Solapas principales

Alessandro Gentile y el desamor

  • La loca trayectoria de Gentile continúa con su vuelta a Madrid tras quejarse públicamente del club colegial

Ale Gentile es un personaje especial dentro del baloncesto europeo. Vuelve a Movistar Estudiantes año y medio después de denunciar públicamente al club por el impago de su salario. La relación, destinada al desamor, se vuelve a dar otra oportunidad porque, ¿qué hay más mediterráneo que volver a caer en una pareja del pasado?

Y es que casi por norma relacionamos casi cualquier cosa que llegue de Italia con el romanticismo. Romeo y Julieta, una visita a la Fontana di Trevi o hasta un paseo en góndola por los canales de Venecia. Empalagosos. 

El que viviese a Gentile en su particular vuelta al cole, apuntado al Ramiro, sabrá lo desesperante y agónico que supone tener al transalpino en tu equipo. Pero, ¿qué es el amor sino precisamente agonía y desesperación por la otra persona?

La trayectoria del alero puede ser en sí misma una oda al amor, o mejor dicho, al desamor. Desde muy joven conoce a su amor platónico, que se acuerda de él, de pasada, eligiéndole en el puesto 53 del Draft de 2014. Tienes 22 años y te quieres comer el mundo, pero ahora no. La adorada NBA te dice que no, que no es el momento aún, que no te puede dedicar el tiempo que te mereces

Así que continúas con tu pareja de siempre, Olimpia Milano, aquella con la que ya llevas un tiempo y te inunda en su mar de comodidades. La que se fija en ti cuando no eras tan popular. La que continúa contigo, a sabiendas de que a ti ya no te gusta tanto. O no es la que más te gusta. Discutís y te marchas. No muy lejos y no muy convencido, porque desprenderse del amor de siempre nunca es fácil

Pero, aún así, te vas. Todo ello para comenzar la época que tenemos todos cuando salimos de la zona de confort. Damos bandazos, de un lado para otro, y nos hacemos un Erasmus de experiencias. El de Gentile, muy mediterráneo, le lleva a aventuras fugaces en Grecia, Israel y España. 

¿Os acordáis del amor platónico de Gentile? Pues ella no se acuerda de él. Ha evolucionado y se ha olvidado del de Maddaloni. Ella está interesada en conversaciones a larga distancia para, instantáneamente, pasar a las distancias cortas, muy cortas. 

En cambio Gentile es un experto en las medias distancias, es donde está cómodo y, claro, están condenados a no entenderse jamás. 

Se ha esfumado tu amor platónico y auspiciado por uno de tus bandazos, decides retomar la relación. Un año y medio desde que enamorases a la familia estudiantil a la par que la ponías de los nervios. A partes iguales y sin medir las emociones. 

Alessandro Gentile ya tiene 28 años y no es ese chaval que nos impresionó en el Europeo U20 que se disputó en Bilbao. Ya sabe lo que quiere en la vida y de momento quiere sentirse importante en su relación. También sabe que se le empieza a acabar el tiempo y que tiene que buscar estabilidad pronto

Habrá que ver como se comporta el prolífico anotador sin un Darío Brizuela al que él mismo reconocía como el verdadero líder del equipo. Ahora quiere cargar con todo el peso de la relación, una que repite y de la que no salió de la mejor manera posible en su primera etapa. 

La tarea no es fácil, porque se vuelve a encontrar con una pareja herida, débil y con la misión de hacerle recuperar la confianza en sí mismo y su verdadero estatus. 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 9 meses
#contenidos: 
223
#Comentarios: 
647
Total lecturas: 
554,132