Solapas principales

Logo no oficial de los Pelicans.

Pelicans: Una transición necesaria e ilusionante

  • Con dos bases de muy buen nivel, un Davis que tiene que ir a más y uno de los mejores anotadores de la liga como Eric Gordon, los Pelicans sueñan en la feroz competencia del Oeste.
  • Desde Chris Paul, Nueva Orleans no sabe qué es jugar en Playoffs y siente un vacío importante.

Nueva Orleans decidió en febrero cambiar de nombre. "Hornets" no representaba a la ciudad de Louisiana y "Pelicans", el animal por excelencia de la ciudad ha heredado el nombre. Podríamos decir que no ha cambiado nada ya que seguirán jugando en la misma ciudad y pabellón, pero hay nuevo nombre y nuevos retos.

Es como llevar el coche al taller, pulirlo y añadirle unos detalles que le hacen correr más. En Nueva Orleans quieren volver a baloncesto de Playoffs y soñar con hacer algo grande. Muchos no entendieron que dejaran escapar a Greivis Vásquez, que había completado una magnífica temporada y parecía ser el relevo de Paul, pero en los despachos se han movido a la perfección para mejorar la plantilla. 

Anthony Davis y Ryan Anderson formarán una pareja interior muy versátil y que puede poner en problemas a equipos con demasiado "kilos" en la pintura. Davis arrancará su segunda temporada con más peso para poder competir con Marc, Hibbert y compañía y con la esperanza de tener más regularidad en su juego y que las lesiones le respeten. Por su parte, Anderson seguirá bombardeando desde el exterior e intentará seguir mejorando sus registros.

A priori, la estrella del equipo será Eric Gordon, que la temporada pasada regresó de su lesión a un gran nivel y demostró que no se ha olvidado de anotar. Gordon volvió a promediar casi 20 puntos por partido, demostrando que en la faceta ofensiva será el principal estandarte, aunque ahora Holiday puede ayudarle a incrementar sus cifras o, por el contrario, aliviarle de presión en momentos difíciles.

Precisamente Jrue Holiday es uno de los refuerzos estrellas del verano. El base All-Star marchó de los Sixers para cambiar de conferencia y los Pelicans no dudaron en ir a por él con una buena oferta. Con él, Nueva Orleans vuelve a tener un base de nivel que no tenían desde Chris Paul. Un primer espada, una estrella, un jugador que sabe lo que supone que la presión recaiga totalmente en tus espaldas. 

Finalmente, cuando parecía que los Pelicans ya habían formado una buena plantilla, la delicada situación deportiva y profesional de Tyreke Evans y los Sacramento Kings propició que el base recalará en Nueva Orleans para ser un sexto hombre de lujo. Si su carácter díscolo aparece poco y su técnica reluce como en sus mejores momentos, los Pelicans pueden tener en Tyreke un auténtico desatascador de partidos y un muy buen anotador. 

Chris Paul y el sueño de los PO

Unos Hornets más sanos que temporadas anteriores lograron un balance de 29-12 a mitad de temporada. A 3 de febrero de 2008 contaban con el mejor récord de la Conferencia Oeste, por lo que Byron Scott inmediatamente se convertía en el entrenador del Oeste en el All-Star Game de 2008 disputado precisamente en Nueva Orleans. Junto a Scott, David West y Chris Paul fueron seleccionados, éstos como jugadores reservas, y Stojakovic participó en el Concurso de Triples. El 21 de febrero, los Hornets traspasaron al veterano base Bobby Jackson a Houston Rockets a cambio de Bonzi Wells y Mike James.

Los Hornets finalizaron la temporada regular como segundos de conferencia con un récord de 56-26, completando así la campaña más exitosa en su historia y dejando atrás las 54 victorias obtenidas en la 1996-97 bajo el nombre de Charlotte Hornets. Además ganaron su primer título de división, superando a San Antonio Spurs en la División Suroeste. El título fue obtenido tras ganar a Los Angeles Clippers el 15 de abril, en el penúltimo partido de la temporada regular.

En playoffs se enfrentaron a Dallas Mavericks en primera ronda, batiéndolos en cinco partidos. En su debut en playoffs, Paul se convirtió en el primer jugador en la historia de la NBA en lograr al menos 30 puntos y 10 asistencias en sus primeros dos partidos de postemporada. En Semifinales de Conferencia (las primeras de su historia) los rivales fueron los Spurs, adelantándose en la serie 2-0 pero posteriormente perdiendo cuatro de los siguientes cinco encuentros. Chris Paul finalizó segundo en la votación del MVP de la temporada, sólo superado por Kobe Bryant, y Scott fue nombrado Mejor Entrenador del Año.

Para la temporada 2008-09, los Hornets cambiaron el logo y el uniforme, cumpliéndose 6 años del traslado de la franquicia a Nueva Orleans. La temporada discurrió de manera más o menos parecida a la anterior. Acabaron con un global de 49-33, pero esta vez su carrera en playoffs acabó de manera rápida, ya que los Denver Nuggets los eliminaron en primera ronda en 5 partidos.

Para la siguiente temporada 2009-10, los dirigentes de Hornets despidieron al entrenador Byron Scott cuando llevaba un global de 3-6. Jeff Brown se convirtió en el nuevo entrenador interino, pero los Hornets terminaron con un global de 37-45, fuera de playoffs y con rumores constantes sobre una posible marcha de Chris Paul. Debido a los malos resultados,  Jeff Brown fue despedido y reemplazado por Monty Williams.

La siguiente temporada fue mejor, terminando con un 46-36 y clasificados para playoffs, de donde fueron eliminados en primera ronda por Los Angeles Lakers.

Era post-Paul

Tras el lockout de 2011, Chris Paul era traspasado a Los Angeles Clippers a cambio de Eric Gordon, Chris Kaman y Al-Farouq Aminu, además de una primera ronda de draft. Con la marcha de Paul, los Hornets iniciaban una nueva era que se antojaba de reconstrucción a medio-largo plazo.

Desde entonces no logran volver a los Playoffs y navegan sin rumbo. ¿Conseguirán los Pelicans revertir esa dinámica?

Sobre el autor

Antiguedad: 
8 años 5 meses
#contenidos: 
125
#Comentarios: 
332
Total lecturas: 
616,142