Solapas principales

Cáceres, único superviviente sin factor cancha; KNET certifica el descenso de Ourense

  • River Andorra finiquita el acceso a semifinales en un partido de alta anotación
  • Palencia accede a semifinales por primera vez, aunque Força Lleida vendió muy cara la derrota pese a las bajas
  • Cáceres da la sorpresa a domicilio y elimina a Breogán en un final de infarto
  • El triple de Galarreta en Ourense valió ORO. Los de Rafa Sanz no han tenido opción en el partido definitivo

RESULTADOS PLAY-OFF 1/4:

B.C. River Andorra - Leyma Natura Coruña109-94
Palencia Baloncesto - Força Lleida Club Esportiu82-71
C.B. Breogán Lugo - Cáceres Patrimonio72-75

 

PLAY-OUT:

KNET - Club Ourense Baloncesto85-65

Terminaron los cuartos de final de la Adecco Oro, así como la eliminatoria por la permanencia, con una noche fatídica para el baloncesto gallego. Leyma Natura Coruña perdió en una orgía anotadora ante River Andorra y no pudo concretar la machada que rozó en los anteriores envites de la serie, mientras que la afición de Breogán se llevó un varapalo al ver como su equipo, una temporada más, se queda lejos del ascenso. Perdieron por apenas tres puntos ante un Cáceres Patrimonio de la Humanidad que se ha convertido en el protagonista de la sorpresa de estos play-off. Palencia Baloncesto, al igual que el resto de vencedores de la jornada, también remontó una eliminatoria que tenía en contra y accede por vez primera a unas semifinales de la Adecco Oro. A pesar de jugar con sólo siete jugadores del primer equipo y arrastrar una carga física descomunal, no se lo puso nada fácil un Força Lleida que se resistió con uñas y dientes a la eliminación y terminó ovacionado por plantilla y afición palentina. Imparable Urko Otegui, que se ha proclamado MVP de las series de cuartos.

Por último, Club Ourense Baloncesto ha descendido a la Adecco Plata tras caer en un Palacio de los Deportes de Logroño que no ha fallado a la cita. KNET sobrevivió in extremis en el Pazo y en su feudo no ha dejado escapar la oportunidad de arrollar a los ourensanos y finiquitar un objetivo que se les había complicado en el tramo final del curso.

 

B.C. RIVER ANDORRA - LEYMA NATURA CORUÑA: 109-94 (3-2)

El River accede a las semifinales en un partido a pecho descubierto

Ni defensas zonales gallegas. Ni la defensa al límite andorrana. Ni las declaraciones antes del partido. Nada pudo con el talento de los jugadores. Quién lo tiene, lo tiene. En este caso fue River Andorra quién estuvo más acertado, pero el partido ofensivo de los dos equipos fue de tanto nivel que el aficionado aún debe estar disfrutando pensando en las jugadas que llegó a ver. Mates, transiciones rápidas, igualdad, defensas de todo tipo y un total de 203 puntos en 40 minutos de partido. Los de Joan Peñarroya cumplieron con su papel de favoritos, con su factor pista y también con su mayor talento después de derrotar en el quinto partido de cuartos de final al Leyma Coruña por 109 a 94. Bozidar Maljkovic o Zeljko Obradovic se tirarían de los pelos, pero los aficionados lo disfrutaron.

danipe_netra.jpg

Dani Pérez penetrae con decisión (Foto: River Andorra)
Desde el principio de partido se vieron dos equipos con una única obsesión: anotar. Así fue. Un intercambio de golpes. La defensa zonal 2-3 gallega muy abierta para no permitir los lanzamientos exteriores de River Andorra. Los de Joan Peñarroya apostaron por el juego interior porque vieron el agujero en la pintura y cargaron hacía un inspirado Devin Wright y un centrado Tomas Hampl. Por parte gallega, el liderazgo ofensivo pertenecía a Asier Zengotitabengoa. Mientras, Edu Hernández-Sonseca situaba un 9 a 12 con un triple, el River aún continuaba cogiendo el gusto al partido. Hasta que llegó el triple de Thomas Schreiner que dejo un 27 a 25 al final del primer cuarto. Los dos equipos demostraron sus cartas y para el segundo cuarto ya se empezaron a ver las intenciones de los dos equipos. El killer Marc Blanch anotaba un triple para empezar a dar respeto y hacerle recordar a los gallegos que si él entra al partido es todo un peligro para el rival. El triple de Marc Blanch abrió la veda y Schreiner anotó otro. Parcial de 6 a 0 para empezar y tiempo muerto de Antonio Herrera que amenazó con una defensa zonal, caja +1 hacía Marc Blanch, pero se fue diluyendo con un triple fallado por el de Badalona. Los coruñeses hicieron un parcial de 0 a 4 con los puntos de Asier Zengotitabengoa. Joan Peñarroya pidió tiempo muerto y los jugadores respondieron a sus indicaciones con un triple del capitán Pablo Sánchez y un mate de Marc Blanch. Se empezaban a abrir las diferencias con un 38 a 29. Aquí apareció también un secundario de lujo que estaba sin confianza, Justin Safford. El americano recuperó sensaciones y el parcial de 15 a 4 con un mate de un Devin Wright crecido se llegó al 48 a 32. Dos triples consecutivos de Suka-Umu y de Sonseca despertaron del sueño a los andorranos. Tocaba picar piedra y era un buen aviso. Al descanso, 53 a 43 y aún quedaba mucha tela por cortar.

En la reanudación, el River empezó a poner los cimientos de la victoria con un mate de Hampl, otro de Flis, los dos con asistencias de un Dani Pérez espectacular y un triple de Dani Pérez. 60 a 43 y Antonio Herrera no sabía como ajustar todo. Ordenó individual y los de Peñarroya llegaron a la máxima diferencia que fue de 73 a 55 con un triple de Dmitry Flis. El equilibrio andorrano estaba haciendo añicos al Leyma Coruña, aún así, los gallegos no se rindieron porque de carácter van sobrados. Al finalizar el tercer cuarto, el River sobrepasó los 80 puntos y acabó con un 81 a 63. Antonio Herrera ordenó presión de fondo y puso el miedo en el cuerpo a los de Peñarroya. A falta de dos minutos, 99 a 90 y nadie lo veía claro. Los tiros libres de Dani Pérez y Marc Blanch decidieron y los rebotes ofensivos también fueron claves (17 para los andorranos). Está vez el juego interior del River funcionó y el Leyma Coruña vendió cara la derrota porque tienen algo especial: jamás se rinden. Ahora a Joan Peñarroya le tocará lidiar con Cáceres y con el factor pista a favor, como no.

LA CLAVE: Los rebotes ofensivos de River Andorra, 17, y el equilibrio y la solidez de los de Joan Peñarroya. Siete de los nueve jugadores utilizados superaron los 10 puntos. La dirección de Dani Pérez fue digno de ver y también de admirar. 19 puntos y 4 asistencias de un genio del ‘pick ‘n’ roll’.

 

B.C. RIVER ANDORRA: Dani Pérez (19), Maresch (0), Pablo Sánchez (5), Safford (17) y Wright (15) –cinco inicial- Hampl (15), Flis (16), Moncasi (0), Schreiner (11) y Marc Blanch (11).

LEYMA NATURA CORUÑA: Xavi López (3), Asier Zengotitabengoa (19), Pablo Almazán (5), Kale (17) y Sonseca (16) –cinco inicial- Cory Johnson (0), Raúl Lázaro (5), Ángel Hernández (3), Javi Román (0), Javi Lucas (4) y Marcos Suka-Umu (22).

Parciales: 27-25, 26-18, 28-20 y 28-31.

Crónica: Víctor Duaso

PALENCIA BALONCESTO - FORÇA LLEIDA CLUB ESPORTIU: 82-71 (3-2)

Mucho Otegui para Força Lleida

Sonrisas, lágrimas y mucho sudor se vio en el Pabellón Marta Domínguez al término del último partido de la primera eliminatoria del play-off, que sirvió para colocar al Palencia Baloncesto en unas históricas semifinales ante el Lucentum Alicante. De nuevo, la épica estuvo liderada por el MVP nacional de la Adecco Oro, Urko Otegui, quien se echó el equipo a la espalda con una soberbia actuación (17 puntos y 11 rebotes).

Y es que el juego interior morado volvió a ser el gran protagonista del partido, pues entre Otegui, Fornas y Durley anotaron 44 puntos para los morados, que controlaron el encuentro desde los primeros compases del mismo. Por su parte, el Força Lleida acusó en exceso las bajas que arrastraban desde jornadas anteriores, a la que se sumó la del ala-pívot Dominic Calegari en mitad de la primera parte. Este percance cambió los esquemas del técnico Joaquín Prado, quien tuvo que improvisar un cuatro con jugadores menos corpulentos como Juampi Sutina o Sergi Pino.

sevillano.jpg

El júnior Sevillano volvió a tener minutos (Foto: "Baloncesto con P")
Con un arranque un tanto incierto por parte de los dos equipos, el Palencia puso en marcha la maquinaria pesada con penetraciones fáciles ante una defensa blanda. Esta ligera ventaja dio un cierto respiro a los palentinos, que durante el resto del encuentro simplemente se encargaron de que los catalanes no se acercaran en el tanteador. También en el primer cuarto, los aficionados morados se dieron cuenta de que este no iba a ser el día de los visitantes, que finalizaron los primeros diez minutos con unos pobres porcentajes desde la línea de triple.

Con el 22-13 a favor de los palentinos comenzó el segundo cuarto, en el que se produjo la nefasta noticia para los ilerdenses, pues uno de sus mejores jugadores, Dominic Calegari, se sentaba en el banquillo tras recaer de la lesión que le ha imposibilitado estar al cien por cien en la eliminatoria. Los inconvenientes no se quedaban ahí, ya que otro de los pívots, Djimadoum Bandoumel, se cargaba de faltas y obligaba a Prado a improvisar un nuevo cuatro. Esta situación, bien aprovechada por el Palencia durante todo el play off, sirvió para que los pívots, en especial Fornas, encontraran un filón de cara al aro. A pesar de estos inconvenientes, el Força Lleida no bajó los brazos y se encomendó a Dani Rodríguez, quien volvió a liderar a su equipo, estableciendo un parcial de 0-7 antes de llegar al descanso (38-28).

Tras la reanudación y una tímida reacción ilerdense, surgió la figura de Alfredo Ott que, con tres triples prácticamente consecutivos, se encargó de dilapidar toda remontada visitante. El Palencia además de aprovechar su superioridad bajo el aró, también dominó el perímetro con las acciones de Ott y las asistencias de Forcada y Garrido, quien probablemente no pueda disputar las semifinales tras abandonar la cancha lesionado (63-52).

Con una ventaja de once puntos, los palentinos encararon los últimos diez minutos de la eliminatoria. La ola llegaba al Marta Domínguez, pero los catalanes metieron miedo a los palentinos al colocarse a siete puntos a falta de dos minutos con un triple de Simeón. Esta ventaja la supieron administrar los locales, que el próximo jueves pondrán rumbo a Alicante para medirse al Lucentum en una eliminatoria que se antoja ligeramente favorable para los alicantinos (82-71).

Por su parte, el Força Lleida pone punto y final a una temporada en la que han prevalecido los asuntos extradeportivos, aunque el rendimiento deportivo haya sido ejemplar. Enhorabuena al equipo ilerdense por una eliminatoria en la que han mostrado su calidad y han puesto las cosas muy difíciles al Palencia Baloncesto.

LA CLAVE: La desafortunada lesión de Calegari y el juego interior del Palencia Baloncesto, liderado por Urko Otegui.

PALENCIA BALONCESTO: Bravo (5), Otegui (17), Garrido (2), Fornas (16), Porzingis (10) –quinteto inicial– Mortellaro, Chema Gonzalez, Ott (14), Forcada (7) , Durley (11).

FORÇA LLEIDA: Johnson (10), Dani Rodriguez (18), Pino (8), Oriola (12), Calegari (3) –quinteto inicial– Sutina (2), Bandoumel (8), Simeon (10), Sevillano (0).

Parciales: 22-13, 16-15, 25-24, 19-19.

Crónica: Sara Sánchez Díez

C.B. BREOGÁN LUGO - CÁCERES PATRIMONIO HUMANIDAD: 72-75 (2-3)

Un coral Cáceres elimina al Breogán con agonía

El Cáceres Ciudad del Baloncesto se clasifica para las semifinales del playoff de la Adecco Oro después de imponerse en el quinto y definitivo partido de la eliminatoria en la pista del Breogán. Los cacereños se anotaron el primer partido de la serie, perdieron los dos siguientes y fueron capaces de remontar el 1-2 parcial para sellar su pase y ser uno de los cuatro equipos que lucharán por la segunda plaza de ascenso a la Liga ACB y acompañar al Burgos en su travesía a la primera categoría. Su rival en semifinales será precisamente el River Andorra, líder hasta la última jornada de la liga regular y derrotado in extremis por el Burgos. Los dos primeros partidos de la eliminatoria se disputarán en Andorra, al clasificarse los andorranos como segundos y los cacereños como sextos. El Cáceres demuestra con su condición de semifinalista su óptimo estado de forma al llegar a playoffs después de tres victorias consecutivas (una de ellas precisamente ante el Breogán en la penúltima jornada) y eliminar a los gallegos pese a contar con el factor cancha en contra.

ashaoludesusvidas.jpg

Mate decisivo de Ashaolu (Foto: FEB)
Tapando líneas de pase y cubriendo el perímetro de manos extendidas. Cortocircuitando la sala de creación del Breogán. Así jugó el Cáceres desde el primer segundo. Sabedores de que la principal fuerza de los locales es su juego exterior, el conjunto entrenado por Carlos Frade se puso manos a la obra. La novedad en el Cáceres era la presencia de Álex López como base titular. López ha completado una más que interesante serie y al final del primer cuarto daba la razón a Frade con su apuesta al sumar tres asistencias (seis finales). En los primeros compases, solo veía el aro Anthony Winchester por los locales. Los siete primeros puntos lucenses fueron bajo su autoría. El arreón extremeño llegó con cuatro triples prácticamente consecutivos del escolta estadounidense Braydon Hobbs en un breve lapso de tiempo. Los extremeños encadenaron dos parciales de 0-6 y 0-7 con una canasta intermedia de Winchester. El segundo parcial producía la mayor ventaja visitante en todo el partido (7-15). Paradójicamente, Winchester anotaba con facilidad con balones recibidos dentro de la pintura, donde se mostró especialmente hábil como si de un pívot se tratase. Se recuperaron levemente los lucenses, pero Hobbs anotaba su cuarto triple (11-18). Schaftenaar se mostraba intenso en los dos aros. Entraba en cancha Miguel Lorenzo, pívot campeón con la selección española junior en el Europeo 2011 y lucense de nacimiento. Su trabajo en los aros ayudaba a Cáceres y producía segundas opciones (dos rebotes ofensivos en este período). Una preciosa jugada con reverso incluido de Zane Johnson Jr sumaba la última canasta cacereña en el primer cuarto (14-20). Un parcial de 5-0 reducía diferencias (19-20).

El segundo cuarto comenzaba con el Breogán adelantándose con una canasta de Manu Gómez (21-20), a la que respondía Morentin desde cinco metros. Entraba Richard Nguema como base y Álex López como escolta. Una penetración marcando los tiempos de Ogirri igualaba la contienda (26-26). Un triple de Schaftenaar y dos tiros libres del propio Ogirri suponían prolongar el parcial hasta el 8-0 y 31-26 en el electrónico. Como en el primer partido, el Cáceres no se amedrentó pese a verse por debajo. Seis puntos consecutivos de Miguel Lorenzo (incomprensible su desaparición en la pista por parte de Frade en el segundo partido) volvían a adelantar al Cáceres (33-34). A falta de dos minutos y once segundos para el descenso, Winchester cometía su tercera falta. El partido se tornaba en imprecisiones. Peña estaba con la cabeza fuera del partido. Schaftenaar anotaba tras un rebote ofensivo (antes había capturado el rebote bajo su aro) y Leonavicius encestaba en penetración. Una canasta en contraataque de Álex López cerraba la primera mitad con mínima ventaja breoganista (37-36). Todo por decidir.

Poco después de comenzado el tercer cuarto, un parcial de 5-0 alimentaba la esperanza breoganista tras triple de Carlos de Cobos y una penetración de Leonavicius remontando línea de fondo. El lituano se torció el tobillo en una jugada y no pudo regresar a pista. Perdía el Breogán a un jugador clave en su perímetro, especialmente crucial en campo abierto y en penetraciones en estático cuando el ataque se embrolla. Entonces, llegó el momento de Antonio Miguel Peña y Olaseyi Ashaolu. El primero había completado una decepcionante serie hasta ese momento. Cinco puntos del segundo igualaban el marcador (47-47). Winchester regresaba con sus tres personales a cuestas y lideró al Breogán. Sabía que era el momento en el que tenía que aparecer. Subía el balón, buscaba transiciones rápidas y asumía el protagonismo ofensivo. Un ejemplo de ello era el “coast to coast” (49-49) después de que se adelantara el Cáceres con una bandeja de Álex López tras tropiezo de Ogirri. Un rebote ofensivo de Miguel Lorenzo para canasta posterior de Hobbs precedía a un parcial de 7-0 breoganista (56-51) con cinco puntos consecutivos de Winchester y un “coast to coast” de, en esta ocasión, Ogirri. Morentin, desde el 4.60, rompía la racha con el último cuarto por dilucidar (56-53).

Frade decidía comenzar el último cuarto con Richard Nguema y Álex López al mando. Peña acertaba de tres en dos jugadas consecutivas. Solo anotaba el Breogán desde el tiro libre. La defensa cacereña se imponía. Cobos y Ogirri estaban al mando de las operaciones. Dos duplas directoras en cada bando. Los entrenadores jugaban con las mismas fichas. Otro triple, ahora de Álex López, volvía a adelantar al Cáceres. Reaccionaba Schaftenaar, inmenso en el rebote y luchador como nunca respondiendo a la continuidad que le ha dado fielmente Lisardo Gómez desde su llegada como primer técnico en diciembre. Un rebote de Zane Johnson provocaba una canasta de Duinker, su única en todo el partido, e ipso facto recuperaban el balón los visitantes. Estaban más metidos en el partido. El encuentro era un rosario de nervios. Ogirri atacaba las líneas de pase consciente de lo que había en juego. Winchester anotaba la canasta del partido con tiro libre adicional (66-64). El Pazo se levantaba. Volvía a intervenir Ashaolu. Poco después, Nguema anotaba otro triple, el cuarto del Cáceres en el período final (68-69). Ogirri anotaba dos tiros libres. A partir de ahí, un increíble error de Diouf estando libre para machacar tras pase sensacional de Ogirri era aprovechado en la siguiente jugada por Morentin tras rebote ofensivo del ex breoganista (70-71). Diouf anotaba de cuatro metros y taponaba en la siguiente jugada (72-71). Fue entonces cuando el aro se cerró para desesperación breoganista. No volvieron a anotar los de Lisardo Gómez. Una preciosa asistencia de Pedro Robles y una canasta de Peña tras rebote ofensivo colocaban un parcial de 0-4 (72-75). Tres puntos, pero un Tourmalet ya para los gallegos. Winchester fallaba un triple forzado ante la defensa cacereña. Álex López desperdiciaba los dos últimos tiros libres, pero rechazaba así una ligera opción lucense al correr el segundero. El Cáceres se lleva una serie para el infarto y el Breogán, tozudo como es y con una afición inmensa a la que se le escapa siempre una sonrisa al recordar momentos pretéritos, volverá en septiembre a ilusionarse. Se busca ascenso en 2014. ¿Razón? Cualquiera que vaya al Pazo lo comprobará. Juegan con seis. Y el sexto hombre es el más importante. Jason Terry, Jamal Crawford o J.R. Smith caerían en un duelo ante la afición del Breogán. En el Cáceres, además de la victoria, la noticia está en que Pedro Robles seguirá deleitándonos una eliminatoria más. Su muñeca, sus fintas, su conocimiento del juego y su velocidad (sí, leen bien) continuará, cuanto menos, tres partidos más. Y el baloncesto sonríe. Un embajador de la vieja escuela, de aquellos que supieron labrarse un futuro sin un físico hercúleo, un verso (romántico) suelto, una especie en extinción, un delegado rojigualda de la escuela balcánica.

LA CLAVE: El coordinado juego colectivo de Cáceres, su excelente defensa del perímetro ahogando a los exteriores del Breogán y su pericia en los momentos calientes. Al poco de comenzar el partido, se distanció en ocho puntos. En los minutos de la verdad, fue “in crescendo” hasta estar más acertado. Anotaron cuatro triples en el último cuarto, los mismos que el Breogán en todo el partido. Antonio Miguel Peña resucitó cuando debía y Morentin anotó cuatro puntos finales que fueron decisivos. Álex López respondió en la posición de base con seis asistencias superando a su compañero Nguema, titular durante toda la serie. Cáceres se impuso holgadamente en el rebote (26 rechaces breoganistas por 39 cacereños) con números muy repartidos entre sus jugadores pues hasta seis jugadores del Cáceres capturaron cinco o más balones bajo los aros. Los rebotes ofensivos de los de Frade fueron capitales en el último cuarto. Fruto de estas segundas opciones anotaron cuatro de los últimos seis puntos. Por el contrario, 12 de los 26 rebotes gallegos fueron obra de Schaftenaar y apenas 4 de Diouf, que promediaba 9,8 en los cuatro encuentros de playoff. Al término de la temporada regular, fueron los quintos mejores en esta faceta por el octavo puesto de los breoganistas. Su bloque se impuso en asistencias (11 locales por 18 visitantes). Un factor también decisivo fue el lanzamiento de tres, donde anotaron el 42 % frente al 25 % local. Supieron contrarrestar el perímetro lucense, principal virtud de los celestes. Pese a ello, los lucenses anotaron 12 puntos más que Cáceres (46 frente a 34), pero la brecha trascendental se produjo en la pintura: 41 puntos anotaron los pívots cacereños por 26 los de Lisardo Gómez. Extraordinario el escolta Braydon Hobbs con cuatro triples en el primer cuarto, que se tradujeron en 12 de los 20 puntos visitantes en los primeros diez minutos, para 16 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias y 3 recuperaciones cuando promediaba en temporada regular “apenas” 6 puntos, 2,4 rebotes, 1,5 asistencias y 1,7 rebotes para 6,5 de valoración. El estadounidense ya fue clave en la victoria cacereña en el primer partido de la eliminatoria. Los pívots breoganistas acusaron el mal partido de Diouf (7 puntos y 4 rebotes) y la escasa aportación de Manu Gómez. Álex Navajas no participó. Schaftenaar completó una notable actuación con 17 puntos y 12 rebotes para 25 de valoración. Incluso en Cáceres intervinieron con eficacia Antonio Miguel Peña, desaparecido en combate durante los cuatro primeros partidos de la serie y la primera mitad del quinto y Ashaolu con su trabajo pese a descentrarse en circunstancias concretas. Incluso, Miguel Lorenzo rentabilizó como nadie sus minutos en pista, al igual que en el segundo partido de la serie donde Carles Frade no le dio continuidad pese a sus interesantes intervenciones.

C.B. BREOGÁN LUGO: Cobos (5), Winchester (24), Leonavicius (6), Diouf (7), Schaftenaar (17) -cinco inicial- Sean Ogirri (11), Álex Bortolussi (0), Manu Gómez (2), Edu Martínez (0).

CÁCERES PATRIMONIO HUMANIDAD: Álex López (9), Braydon Hobbs (16), Antonio Miguel Peña (10), Joshua Duinker (2), Morentin (14) -cinco inicial- Olaseyi Ashaolu (9), Pedro Robles (0), Richard Nguema (5), Miguel Lorenzo (6), Zane Johnson Jr. (4).

Parciales: 19-20, 18-16, 19-17, 16-22.

Crónica: Millán Gómez (@millangomez)

CÁCERES PATRIMONIO HUMANIDAD - C.B. BREOGÁN LUGO: 52-74 (1-2)

La Rioja entera grita que el año que viene volverá a ser de Oro

Logroño, La Rioja, el deporte de esta región, lo pueden decir, por fin, después de mucho tiempo de sufrimiento, bien alto y claro: habrá baloncesto de ORO la temporada que viene. Como en el mejor de los guiones, el Clavijo cerró anoche su épica del Play Out con una de las victorias más especiales de la historia del club, una noche para el recuerdo, con un Palacio casi lleno apretando como nunca, llevando en volandas a un equipo imparable. Para esa historia el partido, una permanencia que sabe casi mejor que el propio ascenso de hace dos años, sobre todo por esa atmósfera lograda que quedará en la memoria: la de una ciudad, una afición y todos los deportes unidos y solidarios por el objetivo único, el objetivo cumplido.

clavijo-knet1-300x211.jpg

Los jugadores locales celebran el triunfo (Foto: CB Clavijo)
Como colofón, un partido de altura, épico, lleno de emoción y vaivenes, una auténtica final vivida como tal y con un premio muy especial para el ganador pero a la vez el peso mayor del castigo terrible para el perdedor. Fue para un Ourense Baloncesto que ha demostrado su pujanza peleando hasta el último aliento en una eliminatoria que no merecía perdedor, arropado además por una afición espectacular, una decena de ellos llegados un martes por la noche para apoyarles desde la grada. El panorama para el Clavijo también era otro: media hora antes un ambiente de gala en un Palacio muy comprometido, que rugió como nunca desde las presentaciones y apretó desde el principio hasta el final, levantando a su equipo cuando hacía falta y cabalgando con él cuando rompió el partido.

La diferencia final habla de la colisión de dinámicas totalmente adversas en el último cuarto cuando el equipo de Jesús Sala acababa de romper el partido ante un COB diluido y con la pesada mochila del mazazo del cuarto partido, el triple de Galarreta que ha valido una permanencia. El viento a favor empezaba ya en la primera posesión de la noche, cuando el alero riojano la clavaba desde el 6,75 en una jugada prácticamente idéntica; pero eso solo era el comienzo de un partido complejo y de nuevo muy trabajado. Seguía la labor un Mikel Úriz espectacular, 5 puntos, pero en el otro lado empezaba un nuevo festival de otro de los protagonistas indiscutibles de la eliminatoria: Ashton Gibbs. Otros 5 puntos del crack americano ponían por delante a los gallegos (10-12, minuto 3), sostenidos luego con buenas acciones de Kedzo ante el empuje riojano (16-16).

Ourense compareció con mejor tono en el segundo cuarto, Ogide y Movilla anotaron y Barbour sacaba petróleo en la falta a su triple para poner la máxima visitante (18-25, minuto 12). La reacción del Clavijo iba a ser brutal, con el Palacio empujando muy fuerte: triple de Galarreta y las acciones consecutivas de Arévalo, Busma y Quique Suárez (31-28), mientras los gallegos se mantenían a flote en manos de su único hombre clarividente: Gibbs jugando contra todos y anotando de todos los colores, para llegar al descanso con 17 de los 32 puntos del COB. Como respuesta emergía un David Mesa a más, imparable, para llevar a los locales por delante al descanso (36-32).

El ala pívot granadino, MVP anoche (22 puntos, 10 rebotes, 7 faltas recibidas) y colosal su Play Out, volvía dominante de los vestuarios, y sus acciones más un costa a costa de Arévalo ponían la noche muy favorable al Clavijo (42-34, minuto 22). Pero el cuarto iba a adquirir varios colores: brutal la reacción de Nick Barbour, ¡9 puntos consecutivos! para liderar un parcial 0-11 demoledor y abrir el partido (42-45, minuto 25). Sin embargo, ahí se empezaban a atisbar detalles para la esperanza: un Clavijo coral y donde todos aportaban en todas las facetas, mientras Ourense se entregaba cada vez más a las muñecas de sus dos exteriores americanos, diluyéndose a medida que el acierto de ambos decaía: entre ambos acabarían anotando 45 de los 65 puntos de su equipo… y lanzando 30 de los 57 tiros de campo de todo el COB.

En la otra orilla, las rotaciones riojanas surtían efecto: grandes minutos de Álex Serna defendiendo y anotando, acompañando al faro David Mesa para remontar (48-45, minuto 27) antes de otra de las claves: una técnica a Barbour por protestar una falta que se resolvió en cuatro tiros libres anotados por Quique Suárez (52-45), para dar paso a dos triples espectaculares consecutivos de Mikel Úriz para cerrar el cuarto y poner en órbita al Clavijo (58-47) ante los síntomas de agotamiento visitante. Tocaba el último paso: rematar un trabajo bien encarrilado, puesto en dificultades por el último coletazo de Gibbs y una antideportiva de la que el COB no terminaba de sacar réditos (58-50). Con Busma y Úriz castigados por las faltas, asumían los galones Arévalo y Joan Tomàs, combinados con dos acciones clave de Javi Mesa (un rebote ofensivo y un 2+1) que hacían un parcial de 10-0 y la diferencia insalvable (68-50, minuto 34).

No dio para más, salvo para una fiesta creciente en una grada que, igual que el equipo, empezó a palpar prematuramente la materialización del sueño. Los de Sala gestionaron perfectamente esos últimos minutos y la canasta final de Juan Herrero cerraba un partido de ensueño, una serie intensísima, de muchísimo sufrimiento y final feliz. Lo expresó mejor que nada el equipo celebrando la permanencia en el campo casi a la altura de las celebraciones del ascenso; nadie les ha regalado jamás nada y una vez más han certificado que son de ORO en el sitio donde siempre lo han hecho: sobre la pista. Todo en la noche más especial, la del vínculo perfecto entre un equipo y una ciudad, que ahora debe seguir, creciendo todos juntos. El proyecto sigue en marcha, más vivo que nunca, en Adecco Oro.

LA CLAVE: La afición del KNET, que esta vez supo responder, y con creces, a la llamada del club en uno de los partidos más decisivos de su historia. El equipo estuvo a la altura y selló la permanencia con una actuación coral, aunque liderada por Uriz y David Mesa. 

KNET: Mikel Uriz (18), Galarreta (8), Mejeris (3), David Mesa (22), Busma (8) -quinteto inicial- Arévalo (5), Tomás (2), Herrero (2), Javier Mesa (3), Suárez (10), Guirao y Serna (4).

CLUB OURENSE BALONCESTO: Gibbs (23), Barbour (22), González (1), Kezdo (4), Ogide (8) -quinteto inicial- Mena (2), Serrano, Múgica, Movilla (4) y Alfonso Sánchez (1).

Parciales: 16-16, 20-16, 22-15, 27-18.

Crónica: Dpto. comunicación CB Clavijo

 

Quinteto Ideal Solobasket del Play-Off (1/4 y Play-Out)
BaseEscoltaAleroAla-pívotPívot

Dani Pérez

Anthony Winchester

Braydon Hoobs

Urko Otegui

Edu Hernández-Sonseca

River Andorra

Breogán LugoCáceres Palencia BaloncestoLeyma Coruña
15.6 puntos, 2.2 rebotes y 4.6 asistencias (18.4 de valoración)19 puntos, 2.2 rebotes y 2 asistencias (16.4 valoración)13.2 puntos, 2.4 rebotes y 3.2 asistencias (16.4 de valoración)18.4 puntos, 8.4 rebotes y 1.4 asistencias (25.2 de valoración)

12.4 puntos, 7.2 rebotes y 1.4 asistencias (16.8 de valoración)

 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 11 meses
#Contenidos: 
501
Visitas: 
2,654,707
Comentarios: 
2,384

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar