Solapas principales

Stephen le gana la batalla a su hermano y pone el 2-0 (111-114)

  • El mayor de los Curry aportó 37 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias para ganar el pulso a unos combativos Blazers
  • Los 23 puntos de Damian Lillard, 22 de McCollum y 16 de Seth Curry, insuficiente para empatar la serie
  • Los de Steve Kerr remontaron 17 puntos en menos de 5 minutos, en la tormenta perfecta del tercer cuarto

Una vez más, la misma historia de siempre. Cuando los Portland Trail Blazers daban la sensación de ganar el pulso a los Golden State Warriors, abriendo grandes brechas en el marcador, aparece el mismo protagonista a liderar una reacción coral que es capaz de enterrar dicha ventaja y dejar el marcador abierto en el último cuarto, territorio Splash Brother. Los de La Bahía ponen el 2-0 en la serie, que viajará a Oregón, donde tendrán la oportunidad de cerrar su pase a las Finales un año más.

Los de Terry Stotts salieron muy concentrados al partido, conscientes de la importancia de rascar una victoria de Oakland para tener oportunidades en su feudo. Ante un nuevo comienzo errático de Lillard, CJ McCollum (8 puntos) volvió a echarse el equipo a la espalda, siendo secundado por los 9 puntos de Al-Farouq Aminu y 8 de Maurice Harkless. Lucharon ante los 12 puntos de salida de Stephen Curry, que demuestra su gran momento de forma. Que necesario fue para él aquel quinto partido de la serie ante los Houston Rockets. A raíz de ello, su confianza se contagia al estado de forma. Con 4/5 en tiros de campo, y 2/3 de salida desde el triple, el mayor de los Curry se entiende a la perfección con Draymond Green, que realizó un trabajo defensivo como pocas veces hemos presenciado. Los bloqueos directos que el 23 de los Warriors proporcionaba a Steph, éste sacaba ventaja en todas y cada una de las ocasiones, siendo un quebradero de cabeza para los Blazers, que sobrevivieron por su eficiente ataque. La concentración les permitió tomar ventajas que aumentaron en el segundo cuarto. Cuando el cansancio hizo estragos en los locales, Damian Lillard despertó anotando 10 puntos en el cuarto, secundado por los 8 de McCollum, pero apareció un nuevo protagonista. Un jugador que esperabamos que se uniese a la fiesta por el momento histórico, y llegó Seth Curry. El eterno conocido como hermano de Stephen aportó 7 puntos, 2 asistencias y 2 robos durante los 12 minutos que aguantó en pista. Fue un todoterreno en ambos lados de la cancha, encargándose de defender a su hermano, al que provocó numerosas pérdidas y canastas en transición, y un pilar en el movimiento de balón ofensivo. Un complemento que llevó a los Portland Trail Blazers a alcanzar ventajas de 17 puntos (34-21 en el segundo cuarto).

Los Warriors daban la sensación de no recibir aportación de la segunda unidad, estando cegada de cara al tiro, y el momento en el que el movimiento de balón del trío Curry-Thompson-Green rebajaba el ritmo, fue un incentivo para que los de Oregón liderasen el partido, yéndose con un amplio colchón de cara a la segunda parte.

Todos temíamos que ocurriese a lo que nos tienen acostumbrados los de Steve Kerr. Conociendo sus capacidades, sacaron su versión más agresiva e intensa. Kerr propuso una defensa correosa, con muchas ayudas y brazos en alto, tapando líneas de pase y cortando el ritmo ofensivo impuesto por los Blazers. No solamente lo consiguieron, sino que noquearon su defensa. Especialmente Green lideró la transición ofensiva de unos Warriors imparables, a los que se unió con 13 puntos Klay Thompson. Los Golden State Warriors que todos conocemos salieron a escena, y Stotts y los suyos cayeron a la lona, viendo como los 17 puntos de ventaja se esfumaron en menos de 5 minutos. Thompson firmó un 3/3 en triples, más los 2 de Curry, y el dominio bajo tableros de Green y Jordan Bell, quien anduvo a sus anchas por la zona, aprovechando su ventaja física para hacer daño en los puntos de segunda oportunidad. Un tercer cuarto para el olvido de los Blazers, y las espadas vuelven a estar por todo lo alto de cara al último cuarto (89-89).

El último cuarto fue un toma y daca constante entre ambos equipos, donde los Curry sobresalían, queriendo ofrecernos un espectáculo histórico para los aficionados, que vibramos en cada emparejamiento entre ellos. La victoria iba a decidirla un Curry, y lo que diferenciaría el marcador estaría estipulado por quien le rodea. Por parte de los Blazers, los únicos anotadores fueron Seth (9 puntos), 7 de Meyers Leonard y 6 de Lillard. Preocupa la desaparición de McCollum en su escenario favorito. La intimidación de los campeones Warriors, quienes muestran una mayor intensidad defensiva que los Nuggets, anuló a uno de los mejores tiradores de media distancia de la liga. Terry Stotts echó en falta su talento, fallando 3 jugadas consecutivas en el tramo final de partido. Menudo momento para errarlos, cuando más se le necesita y los Warriors no bajan el pie del acelerador. Si bien anotaron 3 jugadores por parte de los Blazers, la aportación anotadora de los locales se repartió entre 7 jugadores, destacando los 7 puntos de Curry y Kevon Looney. Parece que los Blazers bajaron los brazos en los últimos tramos en defensa. Con el marcador igualado, perdiendo 1-0 las Finales de Conferencia, a las que hace 20 años que no disputan, con la oportunidad de igualar la serie. La intensidad defensiva daba la sensación de todo lo contrario. Parecía un partido de Regular Season sin nada en juego, por lo que Steve Kerr mandó a los suyos a jugar rápido, en transición y siendo agresivos. La defensa Blazer no supo frenar la locomotora Warrior, y la intensidad defensiva fue de manual por parte de los de Steve Kerr. Será complicado despegar de nuestras retinas la defensa final de Andre Iguodala sobre Damian Lillard, enseñando a Paul George como se defiende al base en una posesión final donde necesitan un triple. Clínic de los locales en una segunda parte que fue suficiente para remontar 17 puntos y poner el 2-0 en la mesa, rumbo a Oregón.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 5 meses
#contenidos: 
88
#Comentarios: 
207
Total lecturas: 
130,851

Comentarios

Superinjusto dejar en el banquillo a Harkless y Aminu en el tramo final. Turner y Leonard fueron marionetas ante el tuya-mia Warrior.
Stotts se la juega y comete fallos de libro...