Solapas principales

Porfi Fisac dando órdenes desde el banquillo fuenlabreño (EFEDOS/Aitor Bouzo)

Como anunciábamos hace una semana, el C.B. Valladolid ya tenía un acuerdo verbal con Porfi Fisac para liderar el proyecto pucelano. Se ha hecho oficial la firma que le vincula al club morado, en principio, solo durante la próxima campaña 2014/2015.

El técnico segoviano, en sus primeras declaraciones como nuevo entrenador del equipo, ha asegurado que “lo más importante es que todos rememos en la misma dirección”. Porfi también se ha acordado de la afición con el objetivo de que “se haga un C.B. Valladolid para que nadie acuda triste al pabellón, que vayan a disfrutar y que se sientan parte del club”.

Hay que recordar que Porfirio Fisac ya dirigió al conjunto de Pisuerga durante 3 años con un balance más que exitoso. En la temporada 2008/2009 rescató al equipo de la LEB y lo llevó hasta la ACB. Su temporada cúlmen fue la última, la 2010/2011 en la que el equipo disputó la Copa del Rey y tuvieron opciones reales de playoff hasta bien entrada la temporada.

Pero para esta labor Porfi no estará solo. Todo hace indicar que Iñaki Martin está muy cerca de convertirse en su segundo. El entrenador vallisoletano, muy querido en la ciudad del Pisuerga, cuenta con el aval y la experiencia adquirida en África, donde consiguió ganar con su ex equipo, Maxaquen de Maputo, la liga de Mozambique dos años seguidos. Se trata de una dupla que transmitiría aún más ilusión a los aficionados del C.B. Valladolid.

Porfi Fisac, el ilusionista de Pisuerga (por Jerónimo Díez)

Ilusión. Ésa podría ser la gran máxima que trae Porfi Fisac al club vallisoletano. Algo que parecía inconcebible en el último partido del C.B. Valladolid en casa la pasada campaña ante el Herbalife Gran Canaria. Recuperar la Ilusión es el primer gran paso para todo.

Es el paso para el trabajo y el esfuerzo diario. Encontrar esa motivación para que los asientos de Pisuerga vuelvan a retumbar como aquel entonces cuando, precisamente, Porfi dirigía al equipo en una etapa dorada.

La ilusión también es el paso para recobrar la confianza y la estima. Una meta que hay que alcanzar y que nadie mejor que Fisac sabe cómo se consigue porque ya lo hizo una vez. ¿Por qué no puede hacerlo dos?

Y por último la ilusión también trae pasión y fe. De esa que nace bien adentro con el corazón. Equipo de hombres y no de nombres, que diría el propio técnico segoviano. Que Valladolid vuelva a ser ACB es una labor muy complicada. Pero para este segoviano no hay nada complicado. Diríamos que casi no hay nada imposible. Porfi se ha convertido en el portador de la mayor ilusión y la mayor fe en el equipo de Pisuerga. Y ya dicen que la fe mueve montañas.

Artículo de Jerónimo Díez

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
13 años 4 meses
#Contenidos: 
1,430
Visitas: 
7,998,227
Comentarios: 
5,001

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar