Solapas principales

¿Quién no querría ser Danny Ainge?

  • Nació en Oregon el 17 de Marzo de 1959
  • Jugó varios años en la MBL
  • Pasó por Kings, Blazers y Suns, además de los Celtics donde consigió dos anillos
  • Nombrado ejecutivo del año en la NBA en 2008

El tiempo pasa, nos hacemos mayores, y cada año hay una generación de hombres y mujeres que se dan cuenta de que su sueño infantil de ser estrellas de la NBA, MVP o luchar por la Euroliga se apaga. A pesar de este hecho, y al igual que muchos de vosotros, esto no nos hace desenamorarnos del juego ni perder la emoción por ver cada partido. Asumiendo esto, y haciendo balance de nuestra etapa baloncestística, es fácil fantasear con estos escenarios de éxito y victoria imaginando de tanto en tanto que clase de jugador nos hubiese gustado, o podríamos haber llegado a ser. A muchos les vendrá a la mente Magic, Jordan, Lebron o Kobe, no estaría mal ser la estrella, eso es cierto, pero en el caso del que escribe este artículo, no es otro que Danny Ainge.

Ainge fue uno de esos chicos que han nacido con una capacidad pasmosa para practicar cualquier deporte, y un gen competitivo salvaje que le hacía competir en cada uno de ellos. En el instituto destacó jugando al futbol americano y al béisbol aunque su gran pasión fue siempre el baloncesto. Ya en la etapa universitaria llevó al equipo de su universidad, la BYU, a los cuartos de final de la NCAA con actuaciones memorables, como aquella canasta frente a Notre Dame, dejando atrás a todos los defensores rivales, que siempre quedará en la retina de los aficionados.

1981 NCAA Tournament.mov

En el Draft de 1981 obtuvo el premio a su trabajo al ser seleccionado en el puesto nº 31 por los Boston Celtics. Lo que muchos no saben, es que su entrada en la NBA fue más complicada de lo normal, ya que los Toronto Blue Jays, con los que disputó cerca de tres temporadas, pusieron muchas trabas a su ingreso en la liga tras haberle seleccionado en el Draft de la MBL en 1977. Finalmente, y tras una dura batalla legal, recalo en la franquicia de Massachussets que contaba en aquel momento con Larry Bird, Kevin McHale o Robert Parish, casi nada.

Danny Ainge Makes Great Play At Third Toronto Blue Jays Boston Celtics

Los comienzos no fueron fáciles para Danny, que cuenta en su biografía como al principio era objeto de burlas por parte de sus compañeros en relación a su pobre porcentaje desde la larga distancia, “Su promedio de bateo (20%) es mejor que el de su tiro” decían. Resulta sorprendente ya que a posteriori el tiro de tres puntos fue una de sus mejores armas. Su desarrollo como jugador le permitió tener un papel determinante en una plantilla plagada de quilates, siendo clave en la consecución de dos anillos, en 1984 y 1986. Su época en los Celtics fue la más importante de su carrera, al menos respecto a títulos y legado. En 1989, tras acumular cuatro finales con los Celtics y haber demostrado su valía a base de trabajo, desparpajo y talento, fue traspasado a los Kings donde duró poco a pesar de sus más de 20 puntos por partido. Posteriormente jugó en Portland y Phoenix alcanzando las finales una vez con cada uno de ellos.

Danny Ainge Greatest Games: 45 Points (Career-High) vs 76ers (1988)

Después del fin de su carrera como jugador, tuvo varios trabajos relacionados con la NBA, haciendo de comentarista televisivo para la TNT y entrenando a los Phoenix Suns, hasta que fue nombrado General Manager de los Boston Celtics. Arriesgado como pocos, Ainge tomó varias decisiones muy importantes en la franquicia como el traspaso de Anthony Walker, siendo además el principal artífice de aquel maravilloso Big Three formado por Allen, Garnett y Pierce, que le valió el título de ejecutivo del año esa temporada. Tras el anillo conseguido en 2008, Boston fue perdiendo poco a poco a los integrantes de este trío, lo que obligó a Ainge a iniciar la reconstrucción. A día de hoy, esta es una realidad, además de un espejo en el que se deberían mirar todas las franquicias, ya que ha logrado devolver a los verdes a lo más alto del Este sin tankear, y consiguiendo por el camino varias muy buenas rondas de Draft, además de agentes libres de la talla de Al Horford, siendo un ejemplo de buena gestión deportiva.

Danny Ainge es una de las personas que mayores éxitos baloncestísticos ha cosechado, supo luchar, mejorar y convertirse en un jugador importante en su equipo, jugando codo con codo con algunos de los mejores jugadores de toda la historia. Saboreó las mieles del éxito en forma de campeonatos con los Celtics y tuvo un rol muy importante en otros equipos que llegaron lejos en post-temporada. Tras esto ha sabido gestionar la franquicia más emblemática de la historia de la NBA hasta llevarla al éxito deportivo, además de demostrar su valía y liderazgo sobreponiéndose a periodos de peor nivel deportivo, llevando actualmente a Boston a los primeros puestos de la liga. No está nada mal ¿no creen?

 

 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 8 meses
#Contenidos: 
29
#Comentarios: 
68
Total lecturas: 
90,995

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar