Solapas principales

Scouting Mundial Praga U19 2013 (A): Dario Saric, la gran amenaza de España

  • La baja de Andrew Wiggins, un problema menos para España

ANÁLISIS DE ESPAÑA

Sin duda, la renuncia de la súperestrella canadiense Andrew Wiggins ('95) a ser el líder de su selección en este Mundial deja un panorama mucho más halagüeño para el combinado español. El prometedor alero ha preferido descansar este verano antes de abrir una nueva etapa en la NCAA con los Kansas Jayhawks de Bill Self y Canadá, lógicamente, ha perdido muchas de sus opciones de medalla con esta baja. La teoría dice, ahora, que España y Croacia se jugarán la primera plaza de este primer grupo... aunque la teoría nunca es realmente la realidad. Bien es cierto que los de Luis Guil irán al campeonato con un equipo muy ambicioso, pero el reto es mayúsculo desde el primer día, en el que los españoles se enfrentarán a una Canadá con ganas de demostrar al mundo que no es únicamente Wiggins.

Y es que el entrenador Roy Rana contará con tres referencias de gran nivel y de gran futuro en la NCAA: Trey Lyles ('95), Xavier Rathan-Mayes ('94) y Tyler Ennis ('94). El primero será uno de los líderes en la pintura, un cuatro de gran habilidad técnica y mortífero cerca del aro al que Rana considera una de las grandes estrellas de futuro del país. No es para menos, es considerado el segundo mejor PF de la clase del 2014 y entrenadores como Krzyzewski (Duke), Calipari (Kentucky) o Pitino (Louisville) andan ya detrás suyo. Rathan-Mayes y Ennis serán los encargados de suplir la baja exterior de Wiggins. Ambos son dos grandes reclutamientos por parte de Florida State y Syracuse y sería toda una sorpresa verles bajar de los 14-15 puntos por encuentro. La potencia física la pondrá el interior Christopher Egi, eficiente bajo aros y de gran capacidad reboteadora. España se batirá contra una desconocida Corea en la segunda jornada, clara cenicienta del grupo y más con la baja final de Jong Hyun Lee ('94), un interior de gran capacidad reboteadora y taponadora que dominó el último Asiático U18 con más de 18 puntos y 10 rebotes de media e incluso participó con la selección absoluta en el torneo de clasificación para los JJOO disputado en el pasado verano. Una baja muy sensible que minimiza aún más las opciones asiáticas.

Y, si la lógica se cumple, en la última jornada esperará Croacia para luchar por el primer puesto de grupo. Una Croacia con líder, amo y señor: Dario Saric ('94). La última gran perla del país balcánico acabó renunciando a la NBA este verano y llegará a este torneo con la intención de elevar su nombre de cara a la próxima selección hasta el más arriba posible. Un dominador nato, controlador de todas las facetas del juego y, que, aunque muestra en su tiro exterior su gran endeblez, es capaz de crear y originar situaciones inimaginables con un sólo objetivo: sumar para ganar. Un Saric que esperaba reeditar en Praga el trío mortífero de Zagreb con Dominik Mavra ('94), su fiel escudero, y el potente Mario Hezonja ('95), que ha firmado una buena campaña de debut en la Adecco Oro como azulgrana. La poca evolución del escolta  y los problemas físicos de Hezonja, que se resintió de sus problemas en los tobillos e incluso podría perderse el Europeo Sub18, impedirán que podamos verle juntos de nuevo. Una de las grandes incógnitas que ofrecerá este combinado empieza en su entrenador, el discutido Drazen Brajkovic, que tiene a su disposición una serie de 12 jugadores hábiles y útiles. ¿Cambiará Croacia su mentalidad y dejará de jugar con tan sólo 7-8 componentes?

Sea cuál sea la respuesta, se espera mucho del puesto de base, en el que Brajkovic contará con una dupla de auténtico lujo con Martin Junakovic ('94) y Jakov Mustapic ('94). Uno más cerebral, el otro más imprevisible. Tras un año de muy poca actividad en Villanova, Mislav Brzoja ('94) llegará fresco y motivado para ayudar al equipo desde el perímetro, supliendo la baja de Hezonja y tomando ese rol de anotador potente que debía ocupar el barcelonista jutno a un Domagoj Bosnjak ('94) que será una de las armas de perímetro del equipo. Por dentro es dónde el combinado croata ofrece más dudas. Con la lesión de Filip Bundovic ('94) y la ausencia de un clásico en esta generación como Karlo Zganec ('95), el equipo queda supeditado al puesto de cinco al rendimiento de Marin Maric ('94), un interior clásico con procedencia americana (está en La Lumiere, un prestigioso instituto de los USA) y a la solvencia de Ivan Bender ('95), un cinco bajo de gran capacidad reboteadora y letal cerca del aro. Uno de ellos completará el teórico quinteto formado por Junakovic-Brzoja-Bosnjak y, lógicamente, el gran líder, un Dario Saric hambriento de medalla y el gran peligro para España

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
11 años 4 meses
#contenidos: 
246
#Comentarios: 
3,230
Total lecturas: 
2,237,683