Solapas principales

Phoenix Suns: la solidez de un candidato a todo

  • Son segundos en el Oeste, tras los Warriors
  • Ideas claras, roles definidos y una rotación consolidada

Las tres últimas temporadas están siendo muy convulsas en la NBA. La pandemia ha alterado la liga hasta un punto en el que contamos las bajas de cada equipo antes de decidirnos a ver un partido y otro. En el que los vaivenes de los equipos son exagerados que un día ganan de 20 y al otro reciben una paliza legendaria. Pero en estos años, ha aparecido un equipo que llevaba años sin llamar la atención, y cuya solidez en tiempos de exorbitante generación de noticias hace que no nos estemos fijando en un candidato al anillo que presume de una solidez que ni siquiera otros contenders, como Warriors o Bucks (de los Nets o Lakers ni hablamos) tienen.

POCOS CAMBIOS EN UN VERANO DE ESCASOS AJUSTES

La tendencia ascendente que llevaron los Suns desde hacía años culminó la pasada temporada, donde hicieron una liga regular bajo el radar (ya nos va sonando) en la que acabaron segundos de Conferencia. Pensábamos que era flor de un día y de las vicisitudes de un año de safety protocols (término que ya dominamos) en el que capearon la pandemia mejor que otros equipos, pero llegaron los playoffs y se cargaron a Lakers (sin Davis en muchos partidos), Nuggets y Clippers. Incluso estuvieron a punto de llevarse el anillo en unas Finales que empezaron ganando 2-0, pero la mayor dureza mental y física de los Bucks logró imponerse. Los grandes equipos no suelen ganar a la primera y los Suns ya tenían heridas para lamerse y autocrítica que hacer para volver siendo mejores.

Tras una temporada tan exitosa, el verano se dedicó a las renovaciones y algún fichaje barato que cubriera alguna carencia. Así, Chris Paul, Mikal Bridges y Cameron Payne extendieron sus contratos, al mismo tiempo que se declinó hacer lo propio con DeAndre Ayton, un movimiento que trajo polémica, pero el pívot bahameño podrá renovar el verano que viene. Además, llegaron Elfrid Payton, Landry Shamet y JaVale McGee, todos ellos con una cierta importancia en la rotación de los de Arizona.

ÉLITE EN ATAQUE Y DEFENSA

Como todos los equipos aspirantes, los Suns están entre los mejores equipos de la NBA en ataque y defensa. Son octavos en ratio ofensivo (110,6) y terceros en defensivo (103,7). En ataque basan su juego en la inspiración de su estelar pareja exterior, Paul-Booker, grandes creadores tras bote y dominadores del dos contra dos. Chris Paul es el líder de la liga en asistencias (por quinta vez en su carrera) y Booker el máximo anotador del equipo (23,1), con grandes porcentajes (42% de tres). Son el cuarto equipo en asistencias, pero el penúltimo en pases por partido, lo que habla de la dependencia de la generación individual de sus jugadores exteriores. Lideran la liga en uso del pick&roll, en unos sistemas de ataque que parecen sencillos, pero ideales para los jugadors que tienen. Por otra parte, no abusan del triple (27.º en intentos por partido), pero son eficaces en su ejecución (7.º en porcentaje).

En defensa son intensos por fuera y contundentes por dentro. Son el sexto equipo que más tiros punteados hace y el noveno que menos recibe con el jugador liberado. Además, protegen bien la zona, son el cuarto que menos tiros recibe en la zona, donde además recibe el séptimo menor porcentaje. Mantienen a Ayton (o McGee) como ancla de la zona y el resto de jugadores puede cambiar de asignación, como Jay Crowder y, especialmente, Mikal Bridges como principal perro de presa, encargado de la estrella rival.

UNA ROTACIÓN MUY CONSOLIDADA

Si algo destacamos de los Suns es la claridad en las rotaciones y el reparto de roles. El quinteto nos lo sabemos de memoria. Paul, Booker, Bridges, Crowder y Ayton comienzan los partidos. Este año, debido a los fichajes, tienen una rotación un poco más amplia, donde destacan Cameron Johnson, Landry Shamet, Cameron Payne y JaVale McGee. Esa es la principal rotación, a la que se le han añadido puntualmente Frank Kaminsky, Elfrid Payton, Abdel Nader o un Jalen Smith que está entrando poco a poco en ella y que puede ser una importante adición a nivel físico.

El año pasado éramos escépticos con los Suns y al principio de este año debemos reconocer que lo seguíamos siendo. La pasada temporada fue una temporada muy extraña y la presente parece que circula por los mismos derroteros, pero si algo se ha mostrado es que los Suns es el equipo más de fiar en este momento en la NBA.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
6 años 9 horas
#contenidos: 
272
#Comentarios: 
698
Total lecturas: 
910,474

Comentarios

Bueno, justo ahora llevan dos derrotas seguidas, jeje. Desde luego si que están manteniéndose, que es lo más difícil una vez llegados a la élite. Vamos a esperar un poco más... Booker me da un rollito muy extraño, por no hablar de Paul (son demasiado hostiles y marrulleros)... no los veo superando lo del año pasado