Solapas principales

Alicia Villegas: "subí de la operación pensando que no volvería a jugar a baloncesto"

  • La base tarraconense cuelga las botas después de 7 temporadas en la élite del baloncesto español
  • Esta temporada sufrió su tercera lesión de los cruzados de la rodilla izquierda

Alicia Villegas (Tarragona, 28/10/1994) anunció hace unos días su retirada del baloncesto profesional. La tarraconense cuelga las botas después de 7 temporadas en la élite del baloncesto nacional femenino, en los que ha pasado por diversos equipos tales como el Mann Filter aragonés, el Ensino Lugo, la AD Avilés, el CB Ibaizabal y el Baxi Ferrol, equipo en el que disputó su última temporada.

Su progresión estelar le hizo llegar a la máxima categoría del baloncesto español con apenas 20 años de edad, pero su carrera ha sido lastrada por hasta 3 lesiones en los ligamentos cruzados de su rodilla izquierda

Desde Solobasket hemos querido rendir homenaje a su trayectoria y para ello no hay nadie mejor que la propia Alicia, a quien le agradecemos su tiempo, para contarnos sus vivencias de primera mano.

 

Pregunta: Empecemos por tus inicios. ¿Por qué elegiste el baloncesto?

Alicia Villegas: "Todo empezó por mi hermana mayor. Ella jugaba a baloncesto y yo siempre iba a ver sus entrenamientos y partidos. Además, su entrenadora era la monitora del comedor de mi colegio y así fue como al año siguiente empecé a practicarlo."

P: Entonces después de tu etapa en el colegio pasas al CBT (Club Básquet Tarragona). Allí conseguiste el ascenso a Copa Catalunya con un pequeño asterisco.

AV: "Exacto. Ese año (14/15) subimos a Copa gracias a la fusión con otro club de la ciudad, el TGN básquet, así que ese es el asterisco. Fue justo al finalizar esa temporada cuando me marcho”.

P: ¿Cómo te llega la oferta para irte?

AV: "Resulta que yo esa temporada jugaba contra mi hermana, ella en el TGN y yo en el CBT, y una de sus compañeras era la mujer de Víctor Lapeña (entrenador del Mann Filter Zaragoza de Liga Femenina). Así que mi hermana hizo de “representante” y eso me llevó hacia Zaragoza.”

P: ¿Qué pensaste cuando te dicen que jugarás en Liga Femenina? 

AV: "No llegué a asimilarlo, pasar de jugar la 1a división catalana a la máxima categoría estatal… Para mí fue como estar en una nube, no me lo creía.”

P: En el conjunto aragonés jugaste 2 campañas, en las que tuviste tu primera experiencia con el ligamento cruzado. ¿Cómo fue la lesión y cuánto tiempo te mantuvo alejada de las pistas?

AV: "Era en un parón de selecciones, sobre noviembre. Nosotras teníamos un par de amistosos y en uno de ellos fue en el que me lesioné. Recuerdo que hice una entrada y vi a una compañera cortando así que intenté rodear la defensa para pasarle el balón, pero al apoyar el pie en el suelo, adiós… 

Entonces me quedé toda la temporada con el equipo, me operaron en enero y estuve todo el verano en Zaragoza recuperándome con Isaac y Juanki y ya pude empezar la pretemporada con el equipo, así que fueron unos 6/7 meses de recuperación.”

P: En Zaragoza tuviste compañeras de la talla de Paola Ferrari, Lucila Pascua, Gaby Ocete… ¿Cómo era la relación en el vestuario con una rookie como tú?

AV: "La relación siempre fue genial, me adapté muy bien y además muchas de nosotras éramos nuevas en el equipo: Nogaye, Pao, Gaby y algunas más, así que la convivencia fue genial y yo siempre supe que sin un buen ambiente en el vestuario no llegaría a ningún sitio”.

P: Otra cosa que me ha llamado la atención son tus múltiples dorsales. Si no me equivoco, en tus dos temporadas en el Mann Filter vestiste el número 13 y el 7. ¿Tienen algún significado especial?

AV: "Correcto. Llegué a Zaragoza con el 13, pero al romperme decidí cambiar el número. Como no sabía cuál quedarme, elegí el 7 porque fue el día que me operaron (7 de enero).”

P: La siguiente temporada la disputaste en el Ensino de Lugo, que en aquel entonces jugaba en Liga Femenina 2. Aquel año conseguisteis el ascenso pero el equipo no te renovó. ¿Cómo te sentiste?

AV: "Fue duro saber que no continuaría en Lugo. Me molestó un poco porqué yo me sentía muy a gusto en el equipo, pero en el mundo profesional no solo cuentan los números, también hay otros factores que influyen. Además, tenía muchas ganas de volver a primera porque ya había jugado allí aunque no mucho tiempo por culpa de la lesión y me hace mucha ilusión repetir, pero así se dieron las cosas..”

P: ¿Notaste el cambio de primera a segunda división?

AV: "Sí. Tanto a nivel de jugadoras como en ritmo de juego.”

P: Las dos siguientes campañas las pasarías en Avilés (18/19) e Ibaizabal (19/20), ambos en segunda división. Fue en el club vasco en el que casi vuelves a lograr el ascenso a Liga Femenina, pero la pandemia truncó esa posibilidad.

AV: "Sí. En Ibaizabal recuerdo que hicimos un gran año. Arrancamos muy bien la temporada y aunque luego tuvimos un bajón, hicimos un gran final de liga e incluso nos clasificamos para los playoffs de ascenso, pero finalmente con la llegada de la pandemia todo se canceló y no pudimos materializarlo.”

P: Y después de esa etapa en 2a división, vuelves a Lugo y vuelves a Liga Femenina. Pero nuevamente te lesionas la rodilla izquierda, ¿cómo fue esta vez?

AV: "Esta vez fue entrenando, en un bloqueo. Al pasarlo, la pívot me desplazó ligeramente y mi pie se fue para el lado opuesto al de la rodilla.

P: Ya conocías esa sensación…

Aunque esta vez ya sabía lo que tenía, fue más duro que la anterior porque en las resonancias no se veían tan afectados los ligamentos, pensábamos que solo tenía roto el menisco. Incluso podía ir al gimnasio y hacer ejercicios con peso y a una pierna y no notaba que se me fuera.

Sin embargo, una vez me abrieron la rodilla en la operación vieron que sí estaban rotos. Entonces me dijeron que la operación iba a ser más larga y que me tenían que dormir, porque solo llevaba la epidural. Además, tenían que quitarme isquio de la pierna derecha, con lo cual me levanté de la operación con las dos piernas vendadas, y entre eso y el sedante que llevaba, subí a planta y le dije a mi madre que no iba a volver a jugar.”

P: ¿Cómo lo hiciste para sobrellevar mentalmente no una sino dos lesiones de cruzados?

AV: "Obviamente fue duro mentalmente, pero creo que lo llevé bien. Conocía a gente allí en Lugo que me ayudó mucho a alejarme por un tiempo del baloncesto, ya que en momentos como ese pensar solo en basket no me ayudaba.”

P: Pese a la lesión, este año te pudimos volver a ver en Liga Femenina, esta vez con el Baxi Ferrol. ¿Cómo se gestó tu incorporación al conjunto gallego?

AV: "Cuando me recuperé totalmente de la lesión me puse a entrenar sin saber muy bien si tendría equipo para la siguiente temporada hasta que un día me llamó mi representante y me comentó la posibilidad de unirme al Baxi Ferrol y así fue.”

P: Y finalmente este año compartiste vestuario con jugadoras como Patricia Cabrera, Natalia Rodríguez… y también has cambiado tu dorsal al 2.

AV: "Esta vez el dorsal no tiene demasiado significado. Al empezar la temporada le pedí a una amiga que escogiera mi dorsal y ella eligió el 3, pero ya estaba pillado así que me quedé con el 2 por las operaciones en la rodilla.”

P: Pero de nuevo caes lesionada de tu rodilla izquierda en el partido de vuelta contra Movistar Estudiantes. Se repite la historia…

AV: "Sí. El momento en el que lo noto fue duro y recuerdo que varías compañeras y rivales vinieron a ayudarme rápidamente. “Ánimo campeona, ya lo has pasado una vez…” me decían y yo les contestaba que era la tercera. Es difícil de asimilar.

P: Entonces, ¿la decisión de retirarte viene de esas lesiones, su proceso de recuperación físico y mental… o hay algo más?

AV: "Es una suma de todo. La decisión viene a raíz de que, lógicamente, ¿quién se va a arriesgar a fichar a una jugadora con tres lesiones de ligamentos? Además, tampoco llegaría en condiciones de disputar la pretemporada.

Al quedarme sin contrato este verano, el miedo a que vuelva a romperme, el riesgo que supone, otro verano de recuperación sin saber si tendré entreno… al final es la suma de todos esos factores…”

P: ¿Es muy diferente un verano en el que estás recuperándote de la lesión a uno en el que estás entrenando sana?

AV: "Muy diferente. Sobre todo porqué al recuperarse de una lesión como esta hay muchos altibajos en el proceso: hay días que sientes que estás progresando y otros en los que parece que dés pasos hacia atrás.

Ahora me siento muy bien, pero al no haber pasado todavía 3 meses aun no puedo correr, por ejemplo.”

P: Pues con esto ya hemos repasado un poco tu carrera por el baloncesto profesional hasta el día de hoy. ¿Cambiarías alguna de las decisiones tomadas en tu carrera?

AV: "No metería el pie donde no debí para evitar las lesiones (entre risas). Pero no, cada año he aprendido cosas, tanto de lo bueno como de lo malo, así que no cambiaría nada.

P: A nivel humano, ¿qué compañeras te han marcado más o han significado algo para ti?

AV: "De cada temporada te podría decir a alguien. El primer año te diría que “Noga” (Nogaye Lo) fue la persona que más me influyó, después en Lugo hicimos muy buen grupo con Sara Cuiña, Raquel Asensio, Marga… En Avilés me quedo con Virginia Sáez y Bojana Kovacevic, y repetí con Virginia en Ibaizabal, club del cual tengo muy buenos recuerdos y aun mantengo contacto con Ane Arrien y Ana Iruskieta. Podría decirte muchísimas más…

P: ¿Tienes alguna espinita clavada de algún objetivo que no hayas podido lograr?

AV: "Espinita clavada como jugar fuera de España o ser internacional no la tengo, de hecho lo más parecido a eso que he sentido es el pensar si valía o no para jugar en Liga Femenina. Este año sin ir más lejos me he notado muy cómoda respecto a otros años que estaba más retraída y he podido disfrutar mucho jugando. Así que quizás la única espinita que me hubiera faltado quitarme era terminar una temporada entera jugando para poder hacer ese balance real.”

P: Y para terminar, ¿quién es para tí la jugadora más difícil de defender?

AV: "Pues mira, este año tenía pánico de defender a Cristina Ouviña, pero por suerte o por desgracia no me tocó hacerlo, ya que en la ida ella no jugó por unas ciertas molestias físicas en el codo y a la vuelta yo ya estaba lesionada. Y si no es Ouviña la siguiente te diría Sílvia Domínguez.”

 

Para terminar, queremos desearle una pronta recuperación y agradecer a Alicia nuevamente por su tiempo y su disposición en todo momento.

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 meses 9 horas
#contenidos: 
32
#Comentarios: 
6
Total lecturas: 
18,428