Solapas principales

Hayward de vuelta

PlayOffs NBA: Tatum y Jaylen ponen el 1-2 en la vuelta de Hayward

Han podido ser muchas cosas. Igual ha sido la vuelta de Hayward al equipo después de algo más de un mes fuera, igual fue la pelea en el vestuario tras la derrota en el segundo partido, o igual por fin han decidido jugar 48 minutos a baloncesto. Por el motivo que sea, Boston cambió de cara y por fin, sumó la primera victoria en la serie. El 2-1 le da otra perspectiva a las finales de conferencia y ahora, con cuatro días de descanso, ambas franquicias tendrán tiempo para pensar. ¿A quién va a beneficiar más el parón? El miércoles lo sabremos. 

BOSTON CELTICS 117 — 106 MIAMI HEAT

La primera parte fue parecida a lo visto en los dos primeros partidos. El ataque de Boston fluía, los tiros entraban y Miami sobrevivía porque uno de sus tiradores entraba en un trance surrealista para el resto de los humanos. La diferencia, la única y pequeña diferencia, es que hoy Gordon Hayward estaba disponible para jugar. Con el tobillo recuperado, el bigote sin afeitar y el dorsal 20 a la espalda, el alero de Indiana volvía a unos playoffs. Debutaba en unas finales de conferencia con la presión de ir 2-0 abajo y ser la respuesta a las plegarias de Stevens y la defensa en zona de Spoelstra. 

Cumplió ambas. No anotando, porque acabó con seis puntos (2/7), pero si como generador. Hay que sumarle cinco rebotes, cuatro asistencias, tres robos y un tapón a la lista, también. Y la noticia de que no saldrá de la burbuja para el nacimiento de su hijo en las próximas semanas. 

Hubo más ajustes, claro. Por ejemplo, Stevens decidió que en defensa, Marcus Smart se iba a encargar de parar al mayor peligro con balón de Miami, dejando a Goran Dragic en solo 2/10 en tiros de campo (11 puntos). O en ataque, buscar al defensor más débil de Miami, forzando a Duncan Robinson y Tyler Herro a mismatches ante Jaylen Brown y Jayson Tatum. Boston aplicó por primera vez en la serie el sentido común, ejecutó como un equipo de finales de conferencia y aun así, acabó sufriendo más de la cuenta. 

Que por anotar, lo hicieron hasta durante el descanso. Un mid-range muy largo de Kemba al final del segundo cuarto se convirtió en revisión en un triple que puso el +13 en el medio tiempo, 63-50. Boston repartía (15 asistencias en 24 tiros al descanso) juego, encontraba al hombre libre y sus estrellas anotaban cuando tenían que. Y mientras Walker (13), Tatum (13) y Jaylen (17) sumaban en abundancia, Miami sobrevivía por la explosión heróica de Tyler Herro. 16 en el segundo cuarto, 18 al descanso. Más que Butler (6), Adebayo (8) y Duncan Robinson (3) juntos en los primeros 24 minutos. 

Para el tercero era el momento clave. Por historia, Miami sabe que es el momento de apretar a unos Celtics que desperdician cualquier ventaja (habían perdido siete de los últimos ocho 3Q antes del partido), incluyendo el +20 del segundo partido. Pero esta vez no. Con un quinteto distinto, sin interiores fijos y con Hayward o Grant Williams por Theis, los verdes no solo aguantaron el embiste de Miami si no que sacaron un rédito positivo y acabaron el cuarto con mayor diferencia, +15 para empezar el último periodo. La diferencia se fue a 19 tras un triple de Hayward y otro de Tatum, 97-78 con 10:09 por jugarse. 

De ahí, el colapso absoluto. Primero, casi tres minutos sin un punto en juego entre ambas franquicias hasta una bandeja de Butler, a la que respondía Smart con una jugada de tres puntos (+20). Del 100-80, en un minuto se ha pasado al 104-88, y tras tiempo muerto de Spoelstra y una jugada de cuatro para los Heat, 104-94. Kemba y Smart anotaban, pero Herro y por fin, Duncan Robinson, hacían del verbo ganar un auténtico sacrificio para Boston. Y de golpe, el resultado era de 109-104 y el parcial de 9-24 en un cuarto cuarto. Smart, el más listo de todos, anotaba los tiros libres y ahora sí, cerraba la primera victoria de Boston en la serie. 

Jaylen Brown fue el mejor entre los hombres de Brad Stevens con 26 puntos (11/17 tiros), 7 rebotes, 5 asistencias y 3 robos, junto a un Tatum que firmó otra tarjeta histórica: 25 (9/20), 14 rebotes, 8 asistencias. El cuarto 25-10-5 de su carrera en post-temporada, el que más en la historia de la NBA antes de los 23 años junto a LeBron James. Kemba anotó 21 y Smart 20 (10/10 desde la línea de personal). Para Miami, además de los 22 de Herro (4/12 en triples), Adebayo cerró la noche con 27 y 16 rebotes y Butler con 17. 

Por duodécimo partido consecutivo de los Celtics, el equipo visitante ganó. Y Boston ya suma un seis de seis como visitante en la burbuja, algún tipo de récord que pronto olvidaremos. Un dato más, por primera vez en 70 (!!) partidos, Miami Heat no lideró en ningún momento del encuentro. 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 2 meses
#contenidos: 
124
#Comentarios: 
434
Total lecturas: 
551,370