Solapas principales

Bosnia-Herzegovina, la gran olvidada de los Balcanes

  • La Federación Bosnia lucha contra la fuga de talentos que se nacionalizan serbios o croatas para competir con otras selecciones

Bosnia Herzegovina nos traslada inevitablemente a las impactantes imágenes que nos llegaron del conflicto bélico de finales del siglo XX. Una historia tan reciente como conmovedora con cerca de 100.000 muertos y un millón de desplazados. En la multicultural Bosnia conviven, o empiezan a convivir, católicos, musulmanes y ortodoxos, además de otras religiones minoritarias. Las dos ciudades que visitamos en nuestro Basket World Tour, Sarajevo y Mostar, casi veinte años después siguen mostrando sus heridas, presentes en cualquier edificio en forma de metralla, así como en cualquier conversación con algún local haya vivido o no la guerra.

En Mostar, antigua ciudad fronteriza otomana, situada en Herzegovina, la parte croata del país, tenemos la suerte de poder hablar con Boris Dzidic, exjugador de la Cibona de Zagreb e internacional con la selección croata y actualmente entrenador asistente de la selección U16 de Bosnia. Como en todos los países que hemos visitado, la sociología y la historia nos ayudan a entender muchas de las características del deporte y los balcanes en general y Bosnia en particular, no son una excepción. En los países que se vieron implicados en la guerra, el conflicto identitario está muy presente y la nacionalidad de muchos de los jugadores de la antigua República de Yugoslavia, tiene poco que ver con su lugar de nacimiento. Serbia y Croacia siguen muy pendientes de lo que consideran sus zonas de influencia en el país vecino.

boris-dzidic1.jpg

Boris Dzidic en su actual etapa como entrenador

 ¿Os imaginais que Pau Gasol o Juan Carlos Navarro jugasen con la selección francesa o portuguesa? Esto ocurre habitualmente en Bosnia donde jugadores como Planinic, Bogdanovic, Markota, Barac, Begic, Preldzic o Savovic compiten con otras selecciones nacionales. Y es que en la parte occidental del país donde viven los croatas, de mayoría católica, ya en categorías inferiores los jugadores más destacados juegan con Croacia. Del mismo modo, en la República Srpska, entidad habitada por serbios, de mayoría ortodoxa, pero perteneciente a República Federal de Bosnia-Herzegovina, también ocurre lo mismo y en este caso los mejores acaban formando parte de la selección serbia. Más allá de las dificultades económicas y las consecuencias del conflicto bélico, con esta fuga continua de talentos deportivos no resulta fácil crear una estructura deportiva capaz de ayudar al país a recuperar la autoestima, aunque sea a través del deporte.

ivanovic_reuters-644x362.jpg

Ivanovic en el banquillo bosnio

Lejos de caer en el victimismo, Boris Dzidic, junto con otros entrenadores y directivos de la Federación Bosnia de Baloncesto, están tratando de revertir esta situación y conseguir que los jóvenes talentos quieran representar a su país sin complejos como lo hace el jugador de los Brooklyn Nets Mirza Teletovic. Con el reclamo de tener a Dusko Ivanovic como seleccionador se ha logrado realizar un grupo competitivo que disputará el próximo Eurobasket. Es cierto que de las ex repúblicas Yugoslavas, Bosnia Herzegovina no es la que mejores resultados ha obtenido en competiciones internacionales, pero también es cierto que de haber contado con algunos de los nombres citados anteriormente el resultado seguramente habría sido distinto. De hecho Boris afirma con orgullo que Mostar, con poco más de 150.000 habitantes -incluyendo también las poblaciones vecinas- es una de las ciudades europeas de donde más jugadores han sido drafteados -más de veinticinco-, aunque no todos hayan llegado a jugar en la NBA.

dalipagic.jpg

Drazen Dalipagic, en el Glaxo Verona.
Drazen Dalipagic, en el Glaxo Verona.

Y es que si analizamos el origen de jugadores o entrenadores balcánicos en muchos casos podemos encontrar raíces en la que actualmente es una de las repúblicas más pobres de la antigua Yugoslavia. Más allá de ser el lugar de nacimiento de dos de los mejores jugadores balcánicos de la historia como son Drazen Dalipagic (Mostar), Mirza Delibasic (Tuzla), o Pedrag Danilovic (Sarajevo), también Aleksandar Nikolic, considerado el padre del baloncesto serbio nació en Sarajevo. Los mismos Petrovic y Bodiroga tienen raíces, uno más directas que el otro, en Trebinje (Herzegovina); misma ciudad en la que nació Vladimir Radmanovic, quien llegó a jugar en siete equipos de la NBA.  

Uno de los proyectos de baloncesto con más futuro que están creciendo en el país es el que dirige Boris Dzidic en la ciudad de Mostar, donde por cierto, a día de hoy siguen coexistiendo una duplicidad de instituciones no políticas musulmanas-católicas en cada parte de la ciudad. Pogled es un proyecto inspirado en el modelo universitario norteamericano que pretende ofrecer a los buenos deportistas las mejores condiciones para poder compaginar deporte y estudios. Además el proyecto, aún en sus primeros años, también contempla una de las asignaturas pendientes del deporte balcánico, el deporte femenino, con un equipo de voleibol. Proyectos como Pogled así como el trabajo de la Federación Bosnia permitirán a que en un futuro no muy lejano los aficionados al baloncesto no tengamos que hurgar tanto para conocer el nivel real del deporte en este pequeño país y lo podamos reconocer como ocurre con sus países vecinos Serbia y Croacia.
 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 años 1 mes
#Contenidos: 
14
Visitas: 
60,111
Comentarios: 
33

Comentarios

Hablar de baloncesto Bosnio y olvidar a Mirza Delibasic, un genio de este deporte, me parece fatal, con todos mis respetos por los jugadores que si menciona el artículo...

Al margen de que exista desafección por diferencias y orígenes culturales, si existe una huida por motivos deportivos como por ejemplo es el caso de Begic qe juega con Eslovenia. por otro lado me llama mucho la atención el caso de emir preldzic que debe ser musulmán, empezó a jugar con Eslovenia y luego con Turquía probablemente por ambos motivos. También hay qe tener en cuenta qe estamos hablando de jugadores qe en muchos casos emigraron siendo niños

Si eso es cierto muchos son tb por méritos deportivos y cosntruir base deportiva para bosnia es muy complicado por todos estos motivos. Caso de emir predlzic no lo conozco bien pero no es el primero ( algunos albaneses tb en otros deportes) o musulmane del sur de serbia como dusan catenkin han optado por turquía, quizá además de temas deportivos ( selecciones o cupos nacionales en liga turca) puedan haber tb temas económicos. Tema predlzic es inexplicable no se como Fiba permitió eso, es como si jugadores serbios nacidos en bosnia que hayan debutado con serbia decidan de repente jugar con bosnia y se les permita.

Con todos los respetos, comparar la política de los balcanes con que pau gasol jugara con portugal me parece del todo desacertado. Bosnia es una federacion de nuevo cuño creada por occidente. Los musulmanes tenían derecho a un país eso creo, pero no se entiende que por ejemplo montenegro tenga derecho a autodeterminacion ( salio el si por influencia del euro ya que culturalmente diferencia con serbia es diferencia entre andaluz y murciano) y por ejemplo la republica sprska no tenga ese derecho. Que lo tenga Kosovo ( segun resolucion onu fronteras intocables tras pacto ramboulliet) y no la republica sprska.Antigua Yugoslavia tiene diferentes culturas y es normal que cada uno crezca con la suya y derecho a elegir con quien quiera jugar, ya que temas politicos son muy complicados en los balcanes, y aunque fronteras digan que por ejemplo banja luka es bosnia, dificilmente un serbio se sentira bosnio, debe pasar mucho tiempo para eso. Lo mismo para croatas de mostar.... los musulmanes son los que se sienten bosnios porque necesitan un pais para ellos (con todo el derecho)

Totalmente de acuerdo. Las fronteras en las que dividieron la antigua Yugoslavia son en la mayoría de los casos totalmente arbitrarias, eso provoca este tipo de cosas en todos los ámbitos de la sociedad. Lo que ocurre es que en el ámbito del deporte es donde más llamativo resulta de cara al exterior. Comparar que un jugador serbio de Bosnia juegue con Serbia con que Gasol jugara con Portugal es un sinsentido y denota con la ignorancia con la que hablamos a veces sobre estos temas.

Os contestamos a los dos. Puede parecer una provocación para atraer la atención del lector y el contexto no es el mismo pero lo cierto es que legalmente a partir de 1992 cuando Bosnia y Herzegovina se convierte en un estado independiente debería ser el Estado en el que militaran esos jugadores. Lo importante es conocer qué jugadores han cambiado de nacionalidad por motivos culturales-identitarios o estrictamente deportivos o incluso económicos, debido a la influencia y poder de las selecciones serbia y croata sobre la de Bosnia-Herzegovina.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar