Mai Yenereison (I). Los Pivots.

Solapas principales

Se hace difícil hablar de basket de “mi generación” cuando aun se encuentra uno a medio camino de los cuarenta y se refiere a un periodo iniciado apenas dos décadas atrás, pero lo cierto es que en el ambiente parece pesar la existencia de una suerte de invisible lindero que separa a los viejos aficionados- digamos la generación L.A. 84- y los modernos- digamos la generación Internet.

 

 Asumiendo ese engañoso juego semántico,  con la morosa complicidad de los vaporosos reflejos de este interminable estío, uno ha de referirse a la figura del pívot como algo, quizás ya solo una idea, un concepto,  que parece hallarse en vías de extinción en estos tiempos de eclecticismo y confusión, al socaire del esplendor atlético de las nuevas generaciones.

 

 Viendo el otro día como un equipo universitario, que no anotó su primera canasta de 2 sino cuando  faltaban apenas 10 segundos para llegar al descanso, era capaz de poner en aprietos a otro que presentaba uno de los pocos pivots puros que han superado la voraz criba del earlyentrismo, uno no puede sino admitir que los tiempos están cambiando, y que el college basketball, durante años semillero táctico del basket profesional, y más acusadamente del europeo , no es más que fiel Notario de ese proceso.

 

 El advenimiento de la linea de 3 puntos, con sus hipertróficas consecuencias tácticas, determina que sean muchos los equipos que prescinden del mítico center, haciendo de la zona puerto franco en el que puedan arribar desde el más impresionante portaaviones hasta la más precaria balsa.

 

 Acaso sea la desnuda verdad que encierran los asertos populares, y en este caso la de aquel que dice que no apreciamos las cosas hasta que no las  perdemos, pero uno, incluso en estos malos tiempos para la épica de los cíclopes, no puede dejar de observar que los viejos dinosaurios no solo siguen siendo fuente de belleza y placer, sino que buenos réditos procuran para aquellos que los poseen y saben apreciarlos en lo que valen.

 

 No muy lejos están los tiempos en que Roberto Dueñas, a mi juicio un probable candidato a MVP de los primeros 20 años de ACB, decantaba la balanza de las finales hacia el plato culé, con una extraordinaria inteligencia táctica que llegaba a sofocar sus indiscutibles limitaciones físicas y técnicas.

 

 Reciente en la memoria tenemos la exhibición del gigante tejano Daniel Santiago, que ha llevado para Málaga el sueño que un chico de Alabama estuvo a punto de dibujar, en un equipo que durante los últimos cinco años llegó a ser la más triste expresión de vacuidad e inermidad interior mal disimulada a base del uso y abuso del recurso al tiro de 6,25.

 

 Y como olvidar la magia del duo Oberto & Tomasevic, dos artistas nada alérgicos a la pintura, que alcanzaron cotas de belleza raramente transitadas en nuestro baloncesto.

 En fin, que a pesar de los efímeros brillos de algún que otro atolondrado saltimbanqui, uno sigue en la creencia que el dominio de las zonas, a la larga, es lo que da y quita entorchados.

 

 Y por esa razón el otro día, asisitiendo a un conmovedor baile de gigantes entre Andrew Bogut y Lazaros Papadopoulos, algo se revolvió en lo más profundo de mi ser, recordando aquellas luchas por el espacio con las que crecí, volviendo a apreciar el genuino sentido de la palabra “trabajo sucio”, el abnegado misterio que hay tras  un buen bloqueo o la magia intemporal que emana de un gancho bien ejecutado.

 Del australiano los sabemos casi todo, tras su estruendosa irrupción en los Mundiales junior de 2003 disputados en Grecia, con 26 puntos y 17 rebotes de media,  y su excepcional carrera universitaria que le valieron el nº 1 del penúltimo draft de la NBA.

 

 El griego, algo desaparecido en los últimos años, no olvidemos que fue el principal responsable, en una inolvidable noche de inicios de mayo de 2002, de una de las mayores gestas del basket europeo de clubes que se recuerdan, la victoria del Panathinaikos ante la todopoderosa Virtus de Messina y Ginobili en el inexpugnable PalaMaguti .

 Observando aquel espectáculo de precisión y aparente sencillez, que ahora se hace tan escaso de ver,  tuve la certeza de que nadie ni nada podrá nunca con los pivots, que la eterna llama que antes portaron Kurland y Mikan, Wilt y Bill, Dino y Luyk o Martín y Norris,  seguirá ardiendo, pues una ley física incontestable rige nuestro deporte y ésta es que así como el camino más corto entre dos puntos es la línea recta, la canasta más sencilla es la más cercana.

 

 Y no olvidemos que el basket es un deporte de y para inteligentes.

Comentarios

hola otra vez,RemembeR,y resto de posibles lectores. Sobre este asunto de los pivots,estoy casi de acuerdo contigo..pero no del todo.es verdad que considero que un verdadero center,no sólo es necesario en un quinteto en cancha,bien entendido que por motivos coyunturales un equipo se vea en el caso de jugar sin él en ocasiones,como parte fundamental táctica,sino también,porque para el espectador es motivo de disfrute ver operar a un pivot como tal..y desde luego más facil ganar partidos si cuentas con uno en tu quinteto.es conocido el axioma-no recuerdo su origen- de que con un base ganas partidos,pero sin pivot no hay títulos.
hoy en día,y debido a muchas circunstancias que son motivo de ánalisis y debate,entre elloa la globalidad del juego,y que en cualquier parte se ven partidos nba,muchos jovenes o muchos jugadores,sólo conocen el uno contra uno,con filigrana incluida y sustentandose en la teoría del yo,sólo yo y después yo.aunque parece mentira,es dificil inculcar que el basket son cinco contra cinco y mejor si es cinco(tu equipo) contra cuatro(el contrario) y mejor aun contra tres etc..conseguida esa superioridad a traves del juego de equipo.igual que es dificil ver verdadero juego de espaldas o movimientos precisos,ganchos,semiganchos suspension en media vuelta,etc..pero es verdad que se siguen viendo..en el mundial tenemos la prueba..no son pocos los jugadores que tiran desde los sitios y las mecanicas de tiro eternas de los pivot , que ocupan el espacio,bloquean,distribuyen juego _tarea a veces olvidada-rebotean e imponen sus movimientos,presencia y forma de actuar ..y un monton de detalles más,hasta los aparentemente más nimios,como la mera forma de agarrar y manejar el balón .igual ocurre en las categorias de aficionados,quizas por haber muchos entrenadores ex-jugadores de vieja escuela,que siguen usando los metodos que conocen y el basket que les gusta,tambien en equipos de formacion..por ejemplo,el Barsa,que siempre recluta jugadores con estatura y aptos para el juego de centro, trabaja estupendamente esa faceta..y ahi tenemos a los Rey Fontet,ahora en Valencia.,Moncassi o Samb.....o Dueñas o Marc Gasol.Es verdad,que a lo largo de la historia del basket,ha habido equipos que han jugado sin pivots,por sus propias circunstancias o por elección táctica.en cuanto a los primeros,recordemos al equipo de West Point,la academía militar USA,-donde empezó a labrarse su fama Bobby Knight,antes de llegar a indiana-que por mor de los requisitos fisicos que debían cumplir los alumnos,no pudiendo exceder una talla,se veían obligados-de la necesidad hizo virtud B.Knight,a jugar sin centers,en ataque y en defensa..intentando entonces imponer una tremenda y axfisiante defensa y un ataque hiperdinámico.
en muchas otras ocasiones,en ligas como era la española,el propio presupuesto obligaba a numerosos equipos a jugar sin verdaderos centers..y otras veces la propia decisión del entrenador,como por ejemplo aquel Maristas Málaga de los Smith.
lo malo del asunto,es que en las categorias de formación de edades mas tempranas,la mayor parte de los entrenadores,son a su vez chicos jovenes que ya poco conocen del verdadero juego con verdaderos pivots..y que además,y esto es muy importante,.la filosofía de enseñanza del basket de 20 o 25 años para acá,es que se ha de formar al niño-jugador de una forma total,que sepa hacer de todo,sin forzar su desarrollo ni inculcarle asuntos tácticos hasta casi una edad adulta,,en cadetes o mas.No estoy seguro de que ese sea el camino correcto.creo que cada puesto ,cada posición en el campo tiene funciones tan tan específicas,que éstas,han de surgir de el propio gusto del joven por realizar ese juego-le haran falta ejemplos en los que reflejarse-y en la capacidad de analizar y dirigir esa predisposición en los directores deportivos de sus clubes o colegios...pero ese es otro tema..
RemembeR,siempre que leo artículos tuyos,se me ocurren asuntos relacionados,como es natural. Y por ejemplo,y ya que hablas de parejas de pivots, y en el artículo de más abajo de Nuevo Basket..recuerdo una foto de la querida revista ,claro que era antigua,la foto eh, sobre el duelo a principios de los setenta,no recuerdo exactamente el año,quiza el 70,o 71, sino el 72,de la final NCAA de esa temporada,y el duelo de pivots,reflejada en la foto de la revista,entre el (el leon rojo de la montaña.o algo así le llamaban, y uno de los mejores centers que he visto) Bill Walton,y el center de North Carolina State-que por cierto ganaron y rompieron la hegemonía de Ucla- Tom Burleson(que con sus rodillas hechas polvo probó intentando fichar por el Barsa años mas tarde).Buen duelo tambien eh .si,y muchos otros,ya lo creo.
Una última cuestión..no se si de verdad los pivots son verdaderamente apreciados por aficionados,prensa etc..ejemplos,sobran..como el cuestionar a Dueñas,antes a Romay,etc.o que tipos como Miralles O Bueno..,por citar algunos no sean debidamente conocidos y valorados...porque parece que por estos lares,se aprecia al todo terreno,al que entra,tira,mata,hace filigranas..por encima de los otros.es vedad que hay verdaderas figuras,como lo fue Essie \"Hellicopter\" Hollis u otros..pero no todo el monte es orégano,y muchas veces,se desprecia como algo inferior a jugadores que desempeñan otras funciones,..o que tienen otro tipo de juego..hablando de tiempos pasados,para no herir susceptibilidades,recuerdo el trato que se le dispensó a un gran pivot,que luego hizo una brillante carrera NBA,cuando la NBA era otra cosa... y la Liga Española también...me refiero aJeff Ruland, el pivot que vino de Iona,primera ronda del drat,y que luego triunfó en Bullets y Sixers..le dijeron de todo,y hasta lo cambiaron,-en la liga solo podia jugar un extranjero..en las copas europeas..,dos-pero cuando llegó la hora de la verdad,fue quien realmente sostuvo al equipo.luego el tio,triunfó en la NBa.,pero aqui,no valía. y no es el único ejemplo
así que me uno a tu deseo..:Vivan los Pivots\"

Estimado aitken.

Primero aclarar que lo de \"lujosas\" páginas de NB, que parece que te ha llegado al alma, en mi caso es cierto pues yo di con la revista en 1984, cuando era mensual y la verdad es que no solo el contenido sino el papel era de lujo, nada que ver con el del viejo NB semanal que años mas tarde pude adquirir en tomos y sí era como dices.

En cuanto al tema pivot, si ayer pudiste ver el Grecia- Francia verías la diferencia entre le basket europeo ( Papadopulos dando una lección de ganar la posición, meter el cuerpo para protegerse y sacar un gancho super efectivo) y la NBA ( el amigo Petro lanzando pedruscos sin ton ni son)

Quien dice Petro dice Howard, no se vaya usted a creer.

Claro está que esto es una exageración, pero si ilustra suficientemente la importancia de saber moverse en la zona y la eficacia de este juego.

Una vez más, un placer debatir con usted, mi quisquilloso amigo, jejej.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar