Solapas principales

¿Quién quiere a Omer Asik?

  • Por qué los Rockets deben traspasar a Asik y qué equipos pueden estar interesados.

Escribir sobre traspasos NBA suele ser un ejercicio de futilidad. Máxime cuando aún andamos lejos del 15 de diciembre, momento en el que los jugadores que firmaron contratos este verano pueden ser traspasados por sus nuevos equipos. Generalmente es difícil predecir qué jugadores van a ser traspasados, pues los planes estratégicos de las franquicias son secretos, las reglas salariales enrevesadas, y las buenas ideas a corto plazo a menudo vienen enfrentadas con las buenas ideas a largo plazo.

El caso de Omer Asik en Houston es distinto.

24220_0.jpg

Omer Asik hace un mate (Foto: FIBA.com)
Omer Asik hace un mate (Foto: FIBA.com)

Desde que Dwight Howard firmó por los Rockets, Asik ha pedido con reiteración a la franquicia que lo traspasen, llegando incluso a indicar a su entrenador Kevin McHale que le dejase en el banquillo por no estar en condiciones mentales de salir a la pista. Los números dan la razón a Asik. Houston no funciona con Dwight y él en cancha a la vez, acumulando hasta la fecha un -35 en tan solo 92 minutos (el peor de todas las combinaciones de dos jugadores de Houston). El equipo está anotando unos pírricos 87 puntos por cada 100 posesiones con un 41% en tiros de campo con Asik y Howard en juego a la vez. De hecho, los Rockets anotan 18 puntos más por cada 100 posesiones con Asik en el banquillo que cuando está jugando. Una barbaridad.

Tener a un Asik deprimido jugando 15-20 minutos por partido no tiene sentido para los Rockets, y todo indica que la franquicia está buscando –con buen criterio– un traspaso que equilibre su ya de por sí estupenda plantilla. Pero Houston ha dejado igualmente claro que no piensa regalar al turco.

Asik es uno de los mejores pívots defensivos de la NBA. El año pasado promedió 10 puntos y 11.7 rebotes por partido en apenas 30 minutos de media, siendo este último el tercer mejor registro reboteador de toda la liga. Cuando Asik descansaba los Rockets recibían unos horrorosos 107 puntos por cada 100 posesiones, un impacto mayor que cualquier otro jugador del equipo. Dentro de una plantilla de tan escasa vocación defensiva como los Rockets, Asik era fundamental.

El pívot turco tiene un gran valor teórico de mercado –bastante más del que mucha gente está dispuesta a concederle– y los Rockets quieren aprovecharlo. Su sueldo además es razonable, pues si bien cobra 5,2 millones esta temporada y unos horrendos 14,9 kilos la que viene, el tipo de contrato extraño que firmó en Houston hace que, en lo que al tope salarial se refiere, sólo cuente como 8,4 millones al año.

Sin embargo, el mercado tiene sus propias reglas, y ese alto valor teórico podría no ser tanto en la práctica debido a la falta de demanda y a la propia necesidad de Houston de realizar el traspaso.

25529_0.jpg

Tiago Splitter, todo un tejano (www.nba.com).
Tiago Splitter, todo un tejano (www.nba.com).

Muchas plantillas NBA ya tienen un pívot defensivo de buen nivel, por lo que recibir a Asik no es en absoluto prioritario (adiós Indiana, San Antonio, Memphis, Knicks, Milwaukee, Chicago, Cleveland, Golden State, Clippers). Otras franquicias están en reconstrucción y no tienen un interés especial en ganar muchos partidos a corto plazo algo (adiós Philadelphia, Boston, Orlando, Phoenix, Sacramento, Utah). Equipos como Lakers o Heat no quieren comprometer dinero más allá de este verano, mientras que otros como Denver, Toronto, Brooklyn, Detroit, Washington o Minnesota ya tienen el puesto de pívot bien cubierto, y es difícil que estén interesados en hacerse con Asik sin mandar un pívot similar pero inferior –digamos J.J. Hickson– en la dirección opuesta. Esto último es algo en lo que los Rockets no están en absoluto interesados, lo cual sugiere que la solución podría acabar necesitando tres o más equipos.

El otro factor es, por supuesto, entender lo que Houston busca. A día de hoy los Rockets son el tercer mejor ataque de la NBA a nivel de puntos por posesión, pero tienen una defensa mediocre en sus días buenos. En particular, su línea defensiva exterior está siendo un desastre, e incorporar a un buen defensor versátil les haría dar un salto de calidad considerable. Por otra parte, Houston se encuentra en una disyuntiva salarial interesante. No tienen ningún mal contrato y mantienen una cierta libertad económica de cara a este verano, pero en 2015 necesitarán una gran inversión si quieren mantener a Chandler Parsons en el equipo.

A partir de ahí, surgen tres caminos posibles.

La primera posibilidad es traspasar a Asik por algún jugador de corte defensivo en su último año de contrato que pueda producir inmediatamente. Alguien tipo Thabo Sefolosha o Shawn Marion. Con Grizzlies y Warriors en problemas por lesiones, una adición como las anteriores sería el contrapunto perfecto a su ataque de élite, y les podría dar el factor cancha en la primera ronda de Playoffs para soñar a partir de ahí. Y una vez terminada la temporada, Houston podría usar el espacio salarial creado por la baja de Asik para contratar algún agente libre. ¿El problema? Tanto Sefolosha como Marion son actualmente casi imprescindibles en sus equipos.

29795_0.jpg

Kendrick Perkins, con los Thunder.
Kendrick Perkins, con los Thunder.

La segunda posibilidad es similar a la anterior, pero distinta en espíritu. Se trata de traspasar a Asik por algún mal jugador en su último año de contrato, y pedir a cambio alguna ronda del draft como compensación. Dichas elecciones de draft pueden después convertirse en jugadores de nivel, como los propios Rockets saben –véase Harden, James–. El problema aquí es que no hay muchos equipos que tengan a la vez este tipo de contratos y una necesidad de Asik para ganar partidos. Lo más parecido podría ser el caso de Oklahoma City. Los Thunder tienen elecciones de draft e incluso algún joven interesante como Jeremy Lamb con los que podrían pagar a los Rockets, tanto por Asik como para que les quitasen de encima a la estatua de cera anteriormente conocida como Kendrick Perkins (Perk acaba contrato en 2015). Un problema potencial con ese traspaso concreto es, por supuesto, si los Rockets estarían dispuesto a ser los artífices de añadir a estos ya de por sí temibles Thunder un pívot de calidad cuando ellos mismos intentan prevalecer en el Oeste.

La tercera posibilidad es mantener un ojo en esta temporada y otro en la que viene, buscando algún jugador que pueda producir inmediatamente pero a quien le reste más de un año de contrato. Tres ejemplos de esto serían:

  1. Paul Millsap. Tiene contrato durante los próximos dos años con Atlanta, donde está rindiendo a gran nivel. Los Hawks podrían estar interesados en Asik para por fin poder mover a Al Hortford al puesto de cuatro, así como para mejorar su deficiente rebote (es el segundo equipo de la NBA que menos rebotes ofensivos captura). Con la Conferencia Este hecha unos zorros, si Atlanta consiguiese un pilar defensivo como Asik y Lou Williams se recuperase bien de su lesión, los Hawks podrían acabar metiéndose en semifinales de conferencia como quien no quiere la cosa. Por otro lado, imaginar a Millsap en estos Rockets haría salivar a cualquiera.

  2. Wes Matthews. O en otras palabras, vender cuando el producto está en alza. El escolta de Portland ha iniciado el año con una efectividad absurda (de buena), y los Blazers se están aprovechando de ello. No obstante, la defensa de Portland no parece tener los mimbres necesarios para mantenerse, y Matthews es la tercera o cuarta opción ofensiva del equipo. Los Blazers son cuartos por la cola en la NBA en porcentaje de rebotes defensivos, y tienen además un recambio directo (pero menor) para Wes en Dorell Wright, y a otro más a largo plazo en el rookie C.J. McCollum. En cuanto a los Rockets, la incorporación de Matthews les ayudaría muchísimo en ambos extremos de la pista. Por ejemplo, la idea de colocar a Chandler Parsons como falso cuatro en un modelo smallball alrededor de Dwight es muy tentadora, y tener a un jugador de las características de Matthews facilitaría muchísimo esa idea.

  3. Ryan Anderson o Tyreke Evans. Si esto fuese “Quién quiere ser millonario”, Asik por Anderson sería el traspaso que saldría al usar el comodín del público. Los Rockets conseguirían a un ala-pívot tirador que abriría el campo para Dwight, Harden y compañía mientras que los Pelicans lograrían aprovechar a pleno rendimiento la polivalencia interior de Anthony Davis y crear una de las parejas defensivas interiores más potentes de la NBA. No obstante, no queda claro que ese sea un buen movimento para unos Pelicans que no tienen un gran tiro exterior más allá de Anderson y Morrow, ni para unos Rockets a los que Anderson no aporta nada en su problema más acuciante (la defensa). Una segunda posibilidad sería un traspaso de Asik por Tyreke Evans. El vacío que Evans dejaría en la generación de juego parece asumible por el dúo exterior Pelican de Jrue Holiday y Eric Gordon, mientras que la teórica rotación interior Davis-Asik-Anderson da miedo. Por su parte, Tyreke supondría en Houston una vía de creación de juego y puntos alternativa a Harden –algo que a los Rockets les vendría de perlas llegados los Playoffs– así como un jugador que sin ser un gran defensor, es al menos una mejora sobre lo visto hasta ahora en Houston. Algo que, dicho sea de paso, tampoco es difícil. La duda principal aquí quizás la pudiese tener Houston ante los cuatro años de contrato y 44 kilos que le quedan a Evans por cobrar, pero Tyreke es joven aún, y es de esperar que pueda evolucionar para bien.

El caso Asik es singular. No sólo por el grado de certeza de su eventual traspaso sino también por sus posibles consecuencias, principalmente en la Conferencia Oeste. Dependiendo de dónde termine jugando Asik y de qué reciba Houston a cambio, es posible que la lucha por el anillo acabe dando un giro inesperado.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
6 años 1 mes
#contenidos: 
31
#Comentarios: 
244
Total lecturas: 
251,643

Comentarios

Mis disculpas Pablo, tiene usted razón. Al ser agente libre restringido -cuando fue fichado- el escalonamiento salarial propuesto por el club comprador sería de obligado cumplimiento por el club de origen que acude al tanteo, pero a partir de ahí el nuevo equipo del jugador puede redistribuir las cantidades anualmente como le venga en gana. Es decir, con intención disuasoria -lo mismo que hicieron con Lin (5,5,9 y 9)- se presenta la oferta y a continuación se le propone al jugador un salario medio anual respecto del total (en el caso del turco 8 anuales) o en su defecto empezar con cifras bajas con incremento del 4.5% anual hasta cumplir con la cifra total.

Saludos.

Una acotación sobre el salario medio del jugador respecto al tope salarial del equipo. No me queda claro, puesto que ese tipo de contratos extraños precisamente son recovecos para obtener flexibilidad. Pero bueno, ya investigaré.

Respecto al tema, muy jugoso como de costumbre, posibilidades poco probables las que apuntas. Blazers tienen a López a muy buen nivel, se lo plantearían en todo caso si les fuera peor la temporada. Atlanta si busca rebote ofensivo, tampoco es que sea gran especialista (3 pp el curso pasado). Los Pelicanos ya descartaron el trade x Anderson. Evans se solapa demasiado con Harden, también en lo de defender con la mirada. OKC, después del partido de anoche de Lamb contra Spurs dudo que lo muevan. Además a casi nadie le interesa, ve que le compense, mover su ronda de Draft por el turco. Complicado, a varias bandas, Denver con muchas papeletas de entrar, y jugadores como Evan Turner. Aunque sin duda la prioridad es Parsons. No sé no me parece muy importante para los cohetes contar con especialista defensivo en el perímetro, muchas veces invitan a penetrar para que el rival se choque contra el Superhombre, además es lo que les permite salir proyectados y tener esa anotación por posesión que comentas. Más necesitan, por contra, un alero alto que pueda defender al poste con garantías a los cocos de la liga (García es solo un apaño).

Saludos

Eso de que Lakers no quiere comprometer nada..., lo que no tiene es nada que interese a Houston a cambio a día de hoy, y mucho menos si lo que buscas es defensa. Si a Lakers se les pone a tiro un jugador como Asik (baja definitiva de Nash), teniendo en cuenta que buscan juntar para el futuro a Carmelo y Love..., que llegarán este verano, lo cogen a ojos cerrados. Lo que pasa es que, la certeza es tan grande de que no hay un equipo "muy interesado" y de que va a salir, que aquí jugará la paciencia y saber esperar el momento adecuado. La plantilla soñada para el año que viene, en Lakers es Bryant, Carmelo, Kevin Love, un base y un cinco (al estilo HEAT).

Veremos que pasa, de momento los Rockets no van a tener ninguna prisa para traspasar a Asik, a mi me esta gustando mucho Casspi los minutos que esta jugando de 4, si quieren defensa i rebote que intenten ir a por Faried que es el ideal i creo que tal como esta Denver podrian conseguirlo, sino apostar por Derrick Williams (yo no lo haria) o cambiarlo por Shumpert que tambien es un gran defensor i puede jugar con Harden, tambien se habla de Turner y Waiters que me parecen dos grandes jugadores, veremos que pasa pero seguro que algun traspaso importante veremos antes de 2014, aunque si yo fuera el GM de Houston mi principal preocupacion seria renovar a Parsons

Desde que estaba en Lakers parece que se sueña con la pareja Anderson-Howard jjjjj

Y lo de Asik, lo más seguro es que sea a tres bandas. Se habló de Minnesota, que tendrían que empacar a Pekovic, y lo de Atlanta no lo veo tan claro, si el Este está tan mal y Atlanta ya está ahí arriba... no sé si los dirigentes se atreverían a cambiar a pelo algo que está dando resultados, pensar que Millsap lleva 2 meses jugando con los Hawks, pronto me parece para traspasarlo.

Sacando el manager que todos llevamos dentro, yo lo pondría en Toronto; total no se a que aspiran pero creo es factible, mejoraría a Amir Johnson, y éste le vendrá de perlas para la defensa Rocket. Valanciunas no acaba de convencer, podría jugar Hansbrough alternando con Novak de 4 y el turco de titular indiscutible.

Siempre he sido de la opinión que el cambio más acertado era por Ryan Anderson, aunque... después de leer este muy buen artículo veo que Millsap seria el jugador perfecto, tanto para un equipo como para otro. Horford-Asik como pareja interior: brutal, pero imaginar a Millsap y Howard... Eso si sería un equipo serio hacia el anillo.