Solapas principales

Un histórico Musa vuelve a ser verdugo del Valencia Basket (79 - 62)

Claves:

1.     El catch and shoot de Dzanan Musa: El bosnio se siente como pez en el agua en el Real Madrid. Ya sea controlando el tempo del partido desde el bote y el bloqueo de los pívots o tirando a pies parados desde la recepción. Esta última jugada, en la que es uno de los más efectivos en la Liga Endesa, le sirvió al Real Madrid para poner los cimientos de la ventaja inicial de más de diez puntos.

2.     La defensa del Madrid en el primer cuarto: Al igual que pasara contra el Betis en la jornada anterior, los blancos salieron al parqué con la idea de ganar el partido desde la defensa. La actividad de los cinco jugadores fue alta, destacando Tavares no solo por sus acciones cerca del aro propio, sino por evitar tiros cómodos de su par, Dubljevic, desde el triple.

3.     Lucha valenciana: Por segunda tarde consecutiva, un grupo valenciano se presentaba en el WiZink Center con ganas de montarla. Si bien Zoo dio un concierto en el pabellón de la calle Goya el sábado, el domingo los de Álex Mumbrú no le perdieron la cara al partido pese a las circunstancias adversas y a ventajas del Madrid cercanas a los veinte puntos.

El Real Madrid ganó un partido más en Liga Endesa ante el Valencia Basket (79 - 62). Dzanan Musa, como ya pasó semanas atrás en Euroliga, fue el verdugo del conjunto de Álex Mumbrú al no fallar ninguno de sus seis triples. De esta manera, el bosnio igualó el récord histórico de más lanzamientos lejanos anotados sin fallo en toda la existencia del club merengue.

Dzanan Musa se encargó de meter en calor al WiZink Center en una fría tarde de domingo. Al mismo tiempo que el resto de sus compañeros no acertaban de cara al aro rival, el bosnio desplegó su evolución en el lanzamiento tras recepción y a pies parados. Entre los tres triples que anotó durante los primeros diez minutos, uno de ellos superó los ocho metros de distancia.

El otro aspecto importante del juego de los blancos, y que le permitió generar una ventaja importante pronto, fue la defensa. El Valencia Basket tardó cinco minutos en superar los dos puntos y apenas llegó a los siete tantos en el primer cuarto. Una parte esencial de los esquemas defensivos blancos fue la atención especial de Tavares a los triples de Dubljevic. El montenegrino fue, en el pasado, uno de los jugadores más capaces a la hora de castigar la lateralidad del caboverdiano, pero en el comienzo del partido, estuvo anulado.

Todos los esfuerzos defensivos individuales -y colectivos- del Real Madrid en el primer cuarto, desaparecieron totalmente en el periodo siguiente. Sin que el equipo de Álex Mumbrú tuviera un gran acierto en el tiro, el mayor ritmo de partido, también provocado por lecturas de juego cuestionables de los bases merengues llevaron a una diferencia ínfima al descanso.

Los valencianos, que llegaban al encuentro con una gran cantidad de bajas, revivieron en el encuentro con la aparición en el parqué de Pradilla. El campeón de Europa con la selección fue el contrapunto perfecto para una ofensiva ‘taronja’ que a ratos se obcecaba demasiado en los tiros de larga distancia.

El ala-pívot sumó sus seis puntos con tres tiros de dos puntos (50% de acierto), mientras que el promedio de todo su equipo en los lanzamientos lejanos no superaba el 37% en el segundo cuarto y el 11% en el primero.

El parcial en el tercer cuarto de 26-16 cuenta gran parte de lo sucedido en el tercer cuarto. De la mano de un Musa todavía en estado de gracia, los de Chus Mateo firmaron unos promedios de acierto que superaron el 45% en los lanzamientos de dos, el 50% en los triples y un 87% en tiros libres.

Este cambio drástico permitió a los blancos tomar algo de tranquilidad y romper, de forma momentánea, con la resistencia del mermado Valencia Basket. Únicamente algunas pérdidas al final del tercer periodo mantuvieron a los de Mumbrú en una distancia moderadamente cercana, alrededor de los diez puntos. Esto dejaba a los valencianos a un parcial de luchar por la victoria.

Con esta victoria, el Real Madrid se coloca como el primer perseguidor del Lenovo Tenerife en la lucha por el primer lugar en la clasificación, al mismo tiempo que el Valencia se queda con el mismo balance que el Monbus Obradoiro y el UCAM Murcia en la undécima posición.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 6 meses
#contenidos: 
70
#Comentarios: 
128
Total lecturas: 
123,712