Solapas principales

La "generación perdida" frente al Covid-19

El COVID-19 ha venido para quedarse. Esa frase la hemos escuchado un millón de veces entre el periodo de confinamiento y el actual. Pero por desgracia esto ha sido así. Un duro golpe para el baloncesto de formación y que no permitió terminar la temporada 2019/20, acortando la progresión de trabajo y experiencias que se van acumulando a la mochila de sus jugadores.

Dentro del panorama de formación, las competiciones no han finalizado como nos gustaría. Desde mediados de marzo en adelante, estamos huérfanos de los eventos habituales y que generan interés en este pequeño mundo. Tanto los campeonatos de España de clubes, el ANGT (Euroliga Junior), como las selecciones de formación no se han podido materializar en este 2020. Por consecuencia, los nacidos en el año 2002 son considerados como la nueva “generación perdida”. Algo que, afortunadamente no ha tenido peores consecuencias.  

 

LA NUEVA “GENERACIÓN PERDIDA” ANTE SU NUEVA REALIDAD 

Cientos de jugadoras y jugadores se han quedado sin la experiencia que necesitan en su aspiración hacia el baloncesto profesional. Las consecuencias del virus han obligado todo el cierre baloncestístico, en todas sus formas y con pocas alternativas como las realizadas en la ACB y NBA. Pero junto a esto se une la incertidumbre para el futuro.  

garuba.jpg

Usman Garuba ha dado un paso adelante
En redes sociales se abrió el debate de ampliar un año más la categoría Junior para compensar que la generación 2002 tuviera un final menos agridulce. Pero en la realidad, esto no se aplicará.  Un posible tema de debate sería plantear que la categoría Junior ocupara hasta la edad U19. Así facilitar aún más la adaptación con la etapa senior. Pero esto sería ajeno a las consecuencias provocadas por el Covid.  Mención especial a la categoría Mini, que no acaba su ciclo completo y que darán el salto a canasta grande la temporada que viene.

Ahora bien, la incertidumbre en cuanto al reinicio de las competiciones es dudosa. Nadie quiere admitir responsabilidades y de momento, los protocolos que se plantean para el inicio de la competición hoy en día no satisfacen a un grupo importante de clubes. Plantearse competir y tener contacto entre jugadores con mascarillas puestas, entre otros aspectos no generan seguridad, sino desconfianza y muchas dudas. Puede que uno de los gestos más formativos hoy en día sea no hacer la actividad que más amamos, por una cuestión de salud y convivencia. Pero lo que sí parece claro es que cualquier decisión final, no será del gusto de todos.  

 

LA TÉCNICA INDIVIDUAL COMO ALTERNATIVA IDEAL 

Teniendo en cuenta el riesgo de contagio que puede haber si la competición vuelve, o en las situaciones de contacto, el trabajo individual está siendo el punto fuerte y de trabajo para las futuras promesas. Falta la parte más importante que es aplicarlo en situaciones reales de juego y en competición, pero mientras tanto, se buscan distintas alternativas para que la actividad no cese definitivamente, como trabajo individualizado, campus y demás actividades deportivas, con sus respectivas medidas de seguridad y el consentimiento de padres, en el caso que se trabaje con menores.  Piti Hurtado en Kia en Zona expuso una opinión interesante al respecto.

A pesar de todo, la sensación es agridulce. El baloncesto era parte de nuestras rutinas y la falta de ella genera un cierto desequilibrio, tanto en lo personal, como emocional. No sabemos qué pasará mañana, o dentro de un año y seguramente aún no somos conscientes de todas las dificultades futuras con las que nos encontraremos.  Tampoco sabremos cómo evolucionará el Covid-19. Pero ocurra lo que ocurra y al igual que la generación del 2002, todos hemos perdido algo en este periodo. 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 10 meses
#Contenidos: 
328
#Comentarios: 
798
Total lecturas: 
1,720,697

Comentarios

Bueno, es verdad lo del covid pero el hecho es que gran parte de la carrera en el baloncesto se malogra para los jóvenes por la organización de las competiciones, que parece estar pidiendo a gritos que vuelva la categoría de juvenil, U-18, y que la de junior se establezca hasta los 20. Es excesivo el salto entre los, en muchos casos, 17 años, y los veteranos. Pensemos por un momento en los americanos: obligamos ponemos a competir con profesionales (semiprofesionales o normalmente amateur bregados ) a los que salen del instituto. Se pierden centenares de jugadores en el salto y además el efecto es que se les abrasa entre los 16-17, cuando la madurez física de muchos de ellos tiene lugar más adelante.

Porqué nadie habla del exito de la fase final ACB, sin contagio alguno, o de la misma burbuja NBA, tambien un exito en ese sentido?
En formación es lo mismo, pero más jóvenes, pero claro si son niños tratar el tema es casi tabú. Pues no, son más resistentes y de vida mucho más sana incluso, así que fuera historias y miedos. A tomar precauciones máximas y punto, nada de dejar de competir... muy sencillo

Supongo que ACB y NBA mueven un dineral que hace que los esfuerzos merezcan la pena, además de ser profesionales que están cobrando un sueldo por un contrato firmado. Pero no es el caso de las categorías inferiores, donde los chavales y chavalas son además menores de edad en casi todos los casos y los responsables de que algo pasase serían los clubes y organizadores (algo así como cuando vas de excursión con el colegio, ¿no?).

Además, sería decisión de sus padres o tutores legales enviarlos a estas competiciones y muchos podrían decidir no dejarlos ir. Quizá las 2 o 3 promesas del equipo atepongan la progresión de su carrera a su salud y la de los demás, pero también es probable que los padres de los otros 9 o 10 que están "de relleno" en el equipo decidan no ir. Como digo, no son profesionales vinculados por contrato.

Aparte de eso, estamos viendo que aun siendo más resistentes, no son tampoco inmunes. Yo no lo veo tan sencillo.

Si es encillo, porque si enferman, se curan. Pero claro, si has sido suficientemente reponsable de haberle dado una vida sana para que su organismo tenga capacidad de recuperarse. Basta de miedos. Quiero seguir teniedo una vida normal con mi hija, y no la nueva subnormalidad

Si enferman, pueden tener secuelas como perder el gusto y el olfato, si no peores. Si enferman, pueden trasmitir el virus a otras personas de su entorno que no se curen...

Puedes querer con toda tu alma tener una vida normal y enfadarte y no respirar, pero eso no va a cambiar ni facilitar las cosas. Puedes decir "basta de miedos", aventurarte a jugar a la ruleta rusa y, oye, igual no pierdes. Pero no deja de ser muy arriesgado y tener unas consecuencias devastadoras si pierdes, independientemente de los miedos con los que juegues. Es inviable hacer este tipo de torneos en casi cualquier categoría que no sea profesional.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar