Solapas principales

Un Madrid coral vence con rotundidad al UCAM Murcia (93 – 57)

Claves:

1.     Nigel Williams-Goss da más ritmo: Aunque todavía estaba en su segundo partido tras la baja de seis meses, el americano tuvo una buena actuación, siendo incisivo en las penetraciones y dotándole a Dzanan Musa de responsabilidad al organizar el ataque parado.

2.     La máquina se empieza a engrasar: Como contra el Alba Berlín, el Madrid fue un ciclón durante la primera parte. Apenas un puñado de minutos le bastó para construir una ventaja que UCAM no pudo superar. La intensidad defensiva estuvo acompañada de un ataque fluido y acertado.

3.     La valentía se puede convertir en osadía: Los bases de UCAM, Trice y Davis, atacaron el aro repetidamente durante la primera mitad. Para su desgracia, el resultado se repetía prácticamente cada vez: los pívots del Madrid rechazaban sus intentos.

4.     Tiempo para los menos habituales: Chus Mateo, viendo que el partido estaba decidido, le dio tiempo en el último cuarto a algunos de los menos habituales. Una gestión de grupo que incluía el descanso de Sergio Rodríguez tras el partido de Euroliga.

El Real Madrid ganó con total contundencia a UCAM Murcia por 93 – 57. La primera mitad fue todo lo que necesitaron los chicos de Chus Mateo para evitar una hipotética sorpresa de los murcianos en la capital de España.

Los locales se presentaron en el partido con una apuesta clara: correr. Con Musa, Deck y Williams-Goss -en su primera titularidad desde la lesión-, los blancos trataron de darle un ritmo alto al partido. Sin embargo, en este contexto, la conexión en el bloqueo y continuación del escolta bosnio y Tavares fue a trompicones, llegando el pívot a intentar, con acierto, tiros de media distancia.

Teniendo en cuenta los porcentajes del ex de Gran Canaria en la línea de libres, es entendible que puede ser efectivo también en el espacio entre la zona y el triple. Pese a todo, el caboverdiano brilló sobre todo en defensa, con múltiples tapones sobre Pustoviy y la osadía en las penetraciones de Trice.

Los merengues venían avisados. No solo hace poco sufrieron una dolorosa derrota contra Zaragoza, sino que en la pretemporada el propio Madrid perdió contra UCAM, en un partido donde los actuales campeones no contaban con gran parte de la plantilla. Tras diez minutos de choque, los marcadores del WiZink Center señalaban un 27-9.

Durante el segundo cuarto, el Madrid continuó con su intensidad defensiva que le permitió abrir la brecha. En consecuencia, UCAM sufrió con unos porcentajes de 50% en tiros de dos y 33% en tiros de tres. En los primeros diez minutos, los murcianos firmaron un promedio de aciertos todavía menor con más volumen de tiros. Con once intentos, solo convirtieron tres.

Pasado el minuto quince de partido, el enfrentamiento ya estaba roto. Los madridistas bajaron un ápice la intensidad defensiva, pero seguían encontrando buenas situaciones de tiro en ataque. El ejemplo paradigmático fue el triple de Vincent Poirier cuando su par le flotaba metido en su zona. Al descanso, el resultado era de 52-22.

A la vuelta de los vestuarios, el UCAM Murcia dio la cara. Con treinta puntos de desventaja, los de Sito Alonso recuperaron sensaciones en ambos lados de la pista, dejando a los locales en menos de veinte tantos y ganando el cuarto en general.

Ily Diop y Pustoviy también se hicieron un hueco en la zona. Después de veinte minutos sufriendo cada vez que tuvieron delante a Tavares y a Poirier, los interiores murcianos anotaron once puntos entre los dos, con cinco aciertos en diez tiros de dos. Los lanzamientos lejanos seguían sin caer dentro, pero las sensaciones de los visitantes eran mil veces mejores que en la primera parte.

En este contexto de encuentro, el Madrid aprovechó para darle minutos a los jugadores que más rodaje necesitan. Mediado el último cuarto, Poirier, Ndiaye, Abalde, Causeur y Williams-Goss adquirían tiempo de juego necesario para lo que vendrá en los próximos meses.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 6 meses
#contenidos: 
71
#Comentarios: 
128
Total lecturas: 
124,674