Solapas principales

LeBron James y Brad Stevens

Previa ECF: Boston Celtics. El enésimo reto de Brad Stevens

Análisis profundo, horas de vídeos, miles de hojas impresas y gigabytes de información en discos duros, advanced-metrics y estadísticas tradicionales, reuniones del staff, meetings privados con todos los forwards del equipo... desde el miércoles a medianoche hasta la mañana del domingo, Brad Stevens solo tiene un reto. ¿Cómo se puede parar a LeBron James? La respuesta fácil: no se puede. La respuesta que busca Brad: con un trabajo perfecto. 

El balance de Brad Stevens contra LeBron James es de 18-6 [incluyendo un 4-0 y un 4-1 en playoffs]. No es la mejor manera de afrontar una eliminatoria. Además, de las seis victorias, tres han sido con un triple sobre la bocina [uno de Jeff Green y dos de Avery Bradley]. Pero el reto ahora es mayor. En juego una plaza en las finales.

la defensa: todos contra uno 

Este año, en los tres duelos entre Boston y Cleveland, LeBron James ha tenido hasta 10 defensores diferentes delante. Literalmente, diez. Dos de ellos, Theis y Kyrie son baja por lo que quedan ocho opciones. Jaylen Brown [57 posesiones] y Marcus Morris [55] los que más, pero sin un buen resultado: ante los dos supera el 50% en tiros. Solo Baynes [0/1 en tiros] y Horford [1/3] le han dejado por debajo del 40% en tiros de campo, pero son muestras demasiado pequeñas. 

Pero aparece un nombre, uno inesperado de los que Brad de manera esporádica usa. El tercer jugador de la plantilla de los Celtics que más ha defendido a LeBron James este curso es Semi Ojeleye. Y con bastante éxito, además. Defendido por el rookie, LeBron solo ha anotado 6 puntos en 39 posesiones. Y no es un caso aislado: Semi fue el segundo defensor de Antetokounmpo en primera ronda y ya se ha peleado con Paul George, Carmelo Anthony, DeMar DeRozan o Myles Turner, perfiles muy dispares. 

Semi es uno de los mejores defensores por físico y de su one on one contra LeBron, puede nacer el resto. De su trabajo, depende el trabajo del resto. Y por suerte para Stevens, la serie ante los Sixers fue un ensayo perfecto. Como sucede en Philadelphia, la ofensiva de Cleveland gira alrededor de la figura de un forward creativo. Pero la opción B es el tiro exterior o los cortes por el lado débil. 

Llámense JJ Redick y Marco Belinelli o JR Smith y Kyle Korver, la línea exterior de Boston debe estar lista para pasar bloqueos continuos y para cambiar en posibles situaciones desesperadas donde LeBron, en el siempre hipotético caso de ser detenido en el uno contra uno, encuentre el jugador libre. Boston bajó el porcentaje de triples de Philadelphia del 36.9 al 27.2%. 

Pero volviendo al punto, alejar a LeBron de la excelencia. En los tres partidos de LeBron contra Stevens que ha anotado menos de 20 puntos, los Celtics han ganado. En los tres partidos de LeBron contra Stevens que ha tirado por debajo del 40% en tiros de campo, los Celtics han ganado. Porque tampoco apareció Kevin Love

El californiano es, de profesión, el que amarga los sueños de Boston. Sus mejores partidos han llegado siempre contra los Celtics y siempre en momentos clave. ¿Debe defender Horford a Love para evitar que recoja 15 rebotes o debe quedarse con LeBron? ¿Estará Morris al nivel en ataque como para tener otra vez 30 minutos? El reto para Brad es gigante. 

 

el ataque, buscando el emparejamiento clave

Tres misiones para el ataque de Boston muy claras. La primera, castigar a Kyle Korver. Como en el aspecto defensivo, la serie contra Philadelphia fue el entrenamiento previo, donde Belinelli y Redick fueron castigados constantemente por quien tuvieran delante: Tatum en velocidad, Smart cerca del aro y Jaylen por insistencia. Si los tres tuvieron que pluriemplearse para detenerles, el ataque fue la vía de escape. Con Kyle Korver sucede lo mismo. 

Cleveland es el tercer equipo que más puntos permite por posesión y que mejor porcentaje de tiro permite al rival. Y casualmente, Boston ha subido de regular season a post-temporada su offensive-rating [de 105.2 a 106.3] y lidera porcentaje de triples, con Rozier siendo el mejor de la NBA en este momento en anotados. Y los Cavs permiten un 35.8% de los triples que les tiran. 

El quinteto formado por Rozier, Brown, Tatum, Morris y Horford es la mejor alineación que hay ahora mismo en playoffs en ataque [incluso por delante de la death line-up de Golden State]. El segundo objetivo, que los cinco puedan jugar juntos. Es viable que haya cambios en el quinteto de Boston y que Baynes vuelva al banquillo para emparejarse con Tristan Thompson. Incluso Ojeleye podría volver al equipo, pero nos encontramos con un problema enorme: la eficiencia. 

Ante los Cavs, solo dos jugadores de los Celtics han tenido un net-rating positivo: uno es Gordon Hayward, que duró cinco minutos. El segundo es Jayson Tatum [103.7 offensive, 100 defensive]. Pero Horford y Rozier especialmente han dado un paso adelante en playoffs y deben mantener el ritmo en la final de conferencia. 

Por último, el emparejamiento con LeBron. Al final, todo vuelve a LeBron y el ataque rival es una clave. Agotar o forzar un duro match-up para James genera dos vertientes: gasto de energía y la imposibilidad de salir a la ayuda. Tenerlo ocupado. 

Pero, ¿quién puede hacer eso? En lo que va de temporada, los jugadores de los Celtics defendidos por LeBron han anotado 13 tiros... de 50. Jaylen [5/22] y Morris [4/12] los más afectados por el efecto James. Y dos asistencias por seis pérdidas. ¿Puede ser la hora de Jayson Tatum o es absurso desperdiciar a tu principal arma ofensiva con su mejor defensor? Brad decide. Pero su primer contacto no fue el mejor para un rookie. 

Como extra-bonus, el rol de Aron Baynes abriendo la pintura y sacando a Love o Tristan de la zona o la eficiencia del banquillo, donde Smart y Morris son actualmente dos de los tres jugadores con peor eFG% de playoffs [el primero es Jordan Clarkson]. 

sobrevivir, el problema

Cleveland mata en la primera parte y muere en la segunda [de +8.4 a -5.3 por 100 posesiones]. Boston, al contrario, resucita en los dos últimos cuartos [de -3.4 a +4.2] y vive el clutch como una situación de tranquilidad. Pero traducido al idioma NBA, LeBron James significa clutch. El rey lidera los playoffs en puntos, tiros anotados y +/- en los últimos cinco minutos con el partido igualado. 

Los Celtics son jóvenes e inexpertos y solo James acumula más minutos en playoffs que toda la plantilla de Boston disponible [sin contar a Kyrie y Hawyard]. Solo Baynes y los cuatro sobrevivientes del roster del año pasado saben lo que es una final de conferencia. Pero todos saben lo que es jugar en el TD Garden y eso influye. Influye mucho: 

Boston es 17.7 puntos mejor en casa que fuera. No sabe lo que es perder un partido en Massachussets desde el 8 de Abril y un partido con algo en juego desde el 14 de Marzo. Los Celtics, además, tiran un 7% mejor y reparten 4.7 asistencias más. Si existe el efecto LeBron, también hay un efecto Boston Garden. 

Y para sobrevivir, todo pasa por hacerse fuerte en casa. Por cerrar a cal y canto el TD Garden y no dejar escapar una victoria. Porque LeBron James, al que la temporada regular le viene pequeña, no necesita 82 partidos para conseguir el factor pista; necesita 48 minutos. 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
11 meses 1 semana
#contenidos: 
79
#Comentarios: 
230
Total lecturas: 
200,894

Comentarios

Buena eliminatoria, los Cavaliers en defensa es que son un equipo raro, casi siempre cambian la marca en los bloqueos, y hacen trampas constantes 2 vs 1, para que se jueguen un pase difícil o un tiro precipitado, y me parece que es lo peor,que le viene a estos Celtics, un equipo muy equipo, muy de seguir la pizarra, y los Cavaliers continuamente están rompiendo la pizarra del rival, tampoco han mostrado contra los Sixers mucha solvencia en el TD Garden, en vez de ganar con solvencia, lo han hecho de milagro y por las malas decisiones e inexperiencia del rival. Veremos que se saca de la manga Stevens.