Solapas principales

Palencia sobrevive al partidazo del Lleida. Jordi Trias (33 de valoración) arrasa al COB

  • Ford Burgos no tuvo problema alguno para doblegar a un Planasa Navarra que sigue ofreciendo una pobre imagen

RESULTADOS JORNADA 14:

Ford Burgos - Planasa Navarra79-53
B.C. River Andorra MoraBanc - Ourense Termal84-54
Força Lleida CE - Quesos Cerrato Palencia77-81
UFA Oviedo - C.B. Breogán Lugo04/01
Inst. Fertilidad Clínicas Rincón - Melilla Baloncesto04/01
Leyma Natura Coruña - Peñas Huesca05/01
FC Barcelona "B" - Cocinas.com02/02

Empezó la segunda vuelta sin sorpresas, con victorias de River Andorra MoraBanc, Ford Burgos y Quesos Cerrato Palencia. Eso sí, si andorranos y burgaleses tuvieron una jornada plácida, no se puede decir lo mismo de los palentinos. Los de Natxo Lezcano llegaban a Lleida con la clasificación para la Copa Príncipe bajo el brazo, pero fueron a remolque todo el partido de un Força Lleida que ofreció una gran imagen e hizo méritos para correr mejor suerte. Como ya le sucediera ante Andorra, decidió la mayor experiencia de los visitantes en el tramo final. Andorra, precísamente, no tuvo piedad del Ourense Termal con un Jordi Trias nuevamente estelar. El pívot catalán, con 33 de valoración, supera los 30 logrados por Víctor Arteaga y oposita a un nuevo MVP. Al igual que los de Peñarroya, el Burgos de Casadevall se paseó por El Plantío a costa de un Planasa Navarra que sigue sin reaccionar. La jornada tendrá continuidad este fin de semana con tres encuentros más, aunque no finalizará hasta el 2 de febrero, cuando se disputará el Barcelona B-Cocinas.com que ha sido aplazado.

FORD BURGOS - PLANASA NAVARRA: 79-53

Autocid Ford Burgos hurga en la herida del Planasa Navarra

Partido sin emoción en El Plantío en el que los burgaleses no dieron ninguna opción a un mermado Planasa Navarra tras una semana complicada para ambos clubes.

_dsc8172-2.jpg

Sergio Olmos intenta zafarse de Miguel Lorenzo (Foto: Jorge Velasco)
Desde el principio se vio un cambio de actitud por parte de los locales con respecto a los partidos anteriores. Defensa intensa, concentración en el partido y un uso del juego interior que no se había visto en el conjunto de Casadevall en esta temporada. Esa defensa dejó en 11 puntos la anotación de los navarros al concluir el primer cuarto, frente a los 17 del conjunto local que tampoco estuvo muy acertado en el aspecto ofensivo, pero sí vio algunas buenas jugadas por parte de sus pívots.

Sin embargo, cuando faltaban algo más de 2 minutos para la conclusión de este primer cuarto, una serie de desajustes defensivos llegó a poner a los visitantes con 13-11. Dos buenos puntos de Olmos con movimientos en el poste, una gran defensa de Juan Alberto Aguilar y un robo de Antonio Peña que salvó la última jugada permitieron, sin embargo, respirar a Autocid.

Con la llegada del segundo cuarto, los de Casadevall mantuvieron el nivel defensivo (dejaron en 23 puntos a Navarra al finalizar la primera mitad) y subieron un punto más el acierto ofensivo. La capacidad técnica de Sergio Olmos y la lucha de Pep Ortega hicieron añicos la zona rival y mantuvieron blindada la propia, con lo que el partido estaba listo para sentencia con 39-23.

Como datos a destacar al final de la primera parte, mientras Autocid sumaba 56 de valoración, Planasa Navarra apenas llegaba a 14, los mismos que valoró Antonio Peña (9 puntos 2 rebotes y 3 recuperaciones) y 4 menos que Sergio Olmos, coloso en la pintura con 18 de valoración, 12 puntos 3 rebotes y 3 faltas recibidas. Por los navarros, David Mesa (6 puntos 6 rebotes) y Cristian Díaz (7 puntos 2 asistencias) daban la cara por su equipo, mientras el resto del equipo no llegaba a 5 puntos de valoración.

Tras la reanudación, fue Pep Ortega quien comandó al equipo, luciéndose con algunas acciones espectaculares cuando el encuentro estaba ya listo para sentencia. Autocid levantó un poco la mano, dio entrada a los canteranos y permitió a Navarra maquillar sus números cerrando el encuentro 79-53, aunque el marcador bien pudo ser más abultado.

LA CLAVE: El dominio interior de Burgos a pesar de sus problemas con los pívots y el escaso acierto anotador de Navarra. 

FORD BURGOS: Pep Ortega (8), Albert Sàbat (2), Romà Bas (11), Juan Aguilar (3), Antonio Peña (14), Anton Maresch (5), Víctor Arnáiz (0), José M. Bartolomé (3), Jeff Xavier (6), Taylor Coppenrath (13), Sergio Olmos (14).

PLANASA NAVARRA: Brandon Sebirumbi (0), Joaquín Bonhome (8), Robertas Bitinas (6), Cristian Díaz (7), David Mesa (12), Miguel Lorenzo (0), Anton Savitski (8), Quique Suárez (5), Martin Durchev (7).

Parciales: 17-11, 22-12, 24-12, 16-18.

Crónica: Rodrigo García

B.C. RIVER ANDORRA MORABANC - OURENSE TERMAL: 84-54

El River MoraBanc apreta los dientes en defensa, corre y destroza al Ourense Termal

“Ha sido un auténtico desastre. Vinimos a jugar contra el líder y no trabajamos”. A veces, muchas veces, los entrenadores tiran de tópicos o dicen muy pocas cosas en las ruedas de prensa. Gonzalo García de Vitoria dijo muchas cosas y bastante descriptivas. El Ourense Termal no hizo nada para parar el juego coral del River MoraBanc. Jordi Trias se paseó, Shaun Green jugó cómodo y hasta los jóvenes Guille Colom y Toi Gabriel tuvieron su oportunidad de demostrar que el Ourense fue un juguete en las manos de un River MoraBanc que cuando apretó los dientes en defensa, corrió y destrozó a su rival para seguir líder empatado a victorias y derrotas con su rival de la Copa Príncipe. El 84 a 54 y el 114 de valoración contra los 34 hablaban por si solo de lo que se vio en la pista.

shaungreenandorra.jpg

Shaun Green deja el balón en el aro (Foto: River Andorra)
Fue el show de Jordi Trias, la dirección excelente de Thomas Schreiner, el trabajo a destajo de Shaun Green. El americano se ha dado cuenta que cuando defiende ataca mejor. El público andorrano disfrutó y eso que el Ourense Termal hizo un buen primer cuarto. Mejor dicho, aunque suene fatal, acertó en el agujero y fue por los triples y los puntos de Pedro Rivero y Rafa Huertas. Esos dos jugadores que con el Lucentum Alicante fueron los verdugos de los andorranos en aquel play-off que luego no sirvió para nada. Todo empezó con dos triples de Asier Zengotitabengoa respondidos por dos de Pedro Rivero. El base segoviano acabó el primer cuarto con 13 puntos y tres triples y Rafa Huertas con 8 puntos con dos triples de los 21 de su equipo. Los dos geniales, pero el Ourense Termal no jugó a nada y tiro de individualidades. Joan Peñarroya dio un toque de atención defensivo a Thomas Schreiner por los desajustes defensivos sobre la marca de Pedro Rivero y el austríaco supo recibir el mensaje. Con el 15 a 21 en el primer cuarto se vivía un pequeño estado de incertidumbre hasta que el River MoraBanc espabiló en defensa. Y como pasa en el baloncesto: si defiendes, atacas mejor y más cuando en tu equipo hay jugadores de la talla de Jordi Trias, Shaun Green, Marc Blanch, Asier Zengotitabengoa o David Navarro. Por citar algunos.

Un parcial de 8 a 0 obligó a Gonzalo García de Vitoria a pedir tiempo muerto. El técnico vasco quiso cortar la hemorragia y no pudo. Sus jugadores se entregaron a la causa. No defendieron, no hicieron balance defensivo y eso que los árbitros sacaron, nuevamente, de sus casillas a Marc Blanch. El escolta de Badalona respondió luego en la misma pista en el último cuarto cuando decidió Joan Peñarroya que volviese. El parcial llegó a ser de 21 a 4 con un Jordi Trias estelar en el poste bajo. Repartiendo juego como un base y anotando. Thomas Schreiner dio un recital, sin anotar ni un punto, des de la dirección de juego y Shaun Green entendió, por fin, que son los intangibles en el baloncesto. Al descanso, 38 a 30 y en el tercer cuarto siguió el recital hasta llegar a la que fue la máxima diferencia hasta el momento (48 a 35) con una asistencia de Jordi Trias en plan Magic Johnson a David Navarro. Los triples de Zamroz, un escolta sensacional, no solucionaron nada en el Ourense Termal porque en el River MoraBanc cuando no anota uno lo hace otro. En el tercer cuarto, los gallegos ya podían recoger las maletas y volver a repetir la odisea -que no viaje- porque los de Joan Peñarroya no bajaron la guardia. No estaban para bromas y acabó el partido con Guille Colom de base emulando a su hermano Quino y repartiendo asistencias a Marc Blanch y a Toi Gabriel que hizó un 2+1. El Ourense se vuelve a casa con un castigo máximo y una enseñanza: sino se trabaja como un equipo se puede vivir un auténtico infierno y más contra un rival de estás características que está en un nivel superlativo después del toque de atención recibido al perder en la pista del Leyma Coruña.

LA CLAVE: La defensa, a veces al borde de la ilegalidad, del River MoraBanc que ahogó al Ourense Termal. Los gallegos se rindieron muy rápido y hicieron un partido para olvidar. El River MoraBanc aprovechó la endeblez del rival para practicar en algunos momentos ‘show time’.

B.C. RIVER ANDORRA MORABANC: Schreiner (0), David Navarro (9), ‘Zengotita’ (11), Jordi Trias (16) y Hampl (6) –cinco inicial- Éric Sánchez (4), Shaun Green (16), Gerbert Martí (4), Marc Blanch (10), Pablo Sánchez (5), Guille Colom (0) y Toi Gabriel (3).

OURENSE TERMAL: Pedro Rivero (14), Rafa Huertas (11), Luettgerodt (5), Rutkauskas (2) y Kale (4) –cinco inicial- Zamroz (11), Álvaro Frutos (3), Jeff Carter (0), Iván García (4) y Cristian Iglesias (0).

Parciales: 15-21, 23-9, 20-12, 26-12.

Crónica: Víctor Duaso

FORÇA LLEIDA CLUB ESPORTIU - QUESOS CERRATO PALENCIA: 77-81

El Força Lleida se queda sin premio en el regreso de Feliu al Barris Nord

El Força Lleida Club Esportiu no ha podido dar la sorpresa ante el Quesos Cerrato Palencia (77-81), a pesar de cuajar una gran actuación y llevar el peso del partido en todo momento. La sensacional primera mitad de los discípulos de Joaquín Prado, intensísimos como es habitual en sus encuentros en el Barris Nord, ha resultado insuficiente ante el mayor oficio y lectura de juego de los castellanos. Ni los 30 de valoración de Arteaga ni los 19 puntos de Milutinovic han bastado ante el equipo de Natxo Lezcano, beneficiado en algunas situaciones por la pareja arbitral, muy protestada por la afición local.

alzamora.jpeg

Alfons Alzamora ejecuta un gancho (Foto: Giné&Enjuanes)
El colíder golpeaba primero con un triple de Carles Bravo que, liberado, anotaba en la primera posesión del choque. Los locales, no obstante, salían con su habitual ímpetu en el Barris Nord y pronto le daban la vuelta a la tortilla. Hasta que un mate de Urko Otegui y un posterior 2+1 del interior vasco situaban el 6-10 en el luminoso. El Força Lleida, muy intenso en ambos lados de la cancha, mostraba entonces minutos de gran baloncesto que cristalizaban en un parcial de 9-0 (15-10) que forzaba el tiempo muerto de Lezcano. Llorca y Milutinovic, imprimiendo siempre que podían velocidad al juego, hacían muño daño a los foráneos. Un triple de este último incrementaba a nueve puntos la renta catalana ante un Palencia sin ideas, superado por la presión del Lleida. Incluso llegaría a ser superior esa ventaja, pero dos triples consecutivos del Quesos Cerrato ajustaban la contienda. Aún así, ahí estaba el canterano Rubín De Celis para sorprender con un triple lateral que cerraba el primer asalto (26-18).

El festín del Força Lleida no acababa con el primer período, aunque Joaquín Prado era consciente que sería harto complicado mantener el nivel ante un rival tan experimentado. Rejón y Moncasi sumaban la tercera falta personal en sus cuentas particulares y daban cierto respiro a sus pares en la pintura. Llegó a tener una máxima ventaja de trece tantos el Lleida, pero su antiguo capitán, un Miki Feliu que fue recibido con aplausos unánimes, la recortaba con su primer triple de la noche (34-24). Se entraba entonces en una fase de faltas, parones e imprecisiones que permitía al conjunto de negro mantener con cierta holgura el liderazgo del electrónico. Un mate espectacular de Osvaldas Matulionis, con falta y tiro adicional incluídos, levantaba al público de sus asientos y hacia presagiar que los de Prado alcanzarían el descanso por encima de la barrera de los diez puntos. Pero una desafortunada pérdida fue aprovechada por Urko Otegui para establecer con un 2+1 el 44-36 al descanso.

Tras el paso por los vestuarios, Quesos Cerrato Palencia salía más metido en el partido y en menos de un minuto asestaba a los leridanos un parcial de 0-4 con dos canastas de Otegui. El Força Lleida ya no anotaba con tanta facilidad y, en un visto y no visto, los de Lezcano ya mandaban en el marcador tras dos triples de Xavi Forcada (48-50). Entretanto, Terrell Vinson cometía su cuarta falta en medio de un cúmulo de decisiones arbitrales controvertidas. Feliu aumentaba la herida local con otro triple (48-53), pero Andreja Milutinovic respondía también desde el exterior para dar vida a la escuadra del Segrià (51-53). Sendos 2+1 de Sergio Llorente y del alero serbio invertían de nuevo la dinámica (57-53). Al último acto se llegaría con el resultado de 61-55, después de una canasta de un Samu Domínguez que realizó un gran trabajo a lo largo del choque.

Abría Juampi Sutina el marcador en el último cuarto con una canasta al contragolpe. El escolta hispanoargentino hacía vibrar al Barris Nord con un triple poco después que suponía el 66-60, pero Carles Bravo lo devolvía ipso facto para volver a meter el miedo en el cuerpo a los de casa. Culminando un parcial de 0-7 los de Lezcano se ponían por delante y amenazaban con fugarse del oponente. Sin éxito, pues un seguro Víctor Arteaga (dobles dígitos y 30 de valoración) aguantaba al Força Lleida en el partido con sus característicos tiros de cuatro metros. Otegui, no obstante, le sacaba un 2+1 para colocar el 70-71 y Fornas se zafaba de él para empatar el partido a 74 a minuto y medio del bocinazo final. Una más que cuestionable falta de Alzamora daba tiros libres a Otegui que, anotando solo uno, deshacía las tablas al entrar en el último minuto. Perdió el balón el Lleida y anotó Feliu sin compasión para decantar la balanza. Tras un triple desesperado de Milutinovic, aún le hubiera quedado una última opción a los locales en caso de fallar Quesos Cerrato sus últimos tiros libres. Pero a Fornas no le tembló el pulso y Palencia seguirá en lo más alto de la tabla una jornada más.

LA CLAVE: No matar el partido. Como ya le sucediera ante Andorra, el Força Lleida ofreció a sus aficionados una excelente imagen con minutos de gran baloncesto, sabiendo imponer su estilo de juego ante los conjuntos más potentes de la competición, pero perdió en los últimos instantes. Y es que volvió a faltar instinto asesino para rematar la faena. Palencia buscó soluciones (ponerse en zona, por ejemplo) y las encontró a tiempo.

FORÇA LLEIDA: Llorca (9), Arteaga (17), Vinson (4), Milutinovic (19), Llorente (7) –cinco inicial- Rubín De Celis (3), Sutina (7), Matulionis (3), Alzamora (2), Domínguez (6).

QUESOS CERRATO PALENCIA: Bravo (18), Otegui (19), Forcada (15), Rejón (0), Feliu (13) –cinco inicial- Abouo (2), Garrido (3), Fornas (9), Moncasi (2).

Parciales: 26-18, 18-18, 17-19, 16-26.

Crónica: Marc Retamero Castelló

 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
9 años 6 meses
#Contenidos: 
501
Visitas: 
2,745,631
Comentarios: 
2,384

Comentarios

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar