ali haidar el libano

Rivales de España en el preolímpico de baloncesto: Líbano

Se aproxima la batalla por una de las cuatro plazas restantes para los Juegos Olímpicos 2024. Desde Oriente Medio, Líbano aterrizará en el Preolímpico de Valencia con las expectativas bajas, pero con la confianza de haber mostrado una solidez considerable para una selección de baloncesto tan pequeña. Líbano compartirá grupo con España y Angola.

¿CÓMO LLEGA LÍBANO AL PREOLÍMPICO 2024?

Líbano tiene un reto mayúsculo en el Preolímpico de baloncesto. Si bien esta selección logró el segundo puesto en la Asia Cup 2022 y compitió como pudo en el Mundial 2023, logrando una 23ª plaza, ahora optará como 'underdog' entrar en el máximo nivel, en el que solo 12 países jugarán por el oro.
 
 
El desafío se intensifica al haber cambiado de seleccionador menos de dos meses antes del Preolímpico. Jad El Hajj dejó la disciplina nacional después de dos excelentes años al cargo y el serbio Miodrag Perisic tomó el relevo. La federación libanesa optó por darle las llaves a un técnico extranjero, pero que lleva más de dos décadas entrenando con distintas etapas en Oriente Medio, en clubes de Líbano y Egipto.
 
Además, Perisic ya cuenta con experiencia internacional, al tomar la selección de Catar en 2022. Le acompaña el asistente Marko Filipovic, otro experimentado técnico en la zona con bagaje en la selección de Jordania.

LA ESTRELLA DE LÍBANO: OMARI SPELLMAN

La plantilla de Líbano no promete ser demasiado extensa ni traer demasiadas caras conocidas, pero sí con experiencia en clave internacional. La gran noticia en el 'roster' se dio el año con la incorporación de Omari Spellman para el Mundial de baloncesto, un interior estadounidense con experiencia NBA, pero asiduamente cuestionado por su forma física actual. Ahora en el Anyang KGC corano, deberá dar un paso al frente al haber ausencias sensibles. Con la camiseta libanesa registró 15.2 puntos y 4.8 rebotes con un 50% en tiros de tres.

El nombre que estaba destinado a guiar la ofensiva de Líbano no era otro que Wael Arakji, Mejor Jugador del Año 2023 en Asia. Sin embargo, el base desestimó a última hora participar por problemas físicos. Un problema para la ofensiva del equipo, pues era el jugador más resolutivo y con capacidad de generar por sí mismo, sacando de apuros a su equipo en los momentos necesarios, como ya demostró en el Mundial 2023 y en la AsiaCup.
 
 
La plantilla estuvio confirmada a última hora por la federación libanesa para el Preolímpico de baloncesto. Uno de los escuderos de Wael Arakji en el perímetro ha sido siempre, Sergio El Darwich, quien sí estará disponible y tuvo una experiencia de tres años en la NCAA y apoyó notablemente en el Mundial, con 11.8 puntos por partido

JUGADORES DE LÍBANO PARA EL PREOLÍMICO DE BALONCESTO

Bases
  • Ali Mehzer (Beirut)
  • Ali Mansour (Al Riyadi)
  • Jad Khalil (Sagesse)
Escoltas
  • Sergio El Darwich (Beirut)
  • Amir Saoud (Al Riyadi)
  • Karim Zeinoun (Al Riyadi)
Aleros
  • Youssef Khayat (Bowling Green State University)
Ala-Pívots
  • Ali Haidar (Beirut)
  • Karim Raphael Ezzedine (Sagesse)
  • Hayk Gyokchyan (Al Riyadi)
Pívots
  • Omari Spellman (Anyang KGC)
  • Gerard Hadidian (Sagesse)

Sobre el autor

 
Imagen de Sergio Llebrés Sergio Llebrés Orellana@llebres11Sergio Llebrés es un periodista especializado en el mundo del deporte procedente de Valencia, España. Habiendo cursado un grado universitario en Comunicación Audiovisual y un Máster en Contenidos y Formatos Audiovisuales, Sergio se ha dedicado a ganar experiencia en distintos ámbitos de la comunicación para trasladarlos al ámbito de la actualidad y análisis deportivos. Entre algunas de sus etapas laborales destaca su estancia en Superdeporte, periódico referente español y varios proyectos televisivos y cinematográficos en À Punt Media y Telecinco. Su gran pasión desde la cuna es el baloncesto, deporte que ha practicado toda su vida y sobre el que realiza aportaciones actuales en los portales digitales Nostresport y Solobasket.
Antiguedad: 
3 años 8 meses
#contenidos: 
1,091
#Comentarios: 
158