano de 2007 cambió la historia de la franquicia, la devolvió al sitio que nunca debió dejar. Danny Ainge quería a Durant (eterno deseado en Boston) u Oden pero como no pudo hacerse con ninguno debido a la mala suerte en la lotería, montó el Big Three. Y bendita sea esa “mala suerte”.

El GM de los Celtics siempre fue un tipo con mucho arrojo, sin miedo a jugársela, y esa personalidad fue la que le llevó a darlo todo por Garnett y Allen para acompañar a Pierce y conseguir el preciado anillo. De la misma manera que también le sirvió para traspasar a Pierce y Garnett por los famosos picks de Nets. Decisiones a lo grande y a la vez acertadas. Haciendo un breve inciso en la figura en cuestión: cuenta la leyenda que el bueno de Ainge, en la cena de Navidad de los Celtics de 1988, le dijo al mismo Red Auerbach que debía traspasar a Bird y McHale debido a los tremendos problemas físicos que acumulaban. A los más puristas quizás les duela, pero probablemente llevaba razón.  

No cabe duda de que el más feliz con la llegada de Allen y Garnett, fue el mismo Paul Pierce, el cual se encontraba emocionado, con un sentimiento de ilusión propio de la más pura infancia, y es que había luchado mucho. Al fin, los tres, tendrían una verdadera oportunidad.

bos_patriotsday_01.jpg

La llegada de Garnett y Allen le dio nuevas esperanzas a la franquicia

El equipo de Boston era uno solo, no existía el individuo sino el conjunto. Doc Rivers se inspiró en los escritos de Desmond Tutú, un religioso sudafricano que defendía el concepto “Ubuntu”, el cual hace referencia al trabajo en equipo por encima de cualquier éxito individual, no hay victorias individuales, hay victorias colectivas. Mediante esa identidad, y al grito de “Ubuntu”, los Celtics ganaron el anillo de 2008 con Pierce de MVP. Por todos es conocida su actuación en el primer partido de esas finales. El alero tuvo que salir en medio del partido en silla de ruedas para volver a los pocos minutos metiendo dos triples seguidos. La motivación extra que supuso esta hazaña tanto para sus jugadores como para la afición céltica se escapa del poder de las palabras.

El Big Three de Boston podría haber ganado más anillos, de hecho estuvieron a punto de hacerlo, pero los años no perdonaron sus cuerpos. En 2009 una lesión de Garnett les borró del mapa, en 2010 llegaron a la finales de la NBA y tras ir ganando 3-2, acabaron perdiendo en un séptimo partido que rompió el corazón de cualquier aficionado verde. En 2011 fueron eliminados sin piedad por los Heat de Lebron (4-1). En 2012 volvieron a toparse con Lebron pero esta vez les llevaron a 7 partidos, fueron el único equipo que realmente se lo puso difícil al rey. En 2013 cayeron contra los Knicks en primera ronda. El Big Three estaba acabado, pero al aficionado de la NBA nunca se le olvidará ese equipo legendario, liderado por Paul Pierce, el eterno capitán.

Paul Pierce Emotional Return and Tribute in Boston | 02.05.17

Uno de los mejores aleros de siempre

Para el recuerdo quedarán sus duelos con Lebron en Playoffs, sus noches de flujo en las que era capaz de remontar cualquier ventaja del rival, como en ese maravilloso partido vs Nets en las eliminatorias de 2002. Incluso en Wizards o Nets, ya dejando de lado su papel de All-Star, Pierce fue capaz de deleitarnos con su habilidad en el clutch para eliminar a los Raptors de Lowry y De Rozan.

Cualquier homenaje que se escriba sobre Paul Pierce se quedará corto. El alero entregó alma y cuerpo a la ciudad de Boston y a la franquicia céltica. Todos los aficionados de la NBA recordarán con cariño sus exhibiciones. Puro talento mezclado con unos fundamentos de la más pura élite y un corazón que nunca dejará de bombear sangre verde. Adiós Paul, “la verdad” es que te echaremos de menos.

Paul Pierce Top 34 Plays Of His Career!

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 años 10 meses
#contenidos: 
51
#Comentarios: 
453
Total lecturas: 
272,069

Comentarios

No entiendo lo del "capitan perfecto" en el título, cuando realmente nunca lo ha sido. Fue un gran a notador y clutch-player, pero no consiguió liderar del todo a Boston el solo, ni con Antoine Walker a su vera, ni con Ray Allen o Garnett, quienes si tiraron de carro con mucho caracter.
Pierce siempre ha sido un poco inmaduro y propenso a picarse en exceso con muchos contrarios, llegando al punto de borrarse mentalmente en muchos partidos. No creo que entre en el Hall of Fame

Que Pierce entrará en el Hall of Fame es algo tan sumamente obvio que no merece la pena ni debatirlo. Lo de "perfecto" no deja de ser un recurso literario pretendiendo evocar su grandeza. Podríamos hablar de la existencia de distintas formas de perfección o de la imposibilidad de la realidad del concepto, pero eso no es lo importante aquí. Pierce fue el líder INDISCUTIBLE y go to guy de unos Celtics que llegaron a unas finales de conferencia en 2002 (con un equipo bastante limitado) y del Big Three. Tanto Allen como Garnett decían sin reparos que él era el líder. Es algo ampliamente conocido y que no debería sorprender a nadie que se identifique como seguidor de la NBA de aquella época. El mismo Garnett dijo hace algunos días que hasta que no compartió equipo con Pierce no sabía lo que era una "verdadera bestia" y con lágrimas en los ojos habló del que fue su capitán. MVP de las finales de 2008 y comandante de un equipo que llegó a otras finales de NBA y de conferencia. Sobran las palabras, decir que Paul no consiguió liderar a Boston es una blasfemia baloncestística. Pierce no es que fuera un gran líder, es que ha sido de los mejores en lo que llevamos de siglo. Saludos y gracias por comentar.

No me convence... toda mega estrella que necesita formar un big-trhee para triunfar,siempre debe estar bajo sospecha... Para mi no deberia formar parte del olimpo alguien que toca la gloria gracias a otros supercracks.
Un MVP de las finales está al alcance de jugadores de un escalón menor: Iguodala, Billups, Tony Parker...
En el 2002 sorprendieron quizás a los más incautos, pero con Antoine Walker, Joe Johnson, Rodney Rogers, Kenny Anderson... talento habia de sobra, a parte de intendencia de T. Delk, Battie, Eric Williams, McCarthy..
Aún así supongo que entrará sin dificultad en el Hall of fame. Me precipité en mi juicio anterior. Sin embargo me gustaría recordar que formó parte de la peor selección USA de todos los tiempos en el Mundial del 2002 (sin echarle la culpa a él del tremendo desastre)

"toda mega estrella que necesita formar un big-trhee para triunfar,siempre debe estar bajo sospecha" Los posiblemente 4 mejores jugadores de la historia de la NBA (Jordan,Bird,Magic y Lebron) han ganado todos sus anillos con plantillas que tenían un Big Three (Bird-McHale-Parish) (Magic-Worthy-Kareem) (Lebron-Wade-Bosh, Lebron-Irving-Love) (Jordan-Pippen-Grant/Rodman. En este caso quizás Grant se queda corto para ser un Big3) Así que,perdona que te lo diga, pero el argumento que has dado es irrisorio... Además Pierce aguantó como un campeón hasta que Ainge traspasó más de medio equipo para conseguir dos jugadores. No se le puede achacar que buscase asociarse con nadie como un "cobarde" como pueden haber hecho otros... Lo de la selección fue patético, sin duda, pero era más una dinámica grupal que otra cosa, aún así tampoco tiene mucho sentido incluir eso aquí.

Te estás retratando...
Joe Johnson no jugó ni una temporada completa con Boston, siendo además rookie.
Rodney Rogers llegó a Boston en el traspaso por Joe Johnson, y no duró más que hasta final de temporada. Mismo traspaso en el que llegó Delk, que sólo aguantó otra temporada.
Estamos hablando de equipos en los que Pierce y Walker tenían que jugar 40 minutos por partido, y que en su mejor momento fueron eliminados en play off por los Nets de Kidd, Martin, Jefferson, Van Horn/Mutombo.
Posteriormente, el equipo se deshizo, Walker fue traspasado, y bajó mucho el nivel, hasta que acertaron aquel verano, claro.

Gracias por arrojar algo de luz... No hay más ciego que el que no quiere ver jajaja Que los equipos que tuvo Pierce eran extremadamente flojos es una obviedad. Incluso la plantilla de las Finales de Conferencia, como bien apuntas, estaba lejos de ser un conjunto de calidad suficiente.

Te has pasado de la raya Sergio. Yo no he faltado al respeto a nadie... y tu me estas llamando "ciego" y te ries... el debate iba bien, pero os lo habeis cargado... enhorabuena... Eso si que es quedar retratado. Seguir así...madre mia un redacctor faltando al respeto a un comenterista quizas equivocado, pero es mi opinón real sobre Pierce...lamentable Sergio tu capacidad de debate. LAMENTABLE

Ante el interés que despierta mi simple opinión, 1º decirte que yo nunca he negado que él cumpliera. 2º sigo pensando qiue la plantilla del 20012/02 era cojonuda, muy luchadora y con suficiente calidad, por eso llegó a final de conferencia.
Y por eso digo que Pierce no era un heroe entre mediocres, como creo se ha insinuado antes

Esos equipos fueron flojos, en mi opinión. Cumplieron el año que tenían que cumplir, y no llegaron más lejos porque los Nets eran mejores (y Kidd quizá tenía que haber ganado el MVP ese año, pero eso es otra historia...).

Tronker mis más sinceras disculpas si te has sentido ofendido, desde luego que si hubiese tenido la más mínima sospecha de que lo harías por ese comentario, habría utilizado otras palabras. He utilizado esa expresión no para llamar a nadie ciego, simplemente para apoyar al compañero en un razonamiento que para los dos es claro, aunque tú lo veas de forma distinta (lo cual no significa que no podamos estar equivocados, obviamente). Por otro lado, el "jajaja" yo lo suelo usar en las redes simplemente como coletilla amistosa, para quitarle hierro al asunto, lamento de nuevo que hayas malinterpretado eso. Discrepo en lo de capacidad de debate, en todo momento te he expuesto mis argumentos, bien detallados , a pesar de que finalmente esa expresión te haya ofendido así. Saludos y de nuevo gracias por comentar, los comentarios de los usuarios y los debates que se generan son parte de la motivación para escribir.
Cierto, el nivel era muy bajo, podríamos añadir a los Pistons también por encima, a pesar de que aún no habían formado el bloque que les daría el anillo, ya estaban dando guerra. Incluso los Hornets de ese año tenían mejor plantilla.

Tranqui hombre... un fallo lo tiene cualquiera. Busqué la plantilla del curso 2001/02 y al ver tanto nombre ilustre entendí que ese año una final de conferencia era lógica... que marchasen Delk y Rogers la temp. siguiente no me quitan argumentos... pero buen apunte el tuyo, sin duda.
Sobre A. Walker tb es cierto que sus descuidos físicos, y extraña mentalidad (arruinado tras retirarse) le hicieron caer cuesta abajo en su carrera, pero su clase e intensidad en Boston le hizo ser hasta titular en un all-star

Es que ese año sí llegaron a la final de conferencia. Llegó el verano y perdieron a Rogers y traspasaron a Kenny Anderson y alguno más por un Vin Baker que ya empezaba a mostrar sus problemas con el alcóhol.
Normal que fueran a peor.

Yo también creo que será Hall of Fame, pero de lo que no hay dudas es de su carisma y de que estuviera empapado de orgullo Celtic.