Solapas principales

Dennis Rodman.

Pívots bajos que jugarán en esta temporada 2013-14 en la NBA

  • Puedes apreciar en el siguiente texto la altura de los pívots más bajos de esta temporada 2013-14. A lo largo de la historia ha habido jugadores en la posición de "cinco" que, midiendo menos de 206 centímetros, han dominado las pinturas. Un ejemplo de este prototipo de pívot es Ben Wallace. Aunque por ejemplo, me quedo con Earvin "Magic" Johnson Jr. Campeón y MVP de unas finales de la NBA en su año rookie, por jugar de pívot en ellas, supliendo a Kareem Abdul-Jabbar cuando su posición natural era la de base.

Muchos afirman que la clave del baloncesto, y en especial en las categorías profesionales, es la abundancia de centímetros en los componentes de un equipo. Sin embargo, aquellos que juegan de pívot, y en comparación con los rivales con quienes se enfrentan, son bajos, no siempre han requerido de algún que otro centímetro más. Gracias y debido a la exactitud y perfección de sus movimientos en la pintura, han cubierto perfectamente esta falta de altura que, a priori, parecería convenirles. Este es el caso de jugadores quienes a pesar de que midan dos metros, no juegan de cinco por su longitud.

A lo largo de la historia de la NBA ha habido bastantes jugadores que, midiendo tan solo algunos centímetros más por encima de los dos metros, han conseguido triunfar jugando bajo aros, pero ya en la actualidad, y, teniendo en cuenta el detrimento que está sufriendo la posición de puro centro, vamos a hacer un repaso de jugadores que corroboran, simplemente, estas dos características: jugar cerca de la canasta y medir menos de 2,06 metros (que equivale al 6’9” estadounidense).

Empieza pues la mención de dichos pívots bajos con tres nombres muy reconocidos. Miden los tres 2,06 metros, estos son Luís Scola (108,9 kg), Carlos Boozer (120,7 kg) y Glen Davis (131,1 kg). En su defecto, estos pueden jugar perfectamente de cuatro, ya que sus condiciones físicas lo permiten. Asimismo, sin tener en cuenta a Glen Davis, que de los tres es quien suele jugar más de cinco, tanto Scola como Boozer se ven obligados a ejercer de cuatro o de cinco según quien les acompañe en la cancha.

En el caso de Boozer, cuando Noah no comparte minutos con él, se le atribuye un juego menos abierto a los laterales y más cerca del aro. El hecho que en Cleveland coincidiera con Ilgauskas, y en Utah lo hiciera con Okur, ha propiciado que se establezca más en la posición de ala-pívot. Incluso así, aspectos como su peso y su envergadura, le ayudan a que pueda suplir el cinco titular en los minutos que este permanezca sentado. 

No obstante, Scola si que ha tenido la oportunidad de jugar más como alternativa a un cinco puro. En su caso, radica en él una actitud inmejorable para establecerse bajo los aros. Tan solo recoge todo balón que le llega y deja sentado a sus rivales con un simple, y a la vez perfecto, juego de pies. En el argentino podríamos encontrar, quizás, una fuente de los mayores fundamentos que requiere cualquiera que juegue en el frontcourt, y es que cuando Luís Scola recibe un balón en el poste, empieza la clase, allí está la escuela de Scola. No le hacen falta más centímetros. La rabia, la potencia y la picardía que demuestra en cada jugada, contribuyen para que con un movimiento, haciendo que parezca sencillo, su rival quede desquiciado intentando defenderlo o superarlo.

18650_0.jpg

Glen "Big Baby" Davis (Matt Stone, www.bostonherald.com)
Glen "Big Baby" Davis (Matt Stone, www.bostonherald.com)
Por acabar con este grupo de los que miden 206 centímetros, no se puede hacer de mejor manera que con Glen Davis, sucesor de Howard en los Magic. Como maestro ha tenido a Shaquille O’neal en Boston, y a su misma vez, compartió vestuario con jugadores como Kevin Garnett, experto también en la pintura. Davis llevó a cabo antaño una de sus mejores temporadas en su trayectoria de la NBA, ya que ejerciendo como líder en algún momento de la campaña, Big Baby no permitió en absoluto el fracaso de los Magic. Glen es un jugador que destaca por su habilidad capturando rebotes y abriendo espacios de dentro a fuera y de fuera a dentro. Acapara la atención de uno o más defensores siempre que posee el balón cerca de la canasta, hecho que abre espacios a sus compañeros.

Es por esto que, de nuevo, esta actitud incansable e incluso infalible dependiendo de la situación en que se encuentren estos pívots, dejémoslo en “no altos”, les permite a ellos entregarse al máximo por el equipo. Está comprobado que cada vez más, y jugadores como ellos lo corroboran, un equipo puede jugar sin un pívot que mida más de 2,10 metros siempre y cuando doten de los servicios de un pívot feroz, con la mentalidad que define a alguien como Boozer, Scola o bien Davis.

Continuemos esta vez haciendo referencia a jugadores de 2,03 metros de estatura, Paul Millsap (114,8 kg), Kenneth Faried (103,4 kg), Harrison Barnes (95,3 kg) y Udonis Haslem (106,6 kg).  

Quizás no tanto como Haslem, pero todos pueden jugar de cinco en sus respectivos equipos y no dejárselo fácil al pívot rival, opresor de la canasta de la que han de defender.

Por un lado, el pívot de los Heat es alguien que se ha visto obligado a jugar en la posición de cinco debido a la presencia de jugadores como Chris Bosh, Joel Anthony y el más reciente, Chris Andersen, quienes juegan más cómodos en la posición de cuatro. A pesar de esto, su presencia es capaz de intimidar a pívots que midan hasta diez centímetros más que él, y es que otra cosa quizás no, pero seguridad bajo los aros ha demostrado tener.

26102_0.jpg

Paul Millsap (www.nba.com).
Paul Millsap (www.nba.com).
Por otro lado, Paul Millsap, alguien quien ha jugado de alero tanto en Utah como en Atlanta, ha encontrado por fin su posición idónea, y esta está en el frontcourt. A Millsap, del mismo modo que también le sucedió a Ben Wallace, quisieron hacerle jugar en las alas. Sin embargo, sus constantes rebotes y en especial gran envergadura, se sumaron a su capacidad de salto. Como producto de esta operación, surgió un ideal ala-pívot de dos metros y tres centímetros con capacidades para jugar de cinco. En su contra, Millsap flojea en defensa. Su defensa en el poste no es de las más audaces en una liga en la que tiene que defender a gente más alta que él. Sin embargo, su habilidad en ataque y estabilidad en el poste alto cuando manosea el esférico naranja es el motivo que le mantiene en la posición que ocupan los tráileres del equipo.

Habiendo mencionado en Millsap habilidad para saltar, no podemos obviar entonces, el don para saltar que poseen tanto Kenneth Faried como Harrison Barnes, dos de los jugadores que más saltan en la liga. Ambos juegan en el frontcourt, en parte, por su potente salto. Pueden coger rebotes tanto en ataque como en defensa, abrir el balón de dentro a fuera para que circule el juego y, en especial, machacar los aros con frecuencia. Es su sobrada condición física la que les permite una defensa activa, por esto un jugador de dichas características debe jugar pisando la pintura constantemente. No tenerlos colocados allí, sería un modo de tener menos posesiones debido a los rechazos que capturan. Además,  mantener un jugador como Faried abierto en la esquina puede significar una abundante causa de pérdidas de balón. En este saco, no se ve incluido Barnes, ya que es alguien más polivalente y polifacético, más hábil en el dominio de balón y puede jugar tranquilamente en las alas. Barnes juega más de tres que de cuatro, motivo por el cuál se aprovechan más sus centímetros. Asimismo, cuando este juega en la pintura nos ilustra con un juego eléctrico y dinámico.

14644_0.jpg

Kenneth Faried tapona a un rival
Kenneth Faried tapona a un rival

 

Finalizando con la mención de estos bajos pívots que van a jugar esta campaña 2013-14, no podemos dejarnos de mencionar el pívot actualmente más bajo de la liga. Sus 2,01 metros llegan esta campaña a Dallas Mavericks, habiendo estado cuatro temporadas previas en San Antonio Spurs. Este es DeJuan Blair (122,5 kg), quien los casi seis rebotes de media que ha conseguido a lo largo de su trayectoria en la NBA, le colocan a jugar en una de las posiciones más avanzadas de la cancha. No es quizás uno de los mejores pívots de los que se ha hecho referencia en esta líneas, pero sí el más bajo, uno de los más jóvenes y a la vez, con mucha proyección jugando en el frontcourt. Con tan solo veinticuatro años, Blair puede llegar a asumir algún puesto importante en el roster de allí donde vaya, ya que envergadura, peso, habilidad reboteadora y capacidad defensiva no le faltan. Con menos de diecinueve minutos por partido, además de los 5,8 rebotes, también consigue encestar hasta 7,8 puntos, conseguir casi una asistencia y un robo por partido, y colocar un tapón cada dos partidos jugados. Es obvia la capacidad que alguien con tan pocos centímetros debe tener para leer el juego, anticiparse a los movimientos de los rivales y llegar a alcanzar unas estadísticas así. De no ser absolutamente un portento, un jugador como Blair no recibe demasiados minutos en la cancha, básicamente, por su ausencia de centímetros. Sin embargo, estos casi veinte minutos que recibe por temporada, son algo de mucho mérito y que paga la pena de valorar.

Concluyendo, añado que alguien con estas dimensiones lo tiene muy complicado para poder establecerse como ellos lo han hecho en algún roster de cualquier franquicia. Quiero recordar a Charles Barkley y también a Dennis Rodman como perfecto ejemplo de pívot bajo. Ambos, más bajos que todos los que hemos mencionado en este artículo, y ellos, sí que asumieron la característica de superestrella, aconteciendo mitos en el baloncesto mundial. Barkley, midiendo 1,98 metros y Rodman, midiendo 2,01; capturaron de media 11,7 y 13,1 rebotes por choque respectivamente.

Es por esto, que ante los centímetros o la habilidad, a menudo sale venciendo la habilidad. Ante la facilidad que un físico ofrece, o la actitud incansable de alguien que no concebe las mismas condiciones físicas, puede que sea la actitud quien ofrezca más facilidades en la cancha. Del modo en que David ganó con el intelecto, a la fuerza y músculo de Goliat, alguien que juegue en la pintura y sea dotado con la habilidad e inteligencia que un pívot necesita, puede ser superior en muchos aspectos a cualquier pívot que le observa desde veinte centímetros más arriba.

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
6 años 1 mes
#Contenidos: 
108
Visitas: 
459,122
Comentarios: 
374

Comentarios

De acuerdo en casi todo menos en Harrison Barnes,nunca ha jugado de 5 y no puede defender a pivots puros,el resto sí,otra cosa es que en algún partido hayan puesto a 5 pequeños y le haya tocado defender al pivot,pero vamos sería algo extremo.

La verdad es que aunque quede un poco ambiguo, en ningún momento el artículo dice que Harrison Barnes juegue de cinco. De hecho, aquí te dejo un fragmento que lo especifica: "Barnes juega más de tres que de cuatro, motivo por el cuál se aprovechan más sus centímetros. Asimismo, cuando este juega en la pintura nos ilustra con un juego eléctrico y dinámico".

que yo no tengo merito ninguno, esos datos los puede mirar todo todo el mundo,cada verano antes del draft a las principales promesas del basket universitario o europeo que se han apuntado al draft, los miden descalzos,con zapas, miden su envergadura,su salto vertical,su salto en carrera,su sprint etc etc y son datos que los publican muchas paginas de basket...es decir estan disponible para cualquier persona que tenga internet

La estatura, y lo dijo a tu favor, de los que nombras estan hinchadas, te digo de forma oficial y descalzo carlos boozer no 2,06 y si 202,56...glen davis no 2,06 y si 202,56...kenneth faried no 2,03 y si 198,12 cm.......paul millsap no 2,03 y si 198,75....y dejuan blair no 2,01 y si 196,21cm repito son datos oficiales desclazos

Gracias por el comentario y la aportación. Sin embargo, si son los datos publicados en www.basketball-reference.com , en la web oficial de cada equipo, y en especial a la ficha técnica de cada jugador publicada en nba.com -> www.nba.com/playerfile/dejuan_blair (y si vas buscando todos los jugadores que se mencionan en el artículo, verás esta información de todos). De todos modos, si es cierto que yo expongo la altura de los jugadores hinchada, más valor les acredita a estos jugadores interiores. A mi pesar, lamento mi errata si es cierto lo que tu afirmas, pero yo no tengo poder para publicar unos datos que NBA.com no facilita. Agradecería que me mandases un correo y pongamos en común tu fuente de información.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar