Solapas principales

Yugoslavia 96 - Lituania 90 (Final Eurobasket Atenas 1995)

Este europeo será recordado como una de las grandes finales en la historia del baloncesto europeo. No recuerdo una final con tantas estrellas ni con tanta calidad dentro del parquet. Era la primera gran competición en que participaba Yugoslavia tras el conflicto de los balcanes.

Por Yugoslavia teníamos a: Pedrag Danilovic (que la temporada siguiente iba a jugar en Miami), Aleksandr Djorjevic (que sería el MVP ABSOLUTO del partido), Dejan Bodiroga (que empezaba a despuntar en la selección, en el Filodoro de Roma ya era la estrella y acababa de ser elegido por Sacramento en el draft), Vladimir Divac (un veterano con 26 años porque ya llevaba 6 años en los Lakers con muy buena producción) y Zarko Paspalj.

Y en Lituania podíamos encontrar a: Arvydas Romas Sabonis (el zar grandioso del baloncesto europeo en esos momentos y que iba a dar el salto a la NBA, con 31 años, a los Pórtland Trail Blazers), Sarunas Marciulionis (triunfando en la NBA en los Warriors), Arturas Karnisovas (jovencísimo que había fichado por el Barça).
Pero es que además también podiamos encontrar a Rebraca, Savic, Kurtinaitis, Khomicius.
Solo hay que ver el quinteto de MVP del torneo compuesto por: Sabonis, Marciulionis, Kukoc, Komazec y Alberto Herreros. Un Eurobasket de calidad.


En la fase previa de la competición ya se habían enfrentado las 2 selecciones y había ganado el conjunto balcánico por 70-61. En cuartos de final Yugoslavia vencía por 104-86 a Francia y Lituania al conjunto Ruso por 82-71. Ya en semifinales los resultados fueron: Yugoslavia-Grecia 60-52 y Lituania-Croacia 90-80.

Todo hacía presagiar una gran final llena de calidad y emoción. El presagio nunca fue tan acertado.
Lituania había sido un equipo anotador durante el campeonato. Tenía entre los 9 mejores cañoneros de la competición a 3 jugadores: 1º Marciulionis con 22.5 puntos, 2º Sabonis con 21.9 y 5º Karnisovas con 20.6. Por Yugoslavia no era así y sus jugadores no aparecían en las estadísticas finales.

En un pabellón Olímpico de Atenas con 20000 personas y un ambiente excepcional, daba comienzo el partido con un recital de intercambio de canastas que sería la tónica del encuentro. Miguel Ángel Martín acertaba con su primer comentario en TVE: “Yugoslavia ha puesto en marcha la apisonadora.”.

En 3 minutos el marcador ya estaba 8-7 y tras un tapón de Sabonis a Divac éste es sancionado con la primera técnica del encuentro.

Sabonis, un jugador perfecto. En plena exhibición de Lituania, en la mejor racha de los lituanos tuvo lugar uno de los momentos mágicos de la noche. La jugada no acabó en canasta pero está enmarcada en la retina de los buenos aficionados al baloncesto. Transcurría el minuto 8 de la primera parte, Sabonis gana la posición en el poste bajo ante Divac, Marciulionis mete un balón bombeado hacia el Zar y éste con un golpe sutil, mágico y de calidad envia el balón por encima de su cabeza y la de Vlado Divac hacía el otro poste contrario dónde Gintaras Einikis se encontraba sólo. Nacho Calvo se vuelve loco, The MAM se queda sin palabras y todos los afortunados dentro del recinto exclaman OOOOHHH ante tal maravilla.

Eran los mejores momentos de la primera parte, la premisa básica era: tú metes canasta pues yo te la devuelvo. El partido anda por el mejor camino posible; a 1 triple de Djorjevic, Sabonis consigue un 2+1; a otro triple de Djorjevic replica Marciulionis con un 3+1; a otro triple de Djorjevic le sigue un gancho de Marciulionis y en el siguiente contraataque Danilovic lo acaba con un mate terrible por encima de Sabonis. Algo asombroso.

Con esta tónica acaba la primera parte y una igualdad en el marcador y en la calidad del juego total: 49-48 para Yugoslavia. Las estadísticas en este momento hablan por si solas: 12 triples entre los 2 equipos (8/11 Yugoslavia con 5/7 el profesor Djorjevic y 5/8 Lituania), 17 asistencias conjuntamente y tan solo 2 pérdidas en 20 minutos de juego.

“El rascacielos más alto de la ciudad”. La segunda parte empieza con un huracán llamado Sabonis. Le saca la 4ª personal a Divac, mete 6 puntos seguidos y 1 mate a aro pasado que tumba al jovencito Rebraca. Esto supone unos nervios en el conjunto yugoslavo que recibe una técnica al banquillo y a Bodiroga le cae una reprimenda de Danilovic y Djorjevic por no ayudar en defensa.

Es una fase con muchas personales, sobre todo para Lituania. En 6 minutos Lituania ha recibido 9 personales (Kurtinaitis eliminado) y Yugoslavia 3. Yugoslavia aprovecha esta ocasión para obtener una ventaja de 8 puntos gracias a, nuevamente, Djorjevic y sus triples y una zona que desconcierta por el momento a Lituania y, principalmente, a Sarunas Marciulionis.

0-8; 8-0, En el ecuador de la segunda parte Yugoslavia vence por 75-68. Es un partido loco, bonito, de los de antes y Lituania reacciona con un 0-8 que le da una mínima ventaja. Marciulionis está que se sale y a 7 minutos del final falla su primer tiro de campo de todo el encuentro (9/10).
Djorjevic sigue a lo suyo, metiendo triples desde todas las posiciones le devuelve a Lituania el parcial de 8-0 y pone 83-76 en el luminoso cuando llega un momento que pudo cambiar el devenir del partido.

La 5ª de Sabonis llegó a 5 minutos del final tras 2 personales muy rigurosas pitadas por el colegiado americano Tolibert. El Zar deja a su equipo 7 puntos abajo y Lituania se queda con una única esperanza en pista: Marciulionis.
Estos últimos 5 minutos se juegan con los 2 equipos en zona. Lituania acorta distancias 83-81; aparece Sasha Obradovic con un triple y tras unos pasos de Einikis y una personal, otra vez rigurosa, en ataque de Stombergas, llega la técnica al banquillo a Sabonis.

Amago de retirada. Tras la técnica a Sabonis, los jugadores lituanos se sientan en el banquillo y no quieren volver a jugar. El público griego está volcado con los lituanos, Djorjevic se abraza en el banquillo a Marciulionis “obligándole” a volver. Es algo ficticio, la impotencia de Sabonis y Marciulionis se refleja en este instante que pasará a la historia de los Eurobaskets. Ellos saben que tienen que acabar el partido.
Por fin salen a terminar el partido con 2 minutos por jugarse y 89-83. Hay un triple de Marciulionis que abre una luz de esperanza para los lituanos. Es solo un espejismo, Sabonis llora desconsoladamente en el banquillo y con 11 segundos por jugarse, Djorjevic, el MVP del encuentro con 41 puntos y 9/12 en triples, ya celebra otro gran campeonato para la inagotable escuela yugoslava. El banquillo yugoslavo se abraza y tras el pitido final se forma una piña humana en la pista bajo los abucheos de los aficionados griegos. No hubo injusticia y sí hubo un espectáculo digno de admiración.


Tiros
Yugoslavia
2
3
Libres
Reb.
 
Nombre
Puntos
I
C
C
Def.
Of.
Rob.
Perd.
Asis.
Tap.
Faltas
Bodiroga
12
4
2
3
1
6
5
1
1
5
5
Djorjevic
41
3
2
12
9
12
10
1
1
2
1
4
Divac
5
4
2
3
1
6
1
1
1
1
5
Danilovic
23
5
4
6
3
7
6
2
2
1
Paspalj
5
2
1
8
3
4
3
Savic
4
3
2
2
0
4
1
2
3
Rebraca
1
2
1
4
Obradovic
5
1
1
1
1
2
2
Total
96
22
14
22
14
40
26
15
4
2
3
14
1
27
Tiros
Lituania
2
3
Libres
Reb.
Balones
Nombre
Puntos
I
C
C
Def.
Of.
Robad.
Perd.
Asis.
Tap.
Faltas
Sabonis
20
10
6
1
0
9
8
5
1
1
1
5
Kurtinaitis
6
2
1
3
1
2
1
1
5
Karnisovas
19
5
4
3
2
6
5
1
1
2
4
Marciulionis
32
9
8
5
3
9
7
6
1
2
8
4
Loukminas
0
1
0
2
 
Einikis
8
5
3
1
0
2
2
3
1
1
1
1
Khomicius
3
2
1
4
Markevicius
0
2
Stombergas
2
4
0
2
2
2
2
1
2
Krapikas
0
1
0
2
Total
90
31
22
21
7
30
25
17
5
1
3
13
2
31

Sobre el autor

Antiguedad: 
14 años 9 meses
#contenidos: 
3
#Comentarios: 
0
Total lecturas: 
28,727